1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ENTREVISTA / STÉPHANIE GIBAUD, lanzadora de alertas

"Espero que me llamen de España para contar los abusos del UBS"

La exdirectora de Comunicación de la filial francesa del banco suizo apela a las instituciones españolas a reclamar la información que posee sobre los clientes con cuentas secretas

María D. Valderrama París , 5/03/2015

Stéphanie Gibaud.
Stéphanie Gibaud. ARCHIVO PERSONAL

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Stéphanie Gibaud comenzó a trabajar en UBS (Unión de Bancos Suizos) en 1999 y desempeñó el cargo de directora de Comunicación durante 13 años. Su misión era organizar encuentros entre los ejecutivos del mayor banco de Suiza y ciudadanos franceses con elevados ingresos. Todo iba bien, hasta que en 2009 decidió denunciar las prácticas de evasión fiscal y blanqueo que el banco estaba practicando. 

En 2007, Brandley Birkenfeld destapó en Estados Unidos el escándalo fiscal de UBS. Las alarmas saltaron también en la filial francesa, que se volvió mucho más celosa de su información y respecto de sus propios trabajadores. En ese momento, según cuenta Gibaud, se acabaron las reuniones con empresas asociadas, se eliminaron los puestos de trabajo de sus asistentes y becarios, y se sucumbió a un nerviosismo general. Un día, el jefe de Gibaud acudió a su despacho para pedirle que eliminara ciertos archivos de su ordenador después de que la oficina del director general hubiera sido registrada, orden que ella decidió incumplir.

Y es en este momento cuando empieza el tormento de Gibaud, quien, tras denunciar las malas prácticas que descubrió en el funcionamiento de su empresa, fue acosada, espiada y tachada de incompetente y loca por sus jefes en un intento desesperado por hacerla callar. Finalmente, en 2012, la policía financiera contacta con ella, a la vez que se publica el libro del periodista Antoine Peillon Ces 600 milliards qui manquent à la France (Los 600.000 millones que faltan en Francia), lo que hace estallar el caso UBS en este país. Unos 120 ejecutivos del banco se dedicaban a sondear y seducir a las grandes fortunas del país, desde jugadores de fútbol hasta políticos, para convencerles de que abrieran cuentas en Suiza, lo que generó una evasión de capitales que Peillon calculó en más de 590.000 millones de euros.

El lugar donde se celebra esta entrevista es un buen reflejo de la mediática vida que lleva Stéphanie Gibaud desde que estalló el asunto: Les Ondes, el café en la esquina del edificio de Radio France. Gibaud llega 25 minutos tarde porque otra entrevista en la radio se ha complicado un poco. Se sienta aún agitada y se disculpa mostrando todos los mensajes y correos que recibe con peticiones de entrevistas, declaraciones o actos públicos contra la corrupción. "Mira, 27 correos sin responder en las últimas tres horas". Aunque habla a toda velocidad, a veces para y hace un largo silencio en mitad de sus frases, quizá un reflejo de estos siete años de impotencia y rabia contenida. Al verla pasar, nadie diría que esta oficinista de mediana edad se está batiendo en duelo contra un titán de la banca que sigue refiriéndose a ella como una "mentirosa" que busca lucrarse y que no pudo soportar la llegada de un nuevo superior. A pesar de las negaciones, el pasado mes de septiembre las autoridades francesas reclamaron a UBS el pago de una fianza de 1.100 millones de euros para cubrir parte de la multa que le espera. De llegar a probarse los delitos de blanqueo y fraude fiscal, ascendería a 4.880 millones.

Siete años después del comienzo de la pesadilla que cambió su vida, Gibaud sigue sin trabajo pero luchando cada día junto a otros que también se han atrevido a denunciar, como Hervé Falciani o Brandley Birkenfeld, para que acaben las prácticas ilegales de grandes bancos y empresas y se proteja a los insiders, con la creación de una organización llamada PILA (Plataforma Internacional de Activadores de Alertas).

 

Esta semana, varios sindicatos y asociaciones han organizado un acto para mostrarle su apoyo en la víspera de que la justicia decida si UBS la hostigó tras su denuncia, ¿cómo se siente?

El resultado de este juicio es muy importante para mí porque desde que se me agotó el paro en julio de 2014 no tengo ningún tipo de ingreso. Esperemos que el resultado sea positivo, lo que me permitirá vivir durante los próximos años; necesito pasar página, estoy agotada. El UBS se disculpa, dice que ha hecho una tontería y todos tan contentos, mientras que a nosotros nos destrozan la vida. En Estados Unidos los alertadores al menos se llevan una comisión de la parte del dinero que han logrado hacer recuperar al Estado. ¿Por qué en Francia no puede reconocerse nuestra labor? A lo mejor es porque tampoco están del todo limpios y hay cosas que esconder. Usted sabe de lo que hablo, en España también hay corrupción por todas partes. Sin mí no habría habido caso UBS. Soy yo la que va contra ellos, quien presenta las demandas, quien les denuncia en los medios. Tenemos que hacer ruido, hay muchos insidersque ahora se dirigen a mí para pedirme consejo. Tras siete años de esta historia no soy persona, es lo que conlleva hacer lo que he hecho. Pero, al mismo tiempo, no puedo dejar solas a todas esas personas que acuden a mí para denunciar lo que saben, personas que también están siendo aisladas, estigmatizadas, y que son un reflejo de mi misma historia. 

(Nota: Tan solo un par de horas más tarde de la publicación de esta entrevista, se conocía el resultado del juicio de Stéphanie Gibaud contra el UBS. La sentencia da la razón a Gibaud y condena a la banca suiza a pagar 30.000 euros en concepto de daños y perjuicios por el "acoso moral" al que la trabajadora fue sometida tras denunciar las actividades ilegales del banco).

¿Ha obtenido algún tipo de ayuda del Estado francés a lo largo de este proceso?

El Estado francés está absolutamente ausente. Yo he perdido mi carrera, tanto en el sector privado como en el público desconfían de mí, lo que desde mi punto de vista significa que ellos tampoco están limpios; no se limita a los bancos o las aseguradoras, sino que también afecta a las grandes empresas. La deontología es sólo una fachada. El sector público podría necesitar gente como nosotros, que hemos ayudado a los funcionarios del Estado a cumplir con su misión. No habrían logrado ingresar los 19.000 millones de euros de no ser por nosotros, ni podrían decir que van a ingresar otros 30.000 en los próximos años si nosotros no estuviéramos detrás. Pero el Estado francés opina que no hay que remunerar lo que hacemos, ¿entonces de qué vivimos? ¿Abrimos la ventana y nos tiramos? Hemos puesto en el orden del día un problema sistémico, una disfunción aberrante y visible pero que nadie era capaz de apreciar. Hay un debate en torno a la figura de los alertadores, podemos llamarles testigos, insiders, como quiera, pero uno no puede poner en peligro su carrera, su salud, sus noches, batirte solo con un enemigo como si fueras David contra Goliat, y que, además, el Estado no reconozca lo que haces diciendo que no entra en la mentalidad francesa pagar por ese tipo de información.

¿Qué pretenden Falciani, usted y el resto de alertadores unidos en la creación de PILA?

Queremos que la gente pueda dejar un rastro externo a la empresa de forma anónima o no, es decir, que pueda quedar constancia de su denuncia fuera de la compañía y no solo de puertas para dentro, donde las quejas podrían desaparecer rápidamente. Queremos también que el trabajador sea capaz de denunciar lo que sabe sin tener que ser acosado, espiado y desprovisto de su empleo y su carrera profesional para siempre, como me ha ocurrido a mí. Digamos que usted se encuentra con mi situación, descubre una información y lo comunica a la dirección para denunciar una situación irregular, esa denuncia desaparece y además usted es despedido inmediatamente por, supuestamente, haber violado el código deontológico de la empresa. Pero no es cierto, no existe tal código, y la dirección es consciente de lo que está ocurriendo.

¿No podría generar también situaciones falsas en las empresas o denuncias basadas en rumores?

Evidentemente. Si nos hubiéramos conocido hace seis años quizá usted hubiera pensado que estaba loca, pero al final, a fuerza de verificar la información, acabaría descubriendo si estoy realmente loca o no. Usted como periodista tiene los medios para verificar, nosotros también tenemos los nuestros.

¿La PILA tendrá una estructura internacional?

Sí, vamos a crearla también en Bélgica y especialmente en Suiza, allí los insiders no tienen ningún tipo de protección; también existe en España. En Francia vamos a trabajar directamente con los sindicatos, que son muy fuertes dentro de las empresas. Queremos crear una línea telefónica o un correo electrónico, un medio seguro para que puedan poner en cuestión aquello sobre lo que se interrogan. Hay una opacidad increíble que está llevando a una impunidad total. Enseñamos a nuestros hijos a que no roben, les enseñamos a no hacer lo que no se debe, ¿por qué los adultos consentimos que eso mismo ocurra en el mundo empresarial? Estamos podridos hasta el fondo, y si vas contra ese discurso eres un delator, ¿delator de qué? O estás contra la corrupción o formas parte de los corruptos, como ocurre en la mayoría de las empresas. Hay que posicionarse. Afortunadamente, somos muchos los que estamos contra la corrupción.

¿Es el lanzador de alertas la persona ideal para ayudar a los partidos políticos y a las instituciones públicas a luchar contra la corrupción?

Nosotros podemos ayudar a entender lo que ocurre en el interior de las multinacionales, ayudar a descifrar este mecanismo: por qué todo el mundo se calla, por qué nadie ve nada y ver qué se puede hacer para ser más transparentes. Yo lo he hecho y mire lo que me ha costado. Son una panda de amigos que se entienden entre ellos, un pequeño club de privilegiados que se apoyan sobre los hombros de los más desfavorecidos. Todo lo que hacía que presumiéramos de Europa como un ejemplo de democracia ha quedado en nada porque nuestros países están tan corrompidos como otros. Por supuesto, esto no es China o la Rusia de Putin y todavía no matan a los que hablamos, pero nos impiden participar en la vida social, ¿por qué ya no puedo trabajar en una empresa?, ¿por ser honesta? Le hemos dado la vuelta a la tortilla. Ahora resulta que lo que hay que hacer es taparse los oídos, los ojos y la boca. Eso es ser honesto para ellos, igual que hizo el Gobierno de Vichy con los nazis. Eso es muy grave, yo no lo haré nunca. Estamos olvidando los valores de la democracia.

¿España ha tratado de conocer qué ciudadanos se encuentran en su lista?

Nunca. Nadie. Y espero que me llame. Si nadie en España tiene nada que decir, yo tengo mucho que contar. Lanzo el mensaje: que me llamen los españoles. UBS España y UBS Francia forman parte del mismo mercado, que se llama Western Europe, donde también se encontraban Mónaco y Francia internacional, es decir, el circuito off-shore. Y ocurría lo mismo que con Iberia Internacional, España y Portugal: había entre 120 y 150 ejecutivos destinados a convencer a clientes con elevados ingresos para que abrieran cuentas en Ginebra que no serían declaradas en sus países. Ha sido el mismo sistema, copia y pega. Yo trabajaba de forma estrecha con una compañera de UBS en Madrid, en España... [hace una larga pausa y añade indignada] ¡es lo mismo que aquí! Es, al menos, igual de grave que lo ha pasado en Francia. Me encantaría que me preguntaran, porque es el mismo mercado con el mismo jefe que en Francia. ¿Por qué no obligamos a nuestros políticos a dar a conocer los nombres de los 10.000 políticos que figuraban entre estos clientes del UBS? Si queremos saber lo que ocurre no es en los políticos en quienes podemos confiar, sino en la sociedad civil. Ya basta, no puede ser que sigan pidiendo cada vez más esfuerzos a los ciudadanos, ganando menos porque vivimos una crisis. ¡Se han inventado esta crisis! La Unión Europea se está riendo de nosotros y no lo soporto más; los mismos que se han aprovechado de la situación para quedarse con todo nos dicen: "Sí, sí, sabemos que es muy duro". ¿Dónde queda el interés ciudadano? ¿Dónde queda el respeto a la nación? ¿Cómo es posible que sean aquellos a quienes hemos votado los que nos han llevado a esta situación? Si HSBC representa el tráfico de diamantes y el narcotráfico, UBS son los políticos. Nadie se enfrenta a mí porque tienen mucho miedo. Saqué esto a la luz de una forma inocente, pensando que estaba en el país de los derechos humanos, y que el Gobierno sabría ocuparse de este asunto. Pero la realidad es que está igual de corrompido, ¿cómo es posible?

El 28 de abril se presenta en la Comisión Europea una propuesta sobre el Secreto de Negocios que pretende imponer multas elevadas e incluso penas de cárcel a los alertadores. ¿Qué opina?

Es necesario movilizar a la población sobre esto y contactar con personas y asociaciones en España, Alemania, Inglaterra, Italia y en toda Europa para que esa propuesta no prospere. Quieren callarnos, nos están amenazando con cuatro años de prisión y una multa de 400.000 euros. Esto no es sino la intención de ese poderoso 1% de la población de ser más fuerte de lo que ya es hoy día, tomando al 99% restante como rehén. Lo que necesitamos es que la ciudadanía sea consciente de esta realidad.

No hay mucha información sobre esto en la prensa.

Voilà. Es increíble [dice remarcando cada sílaba]. Es increíble que la prensa no se haga eco de este tipo de información porque sus anunciantes presionan con retirar la publicidad si lo hacen. Eso se llama censura, ¿no? Vivimos en repúblicas que se hacen llamar democráticas, y, finalmente, no lo son, no están ahí para los ciudadanos. Hay que despertar a la gente, hacerles ver que la opinión pública ha sido secuestrada por las multinacionales.

¿Qué ha aprendido durante estos siete años de lucha?

Que el mundo funciona como el juego del Monopoly y que la gente juega. Unos juegan con el precio del petróleo, otros con el del oro y los diamantes, otros con el del caf o lo que sea, y hay otros que juegan desde sus propias casas a tener más y más mientras los demás no tienen nada. Volvemos a la época de Luis XIV: un grupo de personas que tienen todo el poder, la Iglesia que no paga impuestos y que tiene mucho dinero, la corte del Rey y después el pueblo: los artesanos y campesinos, que son los que pagan todo.

Estoy decepcionada y sorprendida por el silencio de la gente que vive con miedo de poder perder sus trabajos y sus pocos derechos. Antes, estas situaciones se daban en algunas ciudades o países, pero ahora la globalización hace que toda la población sea víctima. En Francia hay dos millones de niños que no hacen todas las comidas del día mientras que los que tienen todo no son capaces de sentarse educadamente y reconocer: "No nos sirve de nada morir con tanto dinero, vamos a compartir". A no ser que quieran que les entierren como a faraones. No hablo de legalidad e ilegalidad, hablo de seres humanos. Acabaremos muriéndonos de hambre aquí como en los países subdesarrollados, y si no son los ciudadanos los que toman la decisión de que las cosas cambien, no serán los políticos los que lo hagan, al menos no los que hay ahora, que se echan la culpa públicamente de lo que hizo el otro durante su gobierno, y luego se reparten el pastel.


Stéphanie Gibaud publicó en 2014 La femme qui en savait vraiment trop (La mujer que sabía demasiado, Le cherche midi).

Stéphanie Gibaud comenzó a trabajar en UBS (Unión de Bancos Suizos) en 1999 y desempeñó el cargo de directora de Comunicación durante 13 años. Su misión era organizar encuentros entre los ejecutivos del mayor banco de Suiza y ciudadanos franceses con elevados ingresos. Todo iba bien, hasta que en 2009...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí