1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Maixabel Lasa ex directora de la OVT

“La decisión de Rajoy de prohibir encuentros entre etarras y víctimas le pasará factura”

Gorka Castillo 12/03/2015

Maixabel Lasa, ex directora de la Oficina de Víctimas del Terrorismo en Euskadi.
Maixabel Lasa, ex directora de la Oficina de Víctimas del Terrorismo en Euskadi. GORKA DEL CASTILLO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A punto de cumplirse 15 años del asesinato de su marido Juan María Jauregui, ex gobernador civil de Guipuzkoa, Maixabel Lasa sólo lamenta que ETA no haya desaparecido del todo. Y también que por su culpa, ella ya no pueda pasear por Tolosa cogida de la mano de su esposo. Le echa de menos, “sí, muchísimo”, dice pero el tiempo le ha permitido aceptar el vacío. Directora de la Oficina de Víctimas en Euskadi durante 11 años, Lasa (Legorreta, 1951) sabe que la cinta del horror terrorista en Euskadi no puede ser rebobinada. Por eso prefiere hablar del hoy y del mañana. De quienes ahora temen la estigmatización de abandonar la banda en prisión y de cómo se escribirá la historia de los años del plomo. Para esta histórica militante socialista, queda todavía un largo recorrido para reconciliar a los vascos con ese pasado terrible. Y censura sin ambages al Gobierno de Rajoy por impedir que víctimas y victimarios que así lo deseen puedan hablarse a la cara. Ella lo hizo con los asesinos de su marido y algo cambió para siempre.

Pregunta. Una vez contó que su marido le dijo que había soñado que ETA le asesinaba.

Respuesta. Sí. Me lo comentó el mismo día que le mataron. Bajé a abrirle la puerta del garaje porque tenía una cita en Tolosa y me lo soltó de golpe. Me quedé helada porque Juan Mari no era de exteriorizar sus miedos o preocupaciones. Le respondí que no pensara esas cosas porque eso no podía suceder Unas horas después me llamó mi hermana y me dijo escuetamente: No salgas de casa. Entendí inmediatamente lo que quería decirme y el mundo se derrumbó a mi alrededor. Desgraciadamente, hoy pienso en ello y me digo que algunos sueños se hacen realidad. Por lo menos, el de mi marido.

Una terrible coincidencia

Fue un cúmulo de extrañas coincidencias. Otra es que cuando estaba en un lugar público, por precaución, siempre se sentaba de cara a las puertas y las ventanas. Sin embargo, aquel día no lo hizo así. 

Juan María Jauregui fue gobernador de Guipuzkoa entre 1994 y 1996 y es recordado por investigar las torturas que se practicaban en el cuartel de la Guardia Civil de Intxaurrondo, dirigido por Enrique Rodríguez Galindo. Años después declaró contra el coronel en el juicio del “caso Lasa-Zabala” aunque para ETA no significó nada en absoluto. 

Juan Mari tenía muy interiorizado que algo tenía que hacer para lograr la paz y la convivencia en Euskadi. Fue una de esas personas que intentaba construir puentes para el entendimiento. Sin embargo fue consciente de la dificultad. Alguna vez me comentó su preocupación ante la entrada en ETA de gente sin ningún rigor histórico de lo que había sido la dictadura, sin criterio político ni sentido crítico sobre las cosas. Para esa gente, Juan Mari era un gobernador atípico. No les gustaba que se enfrentara a Rodríguez Galindo ni que se reuniera con familiares de presos que habían sido torturados ni que ordenara el cierre de una celda inmunda en Intxaurrondo o que empezara sus discursos en euskera aunque enfrente estuviera la Guardia Civil. Estas cosas incomodaban mucho a ETA porque rompía el molde que se habían construido sobre “el enemigo” y no se lo perdonaron jamás. 

 ¿Ha logrado perdonar a los verdugos de su marido?

No sé si la palabra perdonar es la correcta. Lo que sí he hecho es ofrecer una segunda oportunidad a quienes le mataron. Todos merecemos tener esa opción en la vida. Y los dos asesinos de Juan Mari, José Luis Carrasco e Ibon Etxezarreta, hicieron un recorrido personal, de autocrítica y de reconocer el daño causado, trascendental para gozar de esa oportunidad. 

¿Tuvo necesidad de reunirse con ellos?

Sí, quise darles la opción de que me explicaran que estaban equivocados, de pedirme perdón por lo que habían hecho. Me reuní con ellos por separado y les dije que prefería ser la viuda de Juan Mari que ser su madre porque para ellas tuvo que ser durísimo ver la barbaridad que cometieron. Ibon Etxezarreta me comentó que escuchar mi testimonio le influyó decisivamente para dar el paso de rechazar a ETA. Hace un año tuvo un detalle que no olvidaré. En un permiso penitenciario, se presentó en mi casa con un ramo de claveles, 13 rojos y uno blanco, que simbolizaban los 14 años que habían pasado desde que asesinaron a Juan Mari. Fue muy emocionante. 

¿Cómo viven los ex etarras este proceso de reconocimiento por el dolor causado? 

Necesitan mucha determinación porque dar el paso significa sufrir la marginación a la que son sometidos por el colectivo de presos y que se extiende también a sus familiares. Son borrados del mapa y pasan a ser traidores. Es un sufrimiento doble, el de la aceptación del horror cometido y el del estigma al que son subyugados, que en los pueblos pequeños se vive de una manera más intensa. Hace un tiempo estuve con la madre de uno de los que mataron a Juan Mari y me confesó el orgullo que sentía por la decisión que había tomado su hijo pese a las dificultades que ello entrañaba. Es una persona recuperada para la convivencia en este país y eso es motivo de alegría. La tristeza es que llegó Rajoy y frenó esa vía conocida con el nombre de Nanclares.

 ¿Cuántos han optado por esta vía?

Pocos. Unos veinte. Pero ha servido de mucho. A ellos y a nosotros.

¿Cómo encajó la decisión del Gobierno de poner fin a los encuentros privados entre víctimas y etarras arrepentidos?

Muy mal. Fue horrible, abominable. La irresponsabilidad de Rajoy sobre este asunto terminará pasándole factura. Estoy segura de que todos los presos de ETA no acabarán arrepintiéndose pero aquellos que lo han hecho podrían ayudar a muchos que en estos momentos se están pensando dar el paso y comenzar el recorrido de la autocrítica. Prohibir estos contactos no favorece en nada la pedagogía que ha empezado a hacerse para reconstruir la convivencia.

Algunas asociaciones de víctimas, como Covite o la AVT, opinan que firmar un documento de arrepentimiento, reconocer el daño causado y asumir el pago de indemnizaciones pendientes es un fraude. 

Con el respeto que merecen, no comparto su punto de vista. Creo que tratan de difundir una falsa realidad. En primer lugar, no existe una reducción de condena para el arrepentido. Tampoco se favoreció su régimen carcelario. Eso lo dejamos muy claro cuando comenzamos a fomentar los encuentros restaurativos entre víctimas y asesinos. El ejemplo más claro es Urrusolo Sistiaga, a quien en junio le retiraron el tercer grado por acudir a una radio junto a una de sus víctimas para narrar su dolor ante el daño causado. Respecto a que los etarras no pagan las indemnizaciones al Estado tampoco es cierto. Conozco un caso que saldó su deuda con la herencia familiar que le correspondía. Lo hizo porque era su obligación personal y porque lo exigía la ley. 

La presidenta de Covite, Carmen Ordóñez, se reunió con el asesino de su hermano en Nanclares y resultó un fracaso. Todos pudieron verlo porque se convocó a los medios en la puerta de la prisión.

Escenificar los encuentros restaurativos con luz y taquígrafos, como hizo Consuelo, no fue correcto porque vulneró el principio de intimidad que debía acompañar a este tipo de reuniones. No me pareció respetuosa con una iniciativa que ha servido mucho a otras víctimas. No sé qué necesidad tuvo.

El relato de los años del plomo en Euskadi comenzó a escribirse casi en secreto, en un pueblecito irlandés llamado Glencree en 2007. Allí fueron víctimas voluntarias de ETA pero también del GAL. ¿Cómo fue el encuentro entre ellas?

Muy gratificante. Nuestro referente inicial fueron las víctimas de ETA, las abandonadas, aquellas que sufrieron la indiferencia social y a las que teníamos que arropar primero, porque cuando un etarra moría se paralizaban las ciudades y los pueblos, se convocaban manifestaciones, se organizaban protestas y se solidarizaban con sus familiares. Luego se fueron sumando víctimas de otras condiciones, siempre de manera voluntaria. También hicimos encuentros en Palencia y en otras partes, sin que nadie lo supiera, a veces incluso mintiendo a amigos y compañeros. Queríamos mantener la intimidad absoluta, que no trascendiera a la opinión pública porque era la única manera de ir ganando la confianza de la gente. El éxito de esta iniciativa fue que las víctimas se reconocieran entre ellas. Un familiar de un etarra muerto escuchaba el drama sufrido por una víctima de ETA, y al revés. Y terminaron empatizando. Fue extraordinario. 

 Entonces, surgió la idea de llevar las experiencias compartidas a los institutos para que los jóvenes pudieran escuchar en primera persona el relato del drama

El Gobierno vasco nos ofreció esa posibilidad. Iban a un colegio una víctima de ETA y otra del GAL sin que los estudiantes supieran su identidad para evitar prejuicios. Sólo al final desvelaban su nombre. Y la respuesta general fue de rechazo a la violencia, viniera de donde viniera pero en concreto a la de ETA. 

Muchas víctimas del terrorismo se quejan de que los vascos y sus instituciones les abandonaron.

Tienen razón. Como sociedad, Euskadi tiene una deuda con las víctimas de ETA que algún día deberá saldar. No tengo dudas. Y lo dice una persona euskaldún que ama esta tierra por encima de muchas cosas. 

¿Favorece la lucha contra lo que queda de ETA la reforma penal recientemente aprobada por el PP y PSOE?

No estoy nada de acuerdo con lo que ha firmado el PSOE. Es una contradicción a la función penitenciaria de intentar la reinserción de los presos y es una contradicción a los fines de los socialistas que aseguran que cuando lleguen al poder retirarán la ley. ¿A qué estamos jugando?

¿Cree usted que la dispersión de presos sigue siendo útil?

No. Creo que todos los presos, los comunes y los que no lo son, deben estar lo más cerca posible de sus lugares de origen. Por el bien de ellos y de sus familiares

Algunos presos veteranos de ETA , tras cumplir condenas de 25 o 30 años, salen de prisión sin haber renunciado a la lucha armada,  se encuentran con un entorno desolador para sus objetivos y sufren graves problemas de adaptación. ¿Qué se puede hacer con ellos? 

Que piensen. Hace poco hubo un acto en Durango y lo que percibí en sus miradas fue una gran soledad y mucho odio acumulado. Dirán que se sienten orgullosos de lo que hicieron pero nadie se siente orgulloso de ellos. 

¿Siguen existiendo reticencias en la izquierda abertzale para aceptar el dolor causado?

- Sí, sin duda. Hay dirigentes muy cualificados que deberían decir las cosas de forma más clara de la que lo hacen hoy en día. Siguen enmascarando hechos terribles bajo objeciones banales y meten a todos en el mismo saco. Eso es mentira. Los peros no sirven para este asunto, les guste o no les guste. Asesinar o justificar el asesinato en función de que eran otros tiempos o yo qué sé es intolerable y terminarán admitiéndolo.

¿Qué le parece que Arnaldo Otegi esté en prisión?

Se trata de una persona que en su día marcó el camino del fin del terrorismo para la izquierda abertzale y es posible que en la calle pudiera hacer más cosas de las que ahora hace. Pero no muestra excesiva autocrítica. Cuando ETA mataba, él estaba ahí. Y aunque censura la violencia, no observo en él una revisión personal de lo que hizo. No conozco con detalle los motivos que impiden su puesta en libertad y, por lo tanto, prefiero no opinar sobre ese asunto.

¿Debería la izquierda abertzale participar en la redacción de la memoria histórica de los años del plomo que ha empezado a escribirse?

Ese relato debe contar lo que ocurrió aquí. Pueden existir matices pero no se puede justificar lo injustificable. Aquí se asesinó y eso no puede matizarse con nada. El que sufrió torturas también debe contar lo que le hicieron pero eso no justifica la violencia practicada. Desde 1976 vivimos en democracia y esa es una línea muy gruesa y definitiva para que alguien venga a justificar cualquier acto de violencia.

A punto de cumplirse 15 años del asesinato de su marido Juan María Jauregui, ex gobernador civil de Guipuzkoa, Maixabel Lasa sólo lamenta que ETA no haya desaparecido del todo. Y también que por su culpa, ella ya no pueda pasear por Tolosa cogida de la mano de su esposo. Le echa de menos, “sí,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí