1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Entrevista / Irene Lozano

“Bankia simboliza la connivencia con la corrupción”

Soledad Gallego-Díaz Mónica Andrade Madrid , 5/02/2015

Irene Lozano, diputada de UPyD.
Irene Lozano, diputada de UPyD. MANOLO FINISH

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No fue la Fiscalía General del Estado, ni la Comisión Nacional del Mercado de Valores, ni el Banco de España,  sino un partido político, UPyD (Unión Progreso y Democracia), el que presentó, en junio de 2012, una querella contra los consejeros de Bankia, incluido Rodrigo Rato,  y contra la entidad financiera matriz BFA, por la posible comisión de cinco graves delitos en su salida a Bolsa en 2011. El primer informe elaborado por peritos independientes concluyó que las cuentas con las que Bankia pidió dinero a los cientos de miles de pequeños inversores estaban amañadas y que UPyD tuvo razón al acudir a los tribunales. 

El lunes 9 de febrero, el juez de Audiencia Nacional, Fernando Andreu, celebrará una vista para estudiar si fija fianzas por la responsabilidad civil de los querellados. Sorprendentemente, seis días antes, el pasado día 3, el Ministerio de Hacienda informó de que será el Estado (es decir, los ciudadanos) quien asuma el coste de las demandas por la salida a Bolsa de Bankia, un anuncio que puede influir en la decisión del juez a la hora de fijar esas fianzas.

Irene Lozano, 44 años, un hijo de 19, separada, con novio, licenciada en Filología por la Universidad Complutense y diplomada en Filosofía por la Universidad de Londres, experiodista y diputada de UPyD desde 2011, recibe a CTXT en su minúsculo despacho en el Congreso. Lozano se ha convertido en la cara más conocida de UPyD, junto con Rosa Díez, por su presencia constante en varias tertulias televisivas y muy especialmente en La Sexta, donde cada sábado comparte el plató más conocido del espectáculo político nacional.    

Pregunta. ¿Por qué tuvo que ser un partido minoritario como UPyD el único que reaccionara frente a la evidencia del escándalo que suponía el caso Bankia?

Respuesta. Bankia es la representación perfecta de la connivencia de todo un sistema con la corrupción, hasta hacerse putrefacto. Dentro de Bankia estaba todo el establishment: PP, PSOE, Izquierda Unida, los sindicatos y la patronal. Por eso no pudieron reaccionar cuando estalló el caso. No podían ser acusadores y culpables al mismo tiempo. UPyD nació precisamente contra ese estado de cosas y el único apoyo con el que ha contado ha sido con el de la sociedad civil y el colectivo 15MpaRato. Lo terrible es que ahora toca pagar los platos rotos de la fiesta y han pensado que mejor los pagamos entre todos. 

P. ¿Cómo que vamos a pagar todos? 

R. Es evidente que eso es lo que se plantea, tanto en el caso de las preferentes como en el de las demandas judiciales por la salida fraudulenta a Bolsa. Están discutiendo quién tiene que hacerse cargo de la fianza y, al final, quién tiene que resarcir a los afectados. Goirigolzarri dijo que Bankia tenía ya músculo financiero para funcionar con normalidad pero, a la hora de la verdad, eso no se va a traducir en que la entidad haga frente a la obligación de resarcir a los estafados. Nosotros creemos que Bankia, aunque esté parcialmente nacionalizada, es una banca  privada y, como tal, tiene que hacerse cargo de las consecuencias de una estafa que ella misma organizó.

P. Ustedes han pedido prisión preventiva para Rodrigo Rato, algo que el juez ha rechazado. ¿Por qué lo pidieron? ¿Tienen pruebas de que Rato tenga patrimonio en el extranjero no declarado?

R. Lo que nuestro abogado argumentó fue que Rato ha viajado a Suiza en los últimos tiempos con relativa frecuencia. No decimos que eso sea una pistola humeante, pero sí que nos parece que ese señor arriesga penas muy serias porque puede haber cometido delitos muy serios y que puede existir el riesgo de destrucción de pruebas. El juez no lo ve así, de momento. 

P. ¿De cómo se resuelva el caso Bankia podrá deducir la sociedad española si la lucha contra la corrupción y los excesos de un sistema financiero descontrolado es real o ha sido todo un simulacro?

R. Lo primero ha sido llevar el caso a los tribunales y pelearlo. Es preciso que se haga justicia y que quede claro cuál es el funcionamiento del sistema. Solamente con la información que hemos obtenido con el caso Bankia sobre cómo funcionaban esas élites extractivas, ya habría valido la pena librar esa batalla. Pero la justicia sola no va a resolver el problema político, e Italia es el ejemplo perfecto. Después de los macroprocesos judiciales por corrupción, salió a flote el mal funcionamiento del sistema, pero como no se le dio una salida política, lo que vino después fue Berlusconi. La gente piensa: “Nos va a salvar, él no es un político, él va a gestionar el país como una empresa”. Pero no, si no hay un cambio de cultura, por mucho que vayas a los tribunales, se vuelven a repetir los mismos patrones. Es algo estructural, si no hay independencia en la justicia ni en los órganos de supervisión. El Banco de España y la CNMV fallaron estrepitosamente en la salida a Bolsa de Bankia, pero no fallaron porque no tuvieran buenos profesionales, sino porque había instrucciones políticas desde arriba de que se hiciera la vista gorda, porque Bankia y otras cajas de ahorro daban créditos a determinados gobiernos autonómicos, algo que les venía bien para sus proyectos electoralistas. Ésa es la realidad.

P. ¿Detecta usted entre los políticos más jóvenes de los diferentes partidos una voluntad de acabar con este funcionamiento anómalo del sistema? 

R.  Yo no creo en la regeneración por la edad. Los jóvenes políticos del PP y del PSOE deberían enfrentarse a sus propias cúpulas y, tal vez, también a sus militantes, porque se ha creado una cultura clientelar que hace que mucha gente se acerque a la política, y me da pena decirlo, para trincar. Eso es lo hay en las cúpulas y en las bases. Es verdad que oigo a algunos diputados de otros partidos quejarse, en privado, de que las cosas están fatal, pero luego no les oigo en público. Y mientras ellos antepongan otra serie de consideraciones a la enorme necesidad política de expulsar a esas cúpulas, no habrá mucho que hacer. 

P. Otro de los sectores donde UPyD, y usted particularmente, se han significado mucho es en la denuncia del funcionamiento del Ministerio de Defensa, cuya gestión está permanentemente en manos de lobbistas de la industria de armamento, española e internacional. 

R. Absolutamente. El propio ministro Morenés es una puerta giratoria andante. A finales de los 90 era secretario de Estado de Defensa y contrataba los programas especiales de armamento, por valor de unos 30.000 millones de euros. Luego pasa a Política Científica y Tecnológica, en el Ministerio de Industria, y organiza unos créditos blandos especiales para la industria que fabrica esos armamentos. Es decir, el Estado da unos créditos a la industria para que los devuelva cuando el Estado les compre lo que producen. Pedro Morenés está en todo eso, desde el primer momento. Y cuando el PP pierde las elecciones, y el Gobierno, se va tranquilamente a trabajar a esa misma industria de armamento; y cuando vuelve a ganar el PP, vuelve al Gobierno, esta vez como ministro. Dice que ha renegociado con la industria una deuda inabarcable, que consume en torno a 1.000 millones de un presupuesto oficial anual de 6.000 millones. Lo primero es que ese presupuesto es en realidad bastante mayor, en torno a 9.000 millones. Pero, además, es que la renegociación ha hecho que en 2020 esa deuda vaya a representar un tercio del presupuesto. Es absurdo porque significa que vamos a tener un armamento perfecto, con unas Fuerzas Armadas que no van a estar a la altura. El problema es que no se planifican las posibles amenazas reales ni las necesidades de defensa. Se hace al revés, primero se compra armamento, y luego ya se verá qué se hace cuando haya que ir a Malí o a Afganistán. Dicho claramente, no hay una visión de la defensa liberada de los intereses de los lobbies de armamento, porque son esos lobbies los que determinan la política de defensa.

P. Ustedes presentaron un informe que criticaba esa gestión.

R. Hicimos un informe sobre los programas de armamento, que era demoledor. Denunciamos que se había renegociado mal la deuda porque, aunque al principio disminuye la factura, luego va a aumentar exponencialmente. Se ha diferido el problema, en lugar de apretar las tuercas a la industria, como se ha hecho, por ejemplo, en Alemania. Tengan en cuenta que esa industria depende fundamentalmente de las compras del Estado, por lo que está en una evidente buena posición para negociar. Pero en España se ha hecho una negociación opaca, que ha encarecido la factura con créditos extraordinarios aprobados por decreto. Este aspecto concreto lo hemos recurrido en el Constitucional, con el apoyo del PSOE.

P. ¿El Parlamento es incapaz de obligar al ministro a que dé explicaciones más solventes?

R. Lamentablemente, sí. Es impresionante que se hayan despachado 30.000 millones de euros de esa manera. Ocurre porque tenemos un Parlamento que es un apéndice del Gobierno. Esta discusión se suscitó también con el tema de Bárcenas. A mí me parece bien que un Gobierno con mayoría absoluta haga aprobar leyes que la oposición rechaza, pero eso no tiene nada que ver con que bloquee una petición de comparecencia o con que pueda impedir que se dé información a los parlamentarios.  

P. ¿Qué pasó con la función parlamentaria de control del Gobierno? 

R. Cuando llegó el PSOE al Gobierno, no solo no cuestionó esa situación, sino que la mantuvo. En cuanto a los temas de defensa, no ha habido oposición efectiva hasta que hemos llegado nosotros. Hay una especie de complicidad en esos asuntos porque se considera que forman parte de la política de Estado. Pero eso es hablar de política de Estado en el peor sentido. La defensa es un bien público y por eso pensamos que hay que evitar que caiga en manos de los lobbistas

P.  La palabra y la idea de patria ha renacido, la están utilizando varias partidos, incluido ustedes, pero ¿por qué se ha convertido la patria en un argumento tan importante? 

R. Porque el país está roto. Para nosotros, la patria es la ciudadanía, una comunidad política que instituyes para reforzar la democracia. Se corresponde, en ese sentido, también con la idea con que nació la Unión Europea. Pero en España, la desigualdad creciente y la pobreza han roto el sentido de integración y de sociedad común, al tiempo que la desigualdad territorial es también cada vez mayor. Hay una falta de integración absurda. En temas de Sanidad, por ejemplo. Con la crisis del ébola, tuvimos que improvisar un hospital de referencia nacional y lo mismo en todas las comunidades autónomas. ¿Por qué no puede haber un buen hospital de referencia para enfermedades infecciosas a nivel nacional? Porque se han desmantelado las estructuras nacionales. Nosotros apostamos por un modelo federal colaborativo. En España se ha logrado una descentralización fuerte, pero no se ha avanzado nada en la parte de las instituciones comunes fuertes. Así que, para nosotros, la desigualdad social, territorial y generacional es atroz. Ahora ha desaparecido incluso el ascensor social común que era la educación.  

P. ¿Por qué votó UPyD a favor de la ley Wert? 

R. No votamos a favor. Votamos en contra. Lo que pasa que el resto de la oposición se conjuró para decir que en la próxima legislatura se tirará abajo esa ley y a nosotros eso nos pareció retórica, un gesto propagandístico. No nos sumamos a la foto que se hicieron los demás asegurando que en la próxima legislatura se tumbará esa ley. 

P. ¿Pero, llegado el caso, ustedes qué harán en la próxima legislatura? ¿Votarán a favor de que se derogue la ley Wert? 

R. Votaremos para que se apruebe una ley de educación que sirva para 25 años. 

P. ¿Votaran a favor de que se derogue la ley Wert?

R. Creo que es obvio que hay que tirarla. Es una ley que está hecha con un modelo del siglo XIX, mucho más que del siglo XXI que es lo que  necesitamos. 

P. Su posición creó confusión.  

R. No creo que se cree ninguna confusión si resulta que has votado en contra. No somos partidarios de la política gestual.  

P. Se ha identificado a UPyD como “nacionalistas españoles”. ¿Se siente cómoda con esa definición?  

R. Ya nos identifican cada vez menos con esa etiqueta. Yo no me identifico con eso, ni tampoco creo que se pueda describir así a nuestro partido. Somos un partido nacional, no nacionalista. Como dice Savater, se puede ser macho y no ser machista. Nacionalistas son los de Le Pen y ésa es también la óptica de Podemos. Nosotros abominamos ideológicamente del nacionalismo, así que no me siento nacionalista española, no.

P. Entonces ,¿cómo se definen? 

R. Somos un partido transversal, progresista, centrado y de soluciones. 

P. Vaya. Esa definición puede servir también para Podemos. Parece que todo el mundo se mueve en el mismo espacio, ni de izquierdas ni de derechas, transversales…  

R. Pedro Sánchez reivindicó que era de izquierdas… 

P. ¿Y ustedes son un partido de izquierdas o de derechas? 

R. Somos transversales. Lo de la izquierda y la derecha en España sirve más para enfrentar que para explicar. Lo de ser transversales es un concepto político, no electoral como en el caso de Podemos. Si se analiza Podemos, en su programa para las europeas dicen que hay que impagar la deuda y ahora dicen que no. 

P. Bueno, lo mismo dice Syriza. 

R. Pero es que ellos están gobernando y Podemos, no. 

P. Podemos también quiere gobernar. 

R. Sí, nosotros también. Pero la gente tiene derecho a saber qué modelo de país defiendes y en el caso de Podemos, no se sabe...  

P. Dejemos a Podemos. Hablemos de ustedes. Proponen devolver al Estado competencias de Sanidad, Educación y fiscales que ejercen actualmente las comunidades autónomas. ¿Incluye eso la desaparición de los conciertos fiscales con el País Vasco y Navarra? 

R. Sí. Nosotros estamos en contra. Si propugnas una fiscalidad única para la Unión Europea, es un disparate que dentro de España haya cinco haciendas (las tres vascas, la Navarra, y la nacional). Y, además, es un motivo de desigualdad tremendo. El País Vasco, que es de las regiones más ricas también por su sistema fisca,l se ha beneficiado de recursos del Estado, de todos.  

P. ¿Habrá elecciones primarias en el partido de cara a las generales?

R. Sí, claro, ya llevamos 700 primarias.  

P. ¿Y habrá otros candidatos además de Rosa Díez?  

R. Seguro, siempre los ha habido.  

P. ¿Usted se va a presentar?

R. No, no creo.  

P. ¿Qué ha pasado para que se frustrara una de las posibilidades que parecía clara con la aparición de UPyD,  es decir, la creación de una nueva UCD que empujara al PP a la derecha y permitiera recoger el voto centrista español, el de la antigua UCD?

R. Cuando se crea UPyD, el objetivo no era reeditar la UCD. El partido se crea con la idea de que es una herramienta que sirve para preservar la unidad de España y para acabar con un sistema de partidos que ha convertido la democracia en una especie de oligarquía, en la que hay unas élites en los dos grandes partidos que gobiernan para su propio interés. Que eso puede tener reminiscencias de UCD, que eso implica buscar un lugar centrista, en el sentido de tratar de aminorar la polarización de la política, sí. Pero no es necesariamente la idea de reeditar UCD. 

P. A la vista del resultado de las elecciones europeas y de cómo es ahora la situación,  ¿no habría sido conveniente revisar ese análisis?  

R. Nosotros celebramos los resultados de las europeas y creemos que hemos contribuido, en gran medida, al hundimiento del bipartidismo. Parece que el ganador simbólico de esas elecciones es Podemos, pero la realidad es que UPyD está, desde hace siete años, minando las bases ideológicas del bipartidismo. Ahora hay una euforia que hace valorar el desempeño de Podemos pero estoy segura de que, cuando bajen las aguas, la gente va a saber apreciar el trabajo político y judicial que hemos hecho porque hemos sido nosotros los que hemos puesto contra las cuerdas este sistema. Un sistema cuya representación de la coalición de intereses son, sobre todo, las cajas de ahorro y Bankia, por antonomasia. Quienes les hemos sentado en el banquillo somos nosotros. 

P. Puede ser que hayan hecho un buen trabajo, pero también pueden desaparecer. Las dos cosas no son incompatibles.  

R. Todo puede pasar.  

P. La otra posibilidad de expansión para UPyD era llegar a acuerdos con otros partidos, con Ciudadanos, por ejemplo.  

R. Nuestra manera de ver la política es nueva y muy exigente en términos de códigos éticos del partido, de buenas prácticas de cargos públicos, de contar con un plan de prevención de riesgos penales. Ahora parece casi normal lo de no llevar imputados en las listas, pero en 2008 y en 2011, cuando nosotros lo hicimos, parecía algo revolucionario. Todavía hoy hay algunos que se resisten. 

P. ¿Eso no era posible con Ciudadanos?  

R. Nos encontramos ante un partido opaco y con unas exigencias en términos de corrupción tan débiles como la de los grandes partidos, solo que en pequeño. 

P. ¿Tienen constancia de casos de corrupción en Ciudadanos?  

R. Lo que se ha publicado. Uno de sus candidatos a las europeas está en la cárcel por el caso de la Operación Púnica. El informe de transparencia internacional a nosotros nos daba un 9 y a ellos un 3, que es menos que la nota que obtienen los partidos viejos. 

P. Si Ciudadanos se presenta en toda España, según las encuestas, puede superar a UPyD… 

R. Lo dice una encuesta, muchas otras dicen que no.  

P. Las encuestas dibujan dos bloques: uno, PP, PSOE, Podemos, casi empatados; y otro bloque, UPyD, Ciudadanos e Izquierda Unida, peleando entre sí.

R. La diferencia es que Izquierda Unida está por debajo del 5% y Ciudadanos también. Nosotros estamos por encima en casi todas, en algunos casos en torno al 8%. Es muy distinto estar en el entorno del 4% o estar entre el 6 y el 8%. En cualquier caso, las encuestas son poco fiables, las hay predictivas y expresivas, que expresan un estado de ánimo. Y en este momento son expresivas. Nos tomamos en serio las encuestas, pero no construiría un discurso político con eso. En este momento todo está abierto y depende de qué cosas vayan pasando. Cada elección va a hacer que tomes una dirección u otra porque es evidente que cada resultado va a influir en el siguiente. 

P. ¿Se siente cómoda participando en los debates políticos de televisión? 

R. Vivimos en una sociedad mediática. Muchas cosas ocurren en televisión, no solo las relacionadas con la política. Pasa con las artes o la literatura. Ya explicó Manuel Castells que las televisiones son el terreno de juego donde se reparte el poder. Ésa es la realidad. No se puede ignorar. Por supuesto que las tertulias de televisión no son el Parlamento, como dice Iglesias. No estoy de acuerdo. En televisión, se simplifica  en cuanto tal, se engaña. Lo ideal sería tener debates políticos en televisión que combinaran la capacidad de entretener y de enseñar. Pero hay lo que hay.

 

No fue la Fiscalía General del Estado, ni la Comisión Nacional del Mercado de Valores, ni el Banco de España,  sino un partido político, UPyD (Unión Progreso y Democracia), el que presentó, en junio de 2012, una querella contra los consejeros de Bankia, incluido Rodrigo Rato,  y contra la entidad financiera...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Soledad Gallego-Díaz

Madrileña, hija de andaluz y de cubana. Ejerce el periodismo desde los 18 años, casi siempre como informadora, cronista política y corresponsal. La mayor parte de su carrera la hizo en El País. Cree que el suyo es un gran oficio; basta algo de humildad y decencia.

Autor >

Mónica Andrade

Periodista. Nacida en Madrid y criada en Pamplona. Huye de los focos, prefiere el 'backstage'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí