1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Los desterrados del bienestar

Pablo Pérez Álvarez 12/02/2015

“Estoy metido en bolsas de trabajo, me hacen entrevistas, mando currículos por correo, pero no hay contestación. No sé lo que pasa”, dice Antonio Medina, en paro.
“Estoy metido en bolsas de trabajo, me hacen entrevistas, mando currículos por correo, pero no hay contestación. No sé lo que pasa”, dice Antonio Medina, en paro. P. P.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

"Cuando llegamos a los colegios hablando de pobreza en otros países, los profesores nos empezaron a contar que había niños que no comían en todo el día más que lo que comen en el colegio. Incluso hay algunos que se llevan el pan a su casa para poder cenar", explica Ana Sequí, coordinadora del Proyecto de Infancia en España de Ayuda en Acción. Esta ONG de cooperación internacional se dedicaba hasta hace tres años a luchar contra la pobreza infantil en los países en vías de desarrollo. En España se limitaban a hacer campañas de sensibilización. Sin embargo, desde 2013 han empezado a replicar su modo de trabajo del tercer mundo en España. "Cuando vimos esa situación y los recortes en becas de comedor y material escolar, empezamos a darnos cuenta de que había niños que se estaban quedando atrás porque no tienen una alimentación saludable, no tienen recursos para poder estudiar o no pueden ir a las actividades extraescolares, que también es parte de la formación", dice Sequí.

Gracias a un reciente cambio de metodología del gobierno en la medición, la tasa de niños españoles en riesgo de pobreza pasó del 28,9% en 2009 al 26,7% en 2013 (el último año del que hay estadísticas). Sin embargo, según el antiguo modo de medición, en 2012 la tendencia era inversa: del 26,5% en 2009 al 28,9% en 2012. En cualquiera caso, el índice es considerablemente mayor que el del 20,4% de la población general.

El nuevo cálculo sitúa el umbral de la pobreza en ingresos que no alcanzan el 60% de la renta media anual. Como en estos años esos ingresos medios han descendido, la situación ha empeorado de forma considerable. Unicef hizo un cálculo de niños pobres en España tomando como base el umbral de pobreza de 2008: entre ese año y 2012 el porcentaje había subido del 28,2% al 36,3%, lo que equivale a 2,2 millones de menores.

Este cómputo cuadra mejor con lo que se encontró Ayuda en Acción sobre el terreno. En el curso 2013-2014, la ONG comenzaron a otorgar becas de comedor o de material escolar, a coordinar revisiones médicas e incluso a dar cursos de formación para el empleo a los padres de familias necesitadas. Ayuda en Acción trabajó con 21 escuelas en su primer año; en el presente han subido a 30, pero reconocen que reciben muchas más solicitudes. "Nos llegan un montón de demandas de colegios con necesidades que no podemos atender", advierte Sequí. Su nueva labor en España replica su modo de trabajo en los países en desarrollo. "Actuamos en localidades siempre con el foco puesto en la lucha contra la pobreza, el apoyo a la igualdad de oportunidades y el desarrollo local. Nuestra filosofía aquí es la misma: actuamos en el centro escolar pero el objetivo es que esos centros se conviertan en motores de cambio", detalla la activista.

En los últimos años, los españoles se han ido familiarizado con expresiones como pobreza infantil, crisis alimentaria, precariedad laboral, fenómenos que se consideraban propios de países del  tercer mundo, o que se creían extintos en nuestro territorio. Otros tipos de pobreza, que no formaban parte de nuestro vocabulario, son la energética o la de medicamentos, y han irrumpido con fuerza. Todas ellas son distintas caras de una misma realidad. La crisis económica y, particularmente, el desplome del empleo han cogido por sorpresa a miles de familias y las han lanzado a una espiral de empobrecimiento que les ha obligado a renunciar a elementos básicos para tener una vida digna: la salud, una alimentación apropiada, la luz o la calefacción.

A pesar de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, asegura que España es "un país de primer orden" y tilda de "tristes" y "radicales" a los que "andan por ahí diciendo lo mal que van las cosas" y que pintan "una España negra", lo cierto es que cada vez son más los ciudadanos que se están quedando atrás, totalmente desprotegidos por el menguante Estado de bienestar. 

Según la Encuesta de Condiciones de Vida del año 2013, y gracias a la nueva metodología, la tasa del riesgo de pobreza era la misma que en 2009 (20,4%), el año más antiguo con la que se compara. Esto, a pesar de que en ese lapso de tiempo la renta media anual por persona había descendido desde 11.318 euros a 10.531. Si se considera el riesgo de pobreza y exclusión social, que es el valor de referencia en Europa para calibrar las carencias sociales de la población y que además de la pobreza monetaria incluye las privaciones materiales severas y la baja intensidad en el empleo, el porcentaje subía en 2013 hasta el 27,3%.

Esto equivale, de acuerdo con un informe de la Red Europea de Lucha Contra la Pobreza, a 12.866.000 personas, 1.320.216 más que en 2009. Según la Red Europea de Lucha contra la Pobreza, hace tres años había tres millones de personas en situación de extrema pobreza, es decir, que viven con menos de 307 euros al mes. Eran un 6,4% de la población, frente al 3,5% de 2007.

Desahucios

El primer síntoma de lo que se avecinaba fue la crisis de los desahucios. Miles de familias, cuyos miembros se quedaban sin trabajo, se veían incapaces de pagar las hipotecas que habían firmado por 30 o 40 años y cuyos tipos de interés, además, comenzaron a subir de golpe. Matías González sufrió dos de ellos: uno, en el bar con el que llevaba ganándose la vida durante 15 años en Santa Coloma de Gramenet. Desde 2002 arrastraba una deuda por unas obras de insonorización que el municipio le obligó a hacer y llegó un momento en que no pudo afrontarlo. "No podía pagar y quise traspasar el negocio, pero, como debía un mes de alquiler del local, la dueña me denunció y ya no pude", explica. Se quedó sin ingresos a los 53 años. Además, su mujer lo había dejado con sus tres hijos. Así que después comenzaron los problemas con la casa.

González pudo evitar los dos primeros intentos de desahucio con la ayuda de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y finalmente, tras colarse en la sede central de Bankia disfrazado de preso, consiguió, en septiembre de 2013, que el banco le condonase la deuda a cambio de la entrega del piso. Ahora sobrevive con 426 euros de la renta activa de inserción (RAI) y con otras ayudas como la del banco de alimentos en una vivienda de alquiler social en una zona marginal, lejos de su barrio y de sus amigos, con su hijo menor, de 20 años, en paro, como él. "De momento vamos tirando así. Tampoco tengo vicios. Lo malo es mi hijo, que tiene 20 años, y no le puedo dar ni cinco euros para poder salir a algún sitio", se lamenta.

Marisa Juan es trabajadora social sanitaria en el centro de salud de El Arrabal, uno de los barrios más antiguos de Zaragoza. Hasta hace unos años quienes se acercaban a su oficina lo hacían por cuestiones relacionadas casi únicamente con la salud, pero ahora los problemas se han diversificado. "Las situaciones que atiendo tienen que ver más con necesidades básicas, como el alquiler del piso y los gastos de vivienda, como la comunidad, la luz o el agua", explica. "Sobre todo viene mucha gente que necesita dinero para comprar alimentos o que abandona su medicación porque no puede comprar los fármacos". Antes, asegura, atendía un tema relacionado con la alimentación "cada muchísimo tiempo". "Eran colectivos en situación de marginalidad como transeúntes, alguna persona del colectivo gitano. Eso ha cambiado y todos los días viene gente que llevaba una vida normal y que trabajaba para pagarse la vivienda y la comida", dice.

Marisa Juan conoce el caso de un matrimonio que ha decidido separarse pero debe seguir unido porque no puede permitirse pagar dos alquileres; el de una anciana que perdió su casa por avalar al nieto; el de una mujer que ha tenido que acoger en su hogar a sus dos hijos ya casados y en paro con sus respectivas familias, y mantenerlos con una pensión mínima de 365 euros "y recordarles que son buenas personas para que no salgan a robar".

Situaciones como la de José Antonio Medina, un pintor de brocha gorda malagueño, de 49 años, quien hace casi cinco años, tras separarse de su mujer y perder su trabajo, se trasladó a Zaragoza, donde vivía un hermano, en busca de un cambio de aires. Aunque tiene también experiencia como albañil y en una imprenta, en todo este tiempo no ha encontrado trabajo. "Estoy metido en bolsas de trabajo, me hacen entrevistas, mando currículos por correo, pero no hay respuesta. No sé lo que pasa", explica en el salón del pequeño apartamento donde alquila una habitación con derecho a cocina por 220 euros al mes. Por la ventana, se ven tres tiendas (una pollería, una frutería y una charcutería) cerradas desde hace meses por la crisis. Su familia, a pesar de que son siete hermanos, no puede ayudarle porque todos atraviesan apuros. La última ayuda pública que recibió, de 426 euros al mes, se le terminó en junio y desde entonces está esperando la respuesta a su solicitud de renovación. Por eso ha tenido que acudir a distintas instituciones para sobrevivir en los últimos meses. Va a un comedor social y Cáritas le estuvo pagando hasta octubre el alquiler. Ahora debe cuatro meses, "pero por suerte la dueña del apartamento entiende la situación y voy aguantando". Medina padece de tensión y colesterol altos y los medicamentos le cuestan 42 euros al mes.

A través del centro de salud, accedió a un programa subvencionado por el Gobierno aragonés y el Ayuntamiento de Zaragoza que le cubre ese gasto. "Yo antes vivía normal", cuenta. "Tenía mi trabajo y no sabía nada de Cáritas, ni sabía de medicamentos, ni nada. Esto te pilla como un jarro de agua fría por la cabeza", se lamenta José Antonio, que ha sustituido la brocha gorda por el pincel y pinta cuadros para mantener la cabeza ocupada."Me levanto y me pongo a pintar. Me relaja mucho. Cuando no, ando, hago un poco de deporte. Me distraigo, lo que no puede ser es quedarse bloqueado, quedarse estancado con pena. Hay que ser activo", relata. No obstante, no ve una salida inminente a sus penurias: "Yo ya voy viviendo el día a día. Yo ni tengo presente ni tengo futuro, sólo el día a día".

Medicamentos, gas, luz

Farmacéuticos Sin Fronteras, que es la organización que le proporciona sus medicinas, empezó en 2004 a atender a pacientes en situación de pobreza en España. Sin embargo, hace dos años, cuando entró en vigor el copago farmacéutico, vio cómo empezaba a cambiar el perfil de las personas que requerían su asistencia. "Se fueron los pacientes sin apenas ingresos o con cero ingresos (a los que el nuevo sistema suministra los fármacos gratuitamente) y pasamos al paciente que tiene una media de ingresos mensuales de 500-600 euros y que tiene a su cargo hijos o nietos", cuenta Ángel Huélamo, director de la ONG. Para esta población, que tiene problemas para llegar a fin de mes, pagar un 30% o un 40% de una medicina puede resultar una carga onerosa. Muchos han tenido que interrumpir sus tratamientos. "Son personas en riesgo de exclusión cuyas líneas de salud más problemáticas vienen derivadas de la malnutrición y de distintos problemas sociales que pueden conducir a la depresión", dice Huélamo.

Según la última Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística, el porcentaje de personas con dificultades para llegar a fin de mes pasó del 59,1% en 2007 al 67% en 2013 y, entre éstas, la cifra que más subió fue las de aquellas que tenían "mucha dificultad": del 11,1% al 18,6% (equivalente a 8,6 millones de ciudadanos). Otro dato que refleja este estudio es el aumento de aquellos que no pueden permitirse mantener su vivienda con una temperatura adecuada; pasó del 5,9% de la población en 2008 al 8% en 2013. Un problema que según la Alianza Contra la Pobreza Energética, surgida en Barcelona para poner freno a los cada vez más frecuentes cortes de suministro que afrontan miles de hogares por no poder la factura de la electricidad o el gas, no para de crecer.

En 2013, de acuerdo con datos de la Asociación de Ciencias Ambientales recogidos por la Alianza, se produjeron en España 75.000 cortes de gas por impago (un 84% más que el año anterior) y más de 1,1 millones de interrupciones del servicio eléctrico por la misma causa (un 24% más). "Y desde el año pasado hasta este nos encontramos cada vez más casos", asegura Tatiana Guerrero, portavoz de la Alianza. "Cada vez hay más gente que está en el paro y la tarifa ha subido un 70% desde 2007. La mayoría ya no puede hacer frente a este pago".  Lo sabe bien Carmen Grúas, quien tras pasar tres años en paro y desahuciada del apartamento alquilado en el que vivía con sus dos hijos, el año pasado tuvo que hacer frente con los 426 euros mensuales de la RAI a un alquiler social de 157 euros y a sus gastos y los de su hijo de trece años (la mayor se fue a vivir con su abuela). A pesar de que tras el desahucio sufrió una pulmonía, el pasado invierno lo pasó sin calefacción. "Tenía una estufa pequeña. La poníamos un rato en la habitación y nos cubríamos con mantas. Una vez puse la calefacción y me llegó una factura como de 180 euros", afirma. Esto le ha costado dos resfriados y, aun así, no pudo hacer frente a las facturas y ha acumulado con Endesa una deuda de 500 euros. "Este año con el frío que hace hemos decidido poner la calefacción. No sé cuánto me va a subir la factura y si es muy grande sé que no la voy a poder pagar. Ya lo solucionaremos de alguna manera. Lo que no vamos a hacer es enfermar", dice con resignación.

Trabajadores pobres

Como tantos españoles, Grúas no puede permitirse caer enferma después de haber conseguido por fin un trabajo, temporal y a tiempo parcial, como limpiadora en una escuela de teatro. Le pagan 500 euros, apenas 76 más que la renta que cobraba hasta ahora. "Por supuesto, lo he cogido, yo no quiero vivir de pagas, yo quiero trabajar", asevera. Antes, empleo y pobreza eran términos disociados en España. Pero con casi cinco millones y medio de parados, la reducción del salario medio en más de 600 euros en tres años (de acuerdo con los cálculos de la Unión General de Trabajadores), y el avance del trabajo temporal y a tiempo parcial, ha regresado la figura del trabajador pobre. 

Con 3,3 millones de parados de largo duración y una tasa de protección al desempleo en el 31,6% (lo que deja a 3,8 millones de personas sin trabajo sin prestación), la gente acepta cualquier trabajo que le ofrezcan. Esto se aprecia en las profesiones que durante los años de bonanza fueron abandonadas por los españoles y asumidas por inmigrantes. Trabajos como el cuidado de ancianos, la limpieza o el campo han sido ahora retomados por los nacionales. Blanca Corroto, presidenta de la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) en la provincia de Toledo, tuvo que ir durante seis años seguidos, entre 2003 y 2008, a reclutar a trabajadores de Polonia y Rumanía para las recogidas de la uva y la oliva. "Esto fue debido a la falta de mano de obra que teníamos en estos sectores", sostiene. "Desgraciadamente, la situación en España cambió y ahora tenemos mano de obra española", señala. "A partir del año 2009 fue cuando empezó más a volver. Hemos tenido unos años de mucha gente ofreciéndose para trabajar en el campo y no podíamos contratar a todos".

Incluso en la prostitución, las mujeres españolas han empezado a recuperar el terreno cedido a las inmigrantes. "En un principio el terreno fue tomado sobre todo por latinoamericanas y luego se incorporó todo el mercado de la Europa del Este, pero ahora las españolas han vuelto al oficio", confirma Paula Vip, presidenta de la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex). Esta asociación lleva a cabo desde el año pasado cursos para orientar e informar a quienes quieran iniciarse en la profesión, y se han visto sorprendidas por la numerosa respuesta que han obtenido. Todas las participantes eran españolas, "sobre todo universitarias y empresarias, o mujeres emprendedoras en cualquier caso", subraya Vip. Entre las participantes en el primer curso estaba Arianna Frega (nombre artístico, como el de Vip), que hasta hace dos años tenía una empresa en el sector de la construcción y otra en el de la hostelería. Pero en la primera, su socio la estafó y le dejó con una importante deuda.

"Cuando me quedé sin la empresa, con la hostelería no llegaba a fin de mes para nada", cuenta Frega. "Además de la deuda, tengo una hipoteca y los gastos mensuales se me iban acumulando. Llegué a un punto en que me dije que no podía seguir pidiendo más dinero a la familia". Supo del curso de Aprosex por Internet y decidió pagar los 50 euros que costaba, una cantidad considerable para ella en aquel momento. Ahora, gracias a su trabajo como escort, ha logrado salir adelante: "Sigo teniendo la deuda pero voy más tranquila porque voy generando unos ingresos y llego a fin de mes y voy pagando la deuda". 

El caso de Arianna es representativo de cómo la crisis está golpeando a gente de todos los estratos. Sin embargo, las más afectadas están siendo una vez más las clases bajas. Guillermo Fernández, técnico del equipo de estudios de Cáritas, sostiene que en contra del pensamiento general "todo el mundo piensa que la crisis se ha repartido de la misma manera en el conjunto de la sociedad, pero realmente no todo el mundo ha perdido lo mismo; han perdido mucho más los que estaban abajo y además, como tenían menos, se han quedado sin nada". En términos puramente monetarios, "donde se ha producido la caída fuerte es en el grupo que gana del 20% para abajo, las clases medias han perdido un poco, pero no demasiado, y las clases más pudientes han mejorado ligeramente su posición", afirma. 

Pese a los anuncios de mejora económica del Gobierno, "los datos de memoria de registro de la gente que acude a nosotros nos indican que la crisis se sigue manteniendo", sostiene Fernández. "Calculamos que estamos atendiendo en este momento en España a en torno a dos millones y medio de personas, en conjunto", añade. 

Fernández señala que el fenómeno de la pobreza ya era considerable antes de la crisis, pero estaba oculto. Sin embargo, comenta, durante la crisis "se han producido dos fenómenos muy graves: que cada vez más problemas afectan a más familias y que además esos problemas se acumulan más en determinado grupo de familias". Fernández apunta como algunos de los colectivos más afectados a las familias numerosas, las mujeres solas con hijos, la población gitana (que ha pasado de un índice de exclusión social del 40% al 75%) o los jóvenes, "sobre todo matrimonios que habían empezado a tener algún hijo y a construir su proyecto vital".

Gitanos e inmigrantes

Pero si ha habido una población particularmente golpeada ha sido la inmigrante. Mientras que entre los españoles la tasa de riesgo de pobreza fue en 2013 del 16,5%, de acuerdo con la Encuesta de Condiciones de Vida, entre los extranjeros de países de la Unión Europea, alcanzaba el 35,1% y entre los extracomunitarios, el 47,8% (un año antes, con la antigua metodología, estos porcentajes eran del 18,5%, 31,2% y 46%, respectivamente). Ni siquiera los 15 años que lleva en España le han librado a Patricia Armendáriz, una ecuatoriana de 41 años, de recibir de lleno el impacto de la crisis. Durante sus primeros años en el país, en Valencia, se ganaba la vida bien limpiando casas. Se casó con un boliviano con quien tuvo tres hijas españolas e incluso con su sueldo y el de su marido de albañil se metieron en una hipoteca. 

Pero hace seis años su esposo perdió su trabajo y le tocó a ella cargar con todo el peso de la familia. Además, la mensualidades de la hipoteca pasaron de 600 a 1.000 euros, luego a 1.100. Hasta que no pudieron pagar más. El banco les quitó el piso y les dejó con una deuda de 170.000 euros que no para de crecer con los intereses. “Con tres niñas es muy desesperante. Al principio me costaba muchísimo. Para mí era muy duro porque parecía que no iba a poder”, relata Patricia. "Me enfermé de los nervios, me empezaron a salir granos por toda la cara. Ahora me estoy curando porque con todo esto he adquirido fuerza y digo que sí puedo. Me da igual que un día no tenga trabajo y quizás no tenga qué darle de comer a mis hijas, pero pienso que como sea aparecerá la comida". Ella sigue limpiando, pero cada vez hay menos trabajo y las tarifas del sector han caído de 10 a 5,5 euros la hora. Subsisten en parte con la ayuda que les proporciona Cáritas de la Parroquia de San Leandro, en el barrio de Mestalla.

La calle en la que está la agencia de la organización humanitaria "divide el barrio en dos partes", indica Ángel, el tesorero. "Hacía un lado es la parte en la que hay viviendas de inmigrantes y en la otra parte es donde el nivel es muy elevado, de clase media alta. Hay una disparidad muy grande". Antes atendían casi exclusivamente a inmigrantes. "Ahora llevamos cuatro años en que aparecen los españoles", comenta Ángel. "Muchas veces son pensionistas que tienen uno o dos hijos que se han quedado sin trabajo, se les ha acabado el paro y tienen que ayudarles".

En casa de los abuelos

En efecto, como cada jueves, los voluntarios de Cáritas reciben a la gente que acude al centro para solicitar ayuda. De dos en dos, van escuchando los problemas de cada uno en un salón en el que se han dispuesto varias mesas con sillas para realizar las entrevistas. Antes, los solicitantes deben esperar en un cuarto con sillas a modo de recepción. La mayoría son extranjeros, pero entre ellos se ve a algún español con gesto de incomodidad. "Al español se le hace muy cuesta arriba el estar aquí sentado, rodeado de inmigrantes. Para ellos es un golpe muy fuerte, porque ellos no pensaban nunca que se iban a encontrar en esa situación", comenta Ángel. "Les da vergüenza y miedo porque no saben si de esa situación van a poder salir", le secunda Pilar, la directora del centro. "A veces dependen los nietos de ellos. Les dan ayuda con la pensión que tienen, pero no quieren que los hijos se enteren de que vienen a Cáritas a pedir ayuda". La mujer explica que hay muchos matrimonios con hijos que han tenido que abandonar su hogar e irse a vivir con los padres de alguno de los dos. Según una encuesta llevada a cabo por la organización humanitaria, en todo el país hay 314.000 hogares en esta situación. 

Guillermo Fernández alerta de que "la cohesión social de nuestro país se está resquebrajando” debido a que está desapareciendo la movilidad social entre los grupos en situación de exclusión. “Para que una sociedad genere cohesión tiene que haber movilidad interna, sobre todo hacia arriba. El problema es que ahora se ha cerrado la movilidad ascendente y hay mucha movilidad descendente". El especialista considera que "todavía no estamos en una situación límite, todavía se puede revertir", pero es escéptico respecto a las perspectivas de recuperación que ofrecen los analistas económicos y, por supuesto, el Gobierno. "Desde nuestro punto de vista eso no se ha trasladado ni creemos que se vaya a trasladar en el medio plazo a la gente que lo está pasando realmente peor", advierte. Por ello, asegura, para afrontar la pobreza no va a ser suficiente con la vía del empleo, sino que es perentorio aumentar el volumen de gasto en políticas sociales.

"Cuando llegamos a los colegios hablando de pobreza en otros países, los profesores nos empezaron a contar que había niños que no comían en todo el día más que lo que comen en el colegio. Incluso hay algunos que se llevan el pan a su casa para poder cenar", explica Ana Sequí, coordinadora del Proyecto de Infancia...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Pérez Álvarez

Pablo Pérez Álvarez es un periodista de Zaragoza que ha trabajado durante varios años en países de América Latina como México, Colombia, Perú y Argentina, en agencias de noticias internacionales y colaborando con distintas revistas y medios digitales fundamentalmente de España y México.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí