1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Roma, capital corrupta de una nación infectada

"Somos la tierra media", dice en una escucha telefónica el mafioso Massimo Carminati: "Arriba están los vivos; abajo, los muertos. En medio, nosotros. Y aquí nos compramos todos"

Giancarlo Santalmassi 29/01/2015

Massimo Carminati, miembro de la Banda de la Magiana, fue detenido el pasado 4 de diciembre.
Massimo Carminati, miembro de la Banda de la Magiana, fue detenido el pasado 4 de diciembre.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La delincuencia organizada se ha instalado en el Ayuntamiento de Roma, al frente de una de las administraciones públicas más grandes del país, con una dotación presupuestaria garantizada desde que el Estado tuvo la voluntad y el deber de reconocer a la ciudad una "indemnización" no solo por su función de capital regional sino también por la de ser capital de Italia. En resumen: Roma es uno de los sitios donde más se gasta del país. Es decir, dinero seguro.

El 11 de diciembre de 1955, L'Espresso tituló así un trabajo de investigación firmado por Manlio Cancogni en el que se denunciaba irregularidades en las licitaciones inmobiliarias de Roma (operación en la que estaba involucrada también una empresa inmobiliaria del Vaticano): "Capital corrupta, nación emponzoñada". En ella desvelaba un escándalo que se anticiparía en muchos años a lo que está ocurriendo estos años, estos meses, estas horas. En una rueda de prensa, el fiscal de Roma, Pignatone, ha explicado profusamente que el fenómeno no tiene nada que ver con la Mafia siciliana, ni con la `Ndrangheta calabresa ni con la Camorra napolitana sino que se trata de un fenómeno muy romano, totalmente romano. Y ha puesto como ejemplo el hecho de que al frente de la banda que controlaba el Campidoglio, la sede del ayuntamiento, estaba el terrorista neofascista Massimo Carminati, miembro destacado de la banda de la Magliana (fue detenido el 4 de diciembre) cuyo capo, Renatino de Pedis, fue enterrado, gracias a la intercesión de la curia romana, en la basílica de San Apollinare.  Un cadáver molesto que incluso a un pontífice como Ratzinger le costó trabajo mover de lugar.

El hecho es que cada región italiana tiene su articulación delictiva asentada en las inmediaciones del gasto público, para obtener de forma parasitaria miles de millones de dinero público.

La mafia romana (en palabras del fiscal general de la República) es específicamente romana. En ese sentido es algo inédito para los magistrados italianos, pues no recurre al control del territorio, ni a la violencia ni al ritual de afiliación. "Somos la tierra media" dice en una escucha telefónica Massimo Carminati: "Arriba están los vivos; abajo, los muertos. En medio, nosotros. Y aquí nos compramos todos".

Todas las bandas tienen, sin embargo, una raíz común y generalizada en todo el país: la falta de ética. Una cualidad que debería ser pre-política, es decir, estar antes que nada. Antes incluso que la política. La experiencia demuestra, sin embargo, que los "cargos electos" la han relegado de manera que se ha difundido la idea, no ahora sino desde hace tiempo, de que basta ser elegido y votado para estar por encima de las leyes. Convive ese sentimiento junto a un insoportable sentido de la impunidad.

Mani Pulite

Hace 30 años, el 22 de marzo de 1985, fue detenido por soborno el socialista milanés Antonio Natali, presidente de la empresa del Metro. Siguieron una serie de investigaciones en las sedes del PSI y del PSDI que alarmaron al mundo político. Cuando Natali fue arrestado, su amigo Bettino Craxi, el primer presidente del Gobierno socialista de la historia, salió del Palazzo Chigi, sede del Gobierno italiano, para ir a visitarlo a la cárcel romana de Regina Coeli. Y lo que es más, cogió un folio (con el membrete "Palazzo Chigi-Presidencia del  Gobierno") y una pluma y escribió en calidad de presidente del Gobierno al presidente de la Audiencia lamentando, o mejor dicho, acusando a la magistratura de haberse permitido investigar a la política.

Dos años después, hizo que lo eligieran senador para evitarle ir a prisión. Si Natali hubiera hablado, Tangentópolis -el macroproceso que destapó una extensa red de corrupción en los principales partidos políticos- hubiera estallado diez años antes.

Pero sería injusto considerar a Craxi y a los socialistas la causa de toda la corrupción italiana. En 1974,  tanto el responsable administrativo del PSI, como el Partido Republicano y otros partidos "pequeños" se vieron envueltos en un escándalo de financiación ilegal a través de sobornos relacionados con los contratos de aprovisionamiento de petróleo. Nadie ha investigado nunca cuánto dinero entró en las arcas del PCI por los contratos petrolíferos firmados en la década de los setenta entre Italia y la URSS. 

En las recientes detenciones romanas (2 de diciembre) están involucrados partidos de la derecha (AN), de la izquierda (PD, verdes), la administración de la Región del Lazio y el Ayuntamiento de Roma. En total fueron arrestadas 37 personas. [El ex alcalde de la ciudad, el posfacista Gianni Alemanno, también está siendo investigado y su casa fue registrada]. 

Impresiona volver a encontrar a la banda de la Magliana moviendo los hilos políticos como titiriteros.

En 1982, un asesino de la Magliana, Danilo Abbruciati, disparó  e hirió a Roberto Rosone, director del Banco Ambrosiano, el banco de Roberto Calvi, quien fue encontrado colgado, con ladrillos en los bolsillos, bajo el puente Blackfriars de Londres.  

Mientras tenía lugar la redada de diciembre en el Campidoglio, la RAI emitía un reportaje sobre Giorgio Ambrosoli, el liquidador de la Banca Privada Italiana de Michele Sindona. Ambrosoli, culpable de haber encontrado documentos que demostraban la existencia de la red criminal y estafadora de Sindona escondidos en un tabique del banco,  pagó con su vida, asesinado por Joseph Aricò, killer enviado por Sindona, conocido como el banquero de Patti (Sicilia). Para conseguir la extradición de Sindona desde el Hotel Pierre de Nueva York a la cárcel de Opera (Milán), Ambrosoli tuvo que ir a prestar testimonio ante el Gran Jurado de Nueva York, donde, frente a su palabra, se encontró con nueve testimonios de otros tantos grandes personajes italianos (entre los que el menos importante era Carmelo Spagnolo, jefe de la Fiscalía de Roma) que juraban que Sindona (conocido en Estados Unidos como el Oscar de la Lira antes de la quiebra de su Franklin Bank) era todo un caballero.

El escándalo Enimont (la fusión de Eni y Montedison) en el que estaban implicados Gardini, Cragnotti y, sobre todo, Luigi Bisignani, hoy llamado mister P3, involucró a la IOR, el banco del Vaticano, en un tráfico ilícito de mordidas pagadas con BOT (títulos de deuda pública). La criminalidad italiana está tan organizada que incluso va a condicionar (en negativo) la elección de los papas en los próximos siglos. El papa Francisco, el argentino Bergoglio, ha tenido que limpiar el IOR para que el banco se adecue a las normas europeas de prevención de blanqueo de capitales. También ha tenido que autorizar la detención de algunos monseñores poco escrupulosos y renovar todos los cargos del banco. 

Es difícil que vuelva un papa italiano al solio de San Pedro. Curiosamente esto podía comprenderse al leer las primeras páginas de El oro de Moscú, un libro escrito en 1992 por un parlamentario del PCI, Gianni Cervetti, una persona honesta volcada en la política. En él se puede leer que en 1977 (cuando fue nombrado responsable de la administración del PCI con el encargo del secretario general Berlinguer de poner en marcha la renuncia a la financiación soviética del partido), fue a la casa del ex secretario general del PCI, Pietro Longo, para comunicarle esa intención. "Hacéis bien", le respondió el exsecretario, "porque los  otros  saben todo y está bien que sepan también que se ha acabado esa historia".

"¿Cómo que saben todo? y ¿quiénes son los otros?", preguntó asombrado Cervetti. A lo que Longo respondió: "Mira, cuando nuestro hombre recibe dólares va a un cambista al que también van los demás y que le informa incluso de lo que nosotros hacemos. El Vaticano y Fanfani lo saben todo". [Amintore Fanfani fue Primer Ministro de Italia en varias ocasiones y Presidente del Senado].

Por otra parte, Sindona y Calvi hicieron su fortuna con la mafia y apoyando la petición del papa Woytila (de monseñor Marcinkus en su nombre) de financiar en secreto al sindicato polaco Solidaridad para ayudar a su dirigente, Lech Walesa, en su oposición a la URSS.

El escándalo Sindona (el banquero siciliano que fue detenido en EEUU, extraditado a Italia, condenado a cadena perpetua por el homicidio de Ambrosoli y que se suicidó con cianuro, como Pisciotta el lugarteniente traidor del mafioso Salvatore Gitiliano) fue el momento más tenebroso de la República italiana. Bastante más que el peligro que parecía haber en el terrorismo de las Brigadas Rojas y similares.

Hubo un entramado entre gente del hampa, mafia e instituciones que hoy aparece como el nudo gordiano de la corrupción política y judicial que está ahogando el país. Sindona presentó a Giulio Andreotti (entonces presidente del Gobierno) un plan de salvamento de su banco. Con una ventaja: la banca privada italiana se salvaría con el dinero de los contribuyentes sin que Sindona gastara ni una lira de los 300.000 millones que había hecho desaparecer. El plan no contó con el apoyo de Giorgio Ambrosoli (que consideraba sagrada la tutela de los ahorradores) llamado ex profeso a Roma. También fue rechazado  por el gobernador y el director general del Banco de Italia, Paolo Baffi y Mario Sarcinelli, respectivamente. Y finalmente fue bloqueado.

La venganza fue terrible: Baffi y Sarcinelli fueron arrestados y abandonaron la sede del Banco de Italia esposados ante los fotógrafos. ¿Cómo se convenció al juez Aliprandi de que violara el santuario de cristal que era el Banco de Italia, único centro de formación a la altura de la ENA francesa? (De hecho, con la política en plena crisis fue allí donde la misma clase política acudió para buscar primeros ministros o presidentes de la República "diferentes").

Antonio Aliprandi tenía un hijo, Alessandro, buscado por asesinato (de Walter Rossi, estudiante de extrema izquierda) y en fuga.

Parece ser que Franco Evangelisti (subsecretario de Andreotti en la presidencia del Gobierno) hizo saber al que en ese momento era juez instructor del Tribunal de Roma que el Ministerio del Interior sabía dónde se escondía su hijo y que o firmaba la orden de detención de los banqueros o éste sería arrestado.

Con Baffi y Sarcinelli encarcelados se esfuma la transparencia del Banco de Italia.

La lista de escándalos es larga, el de Lockheed (el Tribunal Constitucional integrado por otros representantes se constituyó, por primera y única vez, en Tribunal Superior para examinar la situación de un ministro de la Defensa, Mario Tanassi, socialdemócrata, condenado primero a prisión y luego a trabajos sociales; el escándalo Mose (el dique antimareas de Venecia); el escándalo de la Expo de Milán. Hoy Roma corrobora esa estela: es la capital infectada de un país corrupto.

Traducción de María Cordón.

Giancarlo Santalmassi, periodista, fue directivo y presentador de la RAI desde 1961 hasta 1998, y director de Radio 24 entre 1999 y 2008. Transmitió algunos de los acontecimientos más relevantes de la vida italiana en las últimas décadas, como el secuestro y la muerte del primer ministro Aldo Moro y el atentado del papa Juan Pablo II. Es miembro fundador y del consejo editorial de CTXT.

http://www.santalmassiaschienadritta.it/

 

 

 

La delincuencia organizada se ha instalado en el Ayuntamiento de Roma, al frente de una de las administraciones públicas más grandes del país, con una dotación presupuestaria garantizada desde que el Estado tuvo la voluntad y el deber de reconocer a la ciudad una "indemnización" no solo por su función de capital...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Giancarlo Santalmassi

Giancarlo Santalmassi (Roma, 1941) es periodista. De 2005 a 2008 fue director de Radio 24.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí