1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Atenas y el riesgo moral de Europa

Los brutales recortes impuestos por la Troika han provocado una catástrofe humana. Hace falta una conferencia europea como la que en 1953 condonó la deuda a Alemania

Ignacio Sánchez-Cuenca 31/01/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La expresión “riesgo moral” es la traducción literal de la expresión inglesa moral hazard, un término procedente de los estudios actuariales. Allá por el siglo XVII, las compañías británicas de seguros estaban preocupadas por la posibilidad de que los asegurados asumieras riesgos excesivos. Si esos riesgos se materializaban, la carga la tenía que asumir la compañía. El asegurado podía permitirse el lujo de tener un comportamiento negligente, sabiendo que estaba cubierto. En el lenguaje de la época, se consideraba que ese comportamiento era inmoral. De ahí la expresión de “riesgo moral”.

La crisis del euro, en buena medida, gira en torno al “riesgo moral”, tanto en su sentido positivo, analítico, como en su sentido normativo. Y la víctima principal de dicha crisis es Grecia.

1. La crisis

En las elecciones legislativas del 4 de octubre de 2009, el vencedor fue el PASOK, con un 43,9% del voto. Su líder, Yorgos Papandreu, era el descendiente de una de las tres dinastías familiares que han dominado la política griega (las otras dos son la Karamanlis y la Mitsotakis). Su padre, Andrea Papandreu (1919-1996), fue el fundador del PASOK y primer ministro entre 1981 y 1989 y 1993 y 1996; su abuelo, Yorgos Papandreu (1888-1968), también fue primer ministro en los años finales de la Segunda Guerra Mundial y entre 1963 y 1965.

Papandreu nieto, al poco de llegar al poder, anunció que el gobierno saliente de Nueva Democracia había falseado las cuentas públicas. Las estimaciones realizadas por el anterior equipo situaban el déficit fiscal en torno al 6-8% del PIB. El nuevo primer ministro dijo en febrero de 2010 que el déficit real del año anterior era el 12,7% y poco tiempo después la Comisión hizo un nuevo ajuste contable, concluyendo que el déficit ascendía al 15,2%, el más alto de la eurozona.

El engaño fue posible por la colusión entre el Gobierno derechista y grandes bancos norteamericanos como JP Morgan y Goldman Sachs: mediante productos financieros complejos (derivados) consiguieron escapar de los controles comunitarios a la contabilidad nacional.

Las revelaciones de Papandreu provocaron preocupación en los mercados financieros. Los temores se tradujeron rápidamente en un aumento de la prima de riesgo de la deuda pública helena, que ya era bastante elevada antes del inicio de la crisis (en torno al 100% del PIB).

Dado que en la eurozona los Estados nacionales no disponen de una política monetaria propia y el Banco Central Europeo (BCE) tenía prohibido actuar como prestamista de última instancia, el gobierno griego no pudo hacer nada para frenar la prima de riesgo. Se generó así un problema de insolvencia, que podía acabar con Grecia fuera del euro y el contagio de otros países fuertemente endeudados con el exterior, como Irlanda, Portugal y España.

En un primer momento, Alemania acudió a los tratados. El Tratado de Maastricht establecía claramente que los países no podían ser rescatados. Esta era una cláusula que Alemania había impuesto para entrar en la unión monetaria. Si no había posibilidad de rescate, no habría “riesgo moral” y los países tendrían una conducta fiscal prudente.

Sin embargo, la UE no podía desentenderse del problema una vez que lo previsto en los tratados no había funcionado. Después de un tenso forcejeo diplomático, Alemania aceptó la creación de un fondo de rescate a cambio de que se introdujeran políticas de austeridad en los países endeudados y con problemas fiscales. Como consecuencia colateral de ese acuerdo, el Gobierno español presidido por José Luis Rodríguez Zapatero se vio obligado a aprobar en mayo de 2010 un primer plan de austeridad. Era la condición que ponía Alemania para proceder al rescate de Grecia.

El primer rescate tuvo lugar ese mismo mes de mayo de 2010. Grecia fue intervenida: recibió un préstamo de 110.000 millones de euros, con un tipo de interés considerable, 5,5%, y el país tuvo a cambio que someterse a un plan de ajuste brutal, con subidas de impuestos, recorte del gasto público, recortes de pensiones, despido de funcionarios, etcétera. Hubo huelgas generales y protestas casi diarias.

El plan no funcionó como se esperaba y la situación económica empeoró considerablemente. El dinero del préstamo no se quedó en Grecia, sino que en su mayor parte (alrededor del 90%) fue a parar a los acreedores.

El impacto fue tan negativo que en 2012 fue preciso un segundo rescate. En este segundo rescate ya hubo una cierta restructuración de la deuda, puesto que los acreedores privados aceptaron un recorte.

En los últimos meses se estaba negociando la extensión temporal del rescate. En total, Grecia ha recibido hasta el momento 240.000 millones de euros sumando los sucesivos rescates.

2. Las consecuencias

Nada ha funcionado como esperaban las instituciones europeas y el FMI. En un raro ejercicio de autocrítica, el FMI publicó en 2013 un informe en el que reconocía la desviación entre las previsiones sobre los efectos del paquete de rescate de 2010 y la realidad: utilizando los datos recogidos en 2012 e inicios de 2013, se esperaba una reducción del 5,5% del PIB con respecto a 2009, pero la reducción del PIB fue del 17%; se esperaba un paro del 15% y llegó al 25%; se esperaba una deuda pública del 156% del PIB en 2013, pero se alcanzó el 170%. El FMI atribuía las causas de esta desviación a varios factores, entre los que mencionaba, significativamente, el error de no haber restructurado la deuda desde el comienzo.

Las consecuencias económicas del brutal ajuste al que Grecia se ha sometido son bien conocidas. En 2008, el año del inicio de la crisis, la renta per cápita en Grecia era un 93% de la media de la UE de los 28. En 2013 había bajado al 73%. Expresado en euros, esto significa que la renta per cápita en 2008 era de 21.600 euros, habiendo bajado a 16.500% en 2013, que equivale al nivel que Grecia tenía en 2003. Esto significa que el país ha retrocedido, de momento, una década.

El ajuste fiscal no tiene precedentes, por su intensidad y rapidez, en Europa occidental. Partiendo de un déficit público del 15% al inicio de la crisis, Grecia consiguió en 2014 cuadrar las cuentas (si se deja de lado el pago de la deuda), es decir, obtuvo un superávit primario (ingresó más de lo que gastó al margen de la deuda).

Este esfuerzo, al que muchos economistas se refieren en términos elogiosos y admirativos, ha supuesto una catástrofe humana para la población griega. La UE define una categoría de “personas en riesgo de pobreza o exclusión social” (ingresos por debajo del 60% de la renta mediana, falta de bienes materiales básicos, y personas que viven en hogares en los que los adultos no llegan a trabajar el 20% de su tiempo disponible): en 2013, el 35,7% de los ciudadanos griegos se encontraba en dicha categoría (frente al 28,1% en 2008). Es la tasa más alta de Europa occidental (España y Portugal estaban en 2013 en el 27%).

Los ajustes económicos han tenido fuertes consecuencias políticas. La sociedad civil ha protestado enérgicamente contra los recortes, con manifestaciones diarias, huelgas generales frecuentes y la movilización social de los indignados. El sistema de partidos ha colapsado. En las elecciones de 2009, ya en plena crisis pero antes del rescate, el PASOK ganó las elecciones con un 43,9% de los votos. Los dos grandes partidos suman el 80% del voto, como venía sucediendo desde 1981. El descalabro se produce en las elecciones de mayo 2012, tras dos años de ajuste. El apoyo a los partidos tradicionales se desmorona y Syriza comienza su crecimiento. Un dato poco conocido es la extrema fragmentación del voto en estas elecciones: el 20% de los electores opta por partidos pequeños que no superan el umbral del 3% para obtener representación parlamentaria. Ante la imposibilidad de formar gobierno, se convocan elecciones un mes más tarde, produciéndose un fenómeno de coordinación en torno a dos opciones. Por un lado, Nueva Democracia gana las elecciones, subiendo diez puntos con respecto a los comicios anteriores. Por otro, el voto de descontento se va hacia Syriza, que consigue superar al PASOK. El voto a partidos testimoniales de mayo lo capitaliza la coalición de izquierdas. Ante la amenaza de Syriza, se forma un gobierno de Nueva Democracia en coalición con el PASOK que acaba definitivamente con el histórico partido socialdemócrata: en las elecciones de 2015, el PASOK queda por debajo del 5%.

La crisis política griega se manifiesta también en la caída de todos los indicadores de confianza y legitimidad política. Mostraré solo un ejemplo, con los datos de las encuestas del Eurobarómetro. Se trata de comparar la satisfacción con la democracia nacional en los dos países extremos, Grecia (el país pecador) y Alemania (el país virtuoso). La satisfacción con la democracia nacional se mide en una escala en la que 4 indica máxima satisfacción y 1 mínima Mientras que en Alemania la satisfacción se mantiene estable a lo largo del tiempo, en Grecia se observa una caída impresionante a partir de 2010.

La crisis de legitimidad y confianza también ha afectado a la valoración de la UE. La confianza en la Comisión Europea, por ejemplo, ha sufrido un descenso de casi 40 puntos porcentuales (algo muy parecido se observa en España). Si en 2003 el 75% de los griegos pensaban que su país se beneficiaba por pertenecer a la UE, ese porcentaje se había reducido al 47,5% en 2011.

Curiosamente, el desplome de todos los indicadores políticos no se extiende a la moneda única. El apoyo al euro sigue siendo mayoritario en Grecia, quizá porque la sociedad griega no tenga confianza suficiente en sus propias instituciones y fuerzas políticas como para poder aspirar a ejercer su soberanía nacional al margen de la eurozona.

3. La deuda europea

Las políticas de ajuste y recortes iban a corregir los excesos del pasado, permitiendo que Grecia tuviera un crecimiento más sano. Esto incluía reducir el problema de la deuda. Pero después de casi cinco años de austeridad, la deuda griega se sitúa en el 175% del PIB (como dije antes, estaba en torno al 100% antes de la crisis).

La deuda pesa como una losa, no tanto por el pago de los intereses (que no es enorme gracias a los planes de rescate), como por el hecho de que es el medio a través del cual la Troika consigue imponer sus dañinas políticas económicas. La Troika amenaza con cortar la financiación si Grecia deja de cumplir los compromisos adquiridos. Sin embargo, el cumplimiento de esos compromisos compromete seriamente la posibilidad de que Grecia pueda resolver la catástrofe humanitaria que tiene en casa.

A estas alturas, ya no está claro quién tiene una deuda con quién. No cabe negar que Grecia está fuertemente endeudada, pero los europeos hemos adquirido una deuda moral enorme con Grecia tras haber contribuido entre todos y en nombre del ideal europeo a arrasar aquel país. Las responsabilidades, por supuesto, no están igualmente repartidas: son más fuertes en los países acreedores, aquellos que han presionado más a favor de la austeridad.

Tanto la Troika como Alemania han insistido en que si Grecia quería salir del agujero, tenía que pagar por ello. Tenía que hacer reformas que impidieran que en el futuro vuelva a ocurrir algo semejante. Y tenía que pagar un precio para que no cundiese el mal ejemplo en otros países sureños (el dichoso riego moral).

Esta lectura moral ha sido letal para los griegos, sobre todo para quienes menos tienen, que son quienes han realizado un sacrificio mayor. Sin negar la responsabilidad de los partidos políticos griegos y de una sociedad civil dominada por el clientelismo y la corrupción, habría sido más fructífero abordar las causas profundas de la divergencia en el funcionamiento político y económico de los países deudores con respecto a los países acreedores. El caso griego es un caso extremo, pero aun así forma parte de un patrón común a los países del sur: incluso en países fiscalmente responsables durante el boom, como España, pero fuertemente endeudados, la crisis económica ha evolucionado de forma muy parecida a la griega.

El euro, a causa de sus errores iniciales de diseño, ha producido una divergencia entre los países deudores y los países acreedores. Esa divergencia no se debe a malos y buenos comportamientos, a países responsables y países irresponsables. Es consecuencia más bien de los incentivos perversos generados dentro de la eurozona. Y si Grecia merecía algún castigo, ya lo ha pagado con creces. Ahora deberíamos estar a otra cosa, a reconstruir las maltrechas economías del sur, superar la deflación y arreglar el problema de la deuda.

Curiosamente, cuando se llega al problema de la deuda, el análisis del riesgo moral solo se aplica en una dirección: solo se pone la vista sobre el comportamiento del deudor. Los planes de rescate en la Unión Europea han ido dirigidos a garantizar que los acreedores recuperaran todo lo que se les adeudaba. Ahora bien, eso genera un “riesgo moral” de grandes dimensiones, puesto que si los acreedores saben que van a recuperar siempre sus préstamos, por muy irresponsables que estos resulten, no tienen razones para comportarse prudentemente en materia de créditos. Desde un punto de vista “moral”, tan irresponsable es endeudarse excesivamente como prestar sin criterio, buscando el beneficio de cualquier manera, sabiendo que si sale mal la jugada las instituciones se encargarán de arreglarlo. Hasta el momento, las instituciones de la UE han protegido cuanto han podido a los prestamistas, fueran responsables o no, cargando sobre las cuentas de los Estados los excesos de los prestamistas y los deudores irresponsables.

Los ciudadanos más afectados por este reparto tan desequilibrado de los costes de la crisis están aprendiendo a decir basta. La victoria de Syriza debe entenderse como parte de este proceso de aprendizaje.

Syriza ha planteado la necesidad de re-editar una conferencia sobre la deuda similar a la que se celebró en Londres en 1953 para condonar la deuda de Alemania, buena parte de la cual se arrastraba desde el final de la Primera Guerra Mundial. Se le perdonó a Alemania la mitad de su deuda privada y pública y se alargaron los plazos de devolución considerablemente. Uno de los países que promovió el acuerdo fue Grecia, que era acreedor de Alemania. El objetivo era librar a Alemania de la carga de la deuda y permitir así que se desarrollase económicamente tras la devastación de la guerra (que ella misma había provocado).

Una propuesta de esta naturaleza parece más fiel al espíritu que debería guiar el proceso de integración europea que lo que hemos visto en estos años de crisis dominados por la Troika y sus planes de ajuste. Una conferencia europea para aliviar y mutualizar las deudas resulta coherente con los valores fundacionales de la Unión Europea. El mayor riesgo moral de los países europeos es no entender algo tan básico.

La expresión “riesgo moral” es la traducción literal de la expresión inglesa moral hazard, un término procedente de los estudios actuariales. Allá por el siglo XVII, las compañías británicas de seguros estaban preocupadas por la posibilidad de que los asegurados asumieras riesgos excesivos. Si esos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí