1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Italia vuelve al pasado

La DC nunca muere

Íñigo Domínguez Roma , 3/02/2015

El nuevo presidente de la República, Sergio Mattarella, en la tumba del soldado desconocido, junto al primer ministro italiano, Matteo Renzi, después de la jura de su cargo.
El nuevo presidente de la República, Sergio Mattarella, en la tumba del soldado desconocido, junto al primer ministro italiano, Matteo Renzi, después de la jura de su cargo. FILIPPO MONTEFORTE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El eterno democristiano es como el eterno femenino. Es una frase de difícil comprensión pero que sin duda dice algo acerca de un inexplicable misterio y encanto inmutable de las mujeres. Bueno, pues con los democristianos en Italia es igual. Tienen un no sé qué, indefinible, que los hace inmarcesibles. Cogieron la República en la posguerra, con apoyo y dineros del Papa y de la Casa Blanca, la manejaron medio siglo, como gran dique contra el comunismo en la posguerra, y todavía andan por ahí pululando hasta hoy. La DC, como se dice a secas, es conocida como 'la ballena blanca', enorme, incolora, inmortal, que se sumerge y vuelve a surgir de las aguas donde menos te lo esperas.

Acaban de elegir a un democristiano como presidente de la República, Sergio Mattarella, para siete años. El primer ministro, Matteo Renzi, era un boy scout democristiano que luego confluyó en el Partido Democrático (PD) de centroizquierda, que es mitad exdemocristiano y mitad excomunista, viejos rivales que se encuentran en el medio campo. El socio de Gobierno de Renzi, Angelino Alfano, líder de una cosa gaseosa llamada Nuevo Centro Derecha (NCD) es otro democristiano reciclado, esta vez por la derecha, en el berlusconismo. Luego dejó la casa del padre con una tropa de valientes a la búsqueda de un futuro mejor, y ahí andan, inventándoselo sobre la marcha.

El partido de Berlusconi, naturalmente, está lleno de exdemocristianos, porque cuando apareció Forza Italia en 1993 allí se metió lo mejor de cada casa, era el nuevo barco recién pintado que zarpaba para hacerse con el botín. Socialistas, democristianos, excomunistas, no se le hacían ascos a nadie. Y a nadie le daba asco casi nada.

Mattarella, hay que recordarlo ahora, fue de los democristianos que entonces prefirieron quedarse en tierra. El PPI, sigla flotador donde se agarraron los últimos democristianos del naufragio, se rompió en dos en 1995. Una parte, capitaneada por el ínclito Rocco Buttiglione, se fue con Berlusconi. Los otros se fueron al centroizquierda. Y otros, como el inenarrable Clemente Mastella, fueron saltando de un lado a otro, según. La separación no fue amistosa. Cuentan que Mattarella, que ahora parece tan discretito, se despidió de Buttiglione al grito de "¡Fascistas!". Para que vean.

En fin, que Mattarella no soporta a Berlusconi. Dimitió en 1990 como ministro de Educación cuando autorizaron al magnate a poseer tres cadenas privadas, estropicio esencial y fundacional del ventenio berlusconiano. También montó en cólera cuando en Europa le dieron a Forza Italia el pase al Partido Popular Europeo. Esta postura de Mattarella es perfectamente comprensible si pensamos que es un señor serio de derechas de buena familia de Palermo, de honda cultura católica y defensor de la moralidad y las buenas costumbres. Lo que se explica menos, o en realidad se explica muy bien, es por qué esa no fue la actitud del resto de señores serios de derechas de Italia, que son una inmensa legión. En resumen, el catolicismo italiano abrazó más o menos disimuladamente, y en muchos casos con alborozo y matasuegras, a Berlusconi, ese hombre. Justo hasta la apoteosis del bunga bunga y por ahí. A la caída de Berlusconi en noviembre de 2011 siguió el Gobierno técnico de amplio consenso, de izquierda a derecha, de Mario Monti, sobrio, profesoral, muy del estilo democristiano y, con un ministro como Andrea Riccardi, fundador de la comunidad de Sant'Egidio, bendecido desde el Vaticano.

Para la Iglesia católica italiana, para el Vaticano, el ilustre millonario vendedor de crecepelos fue la única opción, pobrecitos, tras el derrumbe de la DC. Lo que sucedió entonces, a principios de los noventa, se suele definir en Italia como el fin de la Primera República. Ahora estamos en la Segunda, aunque se suele rumorear que está al caer la Tercera, por un cambio de ciclo que nunca llega. A principios de los noventa había caído el Muro de Berlín, cayeron los dos grandes partidos de la Guerra Fría, la DC y los socialistas de Craxi, con la gran operación Manos Limpias contra la corrupción sistémica para financiar partidos, se cambió el método electoral que diseñó un mapa nuevo. En resumen, se borró el tablero de juego, se dejó en blanco y todos a la línea de salida a ver qué salía luego. Salió Berlusconi. El regreso por todo lo alto de Mattarella, arrinconado durante estos años -aunque era juez del Constitucional y desde 2008, según la prensa, se ha embolsado algo así como tres millones de euros entre su pensión de diputado y sueldos varios- , es una especie de expiación y autoabsolución de la derecha católica, con complejo de culpa por haberse encamado con Berlusconi, y siendo mayores de edad. Ay sí, pensarán ahora, qué razón tenía el bueno de Sergio.

A la luz de lo que ha venido luego, hoy no falta quien añore la Primera República con nostalgia como unos años ingenuos, casi idealistas, en que se robaba en masa, pero para el partido, no para uno mismo, como hacen estos sinvergüenzas de ahora. La frase en Italia para estos casos es "non c'è più religione", ya no hay religión, como si la gente no creyera en nada, no como antes, con la DC. Recordarán la famosa escena de Divorzio all'italiana (1961), de Pietro Germi, cuando el párroco en misa llama a los feligreses a votar por un partido que sea demócrata y que sea cristiano, las dos cosas.

Aquella maravillosa película transcurría en Sicilia, donde la DC mantuvo desde la posguerra una turbia y obscena relación con la Mafia, como sistema de poder. Y esto ha sido también la DC en Italia, y que se lo pregunten a Giulio Andreotti, cuyas relaciones con los capos de Palermo quedaron probadas por el Supremo. Sergio Mattarella, el primer presidente de la República siciliano, es pura historia de la DC siciliana, para su desgracia. Su padre, Bernardo Mattarella, fue uno de los pesos pesados del partido en la isla, con sombras de relaciones con Cosa Nostra. Está escrito por todas partes, pero el nuevo jefe de Estado se querelló en 2009 contra un periodista, Alfio Caruso, por recordarlo. Están todavía en los tribunales. Ya ganó en 2013 otro juicio por difamación a una serie de televisión, Il capo dei capi sobre el ascenso de los Corleoneses, por describir a su padre como alguien próximo a la Mafia.

En cambio, el hermano de Sergio Mattarella, Piersanti Mattarella, fue asesinado por la Mafia en 1980. Era el mismísimo presidente de Sicilia y fue uno de los delitos contra altos cargos más graves de Cosa Nostra. Se debió a que se enfrentó precisamente a ese sistema político-criminal infiltrado en su propio partido a través de tremendos personajes de la DC mafiosa como Salvo Lima y Vito Ciancimino. Está demostrado en los tribunales: Andreotti supo de los preparativos de un atentado contra Mattarella, su compañero de partido, y se reunió en Palermo con Stefano Bontate, uno de los máximos capos de Cosa Nostra, para intentar evitarlo, pero no les convenció y tampoco se le ocurrió avisar a la víctima. Es un cruel ejemplo de lo distintas que eran aquellas 'corrientes' internas de la DC. Bernardo Mattarella, tiroteado en su coche, murió en los brazos de su hermano Sergio. A él le esperaba un tranquilo futuro de profesor, pero fue entonces cuando decidió entrar en política, para seguir la batalla de su hermano y limpiar la DC siciliana. No está en política para bromas y de ahí su fama de integridad. Es lo primero que se han apresurado a destacar en Italia, que es honesto, como si fuera una cualidad rara entre políticos. Dice mucho del país. De hecho, encontrar a un buen candidato a presidente de la República es un complejo ejercicio de búsqueda de alguien que no sea chantajeable, sin trapos sucios y que no haya pasado por los tribunales. Y, requisito legal, que tenga más de 50 años. Al final suele salir un abuelete a quien se supone la sabiduría y la paciencia para bregar con la jaula de grillos de la política italiana. Por eso de los doce que ha habido desde 1948 la mitad han sido democristianos, siempre es una garantía, una marca segura.

Es normal que hoy todavía haya democristianos por todas partes, porque a la defunción de la DC en 1994 siguió una desbandada de siglas en tres direcciones: izquierda, derecha y centro. Si hubiera habido más, pues también. ¿Cómo es posible? Es posible porque la DC lo era todo a la vez sin ser nada concreto y su especialidad era la mediación. Era el gran partido de vasto consenso popular donde cabía de todo y dentro convivían en las famosas 'corrientes', de izquierda, derecha y lo que hiciera falta, con sus jefecillos, sus batallitas y sus refinadas puñaladas. Lo más concreto que tenían eran el símbolo, el célebre escudo cruzado, las sedes y los dineros. Por eso mismo se han pegado precisamente en los tribunales los distintos partidillos herederos de la DC durante años.

Fue una gran escuela de talentos políticos, chicos de sacristía como los jovencitos Andreotti y Moro, ojitos derechos de Pío XII y Pablo VI. Es esa gente la que le ha dado a la clase política italiana esa fama de ingeniería maquiavélica y soluciones refinadas para todo. Ejemplo póstumo: el mismo sistema electoral que inauguró la Segunda República, implantado en 1993 y sustituido en 2005 por la demencial 'porcata' de Berlusconi -pensada para crear ingobernabilidad y luego declarada inconstitucional-, fue el llamado Mattarellum. Porque su inventor fue precisamente Sergio Mattarella. Era un increíble encaje de bolillos, mezcla de mayoritario y proporcional, que logró el milagro de contentar a todos los partidos. De hecho, hacer una nueva ley electoral es misión imposible desde hace años, porque no hay manera de que todos los partidos ganen, que es de lo que se trata en las negociaciones. Renzi ahora está a punto de conseguirlo.

La DC era una gran familia, en el mejor y el peor sentido, con un único aglutinador común, más allá de la ideología y de las diferencias, que son mudables en esta vida: la fe católica. El mayor partido en Italia siempre es el católico, aunque desde entonces no haya tenido unas siglas concretas que lo representen y sea una gran masa transversal que se extiende de un lado a otro del arco político, a través de varias formaciones.

En Italia, que inventó el fascismo y tuvo el partido comunista más grande de Occidente, quien tiene el centro tiene el poder. El centro es ese extenso espacio del mítico italiano medio, de la gente corriente, que tiene piso en propiedad y a lo mejor otro en la playa, que no quiere líos, que más o menos cree en Dios a su manera aunque no vaya a misa y muchos sí que van. Berlusconi se asentó ahí sólidamente y con mucho olfato desde 1994. También el centroizquierda en sus distintas formas -El Olivo, La Unión, el PD- pero con muchos más problemas y sin tanta estabilidad, porque el centro no era lo suyo. Hasta que ha llegado Matteo Renzi, que es uno que se apuntó al PD desde el centroderecha, un padre de familia que va a misa. Renzi es el primer líder del centroizquierda realmente masivo, que atrae a todo el espectro social. Si acaso falla, significativamente, por la izquierda, donde no le pueden ni ver. La izquierda del PD, de hecho, que en teoría era su alma más reconocible, se ha convertido en una corriente interna del PD y, a menudo, en la principal oposición al propio Gobierno de su partido. Con escaso éxito, por cierto.

En el último año, ante el triunfo del PD en las europeas -comicios que siempre hay que coger con pinzas- y con un histórico 41%, han abundado las comparaciones del PD como una nueva DC. Forza Italia, en su apogeo, llegó al 30% y siempre gobernó con otros partidos. El PD, cuando se estrenó con Walter Veltroni en 2008, llegó al 33%. El Olivo de Prodi sí llegó al 43% las dos veces que ganó las elecciones, en 1996 y 2001, pero no era un partido, sino nueve o diez o una docena, ya ni me acuerdo, estaban todo el día de bronca.

Romano Prodi, que ganó a Berlusconi dos veces, es el único líder del centroizquierda que antes que Renzi tuvo un consenso comparable, aunque no despertaba muchas emociones. ¿Lo adivinan o ya lo saben? Prodi era un democristiano. Hasta fue ministro con Andreotti en 1978. Prodi pudo con Berlusconi porque parecía más serio. Renzi está pudiendo con él porque parece más listo y, quién lo iba a imaginar, ahí se ha consagrado. Aunque si nos fijamos, Renzi todavía no se ha presentado nunca a unas elecciones generales, lo que tiene más mérito todavía y le hace aún más listo. Ser serio y ser listo son dos rasgos elementales de la clásica DC.

Mattarella, en fin, ha sido una apuesta de Renzi, que además ha tenido la virtud de compactar el PD y ponerles a todos de acuerdo, un auténtico milagro. Es decir, es el hombre ideal para el centroizquierda y estos días viejos democristianos, y no tanto, del PD como Rosy Bindi, Dario Franceschini, Graziano Delrio, se abrazaban conmovidos, como una revancha histórica que les hace rejuvenecer. Mattarella era de la izquierda de la DC, de la corriente de Aldo Moro -moroteos, les llamaban-, de la minoría intelectual que daba espesor a la cosa. En casos extremos o de exaltación se les solía llamar "catocomunistas", que es una de las peores cosas que tanto católicos como comunistas podían llamar a otro. Pero eso ya es algo del pasado. No se hacen una idea del despliegue de adjetivos jabonosos, matices ondulantes y gama de claroscuros que se ha visto estos días en la prensa italiana para describir a Mattarella y lo que su elección representa. Ha sido un revival de la polvorienta terminología de la DC: alta cultura política, arte de la mediación, constructor de consensos, reserva del país, exquisita discreción... Entrañable. La única diferencia es que ahora hay un papa, Francisco, que pasa completamente de estos enredos. Mattarella y sus amigos -escribía el otro día en un diario italiano un historiador- "han tenido estos años un papel político menor, pero más que nadie han custodiado una cultura política en las antípodas del bipolarismo salvaje". El  bipartidismo salvaje, esa aberración de los extremos, del blanco y negro. Donde esté el encanto de lo gris...


Íñigo Domínguez
es autor de Crónicas de la Mafia (Libros del K.O., 2014).

El eterno democristiano es como el eterno femenino. Es una frase de difícil comprensión pero que sin duda dice algo acerca de un inexplicable misterio y encanto inmutable de las mujeres. Bueno, pues con los democristianos en Italia es igual....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Íñigo Domínguez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí