1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Berlín

Así ven los alemanes a los bichejos del Sur

Sebastian Schoepp Berlín , 19/02/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Durante siglos, los alemanes vieron el sur de Europa como un lugar donde refugiarse de su propia furia trabajadora. Goethe, Max Weber y Heinrich Heine encontraron allí inspiración y brío que impulsaron su pensamiento y sus obras. Cada año siguen su ejemplo millones de compatriotas que viajan a Italia, a España o a Grecia para descansar de sí mismos, de su eficiencia y del ganar dinero. Pero desde que Alemania convive con los países del Sur en la casa común del euro, la región mediterránea ha caído en la consideración de muchos: de destino de ensueño ha pasado a ser una metáfora de crisis. Los viejos estereotipos muestran su cara más fea. ¿Acaso el Sur no se ha demostrado incapaz de reaccionar por sí mismo? ¿No hubo que presionarles para que empezaran a hacer reformas? 

Pero ahora asistimos a un nuevo cambio. Esta impresión se tambalea con los crecientes indicios de que una renovación europea está en ciernes,  procedente justo de esta región mediterránea. Una renovación que, de momento,  se limita a un sector del espectro político: la izquierda.

La elección de Alexis Tsipras en Grecia y los buenos resultados que las encuestas auguran al nuevo partido Podemos en España han alarmado a los alemanes. A muchos les inquieta porque este éxito de los críticos pone en solfa a la pertinaz canciller Angela Merkel, que asegura que lo tiene todo bajo control de alguna manera y anuncia que ya solo es cuestión de tiempo que España se convierta, ya era hora, en una nueva Alemania. 

Los alemanes, tanto los de izquierda como los de derecha, estarían encantados de que esto fuera cierto, porque significaría que no se tienen que preocupar por los problemas europeos. Ya se ocupará Merkel.  

Pero esta noción está caducando. “Tsipras apuesta por  la confrontación”, tituló tras la victoria de Syriza el Süddeutsche Zeitung, un diario de gran tirada con una línea centrista-liberal. La prensa alemana no deja estos días de alertar de que España se prepara para catapultar al poder a una fuerza política con tesis igualmente provocadoras, Podemos. La marca política todavía no les suena mucho a los alemanes: ni los trabajadores ni los profesionales conocen el nuevo partido. El apellido Iglesias es familiar, pero más por dos famosos cantantes que por el político. Los periódicos y la televisión empiezan a mostrarlo como un “alma gemela” de Tsipras. Tal como están las cosas, no es la mejor prensa que se puede tener en Alemania. 

Quienes proponemos otros puntos de vista no lo tenemos fácil. Como estudié en Italia y en España y mi labor periodística se ha relacionado con la región durante dos décadas, en mi entorno me conocen como una especie de quintacolumnista sureño. En septiembre titulé mi último libro Mehr Süden wagen (Atreverse a ser del Sur) . En él, abogo por el prestigio de la empatía y por el desarrollo de una conciencia de comunidad que se aparte un tanto de la carrera por el éxito personal y de la propaganda de los mercados financieros. Buscamos un título provocativo para los alemanes, que están convencidos de que son los del Sur quienes deben atreverse a ser más como ellos. Así lo expresó, al menos, el corresponsal en Madrid de una televisión alemana en su —nada halagadora— crítica del libro.

Ahora mis colegas y amigos me preguntan por qué los del Sur nos entienden tan mal y a qué vienen esos resentimientos que dieron la victoria a Syriza y ahora se la podrían dar a Podemos. ¿No hemos hecho todo lo posible para salvar Europa? El diario sensacionalista Bild, todavía con una enorme influencia en Alemania, ha publicado una foto de Tsipras con un pie que lo describía como “El griego que quiere quedarse con nuestro dinero”. 

Suelo responder que no se puede obligar a nadie a que aplique las reformas, por muy necesarias que éstas sean. Que deberíamos haber buscado un consenso con los países más castigados por la crisis. Que habríamos necesitado más tiempo y más diálogo. Que los siempre impacientes alemanes no estuvieron dispuestos a esperar. Ahora llegan las facturas por esta presunción y por el dogma absurdo de que “no hay alternativa” a las políticas que se aplicaron.  Este dogma se vendió en Berlín y en Bruselas como una verdad científica.

Desde un punto de vista psicológico podría decirse que los alemanes son incapaces de aceptar las situaciones que entienden como problemáticas.  En cuanto las perciben, se sienten impelidos por una fuerza irreprimible a cambiar las cosas inmediatamente. Esta es una de las causas de su considerable eficiencia y de sus progresos, pero también es el origen de una insatisfacción permanente. Porque es inevitable que, una vez resuelto un problema, surjan otros. 

En la redacción tengo un colega que trabaja con temas italianos. Un hombre cosmopolita y apasionado de las culturas latinas, veterano corresponsal en París y en Roma. Pide —como yo y contra la opinión más extendida entre los alemanes— un plan Marshall para Europa del Sur. Pero, llegado a esta conclusión, se pasa el día rompiéndose la cabeza sobre cómo resolver los problemas de zonas como Calabria y evitar que la Mafia se quede con la mayoría del hipotético dinero destinado a mejorar la situación de la región. Lo veo sufrir como si fuera el primer ministro italiano y el responsable último del buen funcionamiento de todo el Mezzogiorno. Yo intento consolarle: “Acepta que en la Casa europea también vive gente difícil, con la que habrá que tratar. Donde cohabitan tantas culturas diferentes tenemos que aceptar las diferencias”. Él me mira entonces con un punto de desesperación.

Desde un punto de vista alemán, el Sur se comportará irracionalmente si vota a la izquierda y se atreve a un cambio de consecuencias inciertas. La racionalidad es el bien más preciado de los alemanes. Como bien dice una amiga española que los conoce mejor que ellos a sí mismos, soportan muy mal la incertidumbre. El griego Tsipras es la incertidumbre en persona, como se vio cuando anunció su pacto de Gobierno con la derecha populista al día siguiente de las elecciones. 

La izquierda alemana se quedó estupefacta, porque esperaban que Tsipras e Iglesias impulsaran un renacimiento de las izquierdas en todo el continente. Cuando se conoció la nueva coalición en Atenas, la jefa del Grupo Verde en el Bundestag alemán, Karin Göring-Eckardt, se burló del partido Die Linke (La Izquierda): "Ayer se acostaron felices con Tsipras y hoy se despiertan encamados con la derecha populista”. Por suerte, en España no hay un partido de derecha populista con el que Podemos pueda llegar a acuerdos. 

Los pactos con el presunto diablo son ajenos a la izquierda alemana. Ser de izquierda significa aquí sobre todo una cosa: corrección política.  Un pacto con la derecha populista para llegar al poder se interpreta como el colmo del cinismo. Se debe a que el partido Die Linke ha tenido escasa experiencia en el poder político federal . Los demás lo marginan sistemáticamente de todas las responsabilidades federales. Aún pesa el baldón de haber sucedido al Partido Socialista Unificado (SED), que gobernó la RDA con mano de hierro durante cuarenta años. La mayoría de los alemanes rechazan el comunismo con vehemencia. Muchos de ellos, porque padecieron personalmente el marxismo pervertido del sistema soviético. Lo último que desean es un regreso a aquel país gris y pequeñoburgués, vigilado siempre por un servicio secreto omnipresente, del que muchos más ciudadanos habrían huido si no les hubieran disparado cuando trataban de cruzar el Muro de Berlín. 

La RDA como Estado comunista alemán fue una excepción histórica, una secuela de la II Guerra Mundial que se hundió pocos días después de perder el apoyo de la Unión Soviética. Como entonces, un gobierno de auténtica izquierda seguirá siendo imposible en Alemania por muchos años.

La izquierda siempre lo ha tenido difícil en el país de Karl Marx. En la primera democracia alemana, la de Weimar (1919-1933), Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo cayeron asesinados antes de que los eligieran para ningún gobierno. En la democracia de posguerra, la regla han sido los gobiernos de la Democracia Cristiana y la excepción, los socialdemócratas. 

Que, no obstante, siempre se han caracterizado por ser los mejores conservadores del país.  Valga de ejemplo el canciller Gerhard Schröder (SPD), que entre 1998 y 2005 constriñó el estado del bienestar alemán a las leyes del mercado globalizado de un modo tan drástico que sus votantes lo percibieron como una traición. La socialdemocracia no se ha recuperado de aquello. Como el PSOE de Zapatero, no se recuperará nunca. Hoy, el SPD en Berlín solo sirve para darle mayorías parlamentarias a Merkel. 

A pesar de que, sobre el papel, la izquierda alemana obtuvo una mayoría de votos en las generales de 2013. Entre el SPD, los Verdes y Die Linke, la izquierda parlamentaria tiene suficientes escaños para echar a Merkel del Gobierno. Pero en lugar de eso, el SPD pactó con ella una nueva coalición. Lo contrario habría sido embarcarse en un experimento. Los alemanes desconfían de cualquier experimento fuera de las condiciones de un laboratorio.

A los alemanes les gusta su país, sus bosques y esa calma suya que les permite dedicarse a esos inventos que después exportan a todo el mundo.  Pero ahora, ay, “amenaza un tiempo revuelto” en Europa, según señalaba incluso el diario izquierdista  berlinés Die Tageszeitung. No sin inquietud. Los alemanes se están enterando ahora de que esa calma en la que creían solo reinaba en su casa, mientras que el Sur lleva años en un estado prerrevolucionario de intranquilidad creciente. Hace años que no percibían la necesidad de cambios significativos. Tampoco están sometidos a esas élites fosilizadas, corruptas y autosatisfechas que han florecido en España o en Grecia. 

También en Alemania hay corrupción y una casta de ricos cada día más ricos, claro. Pero históricamente, el empresariado alemán se ha comportado a menudo con considerable responsabilidad. Sabían que la amplia participación sindical en las empresas y el estado del bienestar pueden evitar desórdenes sociales. Esta convicción impregnó el consenso entre izquierda y derecha con el que se reconstruyó la industria renana tras la II Guerra Mundial. Un entramado social de núcleo liberal-conservador, pero marcado por la Doctrina Social de la Iglesia, cuyo equilibrio social es destacado por el politólogo italiano Angelo Bolaffi como posible modelo para toda Europa. Merkel suele repetir que la “economía social de mercado” es buena para Alemania. Pocos la contradicen hoy entre Hamburgo y Múnich. 

El gran error cometido por los alemanes en esta crisis fue el intento de transferir sus particularidades económicas a países cuyo desarrollo histórico ha sido bien diferente del suyo y que funcionan de acuerdo con otros criterios económicos. Lo que funciona en Alemania, decía el credo alemán, tiene que funcionar fuera. Una convicción que se tambalea ante el nuevo auge de la izquierda en el Sur. 

Mi estimado colega Claus Hulverscheidt, que lleva el tema de la crisis del euro en la sección de Economía del Süddeutsche Zeitung,  es un analista frío, en las antípodas de cualquier romanticismo político, libre de cualquier sospecha de quintacolumnismo sureño. Defiende que serán necesarias unas reformas estructurales que sienten las bases para un crecimiento económico sólido. Sin embargo —y esto es una novedad en Alemania—, también él admite que las reformas requieren tiempo y paciencia. 

Según escribió tras la victoria de Syriza, “en una democracia, nadie puede exigirles esta paciencia a personas para las que todo va a peor continuamente”. Así que también Merkel “tendrá que adaptar su estrategia a esta realidad”. Una noción tardía que, sin embargo, sugiere que el giro izquierdista de sus socios está obligando a que los alemanes entiendan mejor la realidad del Sur. 

Sebastian Schoepp es periodista de Internacional del Süddeutsche Zeitung y autor de varios libros; el último es Atreverse a ser del sur: Mehr Süden wagen. Oder wie wir Europäer wieder zueinander finden (Westendverlag, 2014)

http://sebastian-schoepp.blogspot.com.es/

Durante siglos, los alemanes vieron el sur de Europa como un lugar donde refugiarse de su propia furia trabajadora. Goethe, Max Weber y Heinrich Heine encontraron allí inspiración y brío que impulsaron su pensamiento y sus obras. Cada año siguen su ejemplo millones de compatriotas que viajan a Italia,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sebastian Schoepp

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí