1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Balonmano

Los héroes de Hitler

Antía André 2/02/2015

Inauguración del campeonato mundial de balonmano de 1938, celebrado en Alemania.
Inauguración del campeonato mundial de balonmano de 1938, celebrado en Alemania. GETTY IMAGES

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El mismo día en que se celebraba la final del Mundial de balonmano en 1938, los cambios empezaron a hacerse más visibles en Alemania y no solo deportivamente. Las fuerzas armadas pasaron a depender directamente de Adolf Hitler; Keitel, el nuevo jefe del Ejército, comenzó a desempeñar el cargo de ministro de la guerra y Ribbentrop sustituyó a Neurath en la cartera de negocios extranjeros. Solo un día después, y con Alemania recién coronada como campeona del mundo de balonmano, Hitler ya poseía los cargos de canciller del Reich, jefe de Gobierno, jefe del Ejército y de la Marina, jefe del Estado mayor. En definitiva, el jefe del nazismo.

Alemania no pudo participar en los Juegos Olímpicos de Amberes 1920 ni en París 1924, pero en la siguiente edición -Ámsterdam 1928- fue readmitida  tras 16 años de ausencia, como muestra de que la paz había sido restablecida. Los germanos fueron los más laureados tras Estados Unidos. En 1931, Berlín fue escogida como sede de las Olimpíadas de Verano para 1936. Esto significó el regreso del país a la comunidad tras su aislamiento finalizada la Primera Guerra Mundial. En Europa y el resto del mundo comenzaron a surgir dudas sobre si era ético celebrar unos Juegos Olímpicos organizados por el régimen nazi. Se planeó un boicot consistente en organizar las llamadas Olimpiadas populares- con sede en Barcelona – que acabarían por no celebrarse debido al estallido de la guerra civil española.

La suerte de Alemania en los Juegos Olímpicos de 1932 no fue la misma que en la anterior edición ya que cayó hasta el noveno puesto en el medallero. La nueva política de ‘solo arios’ entró en vigor un año más tarde dejando fuera del mundo del deporte a cientos de atletas judíos. Los mundiales de fútbol tampoco fueron su punto fuerte. En 1934, competición organizada por Benito Mussolini con fin propagandístico, Alemania fue derrotada por Checoslovaquia y, a pesar de superar todas las expectativas, no pudo alcanzar la ansiada final. En 1938 ni siquiera pasó de octavos.

La pretensión alemana de tener todo bajo control se extendió hasta el deporte. El 1 de agosto de 1936, ante la mirada atenta de toda Europa, acompañado de las composiciones de Richard Strauss y del documental creado para la ocasión por Leni Riefenstahl, Hitler inauguró orgulloso los Juegos Olímpicos de la Alemania Nazi. La sede era Berlín, Fritz Schlingen encendió la primera antorcha olímpica representando al tercer Reich, Estados Unidos no pudo boicotear la organización y contó con 49 países y más de 3.000 atletas. A Hitler le pareció la mejor oportunidad para mostrar al mundo la grandeza del nazismo y de la raza aria, a pesar de los mitos y leyendas -Jesse Owens incluido-, el país anfitrión fue el más laureado.

Adolf Hitler y Joseph Goebbels asistieron a las distintas pruebas casi a diario y eran recibidos como estrellas llegando a firmar autógrafos a los asistentes. La imagen era lo más importante. Tanto, que durante las dos semanas que duraron los Juegos Olímpicos se retiró la propaganda antisemita a fin de mostrar una imagen de tolerancia a la comunidad internacional. Tal fue la mediatización que hubo 3.000 retransmisiones de radio para varios países y fueron los primeros Juegos Olímpicos en ser televisados.

A pesar del éxito, Adolf Hitler tuvo que esperar hasta 1938 para ver cómo la Alemania nazi se proclamaba dueña del mundo, al menos en balonmano. Ese año se recuerda como uno de los más duros políticamente, sobre todo tras la disputa del mundial. El balonmano original, el de finales del siglo XIX, nada tiene que ver con el que conocemos. Los equipos contaban con once jugadores y los partidos se desarrollaban al aire libre. Poco a poco comenzaron a disputarse en pistas cubiertas y los equipos pasaron a tener siete integrantes. Durante dos décadas, ambas disciplinas ocuparon juntas el panorama deportivo, pero fue en 1938 la primera vez que un Mundial se celebraba indoor.

El primer campeonato, que data de febrero de ese año y en el que solo participaron la propia Alemania, Austria -aún sin anexionar-, Suecia y Dinamarca, fue precisamente para el país anfitrión que no se dejó ni un solo punto en el corto camino. De hecho, además de ser clara favorita, demostró su superioridad en los tres partidos que disputó goleando a Dinamarca-última en el torneo- por 11 a 3 en el choque inaugural, y con sendas victorias frente a Austria (5-4) y la finalista Suecia (7-2).

Aunque no lo tuvo tan fácil como en los Juegos Olímpicos celebrados dos años antes, el 6 de febrero de 1938 gracias al apoyo del pueblo alemán, entre el que comenzó a popularizarse este nuevo balonmano, las federaciones alemana e internacional asistieron a la proclamación de la Alemania nazi como campeona del mundo y de Hans Theiling como máximo goleador de una selección formada por 14 integrantes: Karl Herbolzheimer (p), Herbert Schmidt (p); Gerd Brüntgens, Walter Hömke, Hans Keiter, Kurt Lubenow, Kurt Mahnkopf, Hans Obermark, Günter Ortmann, Gerd Schauer, Will Steininger, el propio Hans Theilig, Adolar Woczinski y Philipp Zimmermann. Los 14 héroes de Hitler, bajo las órdenes de Otto Günther Kaundinya,  llevaron a su país y al Führer a la gloria internacional.

Un mes después de aquella final, el 12 de marzo de 1938, las tropas germanas entraron en Viena y anexionaron Austria a Alemania. Hitler seguía campando a sus anchas a lo largo de Europa pero al llegar agosto la situación dio un giro. Alemania llegaba al Mundial de Francia como flamante campeona del mundo en balonmano. Eso sí, el fútbol- y el resto de Europa- eran otra cosa. Cuando la selección nazi hacía su saludo antes de los partidos, los silbidos no cesaban y la sombra de la guerra empezaba a hacerse cada vez más alargada.

En septiembre, un mes después de la finalización de la Copa del Mundo de Fútbol, el primer ministro británico Neville Chamberlain, y el líder francés Edouard Daladier firmaron con Hitler el Pacto de Múnich a fin de llegar a un proceso de paz.  El 5 de octubre de 1938 se canceló la vigencia de los pasaportes de judíos y un mes después la denominada Noche de los cristales rotos indicó lo que tendrían que soportar bajo el régimen nazi. Se quemaron sinagogas, se saquearon comercios y 30.000 personas fueron arrestadas y enviadas a campos de concentración. Esa noche fue el paso previo al inicio del Holocausto.

Al año siguiente, y con el trofeo de campeón del mundo de balonmano aún en su vitrina, Hitler desató la Segunda Guerra Mundial. Pasaron 40 años hasta su siguiente triunfo en 1978 convirtiéndose así en el país menos afortunado en este deporte.

El mismo día en que se celebraba la final del Mundial de balonmano en 1938, los cambios empezaron a hacerse más visibles en Alemania y no solo deportivamente. Las fuerzas armadas pasaron a depender directamente de Adolf Hitler; Keitel, el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Antía André

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí