1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DOCUMENTOS CTXT / Alegato contra la austeridad

Acabar con el paraíso del acreedor

El discurso de Mark Blyth, profesor escocés de la Universidad de Brown, que abochorna a los socialdemócratas alemanes

Mark Blyth 3/03/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estaba sentado en mi despacho de la Universidad de Brown el 16 de diciembre de 2014 cuando un correo electrónico apareció en mi bandeja de entrada con el título “Herzlichen Glückwunsch – Sie sind der 1. Preisträger des Hans-Matthöfer-Preises für wirtschaftspublizistik”. Se trataba de un premio otorgado por la Fundación Friedrich Eber Stiftung (FES, por sus siglas en alemán), el instituto de investigación cercano al Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), y la Fundación Hans-Matthöfer a la mejor publicación económica en alemán de 2014. Estaba, cuando menos, sorprendido.

Mi libro Austerity: The History of a Dangerous Idea (Oxford University Press, 2013) había sido traducido al alemán recientemente por el servicio de publicaciones de la FES. De hecho, había estado hacía un mes en Berlín para hacer una presentación del libro, que tuvo muy buena acogida. Desde entonces, el libro había recibido muy buenas críticas de la prensa alemana y hasta el Suddeutsche Zeitung hizo una crítica bastante positiva. Algo raro estaba ocurriendo.

Evidentemente, a pesar de la impresión que tenemos en EEUU, en Berlín había un movimiento que rehuía el planteamiento de que “la austeridad es la única manera” de resolver la crisis de la Eurozona, al menos entre los socialdemócratas. Pero ¿cuál es su relevancia?

Tengamos en cuenta que durante las negociaciones para formar la actual coalición con la Unión Demócrata Cristiana, el partido de la canciller Angela Merkel, el SPD pudo haber hecho hincapié en que las políticas diseñadas para sanar a Europa estaban infligiendo un grave perjuicio, algo que reconoció incluso el Fondo Monetario Internacional en 2012. Sin embargo, decidieron no hacerlo.

Es cierto, como saben demasiado bien los políticos alemanes (y franceses), que hablar de Europa no da votos y sólo tiene costes, por lo que no hablar es lo razonable desde una óptica local. Pero no hablar cuando estas políticas inapropiadas se están aplicando a los socios europeos de Alemania es algo desastroso en términos colectivos. De hecho, lo más trágico de esta crisis es que el centro-izquierda de toda Europa no sólo ha aceptado, sino que en muchos casos ha apoyado activamente, unas políticas que no han hecho más que perjudicar a su supuesto núcleo de votantes.      

Así que me premiaron en una ceremonia en Berlín por “pensar diferente” sobre la economía. Martin Schulz, el presidente del Parlamento Europeo, hizo la presentación. Peter Bofinger, la voz de la razón macroeconómica en lo que sería el equivalente alemán del Consejo de Asesores Económicos de EEUU, pronunció un discurso alabando el libro. Yo tenía diez minutos para decir algo útil al final del acto. ¿Pero qué debía decir que fuera de utilidad para los 600 socialdemócratas congregados en aquella sala?

Había estado allí hacía un mes escaso, transmitiendo el mensaje del libro, y no quería hacerlo de nuevo. Quería ser útil y apoyar este cambio de pensamiento, pero también quería recordar al SPD quiénes se suponen que son y lo que se espera que defiendan. Espero que lo que se expone a continuación se percibiera de este modo.   

(Esta introducción ha sido publicada por Blyth en la revista Jacobinmag).

Aquí el discurso: 

Es tanto un honor como una ironía estar aquí hoy recibiendo el premio Hans-Matthöfer a la mejor publicación económica. El honor es, sencillamente, ser reconocido, dada la competencia. Por nombrar a unos pocos de mis colegas aspirantes, Thomas Piketty puede que sea mi economista favorito y Wolfgang Munchau, mi periodista favorito, así que ser elegido entre ellos es un honor.

Pero es también irónico ser distinguido con este galardón en un país que parece, al menos en el nivel de las élites, totalmente insensible al mensaje del libro que se premia hoy. Quizás al menos en esta sala, y entre socialdemócratas, ese mensaje está ganando fuerza.

La austeridad como política económica simplemente no funciona. En los casos en los que sí parecía hacerlo, era algún otro factor el que estaba haciendo realmente el trabajo, normalmente la devaluación de la moneda nacional al mismo tiempo que la expansión de un socio comercial mucho más grande impulsaba las exportaciones a corto plazo. Se recortaban los presupuestos mientras las exportaciones se expandían, pero lo que importaba no eran los recortes, sino la expansión.

Pero ya he estado aquí antes hablando de mi libro, así que aprovechemos los pocos minutos que tenemos hoy para mirar hacia delante en vez de hacia atrás. 

Todas las miradas están puestas en Grecia y en la posibilidad de un impago o Grexit. De hecho, es una situación insostenible para todas las partes. Los griegos no pueden pagar lo que deben, dado que las políticas promulgadas para ayudarles a crecer han tenido como resultado el colapso de casi una tercera parte de su economía. Los jóvenes y los talentosos se han ido, dejando atrás a los pensionistas y al sector público.

Sin embargo, reconocer este hecho y flexibilizar las políticas plantea problemas en países deudores, como Irlanda, Portugal y España, que los países acreedores como Alemania no quieren abordar.

Así pues, ¿cómo podemos avanzar y cuál es el papel de un partido socialdemócrata en el diseño de ese camino?  Destacan dos cuestiones. La primera es a la que me refiero en Austerity como “la falsa promesa de la reforma estructural”. No cabe duda alguna de que los países deudores de Europa necesitan importantes reformas de sus sistemas tributarios, mercados de trabajo, regulación empresarial y otros muchos sectores.

Pero…

1. Cuando decimos “reforma estructural” realmente no tenemos ni idea de lo que esas palabras significan y a menudo recurrimos a ellas como un reconocimiento ambiguo de que la austeridad ha fracasado, o

2. Malinterpretamos lo que hicimos cuando nos referimos a episodios previos de “reforma estructural” y por eso nos extraña que sea imposible para los demás hacer lo que nosotros hicimos en su día.

Déjenme explicarme. La “reforma estructural” solía llamarse “ajuste estructural”. Y los europeos izquierdistas como nosotros solíamos criticarla y calificarla de absurda, ridícula, decíamos que “el neoliberalismo se ha vuelto loco”, y aun así parecemos bastante satisfechos de dar rienda suelta a estas políticas, pese al daño que han causado en los países en desarrollo, entre nuestros socios europeos.

Cuando preguntas por el fondo de lo que significa reforma estructural, parece haber una lista: bajar los impuestos, liberalizar todo lo visible, privatizar todo lo que no esté especificado y esperar que suceda lo mejor. ¿Pero estas políticas no son inquietantemente estadounidenses, cuando no thatcherianas? De hecho, ¿no es esto todo aquello a lo que supuestamente se opone el SPD y algo que jamás aceptaría, en gran medida, el público alemán?

Las reformas europeas adoptan la sutil forma de, simplemente, pedir a todos que sean “más competitivos”. ¿Y quién se opondría a algo así? Hasta que uno recuerda que la competencia entre sí de los principales socios comerciales de una misma unión monetaria genera un problema de “media móvil” de proporciones continentales.

Es estadísticamente absurdo que todos nos volvamos más competitivos. Es como si todos intentáramos estar por encima de la media. Parece una buena idea hasta que te paras a pensar en la inteligencia de los niños de una clase. Por definición, alguien tiene que ser el "menos brillante”, incluso en una clase de genios. 

No obstante, hay que hacer algo al respecto y se nos ha dicho a menudo que Alemania era el “enfermo” de Europa, que el país tomó la “amarga medicina” de las reformas de Hartz y ganó competitividad. Por ello, cuando golpeó la crisis, Alemania sobrevivió y se fortaleció. La conclusión que se extrae de inmediato es que el resto de Europa debe aplicar “reformas estructurales”.

Se trata de una historia popular, pero bastante equivocada, y la aplicación en otros países se basa en una malinterpretación bastante evidente de la historia reciente de Alemania. Christian Dustmann y sus colegas han estudiado esta cuestión en profundidad y han llegado a la conclusión de que lo que realmente hizo que la economía alemana fuera más competitiva fueron tres fenómenos interrelacionados que se produjeron antes de Hartz.

El primero, y lo conozco bien porque estoy casado con una alemana del Este, fue la reunificación. La repentina incorporación de diez millones de trabajadores adicionales al mercado laboral supuso una presión a la baja en los salarios que empezó a ser evidente en torno a 1994.

En segundo lugar, el traslado de los proveedores de piezas de la industria automovilística alemana a los países del antiguo bloque del Este hizo que las exportaciones alemanas fueran aún más competitivas. Esto empezó en aquella misma época.

En tercer lugar, los sindicatos alemanes, al mismo tiempo, se dieron cuenta de que la globalización empezaba al este del Elba y dejaron de reclamar aumentos salariales. La consecuencia fue una reducción salarial que dura casi 20 años y que se enmascaró con las transferencias del Estado del bienestar. De ahí es de donde proviene la competitividad.

Lo que Hartz hizo, una década después, fue eliminar a los jóvenes solteros de la asistencia social y colocarlos en mini-jobs. El resultado fue una expansión del sector de servicios protegidos, y de una baja retribución crónica, que tuvo que corregirse años después con la introducción de un salario mínimo. De hecho, casi todos los empleos creados por Hartz eran trabajos de baja productividad dentro del sector de servicios protegidos.

El sector exportador, la parte “competitiva” de la economía, depende de la demanda generada en el resto del mundo y continúa reduciendo puestos de trabajo, no creándolos, a medida que el capital sustituye a la mano de obra en la producción de alta cualificación.

Si Dustmann et al. están en lo cierto, y creo que lo están, entonces la capacidad de trasladar estas lecciones a otros países es nula. Nadie más tiene una Alemania del Este esperando a vuelta de la esquina para reducir los costes laborales, e incluso si todos la tuvieran, lo que sucedería es que habría una reducción en el consumo agregado que empobrecería a todo el mundo.

La moraleja es que quizás Alemania sólo es Alemania porque el resto “no son Alemania”. Intentar que todos se parezcan un poco más a Alemania sólo puede suponer la expansión de un sector de servicios mal pagado y la introducción de un salario mínimo para compensarlo. No creo que eso sea lo que los defensores de la reforma estructural recomiendan, pero ahí es donde podemos acabar.

El segundo punto nos devuelve a la idea de que nos hemos sentido bastante cómodos hablando de “naciones acreedoras” y de “naciones deudoras”, en lugar de “naciones europeas”, como si ser un deudor o un acreedor fuera una característica nacional. De hecho, uno de los aspectos más ponzoñosos de este periodo y de la política de austeridad es el discurso que genera, ya que reduce formaciones complejas de clase e instituciones a nociones básicas de raza e identidad.

Pero si miramos más allá, los partidos de izquierda deben enfrentarse a un problema mayor, uno que, por desgracia, ellos mismos ayudaron a crear. En los años 70, un periodo que ahora parece bastante benigno, los beneficios empresariales eran muy bajos, la participación del trabajo en la renta era muy elevada y la inflación estaba aumentando. Se nos dijo que era insostenible y se crearon nuevas instituciones y políticas para garantizar que no volviera a producirse jamás esta combinación particular de resultados.  

En este sentido fuimos particularmente exitosos. En la actualidad, los beneficios empresariales son más altos que nunca, la participación del trabajo en la renta se encuentra en mínimos históricos y la inflación ha dado paso a la deflación. ¿Estamos contentos de este cambio?

Lo que hemos hecho en los últimos treinta años es construir un paraíso para el acreedor, con tipos de interés real positivos, baja inflación, mercados abiertos, sindicatos débiles y un Estado en retirada. Y todo ello controlado por las autoridades económicas no electas de los bancos centrales y de otras instituciones no electas que tenían un único objetivo: que ese paraíso para el acreedor continuara funcionando.

En un mundo como éste, ¿cómo podría un trabajador medio conseguir una subida salarial? Es más, ¿cabe alguna duda de que la desigualdad es un problema en todas partes? En Europa esto sucede a escala nacional, y a escala internacional con países acreedores (buenos) y países deudores (malos), donde se deben proteger los derechos de los acreedores y respetar el mantra de que “tienes que pagar tus deudas”.

Incluso en términos de economía del bienestar, es un sinsentido. Si el coste de exprimir al deudor es mantener su servidumbre por las deudas, o si las pérdidas para los acreedores son menores que los costes de pagar los intereses de la deuda a perpetuidad, entonces el impago es eficaz, si no moral.

Actualmente es una profunda ironía que a los socialdemócratas europeos les preocupen mucho, como es normal, las clausulas de protección de los inversores incorporadas en la propuesta del Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión (ATCI) con EEUU y, sin embargo, exijan la aplicación de la misma protección de los acreedores a sus conciudadanos europeos sin pararse a recuperar el aliento por el dinero que les “prestaron” para rescatarlos por las malas decisiones de préstamo de sus propios sistemas bancarios.

Algo ha ido tremendamente mal cuando la socialdemocracia cree que esto está bien. No lo está. Porque evita la pregunta fundamental: “¿Qué defiendes, si defiendes esto?”. Los socialdemócratas alemanes, herederos como son de Rosa Luxemburgo, son corresponsables de que exista un paraíso para el acreedor. ¿Es eso lo que realmente quieren ser? La historia moderna europea ha girado muchas veces en torno a las decisiones del SPD. Éste es uno de esos momentos.

Es genial que mi libro haya ayudado a recordarles la pobreza de esas ideas, pero lo importante es que recuperen su voz, no sólo su memoria histórica. Su porcentaje de votos no cae porque no le estén haciendo suficiente sombra al CDU. Cae porque si todo lo que hacen es eso, ¿por qué debería votarles alguien?

Espero que la lectura de mi libro le recuerde al SPD una cosa: que la razón de su existencia es hacer algo más que simplemente permitir un paraíso para el acreedor en Europa. Les agradezco este premio, y espero que el libro nos anime a todos a volver a pensar en la economía que queremos construir para nosotros mismos, nuestros hijos y nuestros conciudadanos europeos.

 

http://www.markblyth.com/

Traducción de Irene García.

Estaba sentado en mi despacho de la Universidad de Brown el 16 de diciembre de 2014 cuando un correo electrónico apareció en mi bandeja de entrada con el título “Herzlichen Glückwunsch – Sie sind der 1. Preisträger des Hans-Matthöfer-Preises für wirtschaftspublizistik”. Se trataba de un premio otorgado por la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Mark Blyth

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí