1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ciclismo

Fausto Coppi: el mito de Italia

Marcos Pereda 29/01/2015

Fausto Coppi duerme la siesta al lado de su maillot amarillo, durante el Tour de Francia de 1952.
Fausto Coppi duerme la siesta al lado de su maillot amarillo, durante el Tour de Francia de 1952. GETTY IMAGES

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Fausto Coppi fue, por encima de todo, un mito. El mito perfecto, escribió Gianni Mura, la suma de muchos. El mito. Porque Barthes definió el Tour de Francia, y el ciclismo, por extensión, como el mejor ejemplo de mito total, libre de cualquier ambigüedad, imagen utópica que refleja con claridad las relaciones entre el hombre, la Humanidad y la propia Naturaleza. Eso, ese, fue Coppi.

Pero, además de leyenda, Coppi fue abismal ciclista, para muchos el mejor de siempre. En ciclismo, igual que en la Historia, podemos contar el tiempo entre a.C. y d.C. Antes de Coppi y después de Coppi, tan grande fue su influencia en los métodos de entrenamiento, su innovación organizando escuadras, su impacto en el concepto mismo de la estética ciclista.

Porque Coppi, Fausto Coppi, también era estética. Una estética extraña, la del campesino italiano criado en la época de la cuota 90, de la Carta de Trabajo fascista. Poca libertad y mucha, mucha hambre que dejó huella en la figura de un Fausto que siempre tendría aspecto enfermizo fuera de la bicicleta, sus pómulos hundidos, su pecho de tísico, sus piernas demasiado largas que le hacían moverse como ave zancuda. Pero encima de su máquina… encima de su máquina Coppi era, sencillamente, la criatura más perfecta que jamás ha visto el ciclismo. Por eso fue tan fotografiado, intentando buscar en vano su secreto. Fotos entrenando, durmiendo, fotos desnudo que escandalizaban a la sociedad de su época. No importa, nadie sabe qué tipo de sortilegio hace que aquel hombre contrahecho mute en dios cuando está sobre dos ruedas. Salvo, quizás, el hecho de que es un mito. O varios de ellos.

El primer mito que encarnó el Fausto ciclista fue el de Edipo. Estamos en pleno Giro de Italia de 1940, y el antiguo repartidor (hacía ese trabajo en bicicleta) se revelará contra la figura paterna encarnada por Gino Bartali, líder de su equipo, Legnano, en aquel primer Giro de Coppi. Como Edipo, Fausto asesina al padre en mitad de una jornada apocalíptica de viento y lluvia en los Apeninos italianos, sentenciando aquel Giro. Pero Bartali no es Layo. Bartali se levantará para ser el rival de Coppi en la confrontación más recordada de la historia del deporte.

Vida de novela, argumento que ningún escritor tomaría en cuenta por considerarlo poco verosímil. Coppi vence el Giro el 9 de junio de 1940. El día después Mussolini declara la guerra a Francia y Gran Bretaña. Dos días después, tres noches tan solo desde que se impuso en la gran carrera transalpina, Coppi está en un barracón, movilizado como soldado del Régimen Fascista.

Vida de militar, con la bicicleta casi apartada. Y sin embargo Coppi consigue batir el récord de la hora en un desierto velódromo Vigorelli, en Milán. Es el 7 de noviembre de 1942 y el intento se ha realizado aprovechando una tregua en los bombardeos que asuelan aquellos días la capital lombarda.

El mito. En 1943 Coppi será Aquiles y cruzará el mar en dirección a la guerra, a ese norte de África donde los italianos están siendo literalmente masacrados por los ejércitos británicos. No es de extrañar que Fausto caiga prisionero nada más entrar en combate y pase casi dos años (entre abril de 1943 y febrero de 1945) en un campo de prisioneros inglés. Hambre, penurias y una malaria que lo deja al borde de la muerte serán sus recuerdos de aquellos veinte meses. Seiscientos días que no derrotaron a Aquiles.

Y es que después de la Ilíada siempre llega la Odisea, y la de Coppi comienza cuando desembarca en las costas de Calabria en 1945. No tiene nada, salvo el amor de un pueblo. Un periódico local solicita en portada una bicicleta para Coppi, para que pueda pedalear hasta su hogar, hasta su añorado norte. Cuando la consigue avanza cada jornada algunos cientos de kilómetros, participando en carreras populares en las que siempre vence y que le permiten dormir bajo techo. Ese viaje, escribió Gian Franco Venè, fue metáfora de Italia y los italianos.

Y es que Coppi era adorado por los escritores, por los periodistas, por los poetas. Brera, Malaparte, Buzzati, Bocca, Chany, Biagi, Montanelli o Barthes se preocuparon de contar sus gestas, de construir toda una cosmogonía alrededor de su persona. Hoy es difícil hablar sobre Coppi, porque todo lo que hizo, dijo o pensó está labrado en roca, fundido con la propia historia de Italia. No hay secretos por desvelar, sino mitos por reescribir.

Como el que dice que Coppi parió a la Italia de la posguerra, aquel que interpreta su salida del túnel del Turcchino durante la Milán-San Remo de 1946 (la primera clásica que se celebra tras el fin de la contienda bélica) como una suerte de parto metafórico de la nueva Italia. El sueño de Freud, de Jung. Aquel día Coppi se impone tras atacar a la salida del mismo Milán, ciudad devastada, con miles de personas durmiendo en la calles. Fausto sale de la posguerra más gris, la de Rossellini o De Sica, para llegar al luminoso San Remo en ganador, el mar azul al fondo, el guiño cómplice a la mamma en sus primeras palabras radiofónicas. Símbolos, eso era Fausto.

Coppi tuvo muchos Homeros, muchos Virgilios, muchas plumas que tiñeron su sudor con letritas tristes de tinta épica. Pero seguramente nadie estuvo más ligado a él que Mario Ferretti, un humilde locutor de radio que dejó para la posteridad las palabras que mejor definieron a Fausto: Un uomo solo è al comando; la sua maglia è bianco-celeste; il suo nome è Fausto Coppi. Ocurre durante la celebérrima etapa entre Cuneo y Pinerolo del Giro de 1949, cuando Dino Buzzati compara a Coppi con Hércules por su capacidad para sacar adelante los trabajos más inabordables.

¿Y el cristianismo? ¿Podría un héroe de la catoliquísima Italia no ser un mito cristiano? Lo cierto es que el Piadoso era Gino Bartali, pero el fervor que ambos despertaban entre las multitudes suponía una especie de éxtasis religioso. Como cuando durante el Tour de ese mismo 1949 los dos ases italianos escalan en solitario el Izoard y los aficionados italianos desplazados hasta allí se hincan de rodillas antes los ases. Santos, ángeles. O cuando llegan a barrer la carretera a su paso, para evitar que pinchen. Inefabilidad. O en la celebérrima foto en la que Coppi ofrece un bidón de agua a Bartali (o al revés, nunca podremos saberlo) y ambos son capturados en el momento más humano y por tanto más divino de sus carreras. Sí, el martirio. Su martirio.

Porque Coppi también fue mártir. Porque Coppi también se caía, y se rompía huesos, y abandonaba carreras lesionado como si fuera, en palabras de Roger Bastide, un icono religioso en mitad de una vidriera medieval. Porque Coppi también era ultrajado por sus rivales, que le arrebatan victorias con malas artes (véase Magni en el Giro de 1948). Y, sobre todo, porque a Coppi la vida le golpea duramente con la muerte de su hermano Serse en 1951, tras una caída aparentemente sin importancia durante el Giro del Piamonte. Más que un amigo, más que un confidente, un auténtico doppelgänger, como dijo Buzzati. Fausto nunca recuperaría su ánimo después de aquel golpe del destino.

Pero sí sus piernas, pues solo un año después arrasa la temporada ciclista como pocas veces se ha visto. A tal punto llega su superioridad que la organización del Tour tiene que poner un premio especial para el segundo clasificado. Aquel año parecía haber firmado un pacto con el diablo que le había otorgado la gracia suprema, la estética sublime, la energía inquebrantable. Y, tras él, sus gregarios. Pues Coppi, como en el mito artúrico, también tenía caballeros leales y fieles. Allí estaba Lancelot, por nombre Ettore Milano, antiguo partisano comunista de sonrisa fácil y rostro agraciado; o Galahad, el de corazón más puro; Andrea Carrea, quien llegó a ofrecer a Coppi retirarse del Tour de 1952 cuando alcanzó el maillot amarillo merced a una escapada, “no soy digno de él”, decía, grial evanescente del julio francés. Ese era su grupo, que se mantendrá unido incluso tras su muerte.

Poco después, en 1953, llega otra imagen icónica de Coppi, entre las paredes de nieve del Stelvio, la figura elegante y etérea de Fausto pasando junto a pintadas realizadas sobre el hielo. Allí Coppi busca el punto débil de Sigfrido, explotar la única muestra de debilidad que Koblet, el suizo guapo y elegante, pura charmesse, le ofrece en toda la carrera. Y es subiendo aquel puerto inconcebible donde Coppi atisba en las piernas pesadas de Koblet, en su respiración agitada, el lugar donde una hoja de tilo había taponado la sangre inmortal del dragón. Y se lanza a por otro mito, uno de septentrión esta vez. Y lo conquista.

Pero los mitos sólo pueden mantenerse en la muerte. Porque solo al morir Coppi toda Italia se hizo Coppiana, incluso los admiradores de Bartali. Porque, a diferencia de Gino, Coppi jamás se convirtió (jamás se pudo convertir) en figura venerable que todos contemplan con una sonrisa en la boca. No, Coppi murió joven, en enero de 1960, sin haber cumplido los cuarenta años. Coppi murió de forma extraña, tras contraer de nuevo malaria en África, donde había viajado para unas carreras de exhibición, las últimas, decía, de su trayectoria deportiva. Y, sobre todo, Coppi trascendió a la muerte en su última gran escapada, aquella que hace recorrer su cadáver las colinas cercanas a Castellania, por donde entrenó durante toda su vida, rodeado de más de 50.000 tiffosi. Esta vez sí, los aficionados le ven pasar en un silencio respetuoso. Porque ante el mito, en ocasiones, solo queda la admiración, solo cabe el silencio.

Silencio, arriva Coppi.

 

 





Fausto Coppi fue, por encima de todo, un mito. El mito perfecto, escribió Gianni Mura, la suma de muchos. El mito. Porque Barthes definió el Tour de Francia, y el ciclismo, por extensión, como el mejor ejemplo de mito total, libre de cualquier ambigüedad, imagen utópica que refleja con claridad las relaciones...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí