1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La historia contra los historiadores

Sergio del Molino 2/02/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Quizás en España no se note tanto. Al menos, no en los escaparates de las librerías, que es donde más llama la atención en otros países, pero la historia lleva un tiempo de moda. Se invoca y se usa para todo tipo de fines. Para los políticos, por supuesto, pero no sólo. El éxito internacional del History Channel (y de National Geographic Channel y de Discovery Channel, que también recurren a los contenidos históricos para montar sus parrillas), la lucrativa y dinámica factoría del ensayo histórico inglés o la afición pública y privada de conmemorar cualquier efeméride que se ponga delante son algunos síntomas que indican que la historia es una palanca muy poderosa de la cultura contemporánea. De la cultura popular.

Pero, ¿qué historia consumimos? Porque de consumir se trata cuando viene empaquetada en productos. Los historiadores, que en teoría son los custodios y responsables del discurso histórico, no se ponen de acuerdo, pero hay un bache muy hondo entre la divulgación y el trabajo historiográfico. Una cosa es el relato embutido en documentales del History Channel o en las revistas que aún tienen tirón, y otra muy distinta es la discusión metodológica y filosófica que algunos (no todos, puede que ni siquiera una mayoría) académicos mantienen en los departamentos universitarios y en la literatura especializada. El primero sigue los parámetros de lo que algunos se empeñan en llamar positivismo. Es decir, cuentan las cosas como fueron. Si dicen que Alemania capituló el 8 de mayo de 1945, no hay nada que cuestionar, es una verdad, un dato, un hecho indiscutible.

Sin embargo, para muchos historiadores, este dato no es nada en sí mismo si no inspira una interpretación. ¿Qué significa que Alemania se rindiera? ¿Terminaba realmente la guerra en Europa ese día? Algunos autores, como Timothy Snyder o Keith Lowe, dicen que no, que aquello fue sólo una convención, una foto para la prensa, un titular falaz. En libros ambiciosos y rigurosos como Tierras de sangre o Continente salvaje (bien conocidos por el público anglosajón aficionado a la historia) señalan que la violencia siguió con mucha saña en muchas zonas de Europa, que siguieron las matanzas, que nadie que estudie con un poco de atención lo que pasó en Europa en 1945, 1946 o 1947 puede decir que aquel era un continente en paz. Snyder llega a crear una nueva toponimia. Se inventa un territorio que no coincide con ningún país real, al que llama Tierras de Sangre, que iría desde el este de la actual Alemania hasta San Petersburgo, incluyendo toda Polonia y las repúblicas bálticas. Para explicar la violencia de esos países, la historia oficial y las fronteras físicas se quedan pequeñas. Snyder necesita dibujar un nuevo mapa, reinventar fronteras, alterar todo el discurso de los manuales de historia. Por su parte, Keith Lowe ha utilizado los recursos narrativos de las novelas distópicas para describir la Europa de posguerra, que retrata como un lugar devastado sin rastro de civilización, sin Estado y absolutamente entregado a la anarquía, donde grupos de supervivientes vagan entre los países matándose y saqueando lo poco que queda por saquear.

Los historiadores cuestionan todo el tiempo las verdades impresas en los libros de bachillerato. De hecho, casi toda la historia que aprendimos en la escuela ha sido desacreditada como falaz por un montón de estudiosos cuyos trabajos casi nunca llegan al History Channel o a las revistas populares que imitan el modelo del Reader’s Digest. En ocasiones, con giros sorprendentes. Tony Judt, quizá el último gran historiador británico, con enorme ascendencia intelectual, llegó a insinuar que el mapa de la Europa dibujado tras la derrota de Hitler en realidad se parecía mucho al mapa que Hitler había pensado para su Europa. Judt cita una conversación entre dos generales norteamericanos que se dicen el uno al otro: “¿Se da cuenta de que la Europa que hemos hecho se parece a la Europa de Hitler pero sin Hitler?”. Se referían a que las fronteras que dejó 1945 dibujaban unos países homogéneos, sin contaminación étnica, donde las comunidades nacionales que antes se dispersaban por territorios difusos vivían en Estados con fronteras nítidas y vigiladas. Los húngaros, con los húngaros. Los polacos, con los polacos. Los alemanes, con los alemanes. Sin minorías, sin cosmopolitismo, sin rastro de la mezcla de los viejos imperios.

Pero el debate no se detiene en cuestiones de puntos de vista o matices para expertos. En algunos casos va mucho más allá. El español Miguel-Anxo Murado (que no es historiador profesional; es decir, no ocupa plaza universitaria y escribe, por tanto, desde fuera de los muros académicos) provocó el año pasado un pequeño terremoto con un ensayo titulado La invención del pasado. Murado, siguiendo el trabajo de otros historiadores anglosajones, sostiene que toda historia es en realidad una falsificación más o menos interesada. Un relato de ficción que se vende como una verdad pero que, en realidad, no contiene más certezas que las que pueda haber en una novela. El pasado, para Murado, se inventa. En su libro critica los métodos heredados de la escuela de Menéndez-Pidal y argumenta que todo lo que nos enseñaron en la escuela sobre la historia de España es en realidad una fabulación que empezó a tejerse en el siglo XIX, precisamente cuando se construyó un Estado que necesitaba de un pasado glorioso para su retórica oficial. Y los pasados gloriosos tienen la ventaja de que, si no se encuentran a mano, se pueden inventar con mucha facilidad.

Murado demuestra que los mitos fundacionales de la nación española son poco más que leyendas imposibles de contrastar. No hay pruebas, por ejemplo, de que la batalla de Covadonga sucediese jamás; se sospecha que el Reino de Asturias pudo ser una invención interesada de un obispo de Oviedo, pues los únicos documentos que acreditan su existencia fueron amañados por ese personaje siglos después, y hasta la batalla del Guadalope y la derrota de Don Rodrigo pueden ser simples chismes a los que los historiadores dieron naturaleza de realidad porque quedaban bonitos y trágicos. ¿Por qué, se pregunta Murado, no hay restos arqueológicos de todos estos sucesos? ¿Cómo es posible que no se haya encontrado ni una sola prueba física o documental de todos estos acontecimientos dados por ciertos? ¿Por qué lo único que sabemos de ellos son relatos parciales escritos o narrados siglos después por personas que ni los presenciaron ni aportaron más evidencia que su propia palabra?

Al final, se cuestiona el discurso histórico en sí mismo. Murado llega a decir, con mucho atrevimiento, que la historia no es tan importante, que quizá no debería ocupar un lugar tan destacado en los planes de estudio escolares. Y no es el primero en decir algo así. El norteamericano David Rieff ya insinuó algo parecido en un breve ensayo titulado con elocuencia: Contra la memoria. «En las colinas de Bosnia aprendí a odiar pero sobre todo a temer la memoria histórica colectiva», escribió en él. En Francia, Camille de Toledo enunció ideas similares en El haya y el abedul. Ensayo sobre la tristeza europea. Allí cuenta una anécdota reveladora: en Israel, la asignatura Holocaust es obligatoria en los institutos, y eso, según De Toledo, en vez de sacralizar la memoria por el gran daño que justifica la fundación del Estado judío, la banaliza. Para las nuevas generaciones de israelíes, la palabra Holocausto ya no se asocia tanto con el exterminio de sus abuelos como con el tedio de un miércoles antes del recreo y la retórica pedante y vacua de un profesor al que se ridiculiza. Murado, Rieff y De Toledo parecen coincidir en algo: cuanto más empeño se pone en divulgar la historia (o lo que las instituciones estatales toman por tal), más cínica y banal es la relación que los ciudadanos establecen con el pasado, y más fácil resulta usar el discurso histórico como arma de confrontación política. Nada de eso, insisten, tiene que ver con la comprensión honesta del pasado ni con el trabajo de construcción narrativa de los especialistas.

Margaret MacMillan, historiadora canadiense autora de una monumental crónica de la Primera Guerra Mundial (1914), ya lo escribió en 2009 en un opúsculo titulado The Uses and Abuses of History. La historia que consumimos, la que llena horas de canales temáticos y portadas de revistas que se venden en aeropuertos, vive ajena a estas cuestiones. Y quizás eso empieza a ser un problema.

Tierras de sangre. Timothy Snyder. Traducción de Jesús de Cos. Galaxia Gutenberg, 2011.

Continente salvaje. Europa después de la Segunda Guerra Mundial. Keith Lowe. Traducción de Irene Cifuentes. Galaxia Gutenberg, 2012.

La invención del pasado.Verdad y ficción en la Historia de España. Miguel-Anxo Murado. Debate, 2013.

Contra la memoria. David Rieff . Traducción de Aurelio Major. Debate, 2012.

El haya y el abedul. Ensayo sobre la tristeza europea. Camille de Toledo. Traducción de Juan Asis Palao. Península, 2011.

1914. De la paz a la guerra. Margaret MacMillan. Traducción de J. A. Vitier. Turner.

The Uses and Abuses of History. Margaret MacMillan. Profile Books, 2009. 

Sergio del Molino ha publicado recientemente Lo que a nadie le importa (Literatura Random House, 2014) y es autor también de La hora violeta (Mondadori, premio Ojo Crítico y premio Tigre Juan 2013) y Malas influencias (Tropo Editores, 2009), entre otros libros.

http://sergiodelmolino.com/

Quizás en España no se note tanto. Al menos, no en los escaparates de las librerías, que es donde más llama la atención en otros países, pero la historia lleva un tiempo de moda. Se invoca y se usa para todo tipo de fines. Para los políticos, por supuesto, pero no sólo. El éxito internacional del...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sergio del Molino

Juntaletras. Autor de 'La mirada de los peces' y 'La España vacía'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí