1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

VIVOS DE MILAGRO

Podemos y Atleti: pánico en las élites

Miguel Mora 1/02/2015

Manifestantes ayer en la Puerta del Sol, durante `La Marcha del Cambio´ organizada por Podemos.
Manifestantes ayer en la Puerta del Sol, durante `La Marcha del Cambio´ organizada por Podemos. PEDRO ARMESTRE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El fútbol español ha sido siempre un espejo deformado de la política española. Del Atlético Aviación al Barça republicano y exiliado, del Madrid franquista de Bernabéu y Saporta al Atleti no menos generalísimo de Calderón y Santos Campano, y del Galaxia F. C. de Florentino -y Roures- al Barcelona catarí de Pujol, Mas y Pep –y Roures-, el poder político casi siempre ha ido de la mano del poder futbolero, influyendo en títulos, campeonatos y calendarios, en designaciones y seleccionables, decidiendo quién debía ganar, quién podía ser aspirante y quién comparsa, quién SAD y quién club con privilegios históricos –o derecho de pernada-.

La Transición funcionó al principio como palanca democrática del fútbol y válvula de escape para las tensiones nacionalistas, y nos trajo una selección castellano-vasca, los títulos de la Real, las machadas coperas del Betis y el Zaragoza, las gabarras del Athletic Club. Esa fase pluralista convivió con el vacío de poder en (el) Madrid y (el) Barcelona: el motín del Hesperia, Tejero en el Congreso, una Quinta del Buitre muy sexy que no se comía un rosco más allá de los Pirineos (salvo cuando expulsaban al sordomudo de turno por insultar al árbitro), y un Atleti demencial que pasaba del Doctor Cabeza a Calderón para acabar a lomos del Imperioso Ostentóreo.

Con los años, la victoria de Aznar, la aprobación de la Ley del Suelo, la Guerra del Fútbol, el “Espanya ens roba”, el 3% de Maragall y el reparto de los derechos televisivos pusieron las cosas en su sitio: en el bipartidismo perfecto. Durante casi dos décadas, Madrid y Barcelona se reparten como buenos hermanos la tela, la prensa, los favores del poder y los títulos, y los demás asisten boquiabiertos y caninos (y muertos de aburrimiento) a las exhibiciones de fútbol, pelotazos urbanísticos y ayudas de Estado con comisión. Años de glorificación del buenismo de Guardiola versus los malos modos mourinhistas; años de propaganda infumable y reiterada sobre los clásicos del siglo, todo adobado con enormes dosis de impunidad arbitral y federativa, y glosado hasta la náusea por un supuesto periodismo deportivo diseñado por y para analfabetos.

El duopolio futbolístico, creado a imagen y semejanza del bipartidismo PSOE / PP y gobernado por piratas de toda ralea, era una opción magnífica para la España rica y ciega del superávit y las cajas de ahorros políticas, financiadas por las entidades del norte y tan permisiva con el doping deportivo como con la supervisión bancaria. La rivalidad Madrid-Barça hizo tomar partido a la gente en Asia, en Latinoamérica, en Albacete, y de paso sirvió para aliviar el supuesto estrés España / Catalunya, pero solo tomaría carta de naturaleza social y se haría realmente popular con la llegada a escena de un hombre cabal y atlético, Luis Aragonés, que siendo como era un tipo insobornable y de una pieza despertaría toda clase de sospechas en las cúpulas del poder y de los medios.

Tras inventarse un estilo y una marca, La Roja, jubilar al santón mítico de la prensa cortijera, Raúl González, y ganar la Eurocopa con el mejor fútbol visto en el planeta desde el Brasil del 70, el sistema se las arreglaría para mandarlo a casa con Ufarte y poner en su lugar a otro hombre cabal, solo que bastante peor entrenador, más obediente y más atento al gusto rancio y cateto de la canalla deportiva.

Todo estaba atado y bien atado, todo funcionaba como una seda, y los niños no tenían más que dos opciones donde elegir. Hasta que llegó a España Diego Pablo Simeone en diciembre de 2011. El Atleti, dirigido con caótica mano por los comisionistas de migajas herederos de Gil y Gil, había conseguido ganar un título europeo 40 años después, pero en casa era una ruina que alimentaba la fama y el glamour de los dos grandes: llevaba 13 años sin molestar al Madrid y dejándose maltratar por el Barcelona. Sin alma ni fuego, había bajado a Segunda ayudado por una intervención judicial –en realidad una decisión política de Aznar para frenar el ascenso del gilismo en las plazas marroquíes- y por la mala gestión de sus in-dirigentes: era una sombra de lo que fue.

Nadie pensaba que el Cholo fuera a ser capaz de poner al Atleti a la altura de los dos gigantes. 400 millones de diferencia en el presupuesto eran -y son- demasiados. Pero partido a partido, el milagro fue cuajando, y la rebeldía, el respeto a una camiseta histórica y la falta de respeto al estatus quo se hicieron primero un hueco en el corazón de la gente y después en lo más alto de la clasificación. De repente, el Atleti se plantó en medio de los grandes protegidos del Régimen del 78 y dijo aquí estoy yo. La reconquista empezó con un puñado de exhibiciones y títulos internacionales, pero la amenaza se convirtió en pesadilla cuando Gabi levantó la Copa del Rey en el Bernabéu, reeditando una imagen de los años sesenta. Luego el Cholo afirmó “No consuman” y puso a los suyos a disputarle la Liga y las portadas a los dos jefes. Tras campeonar en el Camp Nou, el Atleti viajó a Lisboa dispuesto a demostrarle al vecino millonario quién mandaba en la capital. Solo las lesiones y un descuento platiniano evitaron el pleno. El abrazo de Aznar con su amigo Pérez olía a sudor y a próstata inflamada. El patético grito de los millonarios -"sí se puede"- fue una abrumadora victoria moral. 

Este año, el sistema ha decidido que hasta aquí hemos llegado. Desde la Supercopa y la primera jornada de Liga, los atléticos saben bien que al Atleti no le van a dejar ganar casi nada. Que le van a arbitrar cada partido como si lo jugara en el Bernabéu. El Cholo está en la diana, es el gran enemigo a derribar. Las campañas de la prensa del régimen bipolar lo dibujan como el entrenador agresivo de un equipo violento. Le acusan de meter goles solo a balón parado. Los premios de la LFP (Liga Florentino Pérez) y de la UEFA ningunean con saña y vulgaridad a sus futbolistas, culpables de lesa patria por no salir a jugar contra los dopados financieros como el que va a la ópera. 

La campaña, ordenada desde Concha Espina y secundada con fervor por la central lechera, Roures, Bartomeu y los círculos mediáticos barcelo-catalanistas, ha llegado hasta el punto de intentar convertir un suceso de orden público en un hecho futbolístico. Ocurrió después de que la autoridad gubernativa permitiera que cinco grupos ultras, conocidos y controlados por la policía desde hace décadas, se juntaran libremente una mañana de domingo cerca del Manzanares para darse palizas durante casi una hora.

Como era previsible, uno de los ultras murió apaleado. Fue lanzado al río por miembros del Frente Atlético, y pasó un largo rato en el agua pidiendo ayuda. La asistencia, sanitaria o policial, nunca llegó. Los medios, lejos de denunciar la incompetencia de las fuerzas del orden y el dolo de las autoridades, señalaron al Atlético como responsable de la tragedia. La identificación entre Simeone, su equipo violento y sus ultras asesinos estaba servida. La consecuencia inmediata fue la fractura de la afición más compacta de España. Y enseguida, la primera derrota del equipo después de muchos meses en el Calderón. Con arbitraje escandaloso mediante.

El Cholo y sus guerreros, sin embargo, no se arrugaron. Y comparecían cada vez más juntos, más grupo, más manada. Volvió Torres a casa, en la noticia deportiva más importante en muchos meses, y fue recibido por la prensa como un paquete acabado. Llegó el Madrid en la Copa, y la operación remontada duró 45 segundos. Llegó el Barcelona, y solo pudo imponerse en casa con un penalti teatrero. En el Calderón, a tumba abierta, el Atleti puso todo para remontar. Pero en la jugada decisiva el árbitro dictó sentencia, y en el descanso, lejos de los focos, la ejecutó expulsando a Gabi. Lejos de denunciar todo eso, la prensa del sistema sacó lo mejor de sí misma para acusar al Atleti de no saber perder, y al Cholo de hacer un corte de mangas al árbitro y de acorralarlo en el túnel de vestuarios. Todos olvidaron decir que el árbitro convirtió lo que estaba siendo el mejor partido del año en un espectáculo invisible. A veces la audiencia importa menos que la impunidad.

Según dijo hace unas semanas Íñigo Errejón, número dos de Podemos, en una entrevista a CTXT, “la campaña de infamias y acoso va a ir a más, va a ser un año infernal”. Hablaba de Podemos, no del Atleti, claro. Pero no hace falta ser un águila para darse cuenta de que el ataque de pánico que viven las élites políticas ante el avance de Podemos es idéntico al que sufre la cúpula del fútbol español ante la aparición del mejor Atleti de la historia. Pablo Iglesias cita casi cada día al Cholo Simeone, se diría que es su influencia más clara, largamente por encima de Chávez, Maduro, Correa y Stalin.

“Si se cree y se trabaja, se puede”. “No consuman”. “Eso es mentira, mentira, mentira”. Los lemas infalibles del Cholo se adaptan como un guante a Podemos. Y el sistema se siente realmente en peligro. El reparto del pastel económico y televisivo está en riesgo, y con él, las prebendas, las subvenciones, los amigotes, los tratos de favor, el Castor empaquetado en el consejo de ministros, los pelotazos, los jueces, los fiscales, las exclusivas regaladas a los periódicos de cabecera...

Política y fútbol, fútbol y política. Cada vez más parecidos, cada vez más asustados. Todos al búnker. ¡Que viene Syriza! ¡Que viene Podemos! ¡Que viene el Atleti!

 

 

El fútbol español ha sido siempre un espejo deformado de la política española. Del Atlético Aviación al Barça republicano y exiliado, del Madrid franquista de Bernabéu y Saporta al Atleti no menos generalísimo de Calderón y Santos Campano, y del Galaxia F. C. de Florentino -y Roures- al Barcelona catarí de Pujol,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Mora

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí