1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La noche libre

La noche libre (I)

Celia Blanco 15/01/2015

<p>'Seda'.</p>

'Seda'.

JAVIER SAMPEDRO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Podría decírselo a Marcela. Sería perfecta. A ella le gustan los jalapeños, se chupa los dedos si encarta mientras come, prefiere las plantas sin flores y debajo de su falda o pantalón siempre luce unas lindas bragas.

Si sale de caza, de las que se arrancan a mordiscos.

Marcela sería buena acompañante. Lo malo es la discreción: a Marcela le encanta contar su vida. Necesita público y elegirá muy bien quién, cómo y dónde soltará la bomba de relojería, la escandalera. Cuenta tan bien las historias… Sabrá seguir el ritmo apropiado para crear expectación y rendir a la audiencia a sus pies. Hará un alegato sublime y ya sabemos que más de un presente deseará con todas sus fuerzas acabar la velada con Marcela de rodillas. Y con la boca abierta. Arrastrando con la lengua, dentro de esa cueva, su santa polla.

Que lo consiga o no ya no depende de él. Eso solo le concierne a Marcela.

Sola sí que no voy. A mí me da miedo. Tanta clandestinidad tiene que estar justificada. Y eso es lo que me da miedo. Es imposible que una reunión de personas adultas se lleve con tanto secreto. Por mucho que todos los que hemos sido invitados sepamos que se trata de una reunión en un piso orgiástico. Piso orgiástico. Qué definición más horrorosa. Se hace más que evidente la necesidad de encontrar una palabra con estilo que quite dramatismo a la definición. Un anglicismo tipo cool, glamour o selfie. Una definición que implique sofisticación.

Ante todo, elegancia.

Mi invitación ha llegado rubricada por un asiduo a estas veladas, Manuel.

Ha tardado casi seis meses en considerar que yo podía asistir a una de esas cenas que lo devuelven el lunes al trabajo hecho un primor. Mirada brillante. Luz en la cara. Cambia su deambular un poco desganado tan típico en él por un paso seguro y firme que lo hace más alto. Más guapo. Feliz. Al principio pensé que era porque en la cena del viernes anterior había conocido a alguien especial que le había llamado la atención. Una mujer única que se había ganado ser la única mujer. Una amante diferente a las demás. Un par de piernas con las que desea repetir más allá de ese viernes.

-¿Álguien especial? Tú estás loca. ¿Para qué quiero yo a alguien especial? Mis noches de viernes no son de encele con una única mujer. El cine hace muy feliz a muchos cada noche de viernes; los míos son de montarme la película con una desconocida a la que no tengo que contarle el argumento.

Lo dijo sin ningún pudor.

Le parece lo más normal asistir cada viernes a esas cenas y terminar haciendo el amor con dos, tres y hasta cuatro mujeres en la misma noche. Sospecho que con algún hombre también. Me ha dado todo lujo de detalles de estos encuentros pero jamás ha mencionado haberse acostado con uno.

A mí me da vergüenza preguntárselo.

Esta semana parece que salgo en la película. Seis meses después de que Manuel disfrutase de esos viernes gloriosos, me ha invitado al próximo. Me lo dijo anteayer mientras redesayunábamos en el office. Yo tomaba mi té verde con una gota de miel, él su café solo. Y mientras removía el azúcar dentro de la taza me lo dijo con la vista fija en el remolino que se forma.

-Vente a la cena de este viernes conmigo. Hay que estar a las nueve en punto. Tardamos media hora en llegar. Si te da miedo puedes venir con alguien. Yo os suelto allí y desaparezco por las habitaciones.

Me invita pero no hace de niñero. Por eso puedo ir acompañada. Tengo que llamar a Marcela. 

Dentro de tres horas es la cena de marras.

No me he atrevido a avisar a Marcela y Manuel no me ha vuelto a preguntar si voy o no. En realidad lo da por hecho. Manuel es así, no se  plantea siquiera permitir a los demás que duden o tengan su propia opinión. Me lo ha recordado esta mañana, de nuevo en el office. Como si yo no llevara dándole vueltas a la proposición desde que la hizo.

Me conoce el cabrón.

No sé qué hacer. No sé qué ponerme. Me mezclo con nuestros compañeros de oficina dejándome llevar por la típica excitación de cada viernes. Alma está emocionada porque se va el fin de semana con un nuevo novio que se ha echado que no le llegará a Semana Santa. Fernando echa sapos y culebras por lo bajini pero no dejará que Alma se dé cuenta de que es por no ser él con el que se pierda en cuanto den las tres. Consuelo a uno y animo a la otra por no darle más vueltas. Pensar en los demás para no pensar en mí.

Quiero estar muy guapa esta noche aunque no vaya a participar en ninguna de esas orgías finas. Porque yo no me voy a acostar con nadie, eso lo tengo claro. Me lío con quién me da la gana pero exijo que me seduzcan. No puede ser todo tan frío y tan práctico. “Pim, pam, pum”. Sin prolegómenos, sin estrategias. No, caliéntame primero con horas de conversación en las que sopese si te has ganado a pulso que yo termine en tu cama.

La de un hotel también vale. Me entiendo bien con los hombres casados. Vas a pagar tú, así que elige.

Cada vez que Manuel se cruza conmigo en la oficina sonríe dejando bien claro que sabe que iré. Ha tocado los acordes imprescindibles para que todo mi cuerpo se contonee tratando de recordar alguna de las sonatas de Schubert.

Manuel me contó que suena música clásica durante toda la velada mientras los invitados recorren los rincones eligiendo madrigueras.

Otros prefieren lucirse. El viernes pasado dos mujeres de unos treinta años se devoraron la una a la otra encima de una de las mesas de la entrada. Se las encontró nada más llegar, al abrir la puerta. Allí estaba, sobre el recibidor con espejo y mostrador de mármol, con las  piernas abiertas, separándose con los brazos las rodillas para dejar que emergiera su sexo pletórico. La otra encajaba la cabeza entre sus piernas, separando con los dedos los labios, lamiéndole el clítoris. El recién llegado paraba unos instantes a disfrutar de la escena y terminaba comprobando en el espejo su propio empalme.

Así lo describió Manuel. Lleva estos seis meses describiéndomelos a todos. Creando en mí un interés descomunal por verlo después de esa noche de pecado para que me dé todos los detalles. Sexos desconocidos para catar sin tener que repetir nunca más. Cuando me relata sus aventuras de viernes, me da la lista de asistencia con tono de profesor de universidad pero con el poco rigor de su vocabulario más chabacano.

- La jovencita que acompaña a su novio macarra y que apenas sostiene la mirada con cualquier otro que no sea él. El novio, de esos que te ponen a ti. Para mi gusto un poco burdo, pero de esa cena no te va a salir ningún proyecto de vida en común, así que tiene éxito por lucir esas patillas de hacha, torcer el morro para decir burradas y tener las manos grandes. A ver quién es la lista que se escapa… La novia tiene buenas tetas; es joven, la hija de puta. El director de la agencia de publicidad que ya no cumple los cincuenta y cinco y que no se ha cambiado de traje después de sus cuatro reuniones de rigor. Seguro que a las diez de la mañana está hecho un primor, pero doce horas después el traje y la camisa lo escupen. Un asco no poder pasar por casa para pegarte una ducha, como hago yo, perfumarte de nuevo y salir a enmendar tu semana de autómata. Ese tendrá que conformarse con las que a la media hora de entrar al salón no hayan pillado cacho…

- O hayan elegido no acostarse con nadie.

Interrumpo el relato. No voy a ser la única mirona de la cena. Me apuesto las dos manos.

- Más de una hora sin una verga en cualquier parte de tu cuerpo y te pago los próximos tres meses de gimnasio.

Qué seguro está de que sucumbiré… La idea de que me pague tres meses de gimnasio me anima aún más.

No voy a acostarme con nadie.

Que el piso esté ubicado en la plaza de Oriente me parece lo más. Manuel tiene razón cuando dicen que son exquisitos. Hasta ahora había pensado que sería en un piso más normalito, más al uso. Pues no. En la misma plaza de Oriente con la colección de reyes godos ahí abajo y el Palacio Real para que nos sintamos auténticos lo que somos: reyes. ¿Sintamos? ¿Por qué he pensado en segunda persona del plural? ¿Por qué me incluyo? ¡Esto es cosa de ellos! Vengo a la cena porque Manuel me ha picado. Si me echo atrás creerá que tengo prejuicios. Y no. Él conoce todos los detalles de mi escabrosa vida sexual. Yo también me acuesto con quien quiero; solo necesito unos mínimos antes de terminar comiéndosela a un hombre nuevo. Una cena, unos vinos. Que me haga reír encontrándome la línea de flotación, que me quede un par de segundos mirando cómo habla, ensimismada con sus palabras. No me vale con que esté bueno; me vacuné contra la belleza a finales de los 90. Los quiero fuertes, los quiero grandes, los quiero de otra.

Yo tampoco quiero un novio. Me basta con tener amantes.

Subimos los cuatro pisos en un pequeño ascensor de reja al aire y botones de goma negra desgastados por el uso. Despacito, renqueante, nos lleva al umbral de la perdición.

-Tranquila. Basta con decir “no, gracias”. Aquí no se insiste. Si no es contigo será con la de al lado. No tendrás que acostarte con el amigo feo del que se tira tu amiga como cuando tenías veintitrés. ¿Recuerdas aquel futbolista con cara de murciélago con el que acostaste porque Paula se había ligado al amigo? Pues aquí eliges tú. Y viniste sola. ¡Vamos valiente!- Cuando dice esto me empuja obligándome a adelantarme un par de pasos-. Estoy convencido de que caerás. Somos adultos; puedes tener la perversión que te dé la gana. Complacerás, quieras o no, a alguien.

La rotundidad de las palabras de Manuel me pone nerviosa.

Yo solo quiero mirar. Nada más.

Continuará.

Podría decírselo a Marcela. Sería perfecta. A ella le gustan los jalapeños, se chupa los dedos si encarta mientras come, prefiere las plantas sin flores y debajo de su falda o pantalón siempre luce unas lindas bragas.

Si sale de caza, de las que se arrancan a mordiscos.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Celia Blanco

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí