1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Historia

Franco desde el telescopio

Julián Casanova coordina el libro total sobre el franquismo, con aportaciones de nueve autores y un análisis de la "alargadísima sombra de la dictadura"

Luis Faci Zaragoza , 5/03/2015

Luis Casanova, coordinador del libro `40 años con Franco´.
Luis Casanova, coordinador del libro `40 años con Franco´. Luis Correas

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El historiador Julián Casanova ha coordinado '40 años con Franco', un libro total sobre el franquismo, una panorámica completa -“una mirada telescópica”, dice él- que incluye desde la particular personalidad del dictador hasta apartados como la política exterior, el papel de la mujer, la literatura y el cine.

Empecemos por el final: quizás la principal conclusión a la que uno llega tras leer sus 350 páginas es que las alusiones a supuestos devaneos dictatoriales o totalitarios que se formulan en la actualidad son, por decirlo con suavidad, poco serias. “La gente que cree que esto no es una democracia porque hay corrupción... Una dictadura se caracteriza porque hay una violación constante de los derechos humanos, desde la más física a la psicológica; no hay una sociedad civil que pueda expresarse libremente. Ahora hablamos de otra cosa”, explica Casanova, turolense y catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza. “Compare por ejemplo la Bolivia actual con la de (Luis García) Meza, donde había cadáveres por las cunetas; uno puede pensar que Cristina Kirchner utiliza un sistema clientelar -lo que significa el peronismo en Argentina-, pero de ahí a los desaparecidos... Hay que ser serios: la democracia es frágil, no es universal y hay que cuidarla”.

En el libro, en el que además de Casanova participan otros nueve autores, entre ellos Paul Preston, Agustín Sánchez Vidal y Ángel Viñas, se cita una frase de Salvador de Madariaga que sintetiza bien el desastre que supuso el dictador para España: “El más alto interés de Franco es Franco; el más alto interés de De Gaulle es Francia”. Como recuerda Casanova, ese pasado también tiene implicaciones nacionalistas. “Por eso tenemos tantas dificultades para aceptar una idea de nación, una bandera, un himno. Esa es una sombra alargadísima de la dictadura”, tercia.

Una disfunción que también les afecta negativamente a ellos, a los historiadores. “Imagínese que escribimos sobre Isabel la Católica: los lectores dirían 'fíjate, cuánto saben sobre ella'. Nadie nos cuestionaría. Pero escribes sobre Franco y estás bajo sospecha; el que interioriza su opinión se autoconvence. Dirán: 'Un rojo'. O: 'Preston, ¿quién es Preston?' Y lo que Preston sabe sobre Franco no tiene nada que ver sobre lo que sabe el máximo especialista sobre Isabel la Católica. Pero está bajo sospecha”, lamenta Casanova, quien incide en que ahí también late un “desprecio por el conocimiento científico”.

Dijo Javier Tusell: “Cualquier intento de llegar a una descripción del franquismo y de sus características fundamentales fracasaría plenamente si pretendiera eludir el papel desempeñado por la propia personalidad de Franco”. Eso, recuerda Casanova, no sucede al mismo nivel ni con Hitler: “Podemos discutir todas las etiquetas que le ponemos al régimen, la dictadura va cambiando, pero hay una persona que está al principio y al final. Su último discurso a los españoles, tras los últimos fusilamientos [el 27 de septiembre de 1975], no es 'mirad qué España os dejo', sino 'hay una conspiración judeomasónica...'. Es decir: nada se ha movido desde julio del 36”.

En su capítulo, el historiador ovetense Enrique Moradiellos intenta poner una etiqueta, una denominación al franquismo. Frente al 'régimen autoritario', como lo denominó Juan José Linz, o el 'despotismo moderno', como lo llamaron Salvador Giner y Eduardo Sevilla-Guzmán, Casanova opta directamente por fascismo. “Yo creo que hay un régimen absolutamente fascistizado hasta 1945; a partir de ese año, como le sucede también a Salazar, tiene que soltar amarras”, explica.

Es en ese primer periodo cuando se cometen las mayores barbaridades. Porque a quien aun hoy se empeña justificar el franquismo por un supuesto lado amable -v. gr. el despegue económico, del que luego nos ocupamos-, habría que recordar el coste humano de la guerra y la posguerra. El propio Julián Casanova lo traduce en ceros: “La cifra de víctimas se aproximó a 600.000 personas, a las que hay que añadir 200.000 más que ya no volvieron a España”, afirma. Y añade: “Al menos 50.000 personas fueron ejecutadas en la década posterior al final del conflicto”. “Fíjese -apunta-: en Aragón, que cae en marzo de 1938, aún hay 1.000 asesinados hasta el 1 de abril de 1939”.

A la pérdida de vidas hay que sumar una purga más sutil: las millonarias multas impuestas a los disidentes, una suerte de expropiación forzosa de sus bienes para dejarlos en la miseria. Como dijo Marc Carrillo: “Caer bajo el peso de esa ley significaba 'la muerte civil'”. “Es algo que hemos estudiado en un libro reciente, 'Pagar las culpas'”, recuerda Casanova. “Es una ley de muerte civil porque va a por las familias de los asesinados. Sí, hay una expropiación. Hay desde ilustres intelectuales hasta el último campesino, al que metían una multa de 300 pesetas y a la viuda la dejaban temblando. Incluso en los casos en los que no se llegaba a ejecutar, ya estabas señalado: era la muerte civil, como acertadamente dijo Carrillo”, recalca el catedrático.

Pero vayamos con la figura de Franco. De él hace en el libro Paul Preston un retrato feroz: fue engañado (Hammaralt y Von Filek); “creía que la economía era una de sus especialidades”, cuando en realidad era un zote en esta disciplina; estaba obsesionado con la masonería. “Un personaje francamente mediocre o incluso algo peor”, define Preston. Y, sin embargo, logró eternizarse en el poder.

“Preston también da las claves para entender eso -replica Casanova-. Mediocre o no tenía la habilidad política. Franco sabe moverse muy bien en el poder: da un golpe de Estado siendo militar, es capaz de convencer a Hitler de que lidera a los rebeldes antes de que le hubieran nombrado, es capaz de montarse una aureola de generalísimo, de convencer de que no se ha entrado en la Segunda Guerra Mundial gracias a él -lo cual es un mito desmontado-, que el desarrollo económico es obra suya -otro mito-...”

Franco reclama para sí eslóganes que hoy en día parecen más propios de Kim Jong-un. Millán-Astray dice de él: “Franco es enviado por Dios como conductor para la liberación y engrandecimiento de España”; “es el primer estratega de este siglo”; “jamás se equivoca”. “Lo llamativo -abunda Casanova- es que todo este tipo de elogios la gente acabó creyéndoselos. Y cuando tú tienes un mito tan marcado, una de dos: o lo derrumbas a través de la educación y la cultura o no caen y se van reconstruyendo”.

Casanova recuerda un chiste del fallecido Gabriel Cardona, militar de la Unión Militar Democrática, acerca de Franco que refleja bien lo que expresa Preston. Año 1957; una aguda crisis económica; va un ministro y le dice Franco: 'Caudillo, esto se hunde. Tengo una idea: le declaramos la guerra a Estados Unidos. Estados Unidos viene, nos gana y nos mete un plan Marshall'. Y Franco le contesta: 'Y si, dada mi habilidad militar, ¿ganamos la guerra?'

Dos falsos mitos, aludidos más atrás, sobre Franco. Uno, abordado por Preston: contrariamente a lo que se ha dicho, el dictador sí quiso entrar en la Segunda Guerra Mundial. Si no pudo fue por la maltrecha economía española y porque, como recuerda Casanova, “le pidió a Hitler a cambio más de lo que Hitler le podía dar, empezando por el Marruecos francés”. Otro mito, del que se ocupa Viñas: el despegue económico español se dio no gracias a sino a pesar del caudillo: “Hubo que extraer a Franco su consentimiento con fórceps”, refiere Viñas respecto del cambio de un modelo autárquico a otro más abierto, que facilitó la entrada de capital extranjero. La tesis de que Franco propició esta apertura, apunta Viñas, “puede calificarse suavemente de grotesca”.

Preguntamos a Casanova: una de las cosas que dice en el libro es: “En 1945, Europa Occidental dejó atrás 30 años de guerras, revoluciones, fascismos y violencia. Pero España se perdió durante otras tres décadas ese tren de la ciudadanía, de los derechos civiles y sociales y del Estado del bienestar”. Haciendo de abogado del diablo, ¿no se había perdido ese tren antes incluso de Franco? “Todos los historiadores económicos -responde el profesor de la Universidad de Zaragoza- trazan la idea de que hasta 1936 España estaba evolucionando, de una forma muy clara. Luego hay un parón tremendo. A mí qué más me da que inauguren pantanos, si la ciencia está al servicio del aparato, si hay una endogamia en la universidad absoluta, no hay I+D... Y, por supuesto, nos perdemos a gente como Willy Brandt o Charles de Gaulle”.

Prosigue Casanova: “Es curioso cómo personas profundamente explotadas durante el franquismo, que se marchan del campo al verse obligadas a dejar sus tierras, van a la ciudad y acaban haciendo una fotografía maravillosa de Franco. Esa es la cooptación; también pasaba con el comunismo en la Unión Soviética. Las memorias son muy importante, pero hay una cosa que se llama historia que debe reconstruir lo que sucedió”. De hecho, le recordamos, el Holocausto estuvo enterrado hasta los años setenta. “Y en Israel -repone Casanova- prácticamente hasta después del juicio de Eichman el Holocausto no aparece en los libros de texto”.

Ellos, en todo caso, acabaron revisando las atrocidades pasadas. En España, cuarenta años después de la muerte de Franco, seguimos con el freno de mano echado. “En los años ochenta era normal, pero a principios de los noventa esto tendría que haber cambiado. A mí me sorprende mucho que en un país democrático, moderno, haya personas que tengan problemas para conocer dónde murieron sus familiares, dónde reposan sus restos”, lamenta el catedrático.

De la galería de personajes históricos del franquismo que aparecen en libro, destacamos dos. El primero, Manuel Fraga Iribarne. El hecho de que un personaje como este, el mismo de "la calle es mía", el ministro de Gobernación cuando la muerte de cinco trabajadores en Vitoria en 1976, el político que en 2005 aseguraba que el juicio histórico sobre Franco sería positivo, "tanto sobre 1939 como al final en 1975"; el hecho, como decimos, de que alguien así tuviera la prolífica carrera política que tuvo en democracia ¿es para congratularse del éxito de la Transición o más bien para sentir tristeza? “Cuando se habla de un hombre de Estado... -arranca Casanova-. En realidad solo fue ministro en el régimen, su única trayectoria política nacional fue bajo el franquismo, y en el año durísimo del 76, con Arias Navarro. Hay una sensación como de que Fraga fue un hombre de la Transición que no se explica muy bien”.

El segundo: Pilar Primo de Rivera, de la que Carlos Gil Andrés dice que "nadie en España ha desempeñado un alto cargo político durante tanto tiempo", en referencia a la Sección Femenina de Falange (de 1934 a 1977). "Sobria, austera", soltera de por vida, "dedicada en cuerpo y alma" a la Sección Femenina. Aun en 1983, en sus memorias, se lamentaba por la "ocasión perdida" del 23-F. Es casi un personaje novelesco.

En general, el capítulo dedicado al papel de la mujer en el franquismo se hace terrible. Tanto en el caso de las disidentes -"al negarles la condición de presas políticas, las vencidas fueron identificadas como prostitutas y desviadas morales que debían purificar y redimir para la patria"-, como el colectivo en general, reducido a mero "cuerpo reproductor": "No solo se advertía a las mujeres del grave peligro que corría su salud física, sino que también se las amenazaba con la condenación eterna si decidían libremente controlar su potencial reproductor", afirma Mary Nash, autora de este apartado.

Para terminar, le toca el turno a Ignacio Martínez de Pisón, que hace un alegato optimista ante la España “de la desafección” -término al que el novelista pone reparos-: “España es un país defectuoso, pero sus defectos no son los de siempre”, sostiene. “La suya es una generación que observa que, a tenor de lo que tenemos y de lo que hemos conseguido, no podemos frivolizar en torno a la democracia; lo cual no quiere decir que no seas muy crítico con todo lo que te rodea. Seamos serios”, zanja Casanova.

 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí