1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Perfil

Renzi, el democristiano que cambió a la ‘sinistra’

Para entender al primer ministro italiano hay que recorrer la historia del Partido Comunista, el Partido Democrático y los 20 años de berlusconismo. Es un político hábil, capaz de convencer y de ganarse la confianza de quienes terminará por arrollar

Ettore Siniscalchi Roma , 29/01/2015

Matteo Renzi.
Matteo Renzi. LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito y se traslada a un garaje en el barrio de Prosperidad. Necesitamos ayuda para convertir la carpintería en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

---------------------------------

Matteo Renzi tiene 40 años recién cumplidos. En un país decididamente gerontocrático como Italia, esto ya constituye una base programática del renzismo. Es joven, pero no “el joven líder socialdemócrata italiano”. Porque ni él ni el Partido Democrático (PD) son socialdemócratas. En la práctica asistimos a un fenómeno de usurpación del espacio político -que se corresponde con un vacío de representación-; la izquierda, en Italia, está representada por un partido que ya no se identifica con la izquierda. ¿Cómo se ha llegado a esto? 

Walter Veltroni asombró a todos cuando, entrevistado en 2008 por El País,dijo: “El PD no es de izquierdas”. Para entender a Renzi hay que empezar por el fin del PCI -Partido Comunista Italiano-, el PD de Veltroni y los veinte años de berlusconismo, a los cuales él pertenece por completo, aunque sólo fuera por edad. Es un hijo de esa época. 

Tras la caída del muro de Berlín, el liderazgo comunista tuvo una ocasión histórica para liberarse de una carga. Llamarse, por fin, socialistas y europeos. No la aprovechó. No hubo ajuste de cuentas con los errores y horrores de la historia comunista mundial. Sorprende que líderes de esa experiencia y nivel no entendieran la necesidad de dar ese paso, y quizá haya que recurrir a la psicología más que a la política para encontrar la razón: la costumbre de mirar por encima del hombro a los demás (socialdemócratas alemanes, socialistas franceses y españoles) les impidió ver su acierto. 

Los líderes comunistas pasaron de puntillas y, ante el fenómeno Berlusconi, iniciaron la unificación con los viejos adversarios democristianos. La noble historia del “compromiso histórico” - el camino escogido por Aldo Moro y Enrico Berlinguer para unir a las masas católicas y a las comunistas en un acuerdo de gobierno para poder encarar crisis económica, terrorismo y "malgoverno", liberando a Italia del corsé de la guerra fría- fue reducida a un acuerdo entre élites. Así, cedieron a Berlusconi buena parte del electorado moderado. 

El caimán supo aprovechar el regalo durante veinte años. Tras la operación Manos limpias, las élites ilustradas italianas -desde las asociaciones empresariales hasta la Iglesia- apoyaron y sostuvieron a Berlusconi para que no gobernara la izquierda moderada italiana, coaligada con el centro. Con Berlusconi, la corrupción se apoderó de las instituciones, el interés privado se hizo ley y el discurso público se empobreció con el consentimiento de la prensa conservadora, encantada con la idea de saldar las cuentas con la izquierda. 

Aquí arranca el camino que dará origen al PD y, más tarde, al PD de Renzi. Un partido que cambia deprisa, ni democristiano ni socialdemócrata, ni de izquierdas ni de derechas, ni laico ni religioso. Con una vida interna reducida a la mínima expresión y que solo se pone en marcha en caso de elecciones. En realidad, una máquina electoral y de reparto de cargos públicos. Un PD que no creó Renzi pero en el que se ha criado y al que ha ofrecido la fórmula ganadora: reunir en su seno la fiabilidad del sistema y el acto revolucionario de la “retirada”; la política y la antipolítica; la imagen de flamante “Partido de la nación”, que concibe solo una oposición testimonial, puesto que dentro de él cabe todo. 

Todavía quedan militantes, carnés del partido y casas del pueblo. Pero cada vez son menos porque cada vez cuentan menos. Los hábitos democristianos del poder reducen los congresos a un mero recuento de carnés, fabricados el día anterior por alguien que nunca más volverá. Las primarias abiertas han contribuido a empeorar la situación con la compra de votos a la luz del sol. El PD actual se afianza en los consejos de administración de las empresas participadas por el Estado, en los despachos de las administraciones públicas y en las fundaciones de los bancos. Ha perdido por el camino la idea de sociedad y su relación con ella y, cuando la sociedad no existe, pasa a transformarse en “Gente”, en “Gente opuesta a la Casta”. 

La dicotomía entre “Casta” y “Gente” fue acuñada por los periodistas del Corriere della Sera Sergio Rizzo y Gian Antonio Stella. Esa nueva visión de la sociedad italiana quita toda dignidad a la dimensión pública -reducida a la casta como si fuera el todo- y favorece la vuelta de argumentos sobre posicionamiento de clase: las buenas escuelas para las buenas familias, buenos servicios para quien puede pagarlos y, a los demás, lo que quede (cada vez menos, ¡hay crisis!); el mérito como coartada para justificar la progresiva exclusión de gran parte de la sociedad. El desmantelamiento del tejido social italiano se lleva a cabo en nombre de la lucha contra los privilegios. 

Nacido en 1974, Renzi está totalmente inmerso en esta historia. Hijo de un edil democristiano y pequeño empresario, se educó con los scouts, se licenció en Derecho y entró a trabajar en la empresa familiar. Se estrenó en política con los comités de apoyo de Prodi en 1996 e hizo una carrera fulminante dentro de los partidos de corte popular nacidos tras la desaparición de la Democracia Cristiana. Es un político hábil, que sabe mediar en las diferencias y que se ofrece como solución para salvarlas. Capaz de convencer y de ganarse la confianza de quienes terminará por arrollar. Su habilidad para gestionar los tiempos y aparecer en el momento oportuno le permitió convertirse en el presidente de la Provincia de Florencia (2004), bajo el lema “Lucha contra la casta” y, más tarde, en alcalde de la ciudad (2009). 

En 2010 da el salto a la política nacional esgrimiendo un nuevo eslogan: la “retirada” de la vieja clase política. La puesta en escena de sus mítines resulta novedosa, brillante, mediática. Va ganando peso y, en 2012, lucha por las primarias del centroizquierda, que pierde ante Pier Luigi Bersani. Pese a ello, su éxito es enorme y se convierte en la alternativa. Empieza a tejer alianzas que le llevarán al triunfo un año después. 

Italia llega extenuada a las elecciones de 2013, después de las recetas de austeridad aplicadas por Mario Monti. El partido de Berlusconi sufre un fuerte revés pero no acaba de derrumbarse. El Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo, empujado por una enorme cobertura mediática, gana casi un tercio de los votos y el PD, con la peor campaña de su historia, vence pero no consigue los escaños suficientes para gobernar. Después de varios intentos de formar Gobierno, el presidente de la República, Giorgio Napolitano, elige a Enrico Letta (PD) para encabezar uno de coalición que no cumplirá el año. 

Las tensiones en el PD conducen a elecciones primarias y, con el favor de la prensa, Renzi gana: su victoria abre de nuevo el debate sobre la posición que debe ocupar el partido dentro de la socialdemocracia. Derrotado Gianni Cuperlo, un intelectual del ala izquierda del partido, el PD queda en manos de Renzi y empieza la oposición velada al Gobierno Letta. Las críticas desde fuera del Parlamento, desde la dirección del partido, debilitan la posición de primer ministro, que es también vicesecretario del PD. Con esta gran traición, se inaugura el primer Gobierno Renzi. 

Es el triunfo. Los periódicos lo aman, proyecta buena imagen en el exterior, la confianza crece, pero descubre que gobernar es mas difícil que prometer. Las primeras críticas no tardan en aparecer: promesas incumplidas, orden de prioridades. A falta de verdaderas reformas, para las que hace falta tiempo, distrae a la UE -dominada por la economía reaccionaria de la paridad del balance- con la reforma del Artículo 18 -la norma que defiende a los trabajadores de los despidos improcedentes con la obligación de la recontratación-. En la era post-ideológica, la ideología sirve para afianzar el apoyo del mundo financiero. 

No es el único derrape a la derecha de las políticas del gobierno. Todo el jobs act recorta garantías y abarata el despido frente a los contratos a tiempo indefinido. Con las nuevas partidas del IVA triplica los impuestos para las rentas bajas (el ejército de falsas profesiones liberales que esconden trabajo por cuenta ajena sin derechos). ¿Va a crear trabajo? No se sabe pero de momento ha cambiado los equilibrios de poder en las relaciones laborales. En otros derechos, Italia no sale bien parada; aparece a la cola en libertad de prensa dentro de Europa y Renzi ha permitido la quiebra del diario L’Unitá, un referente para la izquierda, fundado por Antonio Gramsci. Renzi no ama el debate. 

Berlusconi, reducido a tropa de complemento de Renzi, sabe que éste es el único capaz de suavizar o endurecer su agonía política. La inminente elección del presidente de la República, después de la renuncia del nonagenario Giorgio Napolitano, es la nueva partida de ajedrez. Entre bastidores se negocia una ley ad personam que permita a Berlusconi volver a ejercer la política. Los huérfanos del antiberlusconismo denuncian la cara oculta del Pacto del Nazareno (el encuentro entre ambos en la sede del PD). 

Para algunos estamos ante una alarma democrática. Renzi ha forzado cada norma y praxis de gobierno, ha puesto en apuros a su ministro más importante, el de Economía, Pier Carlo Padoan, ha ridiculizado al Consejo de Ministros y no ha conseguido la bendición de Napolitano. El sector crítico PD, siempre dividido, se ha dado cuenta de que la batalla del Quirinale -Jefatura de Estado- es la única que cuenta. Intentará evitar que Renzi elija a su presidente, una figura crucial en la combinación de reformas (electorales, institucionales y constitucionales) que el actual sistema oligárquico pretende dibujar para Italia. 

Cinismo y chistes pueden ser útiles para vencer, pero no sirven para gobernar. Quizás sea éste el límite que, si no consigue superar, pueda hacerle fracasar. Un país no se reconstruye dividiendo y enfrentando -empleados públicos contra privados, fijos contra precarios, vagos y héroes- en una retórica empalagosa y falsa. Se rescata -e Italia necesita un rescate- solo construyendo unidad. Lo que, hasta ahora, Renzi no ha demostrado saber hacer. 

Ettore Siniscalchi, periodista y escritor, es autor de Zapatero. Un socialismo gentile (Manifestolibri).

http://www.europaquotidiano.it/author/ettore-siniscalchi/



---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito y se traslada a un garaje en el barrio de Prosperidad. Necesitamos ayuda para convertir la carpintería en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ettore Siniscalchi

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí