1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ciclismo

Tres mitos del ciclismo italiano (I): Gino, el Piadoso

Marcos Pereda 14/01/2015

Gino Bartali celebra el triunfo del Tour en 1938.
Gino Bartali celebra el triunfo del Tour en 1938. Getty Images

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Acabada la II Guerra Mundial, Italia era un país devastado. Masacrada en una contienda para la que nunca estuvo preparada, arrasada por varios ejércitos y sufriendo una sangrienta guerra civil, Italia era un polvorín. La única esperanza eran tres ciclistas, que reunían todas las contradicciones de su país. Gino Bartali, el piadoso que llevaba una vida poco profesional. Fausto Coppi, el campeón del pueblo que vivía como un burgués; y Gianni Motta, el tercer hombre, acusado de ser un pistolero fascista. Eran los tres hombres de Italia.

Dicen que fue el propio Mussolini quien convenció a Gino Bartali en 1937 para participar en el Tour de Francia. Así, dijo el Duce, toda Europa comprobaría la superioridad del atleta fascista. Gino, claro, aceptó, y a punto estuvo de ser el segundo italiano en vencer allí. El primero, Bottecchia, no contaba para ellos, pues fue un furibundo izquierdista.

Pero Gino, Gino Bartali, no era fascista. Ni por origen (hijo de un socialista, tuvo que ver cómo Gaetano Pilati, dueño de la fábrica donde trabajaba su progenitor y amigo personal de la familia, era asesinado por los camisas negras en 1925) ni por convicción propia (Bartali nunca perteneció al Partido Fascista, pese a las presiones que recibió para ello). No, Bartali era el hombre de la Iglesia, de la Democracia Cristiana, un campesino devoto conocido como El Piadoso o El Monje volador. Ese era Bartali, el archienemigo de Coppi; Bartali, a quien llamaban santo pero llevaba una vida disipada (le encantaba fumar y tomar café, apenas probaba el agua fuera de carrera y pasaba las noches charlando en lugar de descansar). Aquel fue Bartali, que aún seguía paseándose por el Giro de Italia de los años noventa, patrocinando su propio nombre, su empresa, su figura. Patrocinando su mito.

¿Su mito? Sí, el mito. Ese que en ocasiones nos hace olvidar que hablamos de uno de los mejores corredores de todos los tiempos. Tres Giros de Italia, dos Tour de Francia, cuatro Milán-San Remo, tres Giros de Lombardía, dos Vueltas a Suiza, cuatro veces campeón nacional y nueve veces rey de la montaña entre Giro y Tour. Un palmarés que constituye, por sí solo, uno de los más destacados de la Historia. Y que deja la incertidumbre de lo que podría haber ganado este hombre sin mediar la Segunda Guerra Mundial. Y es que entre su primer y segundo Tour transcurren diez años. Y no una década cualquiera, sino la que va de 1938 a 1948.

Pero hay algo más. ¿El mito? Sí, su mito. La primera vez que Bartali trasciende al propio ciclismo es en el Tour de 1937. Las cosas no pueden rodarle mejor a un joven Gino de 22 años, que conquista el maillot amarillo tras una soberbia demostración en el Galibier. Esa misma noche un sacerdote florentino viaja a los Alpes para bendecir la túnica sagrada… Quizás fue eso lo que salvó su vida al día siguiente, cuando en pleno descenso de la Côte de Laffrey su equipier Rossi derrapa durante la travesía de Embrun, arrastrando a su líder. La fatalidad hace que la caída se produzca mientras cruzan un puente, por lo que el joven campeón cae al torrente de Colau, aguas heladas, corriente furiosa en deshielo alpino. Será Camusso, otro italiano, el que se lance para salvar la vida de un Bartali conmocionado que se hunde sin remedio. Será también Camusso quien vuelva a subir a Gino en la bicicleta, el maillot de oro manchado con sangre y barro, los ojos cegados por el miedo, el respirar descompasado. Pero será la prodigiosa voluntad de Bartali la que lo empuje a una victoria épica en esa misma etapa. En las entrevistas posteriores dará las gracias a la Virgen, “sin Ella me hubiera ahogado”, dice El Piadoso. Días después abandona la carrera, tosiendo trocitos de pulmón y orinando sangre. Un mártir, proclamaron algunos. Un icono perfecto para la iglesia católica, que encontró en él un héroe profundamente devoto.

Año 1943. Los policías del Estado Fascista Italiano patrullan las carreteras toscanas y saludan a un Bartali que se entrena pese a la guerra. Todas las mañanas ven pasar a ese hombre, tan popular como respetado por el Gobierno debido a su postura política “de derechas”. Lo que nadie sabe es el enorme secreto que esconde el piadoso Gino en su bicicleta.

Cada día Bartali emprende una carrera frenética que le lleva a conectar su domicilio florentino con el Convento de Clarisas de San Quirico, en Asís. Cuando llega allí quita el tapón a los tubos del manillar y saca del interior hueco unos folios, su carga más preciada: documentos y pasaportes que permitirán a más de 800 judíos de la Toscana escapar de una muerte segura. Entregados en Asís, centro de una red organizada por Giorgio Nissim que prestaba asilo a judíos en conventos toscanos, Bartali oculta alguna otra consigna para sus enlaces en la ciudad y vuelve a Florencia realizando la segunda parte de su peculiar entrenamiento, ese con el que ayudó a salvar cientos de vidas. Ese que jamás quiso confesar, y del que sólo se supo tras su muerte y gracias a una investigación efectuada por los descendientes de uno de aquellos niños que nunca hubieran sobrevivido sin aquel hombre de aspecto tosco y sonrisa fácil.

Año 1948. Un ya veterano Bartali regresa al Tour de Francia, la carrera que ganó hace una década. Entretanto, Europa se ha desangrado en la más cruel guerra que jamás el mundo vio, una contienda que ha dejado a Italia partida en dos, con desconfianzas mutuas y un ambiente de violencia soterrada que amenaza con explotar en cualquier momento.

Y, en medio, Bartali. Bartali como único elemento de nexo (junto a Coppi) entre las dos Italias. Bartali, católico, piadoso, hombre de la Democracia Cristiana. Bartali, que es el ídolo de Palmiro Togliatti, líder de los comunistas. En mitad de ese clima prebélico, el líder comunista recibe tres disparos a la salida del Parlamento, en Roma. Es el 14 de julio de 1948. Conocida la noticia, todo el país se levanta en armas. Togliatti era adorado por los simpatizantes de base del Partido Comunista, muchos más de los dos millones de afiliados que en aquel momento tenía la organización. Su intento de asesinato (en aquellas primeras horas no estaba claro si moriría o no), parece un golpe casi definitivo a la naciente democracia italiana. Por toda la península se suceden huelgas y barricadas. Aquel día aparecieron perfectamente engrasadas las armas que la guerra parecía haber enterrado. Comunistas y miembros del MSI, el partido neofascista, ocupan periódicos, estaciones de tren, edificios oficiales. Italia está al borde de una guerra civil. En ese momento el Primer Ministro italiano, Alcide de Gasperi, de la Democracia Cristiana, realiza una llamada sorprendente.

Gino Bartali está ese día en Cannes, disfrutando de la jornada de descanso del Tour de Francia. Es entonces cuando recibe en su hotel la extraña llamada. Un agitado De Gasperi, amigo personal de Bartali, le cuenta lo sucedido con Togliatti, y hace una alucinante petición. “Gana la siguiente etapa, Gino, eres el único que puede unir a los italianos ahora. Haz que todos se alegren con tus triunfos, que todos se unan como tifosi, haz que se vean nuevamente como hermanos. Evita la guerra civil en Italia, Gino, por favor”. Evitar la guerra civil, ahí es nada. El futuro de un país en las piernas de un ciclista. Nunca hubo mayor responsabilidad.

Pero, ¿existió aquella llamada? Los últimos estudios sobre esos decisivos días en la historia italiana apuntan a que no, a que todo es una leyenda. De hecho no aparece citada en ningún sitio hasta el año 1979, y a partir de ahí se convierte en un cliché repetido sin apenas cambios. El mismo Bartali jamás habló de ello hasta bien entrados los años noventa y Alfredo Binda, seleccionador italiano en aquel momento (y furibundo fascista aun en 1948) niega que sus ciclistas se enterasen del atentado hasta el día después. Lo más seguro es que la llamada jamás tuviera lugar y todo sea una invención posterior de la prensa católica en la búsqueda de un héroe querido por todos.

Cierta o no la leyenda, la actuación de Bartali en las tres etapas siguientes será la más contundente de la historia del ciclismo. Gana el triplete alpino, sentenciando el Tour a su favor. El anterior líder, un bisoño Louison Bobet, asiste impotente al vuelo de Bartali sobre el Izoard, la primera vez que estos dos campeones se cruzan. Años más tarde, en 1959, Bobet abandona el Tour y el ciclismo en la cima del puerto más alto de la Grande Boucle hasta aquel día, el Col d´Iseran, más de 2700 metros. La imagen muestra a un cariacontecido Bobet intentando abrigarse, mientras junto a él Bartali, retirado y con ropa de calle, observa la escena tranquilo, fumando un cigarrillo. Elegancia y fotogenia en una postal de enorme dramatismo.

Pero volvamos a 1948. Con llamada o sin ella las victorias de Bartali ayudan a contener los ánimos en su país. Togliatti va mostrando una leve mejoría (finalmente se recuperará por completo) y la insurrección queda apagada. Gracias (entre otros) a Bartali Italia ha evitado un nuevo baño de sangre. De allí en adelante su vida, su memoria, su nombre quedarán para siempre ligados a esos decisivos tres días de julio de 1948. Porque jamás unas piernas tuvieron tanta importancia para un país.

Dice John Foot que los mitos son una llave que permite ver caminos a través de los cuales la identidad de cada nación se construye y transmite. Dice John Dickie que las naciones no pueden existir sin ser imaginadas. En ambos casos, mito e imaginación, Bartali fue, durante un tiempo y aun hoy, todo lo que Italia siempre ha sido.

 

Acabada la II Guerra Mundial, Italia era un país devastado. Masacrada en una contienda para la que nunca estuvo preparada, arrasada por varios ejércitos y sufriendo una sangrienta guerra civil, Italia era un polvorín. La única esperanza eran...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí