1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Rivas, la isla de IU

El barrio no decae

Carla Fibla Rivas Vaciamadrid , 5/03/2015

Un carril bici rodea toda la ciudad, como este tramo a la altura del recién inaugurado parque Charlie Hebdo, junto al auditorio Miguel Rios.
Un carril bici rodea toda la ciudad, como este tramo a la altura del recién inaugurado parque Charlie Hebdo, junto al auditorio Miguel Rios. Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En el trayecto de metro que recorre las tres paradas de la extensa ciudad de Rivas Vaciamadrid es difícil hacerse una idea del territorio que en cuarenta años ha pasado de poco más de mil habitantes a 81.000 vecinos; en cambio, en las líneas de autobús, en las que no es extraño toparse con una acalorada discusión por los habituales retrasos que algunos interpretan como "conatos de huelga", aparecen las enormes extensiones de casas adosadas y edificios de menos de cuatro niveles; el poderío urbanístico combinado con zonas verdes y parques que ha convertido el lugar en un ejemplo de desarrollo sostenible.

"Si eres pijo y progre, tu sitio para vivir es Rivas", comentaba un humorista durante el debate que se organizó para inaugurar el Parque Charlie Hebdo, junto al auditorio Miguel Ríos, el 19 de febrero en memoria de las víctimas del semanario satírico parisino. Respondiendo como la avanzadilla a la que ya están acostumbrados sus vecinos, las autoridades municipales invitaron a un debate sobre la libertad de expresión y el papel de medios como Mongolia y El Jueves en España, convirtiéndose, de nuevo, en pioneros.

Las razones generales por las que los ciudadanos de Rivas han decidido vivir en "El barrio" se centran en la calidad de vida, los espacios naturales cuidados y las actividades culturales que han atraído entre otras localidades a vecinos de Vallecas y Moratalaz durante los últimos años. Combaten el calificativo de “aldea gala”, en alusión a que parecen haberse bebido una pócima que les hace seguir votando a Izquierda Unida, siendo una de las escasas localidades regida por esta formación política en la Comunidad de Madrid (el 77% de los municipios están gobernado por el Partido Popular).

"Ojalá no fuéramos una isla política y se votase más a partidos progresistas", explica en un café un vecino después de hacer una larga lista de las ventajas de vivir en Rivas con detalles, como "el domingo llegas al Retiro en ocho minutos en coche”, “hay un carril bici que rodea todo el Barrio” y “muchos padres mandan a sus hijos en bicicleta para inculcarles el respeto por el medio ambiente".

El sentimiento de pertenencia a un lugar del que se sienten orgullosos es general, incluso los más críticos con la gestión del Gobierno municipal lo expresan con el trasfondo de que El Barrio merece un mayor esfuerzo. "Yo amo a Rivas, el lema funciona. La gente se siente parte de ella, es una forma de ciudad que combate la visión de seguridad y miedo que difunde el Partido Popular", concluye un funcionario mientras apura el café de media mañana.

Mientras espera turno en la oficina de Correos, Carlos, empresario, seis años residiendo en Rivas, se muestra mucho más escéptico: "Mis padres viven aquí pero yo viajo mucho y uso poco los servicios de la ciudad. No veo mucha mejoría cuando estoy por aquí, aunque reconozco que en el tema de medio ambiente lo han hecho muy bien. Ni en la Moraleja cuidan los parques como aquí".

La crisis política del partido que logró el "milagro" de Rivas, aún pendiente en los tribunales y que provocó el 12 de mayo de 2014 la dimisión del alcalde José Masa (IU), así como la toma de posesión del actual regidor, Pedro del Cura (IU), no tiene una repercusión espacial en las calles de Rivas. Muchos vecinos reconocen haber seguido con poco interés el enfrentamiento interno y casi ninguno habla de su efecto sobre la idílica imagen de la ciudad. "Yo soy de un equipo de fútbol pero en política prefiero quedarme al margen, no soy de nadie. Los políticos tienen que trabajar honestamente por los intereses de los ciudadanos. Por eso me da bastante asco que exista la corrupción. Que haya indicios en el Ayuntamiento de Rivas significa que es un caso más. La transparencia y la confianza de los ciudadanos es básica, y eso no se ha mantenido aquí. No sé si el alcalde está implicado o no. Pero gestionar Rivas no es como dirigir una empresa, aquí se trabaja para la gente", comenta un vecino.

El alcalde Pedro del Cura en su despacho junto a los premios otorgados a la ciudad por su defensa del medioambiente.

El alcalde Pedro del Cura en su despacho junto a los premios otorgados a la ciudad por su defensa del medioambiente.

El séptimo municipio más rico de España empezó  a ser cuestionado en mayo de 2014 al detectarse irregularidades en las cuentas de la Empresa Municipal de la Vivienda, un desajuste contable de 20,9 millones de euros recogido en el Informe de la Cámara de Cuentas que costó el puesto a José Masa. Además, el Partido Popular presentó el 15 de enero una querella contra la diputada autonómica Tania Sánchez (candidata de IU a la Comunidad de Madrid hasta el 4 de febrero) por unos contratos con Aúpa, la cooperativa sociocultural de su hermano Héctor, firmados entre 2006 y 2008, por un valor de 1,3 millones de euros. El PP también acusa al edil Raúl Sánchez (padre de Tania) y al actual alcalde, Pedro del Cura, de "malversación, prevaricación y tráfico de influencias".

Sentada, esperando paciente un turno posterior, Victoria, propietaria de una tienda de fotografías, lleva 27 años viviendo en Rivas y reconoce que no siguió mucho la crisis: "Me sorprendió lo que pasó en el Ayuntamiento. No acabé de enterarme de lo que ocurría, quizás soy demasiado confiada, pero en el Barrio las cosas funcionan". Una actitud que se repite, tal y como comenta María desde detrás de la barra del bar en el que trabaja: "Lo del Pepe [José Masa, ex alcalde]…, no sé, creo que Pedro [Pedro del Cura] ha hecho muchas cosas por Rivas porque llevaba tiempo trabajando como concejal de Juventud. Pedro es diferente, muy abierto, se relaciona más con la gente desde siempre, no porque ahora esté como alcalde. Y desde que está en el cargo no ha cambiado nada, y ese es un punto a su favor".

María trabaja como camarera en una cafetería del centro de Rivas

María trabaja como camarera en una cafetería del centro de Rivas.

Para Pilar, co-propietaria de una tienda de animales, fue duro pasar de la Sierra de Madrid al paisaje seco, "de paja amarilla", de Rivas: "Ahora me encanta el barrio, hay mucha seguridad y la gente es agradable”. Sobre la crisis en la alcaldía no duda: "No me ha sorprendido porque todos cojean del mismo pie. La gente está molesta pero confían. Aquí se vota a IU y se les seguirá votando aunque en la Comunidad de Madrid se vote a otro partido. Lo hacen muy bien y se nota en la calle. Pagamos muchos impuestos pero merece la pena". Pilar no ve diferencias en la gestión del Ayuntamiento desde el cambio de alcaldes en mayo de 2014. Y puntualiza: "Aquí nos conocemos todos".

Es curioso que Miguel, que trabaja para una compañía de seguros en Rivas pero vive en Illescas (Toledo) sí que señala la imagen deteriorada de Rivas por la crisis interna de IU: "Creo que el asunto de Tania le ha dado muy mala prensa a la ciudad. Aunque, yo sigo pensando que éste es un buen sitio para vivir; no creo que el tema tenga tanto peso como la buena gestión de la ciudad".

Carlos, viene todos los días desde Illescas para vender seguros en un centro comercial.

Carlos, viene todos los días desde Illescas para vender seguros en un centro comercial.

María, que lleva 27 años viviendo en Rivas, opina todo lo contrario a partir de su experiencia como trabajadora en una empresa municipal. "Rivas me gusta, es un lugar con mayor calidad de vida que Madrid, con más zonas verdes para que los niños puedan jugar. El problema es el Gobierno municipal, porque, sencillamente, no existe. Es un desgobierno. Hay muchas guerras internas, y en lugar de gobernar, dejan desprotegidos a los ciudadanos. De hecho, estoy convencida de que la crisis de IU en la Comunidad de Madrid empezó en Rivas". Junto a María, su compañera que aún está en turno de trabajo y prefiere no opinar le anima para que “lo diga todo” mientras asiente a cada afirmación escueta y categórica de María. "El alcalde lleva poco tiempo pero esperábamos más de él. Nosotras trabajamos en una empresa municipal y lo único que pedimos es que se cumpla el convenio que firmamos, que mejoren las condiciones laborales", concluye.

Los piropos y las críticas no parecen estar interfiriendo en la gestión municipal del Ayuntamiento de Rivas. En un espacioso despacho, con los numerosos premios al desarrollo y evolución de la ciudad colocados de forma ordenada en una estantería, y un reportaje enmarcado de Le Monde de abril de 2011 en el que el ex alcalde Masa mostraba satisfecho la instalación de placas fotovoltaicas (Rivas fue el primer municipio de la región en aprobar una ordenanza en 2004 que obliga a toda nueva edificación, pública o privada, a tener placas solares), el principal responsable de la gestión de "El barrio" accede de forma distendida a explicar la situación.

Pedro del Cura cumplirá su primer año como alcalde en mayo. Antes estuvo otros 11 como concejal. Celebrará su primer aniversario, tras la polémica salida de José Masa y el desencuentro que llevó a varios concejales a abandonar sus cargos, concentrado en las elecciones municipales. "Mi organización decidió que fuera candidato después de un proceso de primarias abiertas en el que me ratificaron, fue un proceso entre simpatizantes y militantes, prácticamente sin avales. Concurrí yo solo", explica.

¿Qué ocurre con el Código Ético que aprobó IU en 2006, en el que se plantea que los políticos procesados o imputados por casos de corrupción no podrán presentarse?  "El Código Ético regula situaciones como la que se ha planteado en Rivas, en la que a pocos meses de las elecciones un partido que compite, el PP, te denuncia para intentar sacarte de la carrera electoral. ¿Como funciona? Das la información a tu organización, lo valoran y deciden si puedes seguir concurriendo o no. El Código Ético no dice que se tenga que salir de la carrera electoral de forma automática".

Rivas ha crecido gracias a una emigración en dirección contraria a la habitual, de lo urbano a lo rural. El 80% de sus vecinos trabaja fuera, lo que ha generado uno de los principales retos actuales de la ciudad. "Necesitamos crear un tejido productivo local que genere empleo entre la población e ingresos para mantener los servicios públicos. El crecimiento urbanístico ha permitido obtener esos ingresos, pero ahora necesitamos que sean estables".

Del Cura hace balance de sus nueve meses al mando de la alcaldía destacando las "metodologías del cambio en IU". "Nosotros llevamos tiempo poniendo en práctica procesos para el cambio: la transparencia, la rendición de cuentas de los cargos públicos, con la implicación y participación ciudadana, porque la gestión de lo público les incumbe…".

El alcalde establece una relación constante entre el poder y la ciudadanía, basa su gestión en un diálogo permanente a través de organismos como el Consejo de Ciudad y la Comisión abierta de seguimiento de la gestión en el caso de la deuda (120 millones). "Aprendemos mucho de los ciudadanos porque hay un error muy extendido en política: pensamos que con el cargo nos viene el conocimiento".

Está orgulloso de haber resuelto el asunto de la construcción de viviendas del Sexto Plan que estaba parado desde hace más de un año y asegura que las familias están empezando a recuperar el dinero invertido al renunciar a esas casas. También se siente satisfecho de contar con la participación de los ciudadanos en los plenos al haberlos pasado al horario de tarde, y de la rendición de cuentas en actos como la Audiencia Pública que se realizó el 10 de febrero para informar sobre los contratos del caso Aúpa. "Los medios se hicieron eco del retraso de la audiencia del 5 al 10 de febrero, vinieron en masa para grabar el acto y luego no publicaron nada porque transcurrió con normalidad, los vecinos preguntaron, nosotros contestamos y se resolvieron dudas. Eso no era noticia".

En su opinión, la crisis interna de IU no ha influido en la confianza de los ciudadanos de Rivas porque "no ha supuesto una merma en los derechos, recursos y servicios" pero admite que "puede haber hecho daño en la imagen que hay de la ciudad en el exterior". Al analizar la gestión de su partido en la crisis, Del Cura afirma no sentirse orgulloso de algunas situaciones. "Hubo un debate muy complejo, en ocasiones cruento para las relaciones del equipo. Hay algunos que entienden la política más como confrontación que como síntesis y que deciden qué es excluyente respecto a otra generación. Se trata de cierta melancolía y rabia por cómo una generación decide que con ellos se tiene que acabar el proyecto".

Podemos tiene un peso cada vez mayor también en el panorama político de Rivas, pero Del Cura observa claras diferencias: "Forman parte de una cultura política diferente y les va a costar establecer una estructura organizativa. Les falta generar una vocación unitaria. Podemos es una muy buena marca en cuanto a la ilusión que genera, pero creo que carecen de vocación de unidad. La gente del pensamiento progresista debemos estar lo más cerca posible. A mi enemigo lo tengo enfrente, Podemos es un aliado para cambiar la correlación de fuerzas, la transformación de este país, de la Comunidad de Madrid fundamentalmente, que es lo que afecta a los vecinos de Rivas. Lo que les pido es una actuación de sumar".

"Objetivo militar", son las palabras con las que Del Cura define la acción del PP respecto a Rivas. Asegura que no se cerrará la polémica hasta que no pasen las elecciones municipales de mayo, en las que "el PP pata negra" tiene miedo de su propio resultado ante la gran expectativa de cambio que existe."“Hay un dirigente de Podemos que decía algo que comparto: Como el PP sabe que no puede ser como nosotros, tiene que hacer pensar a la gente que nosotros somos como ellos".

Imposible resistirse a preguntarle en qué falló, según su criterio, el ex alcalde: "En no haber puesto en práctica cosas que habíamos aprendido de él; cuando aparecen los conflictos, las diferencias, hay que dar la cara y asumirlo, ser coherente con lo que decimos. Pepe asumió una responsabilidad política que era consciente que tenía al dimitir, y eso le ennoblece, pero se equivocó en el discurso político, decidió que defender una salida política en torno a la crisis, los ceses, los ataques… Estuvo mal asesorado por su entorno. Un discurso político no se ahoga con un cese, un ataque o un dossier. A pesar de que hay discursos que puedes no compartir, no se puede olvidar que es la organización la que te pone en el puesto, y si te pide que expliques y rindas cuentas debes actuar de forma coherente". 

En el trayecto de metro que recorre las tres paradas de la extensa ciudad de Rivas Vaciamadrid es difícil hacerse una idea del territorio que en cuarenta años ha pasado de poco más de mil habitantes a 81.000 vecinos; en cambio, en las líneas de autobús, en las que no es extraño toparse con una acalorada...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí