1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El edén esclavista de Tailandia

Mónica G. Prieto Phang Nga (Phuket, Tailandia) , 12/03/2015

Jóvenes rescatados de campos de traficantes, en un refugio de Phag Nga.
Jóvenes rescatados de campos de traficantes, en un refugio de Phag Nga. Mónica G. Prieto

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cuando pagó la fortuna de dos millones de kyat (1.600 euros) a la red de traficantes de personas, Rahana sabía que podía alumbrar a su primer hijo en cualquier momento. El prominente vientre de ocho meses de gestación de la joven rohingya –minoría musulmana birmana, la más perseguida del mundo- delataba que con ella viajaban dos pasajeros, presagio de un periplo aún más desventurado del que la mafia prometía, pero la desesperación de verse confinada en un campo de refugiados, de ser despojada de derechos básicos y de carecer de un futuro compensaban a ella y a su esposo embarcarse en la que podía ser la primera y última aventura de su vida.

"No podíamos aguantar más tiempo en Birmania, nos habían quemado nuestra casa", explica con la voz quebrada mientras arregla los paños que recubren a su bebé en el refugio de inmigrantes de Phnag Nga, en la idílica isla de Phuket, donde los occidentales se beben la noche y se tuestan en sus playas mientras miles de víctimas de trata desembarcan amparados por la oscuridad nocturna en lo más recóndito de sus costas. Ahí la parca decide entre múltiples destinos: ser literalmente secuestrado en uno de los campamentos móviles de las mafias para ser eventualmente liberado a cambio de unos 2.000 dólares, ser vendido como esclavo a barcos pesqueros o a la industria sexual, o ser detenido por las fuerzas tailandesas, lo cual no excluye terminar teniendo, por azares de la corrupción, uno de los dos destinos anteriormente mencionados. Son los menos quienes cambian de embarcación para llegar al destino anhelado: Malasia, el país con más población musulmana de la subregión asiática.

Las mafias de seres humanos se frotan las manos con la comunidad rohingya, negada por sus propias autoridades –no se les concede la nacionalidad, papeles, derechos, ni siquiera el reconocimiento del nombre de su minoría: la palabra rohingya está prohibida en Birmania- y lo bastante desesperada como para huir a cualquier precio y bajo cualquier circunstancia. Originario de la región de Arakan (Rakhine), el grupo étnico está formado por 1,3 millones de personas de las que 140.000 viven hoy en campos de desplazados: desde la oleada de violencia entre budistas y musulmanes de 2012, que se cobró unas 200 vidas, las autoridades les hacinan en campamentos cercados sin posibilidad de salir ni trabajar. Eso lleva cada año a decenas de miles, según las ONG, a buscar un futuro fuera de las fronteras birmanas.

Entre octubre y abril, son legiones las que pagan a las redes de trata aprovechando el mar en calma. "Es la mejor estación del año por varios factores: termina la temporada de lluvias y comienzan las vacaciones de Eid y los rohingya quieren estar acompañados de sus familias, muchas veces en Malasia. Pero este año coincide con el recrudecimiento de la campaña de arrestos arbitrarios", explica Chris Lewa, responsable de Proyecto Arakan, la ONG que investiga las violaciones y promueve los derechos humanos de la castigada minoría musulmana tanto en Birmania como en Bangladesh, Tailandia y Malasia.

"Desde el 25 de octubre, hay diferentes tipos de arresto: algunos relacionados con ‘ejercicios de reunificación’ y otros que parecen estar asociados al llamamiento de Al Qaeda de extenderse a Birmania, porque casi todos los detenidos desde el 25 de septiembre han sido relacionados con la Rohingya Solidarity Organization, un grupo armado basado en la frontera que no está activo en absoluto, y mucho menos dentro de Birmania". El Gobierno de Naipyidó (antiguamente, el de Rangun) aprovecha así la tendencia internacional de asociar a los enemigos con el extremismo islamista para justificar su represión religiosa.

Chris Lewa ha dedicado décadas a seguir el fenómeno de los rohingya y es considerada la mayor experta a nivel internacional, dada la amplitud de sus fuentes regionales. "La gente está siendo detenida en checkpoints, interrogada, torturada... hemos registrado al menos tres casos de personas torturadas a muerte y 58 detenidos en sólo tres meses sólo por esa razón: de ellos, 24 han sido acusados de asociación ilegal, una ley que suele ser usada por las autoridades para encarcelar a personas vinculadas a grupos ilegales. Todo esto está creando una corriente de pánico que está llevando a más gente al mar".

Chris Lewa menciona un éxodo masivo del que no había precedentes. "Al menos 55.000 personas abandonaron Arakan en todo 2013. Pero a octubre de 2014, 30.000 rohingya se habían marchado y aún quedaban los peores meses. Estimamos que en todo 2014 hubo 100.000 personas que dejaron su país. Esas cifras nos dejan en estado de shock", explica en conversación con CTXT. Lewa admite que sus cifras son meras estimaciones. "El pasado 15 de octubre comenzaron a partir varios barcos de refugiados cada día, en cifras que no podemos seguir porque son demasiados. Sabemos que los barcos grandes no emprenden el rumbo salvo que estén llenos, lo que significa que trasladan a entre 300 y 500 personas en lugar de estar esperando en los barcos de carga durante semanas".

En las peores ocasiones, los pasajeros fallecen de enfermedad, deshidratación o inanición. "Los contactos que tenemos afirman que esos barcos llevan a gente a diario. Por el día están en aguas internacionales, por la noche se aproximan para recoger a gente de diferentes embarcaciones pequeñas. Hay barcos que llevan a 300 personas y barcos con 700, pero ocasionalmente hemos oído hablar de barcos de 1.200 de personas". Las embarcaciones que su ONG tiene confirmadas como vehículo de tráfico humano son tailandesas o birmanas: los brokers son en muchas ocasiones otros rohingya que ven el negocio en traficar con la vida de su propia comunidad. "Los controles son irrisorios, las embarcaciones de la Armada patrullan zonas lejanas a donde están estos cargos o los ven y no hacen nada para pararlos", lamenta la responsable de Proyecto Arakan.

El problema del tráfico y el de la inmigración se funden en uno. Son muchos quienes pagan por salir, para luego encontrarse vendidos o secuestrados, otros son engañados con promesas de trabajo y algunos son directamente secuestrados y embarcados maniatados y con golpes y amenazas. "Hay muchos casos de gente a la que ofrecen trabajo: cuando llegan a quien teóricamente será su nuevo jefe, éste les decomisa el pasaporte, les roba el teléfono y el dinero y les obliga a estar atados hasta la noche, cuando les llevan a la fuerza a un barco. Sólo comprenden que han sido secuestrados cuando se encuentran en Tailandia y les obligan a telefonear a sus familias para comunicarles que sólo les soltarán si pagan dinero", prosigue Lewa. En el camino, muchos desaparecen. "Creemos que el motivo es que llenan tanto los cargo, que hay gente que muere en el camino o durante la espera hasta que el barco zarpe".

Entonces, ¿por qué arriesgarse a engrosar la lista de víctimas de trata? Chris Lewa responde sin titubear: "Si fuera rohingya, yo también me metería en un barco lo antes posible". La respuesta es la esperanza de que todo salga bien. Volvamos al refugio de Phang Nga donde Rahana espanta los insectos que devoran la piel amarillenta de su bebé. Ella y su marido sabían por lo que podían pasar, pero cruzaron los dedos. En diciembre se dieron un último beso y vendieron sus almas a los traficantes confiando en que cumplieran su palabra y les dejaran en la costa malasia. Él tuvo suerte, pero su menuda esposa, piel oscura y mirada asustada, sólo tuvo la fortuna de conservar la vida y la de su bebé, Ruth, una diminuta niña de dos semanas con la piel salpicada de picaduras que nació tres días después de ser rescatada del campo, en medio de la selva, donde fue recluida. "En Birmania nos metieron en barcos diferentes. De un barco pequeño me llevaron a uno más grande. Pasamos diez días navegando, sólo nos daban una comida al día. En mi barco había un centenar de personas. Nos daban arroz seco con agua una vez por día", explica con voz monocorde. "Cuando llegamos a la costa, nos dejaron en un campamento donde había 300 personas. Mujeres, niños, ancianos... Había gente armada. Una chica intentó escapar: vi cómo le disparaban por la espalda. Nos dijeron que eso pasaría al siguiente que intentase huir".

Se trataba de un campo de tráfico humano, un verdadero cáncer que se extiende en el paraíso de Phuket ante la aparente indiferencia de las autoridades. Una suerte de organizado sistema de minicampamentos improvisados en medio de la jungla y las marismas, custodiados por puñados de hombres armados, donde los golpes y los abusos sexuales ponen un triste colofón a la extorsión. Cuentan que algunos lugareños conocen  su existencia y a menudo llevan provisiones, no para agradar a los captores, sino conmocionados por la suerte de otros seres humanos que sufren el riesgo de morir de inanición.

"Los campos de tráfico siempre han estado ahí. Hace 10 años ya oía hablar de ellos, y parece que están bajo la dirección de la misma gente. Antes los usaban con otros propósitos. Hasta 2009, cualquier birmano detenido por las fuerzas de Malasia no era deportado a Birmania sino a Tailandia, a esos campos: por la noche, la inmigración los desplazaba por la jungla hasta la frontera tailandesa y los entregaba a las mafias. Era abiertamente tráfico humano", prosigue Chris.

Según Lewa, a veces los campos están en medio de la jungla y, en ocasiones, en instalaciones como naves industriales bien conocidas. "¿Qué se puede hacer? La policía lo sabe y realiza operaciones de vez en cuando, pero entonces los traficantes lo pagan con sus víctimas. Dividen a la gente en pequeños grupos y no les dejan acercarse al río, cerca del agua potable, para evitar ser avistados, lo que empeora las condiciones de vida". Eso, cuando no son vendidos por los oficiales corruptos que les liberan. "Algunos denuncian que, tras ser encontrados por la policía y ser enviados a centros de inmigrantes, son deportados silenciosamente en la frontera, donde vuelven a ser secuestrados y trasladados a los mismos campos de tráfico, y describen que los campamentos llegan a albergar a más de un millar de personas. Pero dado que la gente paga sólo entre un 10 y un 20%, pasa más de una o dos noches en esos campos. En cuanto se recibe el dinero, son trasladados a Malasia", explica Lewa.

La desdichada Rahana tuvo la doble fortuna de conservar la vida y de ser localizada por una patrulla de voluntarios –un fenómeno aislado, plagado de buena voluntad y escasos medios- que la entregaron, junto a sus compañeros de cautiverio, a la policía, y supervisaron que las víctimas acabasen en un refugio. Un día después dio a luz a Ruth. Ahora sólo sueña con reunirse con su marido en Malasia, con quien ni siquiera puede hablar porque carece de teléfono o de dinero para pagar la llamada. "Ningún gobierno quiere ayudarles. Tampoco sé cuál es la solución. Si Tailandia les impide entrar, ¿qué va a ser de ellos? ¿Les dejan morir de inanición en medio del mar? ¿Les echan a Birmania, donde volverán a expulsarles porque no tienen papeles? De una u otra forma, los rohingya siempre están en peligro", se lamenta Lewa.

Cuando pagó la fortuna de dos millones de kyat (1.600 euros) a la red de traficantes de personas, Rahana sabía que podía alumbrar a su primer hijo en cualquier momento. El prominente vientre de ocho meses de gestación de la joven rohingya –minoría musulmana birmana, la más perseguida del mundo- delataba que con...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Mónica G. Prieto

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí