1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Un mundo sin coches

‘Mad Max’ será mentira. La progresiva hostilidad de las ciudades unida a las nuevas relaciones digitales y al avance tecnológico anticipan un mundo futuro muy distinto al actual

Pedro Torrijos 12/03/2015

Fotograma de la película `Minority Report´ dirigida por Steven Spielberg.
Fotograma de la película `Minority Report´ dirigida por Steven Spielberg. FOX

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hay un sonido que hace mucho tiempo que no escuchamos, salvo en alusiones metafóricas.

Tic-tac.

La mejora en el aislamiento acústico de los relojes de cuarzo, la sustitución de los despertadores de cuerda por avisos del móvil, incluso la desaparición total del reloj de pulsera en favor del smartphone como dispositivo total han acabado por hacernos olvidar algo que antes era nuestro recordatorio sonoro de la medida del tiempo.

Pero no es el único tic-tac que pronto será solo un fragmento de la memoria. Hay otro más modesto, uno que a menudo nos pasa desapercibido pese a su ubicuidad en el mundo occidental. Es el tic-tac-tic-tac del intermitente del automóvil y, aunque nos cueste creerlo echando una mirada a la hora punta de cualquiera de nuestras ciudades, también está en vías de extinción. Porque vamos hacia un mundo sin coches. Al menos sin coches particulares.

Desde la Ville Savoie de Le Corbusier hasta Madrid-Río, pasando por el plan Cerdá de Barcelona o el trazado completo de Brasilia, los coches han modelado el urbanismo e incluso la arquitectura de nuestras ciudades durante más de cien años. Sin embargo, esa condición de contorno arquitectónica se ha acabado convirtiendo en un obstáculo social. “En el fondo, lo que se está discutiendo es la estupidez del automóvil”, afirmó Paulo Mendes da Rocha hace poco más de un mes en una entrevista en El País. Da Rocha señalaba lo absurdo del tiempo empleado en los desplazamientos urbanos de São Paulo, especialmente los que necesitaban los estudiantes para llegar a las universidades, situadas en las afueras. Además, el arquitecto brasileño amplía el problema a las consecuencias ambientales locales y globales del uso excesivo del automóvil, desde la emisión de gases hasta las guerras por el petróleo. Para solucionarlo, aboga por la ampliación de los sistemas de transporte público y por la peatonalización de los centros urbanos.

Parecen peticiones tan manidas como sensatas pero, ¿le está dando el mundo la razón? ¿Es el coche particular una estupidez? Pues si miramos a ciudades como Ámsterdam o Copenhague, con sus miles de bicicletas inundando el trazado urbano diariamente, la respuesta es rotundamente afirmativa. Pero, ¿y si nos fijamos en el país más enamorado de la cultura automovilística? ¿Qué está pasando en Estados Unidos?

El año pasado, U.S. PIRGs (United States Public Interest Research Groups), organización no gubernamental norteamericana fundada en 1971, elaboró un informe sobre las millas recorridas por los coches particulares estadounidenses cada año. El resultado fue tan esclarecedor que figuró en el primer párrafo del informe: “El Driving Boom se ha acabado”. Tras más de seis décadas de progresivo aumento, el kilometraje había experimentado un retroceso aproximado del 10% anual per cápita en los últimos ocho años. De 10.000 a 9.000 millas por persona y año. Niveles similares a los de 1994. Además, este estudio se solapa con otro quizá más interesante, publicado por  la Universidad de Michigan respecto a las licencias expedidas. En las últimas tres décadas, el número de norteamericanos de 18 años con carnet de conducir ha descendido un 25%; del 80,4% al 60,7%.

¿Y por qué este estudio es más interesante que el anterior? En primer lugar porque, como indican los propios U.S.PIRGs, pese a lo prolongado en el tiempo, el descenso en el kilometraje recorrido siempre ha tenido una relación más o menos directa con las crisis económicas. Sin embargo, el declive en la cantidad de permisos de conducción emitidos parece independiente de los ciclos. El descenso ya era del 19% en 2008, justo al principio de la crisis actual. Y en segundo lugar, pero aún más significativo, porque el segundo estudio permite un análisis sociológico y psicológico. En 1983, ocho de cada diez jóvenes estadounidenses podían conducir; en la actualidad hay un 40% de los jóvenes de la misma edad que ni necesitan ni quieren un coche. Y pongo el énfasis en “quieren”, porque esto es especialmente significativo en un país en el que se puede sacar el carnet a los 16 años y con una idolatría casi religiosa por el automóvil.

Como en cualquier otro aspecto de la realidad, las causas y las consecuencias de esta desafección por el automóvil forman parte de un agregado complejo de capas interconectadas. Las relaciones digitales que han suplido gran parte del contacto real, tanto en el plano social como en el laboral, los precios del combustible y el mantenimiento del coche, la gradual ampliación de medios de transporte público y/o alternativo, el advenimiento de la cultura de la salud y de una cierta conciencia por el respeto al medio ambiente. Todas estas condiciones confluyen y se retroalimentan. Y las ciudades, que son el principal responsable de este cambio, también acaban respondiendo a él generando nuevos motivos para desalentar el uso del coche privado. Aunque sus tiempos tengan más que ver con los tiempos de la política que con los de la población. Pero lo acaban haciendo, y eso no deja de ser una tendencia, un indicador global. Hasta una capital tan tradicionalmente hostil al paseante como Madrid ha peatonalizado parte de su casco histórico, ha restringido parcialmente el acceso rodado a otra gran parte, e incluso acaba de implantar un servicio público de alquiler de bicicletas con un resultado sorprendentemente notable.

Y si los coches no desaparecen, serán intrínsecamente distintos

Sí, no parece que el futuro vaya a ser demasiado propicio para los conductores. Aun así, y pese a todos los signos, cuesta creer que el coche se convierta en un artefacto obsoleto. Entre otras cosas porque, aunque lo sea dentro de la ciudad, seguirán existiendo los trayectos largos interurbanos.

Bueno, en realidad, el desplazamiento entre ciudades podría ser sustituido por un transporte público más flexible y eficaz. Pero quizá deberíamos mirar a un plazo demasiado largo. Lo que convertirá al coche en un objeto innecesario, o cuando menos intrínsecamente diferente, será la evolución tecnológica.

En 2011, el Estado de Nevada firmó una ley que autorizaba el uso de coches autónomos por su territorio. Fue el primer lugar del mundo donde se permitía legalmente el tránsito de vehículos rodados autopilotados. Hoy son ya cuatro los Estados de la Unión con leyes similares y,  según la compañía de seguros Insurance.com, hasta un 86% de los norteamericanos estarían dispuestos a comprar un coche autoconducido.

Parece de ciencia ficción pero en realidad las tecnologías que permiten vehículos autónomos se llevan investigando desde los años 20. Y tiene perfecto sentido; si los aviones tienen piloto automático, los trenes apenas necesitan asistencia del conductor y los barcos pueden ser autonavegados, ¿qué impide que los coches no puedan manejarse solos? El principal obstáculo tiene que ver con las políticas de seguridad y la responsabilidad en caso de accidente. Sobre quién recaería esa responsabilidad, si sobre el dueño del vehículo o sobre el fabricante. Sin embargo, el camino está perfectamente señalado y las principales marcas –no solo de coches- están ya fabricando prototipos autopilotados. Desde Google y Mobileye hasta Mercedes-Benz, Audi, Toyota o Renault. El Self-Driving Car de Google completó en agosto de 2012 un recorrido de más de 500.000 kilómetros por las carreteras estadounidenses. Sin accidentes y sin nadie al volante. Y el Instituto de Ingeniería Eléctrica y Electrónica (IEEE) considera que para el año 2040, tres de cada cuatro vehículos rodados será completamente autónomo.

Los efectos que tendrá el autopilotaje para el coche particular son mucho más drásticos que la mera implantación de la tecnología adecuada. Porque ataca a uno de los principales aspectos psicológicos de la cultura automovilística: la distinción. Si los coches se conducirán solos, si las compañías aseguradoras acabarán prefiriendo ese tipo de coche al convencional y llegará un momento en el que la acción del hombre tras el volante penalizará el seguro del vehículo, ¿de qué vamos a presumir? ¿De qué sirve presumir de un coche que, a todos los efectos, no podemos conducir?

Esto puede sonar peregrino, pero es el motivo esencial por el que existen cien marcas y mil modelos. Está adherida a la condición humana –sobre todo a la masculina-, pero es lo que hace que queramos un coche rojo o amarillo o azul, con más potencia o menor consumo, que sea un utilitario o un todoterreno. Si el coche solo sirviera para cubrir una necesidad de transporte, todos viajaríamos en Trabants soviéticos de cartón-yeso.  El filme Minority Report, dirigido por Steven Spielberg, ya planteaba en 2002 un futuro en el cual los automóviles eran autopilotados y, salvo por levísimas diferencias en el color, básicamente iguales.

Porque, curiosamente, la tecnología hará que los coches cambien en su propia naturaleza. A los que los necesiten, les bastará con coches autoconducidos posiblemente de alquiler o de propiedad pública o semipública. Y los que los quieran, buscaran la distinción en elementos ajenos a la propia conducción e incluso a la pura experiencia del viaje. Serán más grandes, más espaciosos, se convertirán en dormitorios o salones o incluso en casas con piscina y jardín.

Seguramente no los verán nuestros ojos, y es posible que no estén completamente implantados ni para el 2040 ni para el 2054 en el que se desarrolla la cinta de Spielberg, pero lo que de verdad me gustaría ver no son los automóviles del futuro, sino la respuesta que darán las ciudades y las carreteras a un mundo sin coches.

Hay un sonido que hace mucho tiempo que no escuchamos, salvo en alusiones metafóricas.

Tic-tac.

La mejora en el aislamiento acústico de los relojes de cuarzo, la sustitución de los despertadores de cuerda por avisos del móvil, incluso la desaparición total...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pedro Torrijos

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí