1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La aventura de ser autónomo

Los trabajadores por cuenta propia trabajan más horas y ganan menos, son más optimistas, sufren más estrés y disfrutan de menos prestaciones. En España, son más de tres millones

Luis Faci Zaragoza , 26/02/2015

Esteve Boix i Pla

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Si usted es español o vive en España y no ha escuchado quejarse a un autónomo, o nos está tomando el pelo o bien debe visitar con urgencia a su otorrino. Pero ¿están fundadas las cuitas del autónomo? Es cierto que España se caracteriza por un aspecto negativo: el efecto barrera para los recién llegados (los más de 250 euros mensuales que sí o sí hay que pagar) es muy pronunciado. Pero, como contrapartida, también es verdad que el autónomo español tiene un nivel de protección social muy fuerte desde su desembarco.

Aunque, antes, un poco de contexto.

Los trabajadores por cuenta propia suelen dividirse, de forma global, en tres subclases: el autónomo independiente sin asalariados (own-account worker o sole trade en inglés), el económicamente independiente (cuya fuente de ingresos proviene en al menos un 70% de un único pagador) y el que además forma parte de una sociedad (de responsabilidad limitada, habitualmente). La mayoría se encuadra en el primer grupo. Con los datos de la EPA, se puede trazar el retrato de este tipo de trabajador: de mediana edad (el 60% tiene de 35 a 54 años), varón (66,4%), con estudios secundarios (29,1%) y ocupado en el sector servicios (69,9%) -principalmente, en comercio al por menor (19,2%)-. 

En 2014 había -datos de UPTA- en España inscritas en el régimen especial de trabajadores autónomos (RETA) 3.126.593 personas. Esta cifra ha ido aumentando de forma sostenida en los últimos años. En cambio, el régimen general ha perdido unos 350.000 inscritos desde 2012, hasta 12.262.304 (aunque se está recuperando). En el Reino Unido, como veremos, ha habido un boom del autónomo.

La tendencia, sin embargo, empieza a invertirse, lo cual daría la razón a los estudios que ligan el autoempleo con tiempos duros. “El descenso en la creación de empresas durante el último año está relacionado con la mejora de las condiciones del mercado de trabajo, lo que reduce la presión en los individuos a la hora de emprender nuevos negocios por necesidad”, aseguraba el año pasado el Índice Kauffman de Actividad Empresarial (estadounidense). Quizás también tenga algo que decir la inmigración que, según, por ejemplo, un paper de Mari Kangasniemi y Merja Kauhanen, es más proclive a optar por el autoempleo.

Una de las claves aquí podría ser que, pese al optimismo asociado al autónomo, su satisfacción laboral es en realidad menos alta de lo que tradicionalmente se ha considerado.

Sí, han leído bien: optimismo. Éste es uno de los atributos asociados con el autoempleo. Pero hay más. A grandes rasgos, el autónomo ha sido radiografiado como más optimista, más independiente, más estresado, obligado a realizar más horas de trabajo y, a cambio, receptor de menos ingresos. Dawson et al. llegan a la conclusión -con datos del Reino Unido- de que el mayor optimismo que se da entre los autónomos se debe tanto a una predisposición natural a esta condición como a las propias características del autoempleo, es decir, que hay más optimistas que optan por trabajar por cuenta propia y que, por otro lado, las personas que se deciden por el autoempleo aumentan su optimismo mientras desempeñan su labor. 

Por otro lado, si está demostrado que el autoempleo aumenta en época de vacas flacas, también es lógico que en estas mismas temporadas haya un contraste en las cifras de jubilación del RETA y el régimen general; un dato incontestable: en 2011 se jubiló un solo autónomo por cada 27 asalariados. Para pasar a ser pensionista, el autónomo en España necesita cotizar un mínimo de 15 años, umbral que se ampliará hasta 25 en 2027, según la última reforma del sistema de pensiones; mientras, si para cobrar el 100% se necesitaban 35 años, ahora serán 37. Ni qué decir tiene que la querencia del trabajador por cuenta propia a cotizar por debajo de lo que le correspondería por ingresos hace que la jubilación media del colectivo sea inferior a la del régimen general (604 euros frente a 952).

En cuanto a los impuestos, no resulta fácil la comparación entre las dos categorías de trabajadores. Pongamos dos ejemplos teniendo en cuenta que estos cálculos no son exactos porque no incluyen deducciones, mínimos exentos y tampoco tiene en cuenta las escalas salariales. Una persona que cobre 15.000 euros brutos al año, estaría exento de pagar IRPF en ambas categorías. Suponiendo que el autónomo cotizara por el mínimo, pagaría 3.180 euros de contribución, un 21,2%; en caso de poder acogerse a la tarifa plana, bajaría al 7,6% (1.134 euros). En el caso del asalariado, solo debería pagar unos 1.000 euros (6,5%) a la Seguridad Social. Un segundo ejemplo, con unos ingresos de 30.000 euros brutos. En caso de que el autónomo optase por cotizar la base mínima, cobraría netos 21.725 euros, con lo que se dejaría un 27,6% en impuestos. Frente a esto, el asalariado percibiría 20.858 euros, descontando el IRPF de tres tramos y el pago de la Seguridad Social, con lo que abonaría en tasas un 31,4%".

Una de las grandes dudas es si un elevado número de autónomos en un país es sinónimo de salud o de afección. Un vistazo al gráfico de tasas de autoempleo en Europa da una poderosa pista: Grecia, Italia, España y Portugal son -por este orden- cuatro de los seis primeros países. Ahora bien, merece la pena ir más allá.

Esteve Boix i Pla

Esteve Boix i Pla

En el Reino Unido, uno de los países en los que más facilidades se da a los emprendedores, el fuerte aumento de los autónomos unido a otra serie de factores ha desconcertado a muchos expertos. Aquí, los autónomos trabajan alrededor de un 6% más y, sin embargo, la ganancia mediana por hora es de 5,58 libras (7,56 euros), frente a las 11,21 libras (15,18 euros) del empleado por cuenta ajena.

De cada seis nuevos autónomos británicos entre 2008 y 2012, cinco tenían más de 50 años. A esto se une el modo en que se ha disparado el número de empresarios por cuenta propia mayores de 65 años, lo que está muy ligado a la necesidad de asegurarse una pensión mayor ante los bajos tipos de interés actuales. Dhaval Joshi, del BCA Research, alertaba hace dos años -respecto del caso del Reino Unido, aunque se puede extender- de que el hecho de que empleos a tiempo parcial y autoempleos estuviesen sustituyendo a trabajos a jornada completa lograba reducir las cifras de parados, pero a cambio reducía la productividad -una posible solución para el productivity puzzle-. “En resumen, el Reino Unido ha creado un ejército de profesionales independientes mal pagados”.

“Tender hacia un sistema laboral en el que los salarios se mantienen permanentemente bajo presión y en el que los márgenes de beneficio siguen siendo altos tal vez suponga buenas noticias para el mercado, pero no son tan buenas para los autónomos”, concluye The Economist

Comparación con otros países

Pruebe a introducir 'coste autónomos Europa' en Google: encontrará cientos, si no miles, de páginas que le dirán lo poco que se paga en otros países en comparación con España. ¿Es realmente así? 

Primero, tenga algo claro: trazar con un mínimo de seriedad paralelismos entre los distintos sistemas de autoempleo en Occidente es una labor de chinos y probablemente absurda (por ejemplo, ¿quién entra a estudiar las desgravaciones aplicables? O ¿quién iguala después los costes con un nivel de vida uniforme?). Es decir, dude de todo lo que lea. También del famoso gráfico que pulula desde hace tiempo por internet.

Segundo: España tiene problemas, pero no tantos como se cree.

Si algo caracteriza a nuestro país es que la cuota de autónomo viene dada por una aportación voluntaria. “Es excepcional, solo se hace aquí. Es uno de los grandes problemas que tenemos”, dice Celia Ferrero, vicepresidenta ejecutiva de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA). Mucho más habitual es que uno pague en función de sus ingresos: el Reino Unido, Portugal, Francia, etcétera. Causa o consecuencia, lo cierto es que un 80% de los autónomos en España pagan por el mínimo: 264,4 euros (el 29,9% de la base mínima de cotización, 884,4 euros). 

Esto genera un efecto barrera para los recién llegados -hay quejas especialmente amargas al respecto- que se ha intentado paliar con la tarifa plana: 55 euros el primer semestre, 134 € el segundo y 186 € el tercero.

“Si no cambia el sistema es porque, del mismo modo que hay 400.000 autónomos cuyos ingresos están por debajo de 8.000 euros, hay otros 700.000 por encima de los 30.000. Así, los que menos tienen están sobrecotizando y los que más ganan cotizan por debajo de lo que deberían. Si estamos dispuestos a ir a un sistema de tramos, hay que reequilibrar el sistema”, explica Ferrero.

A cambio, la protección social en nuestro país es fuerte: jubilación, accidentes de trabajo, enfermedad profesional, maternidad... “El autónomo, en derechos nominales, está equiparado al asalariado, algo que no ocurre en Europa. Ahora bien, como cotiza un 40% menos que los asalariados, también recibe ese porcentaje de menos en prestaciones sociales”, analiza la número dos de la Federación ATA.

Un último apunte: España tiene una tasa inusualmente alta, en relación con su entorno, de trabajadores autónomos de baja cualificación. Esto se refleja en el elevado porcentaje de autoempleo en áreas como la hostelería o el comercio minorista.

El Reino Unido o Francia son dos de los países donde la barrera de entrada es mucho más liviana (al igual que los trámites para darse de alta). En el primer caso, la cuota es mínima para los que menos ingresan: si percibes 12.000 euros anuales, debes pagar apenas 11,3 euros al mes (se puede calcular en línea); eso sí, tu cobertura sanitaria es básica. Si ganas 36.000 al año, pagas 578 euros de cuota mensual, y ahí ya tus beneficios sociales son mayores. Mientras, solo estás obligado a inscribirte en el VAT (el IVA español) si facturas más de 109.000 euros.

El caso francés es aún mejor, ya que el primer año no hay cuota; esto es así porque el cálculo para cada anualidad se hace a partir del resultado del año anterior. Desde el segundo, se paga un porcentaje en función del tipo de actividad. Las contribuciones sociales en un país con buenos servicios como Francia se acaban notando en la cuota.

En Holanda, la tasa es muy pequeña, de 50 euros, pero aparte debes contratar un seguro sanitario (el más básico ronda los 95 euros) y, a partir de cierto nivel de ingresos, una tasa complementaria: el 4,85% para el seguro sanitario, el 17,9% para jubilación o el 9,65% para una cobertura sanitaria más completa. La primera declaración de IRPF es a los cinco años del alta y el pago del IVA, trimestral.

En Italia es sencillo: tras inscribirte, pagas el 22,2% de tus ingresos brutos y tienes cobertura para baja por enfermedad o maternidad (no para desempleo). También hay que reservar parte de la factura para el IVA. Eso, para el autónomo independiente; si formas una sociedad limitada, la cosa se complica.

También Portugal tiene para el sole trader un sistema simple. El autónomo elige si quiere un grado de protección más básico -obligatorio-, por el que pagará el 25,4% de sus ingresos, u otro más completo, que sube al 32%. Además, está obligado a desembolsar una parte en concepto de IRPF en función de lo que perciba.

El caso de Alemania, un país con tasas muy bajas de autoempleo, es más complejo. Hay que diferenciar entre el Gewerbetreibender (manufacturero o comerciante) y el Freie Berufe (profesiones liberales). Es obligatorio pagar un income tax en función de los ingresos; la tasa efectiva depende de una tasa federal a la que se aplica un coeficiente municipal; el promedio va del 14% al 17%. También el seguro médico obligatorio se paga a partir de cuánto cobres; para un salario de 12.000 euros anuales, desembolsas alrededor de 75€ al mes; para 36.000€, unos 235€ mensuales. Y a esto hay que sumar el IVA.

Si usted es español o vive en España y no ha escuchado quejarse a un autónomo, o nos está tomando el pelo o bien debe visitar con urgencia a su otorrino. Pero ¿están fundadas las cuitas del autónomo? Es cierto que España se caracteriza por un aspecto negativo: el efecto barrera para los recién llegados...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí