1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Empieza el quinto año de guerra

"La Siria que conocimos ya no existe"

Nicolás Lupo Sonnabend Beirut , 15/03/2015

Un padre y un hijo recogen cosas de un edificio abandonado en el centro de Alepo. Miembros de Al-Qaeda se esconden en el área de Bustan al-Qaser donde se enfrentan al ejercito de al-Asad.
Un padre y un hijo recogen cosas de un edificio abandonado en el centro de Alepo. Miembros de Al-Qaeda se esconden en el área de Bustan al-Qaser donde se enfrentan al ejercito de al-Asad. GETTY IMAGES

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Edward Dark era un próspero comerciante textil en la ciudad siria de Alepo, la más poblada y el motor económico del país antes del conflicto. Está en la treintena y vive en los suburbios del noroeste de la ciudad. Hasta hace unos años, se acercaba con regularidad al centro antiguo, un trayecto en el que tardaba apenas un cuarto de hora si no había mucho tráfico. El zoco era el centro del intercambio comercial de esta urbe y donde Edward negociaba la venta de los productos que fabricaba.

Hoy no tiene ningún sentido que Edward vaya al centro de la ciudad. Los viejos edificios de piedra están abandonados y hay que caminar con cuidado para evitar francotiradores y proyectiles. La parte vieja es el frente de guerra que divide en dos Alepo, un frente que apenas ha cambiado desde el ataque de grupos rebeldes en el verano de 2012. Pero aun así, si Edward quisiera llegar hasta allí, tendría que recorrer 700 kilómetros en su coche y tardaría al menos medio día en atravesar las decenas de puestos de control del trayecto, suponiendo que en cada uno de ellos no le retuviesen demasiado tiempo.

Desde hace un año, el único paso que comunicaba las dos mitades de Alepo, el de Bustan al-Qaser, está cerrado. "Alepo es como Berlín durante la guerra fría, pero además tiene un frente activo", explica por Skype este emprendedor que se ha adaptado a los nuevos tiempos. "La economía de la ciudad ha cambiado completamente y la guerra ha eliminado todas las comodidades". Ahora, dice, la gente gasta su dinero en las necesidades básicas que antes estaban aseguradas por el Estado, como por ejemplo los generadores que suministran la electricidad necesaria a diario para sobrevivir.

Edward aprovecha su perfecto inglés aprendido en el extranjero para escribir sobre la situación de su ciudad. Pero su principal fuente de ingresos es el comercio de estos bienes básicos que busca la gente: generadores, baterías de camiones que sirven para iluminar las casas, antorchas... La mayoría de sus amigos se marcharon hastiados y sin esperanza, al no encontrar trabajo o simplemente para no morir, pero él decidió quedarse.

 "La situación es mala, pero es aún peor en la zona bajo control de la oposición porque el régimen bombardeó sin reparo y los precios son mucho más elevados". Aun así, explica que apenas disfrutan de una hora diaria de electricidad y la falta de gasolina para que funcionen los generadores. "Este invierno ha hecho mucho frío y a la gente no le quedaba más remedio que quedarse en casa y cubrirse con mantas". Y en verano la situación tampoco mejora: "No tuvimos agua durante cinco o seis semanas y apenas podía conseguirla de los pozos subterráneos".

Presente sin futuro 

Este mes de marzo se cumplen cuatro años de las primeras manifestaciones masivas en Siria. En aquel lejano 2011, los manifestantes pedían una reforma político social  del país, gobernado desde 1970 por el clan al-Asad. Era la época de las protestas que barrieron varios países árabes y que provocaron la caída de Ben Ali en Túnez y Hosni Mubarak en Egipto.

Siria es hoy el escenario de un conflicto que desangra al país y que ha destrozado la vida de sus habitantes. Es el principal ejemplo de una época que sufre "la mayor catástrofe humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial", según Naciones Unidas. El país se ha dividido en pedazos controlados por diferentes actores, y a corto plazo no se vislumbra ni una salida negociada políticamente, ni la victoria militar de alguna de las partes.

En un nuevo estudio apoyado por el Programa de Ayuda al Desarrollo de las Naciones Unidas, publicado en el marco del cuarto aniversario del conflicto, se asegura que ha habido más de  220.000 muertes, y 2014 ha sido  el año más mortífero. También se destaca que el 80% de la población vive bajo el umbral de la pobreza y que la esperanza de vida se ha reducido en 20 años. El país ha perdido el 15% de la población y 200.000 millones de dólares en PIB, además de la destrucción de muchas de sus infraestructuras.

En este escenario, los sirios que se han quedado en el país viven el conflicto de manera distinta según donde se encuentren. La costa mediterránea es un bastión del régimen en el que se agolpan centenares de miles que escapan a territorios más inseguros. Damasco, la capital, ha multiplicado por dos su población, y a pesar de que la mayor parte de la ciudad está bajo control gubernamental, algunos suburbios siguen dominados por los rebeldes. El norte de Alepo hasta la frontera con Turquía es el  feudo principal de los grupos opositores, que se encuentran ahora asediados tanto por el régimen como por el Estado Islámico, que controla el este del país. Los kurdos han reforzado su autonomía y gestionan dos áreas separadas en el norte, fronterizas con Turquía e Iraq.

La región de la costa mediterránea ha evitado la peor parte de los combates, pero sufre las consecuencias del conflicto de otra forma. "La ciudad está sobrepoblada y hay mucha gente desempleada", explica Ahmad, ingeniero de 40 años que vive en la ciudad costera de Latakia. Empleado en una compañía estatal, apenas trabaja y busca la manera de salir del país para mejorar su situación financiera. "La gente consigue gestionar sus vidas pero está desesperada, aquí no hay nada que hacer".

En esta ciudad, antes destino turístico, los trabajadores públicos siguen cobrando un salario. Reem, de 35 años, es profesora en una escuela, cobra unas 30.000 libras sirias mensuales. Antes de la guerra, equivalían a 600 dólares, pero en la actualidad, al cambio, apenas se le quedan en 125 dólares."“¡Y además los precios se han vuelto locos! La gente ve Latakia como una ciudad pacífica, por eso vienen aquí, pero a los habitantes no nos queda otra que aguantar una situación insostenible y un desempleo abismal".

El régimen intenta mantener en funcionamiento los edificios gubernamentales y sus instituciones operativas. Compra el petróleo necesario con el que hacer funcionar los generadores que aseguran electricidad para torres de telecomunicaciones, hospitales, universidades... "Intentan dar una imagen de que todos los departamentos trabajan bajo una cierta normalidad, pero no es real", explica Ahmad.

A pesar de las dificultades, Latakia es una ciudad relativamente estable y la región se ha beneficiado de los graves problemas de inseguridad y falta de suministro de otras áreas. "Muchos de los productos que fabricábamos en Alepo vienen ahora de Latakia o de Tartus", explica Edward Dark.

En cambio, Abdulkader Hariri ha visto pasar a casi todos los diferentes actores del conflicto en Raqqa. Primero, el régimen reprimió las manifestaciones en las que Abdulkader participó activamente. En 2013, una amalgama de grupos armados opositores entraron en la ciudad, convirtiéndola en la primera capital de provincia del país que perdió el régimen. Luego, llegó el Estado Islámico y convirtió la ciudad en el laboratorio de lo que sería el futuro y autodenominado califato.

"La situación era caótica cuando entraron los grupos rebeldes, pero, más o menos, podíamos sobrevivir", cuenta Abdulkader durante una conversación por escrito vía Skype, ya que la conexión es tan mala que no se puede hablar. Explica cómo los habitantes de Raqqa viajaban a Turquía para comerciar con bienes y las ONG internacionales podían trabajar sin problemas en la ciudad. Incluso los empleados públicos iban a Deir Ezzor a cobrar sus salarios, una política del régimen a la que Abdulkader no consigue dar una explicación.

Este profesor de inglés y graduado en Literatura Inglesa estuvo a punto de marcharse del país, pero decidió quedarse para explicar lo que estaba pasando, ser testigo del deterioro de la situación. Ahora espera reabrir el café con conexión a Internet que regentaba y que tuvo que cerrar cuando el conflicto se agravó. La presencia del Estado Islámico (EI) no ha impedido que siga escribiendo. "Sigo publicando sobre Raqqa a pesar de la presencia del Estado Islámico. Hace más de un año que controlan la ciudad, por lo que parece que no son muy buenos en atrapar a gente como yo", asegura desafiante en un tono que suena a burla.

En la ciudad, los servicios facilitados antes por el Estado apenas existen. "Las condiciones en los hospitales son miserables, los casos más graves se trasladan a Turquía, las escuelas están todas cerradas, el transporte depende de la gente". Según el informe de Naciones Unidas, la mitad de los niños sirios en edad escolar no asiste a la escuela. El EI recauda impuestos en las tiendas, unos nueve dólares mensuales por cada servicio. Es la fuente principal con la que financian la poca electricidad de la que disfrutan los habitantes, limpian las calles y pagan a los militantes que mantienen el orden impuesto por ellos.

La vida es "muy diferente y más difícil", continúa Abdulkader, "y el EI es muy estricto, pero todavía tenemos un margen de maniobra para seguir viviendo". A pesar de que tiene que ir con mucho cuidado para que no le atrapen, explica que fuma en privado y no va a la mezquita a rezar. También confirma que las informaciones publicadas sobre las imposiciones a las mujeres, que no pueden salir de casa si no van acompañadas de un hombre, y los castigos y ejecuciones en las calles son ciertas. A la vez que añade que ha detectado que en las últimas semanas hay menos extranjeros en la ciudad, ya que se han desplazado a la región de Alepo. Lo que es un reflejo de los cambios estratégicos del EI y los reveses que ha sufrido, por ejemplo, frente a las milicias kurdas.

El régimen mantiene el pulso

En la región de Alepo, el EI ha avanzado posiciones y ganado terreno a expensas de otros grupos opositores al régimen. Estas disputas favorecen un lento pero progresivo avance del Ejército sirio y sus aliados. Los grupos paramilitares, las milicias y el apoyo del grupo libanés Hezbolá y de la Guardia Revolucionaria iraní están siendo clave en los avances del Ejército regular, que suma la mayoría de las bajas y que se muestra "agotado tras cuatro años de conflicto", asegura Michael Young, editor de opinión en el diario libanés The Daily Star.

"El régimen y sus aliados quieren asegurar el núcleo del territorio que va desde la costa a Damasco", afirma Young, "y a la vez cortar las líneas de suministro desde las fronteras a las zonas opositoras". El Ejército ha marginado a los grupos opositores dentro de este núcleo y sólo quedan algunas bolsas de grupos opositores importantes en la frontera con el Líbano. Tampoco ha sufrido grandes retrocesos en el sur ni en el norte, a pesar del apoyo, bastante activo, de Turquía y más ambiguo de una coalición internacional con base en Ammán, la capital de Jordania, hacia grupos rebeldes moderados.

A pesar de sus esfuerzos, el Ejército sirio no ha conseguido desalojar a la oposición en los suburbios de la capital. El centro de Damasco está militarizado, invadido por los controles de seguridad, "unos 400", según Karim, un activista opositor que vive en zona gubernamental y que abandonó sus estudios universitarios en 2011 para trabajar en uno de los centros de medios escribiendo artículos o filmando vídeos que difunden a través de las redes sociales.

Las zonas de la capital bajo control del régimen han doblado su población. "Los precios de alquiler se han multiplicado por cuatro y hay casas en las que viven al menos tres familias", explica Karim. "Aunque las condiciones en las áreas bajo control de la oposición son mucho peores: los precios se han multiplicado a veces hasta por diez, y el bombardeo por parte del régimen es casi constante". Las filmaciones caseras de Ghouta, suburbio asediado desde hace más de dos años, son, simplemente, apocalípticas.

Y en la mitad bajo control opositor de Alepo, el régimen deja caer barriles-bomba, repletos de dinamita, que destruyen bloques enteros de casas de forma aleatoria y sin puntería desde finales de 2014. Un asedio que sufre también la otra mitad de la ciudad, bajo control gubernamental, "aunque a un nivel nada comparable", aclara Edward Dark.

Dependiendo de donde vivan los sirios están sufriendo el conflicto de forma distinta, pero tienen en común un deseo: el fin de la guerra. ¿A cualquier precio? "Ya no se trata de lo que es aceptable, sino de lo que es posible", señala Dark. Mantiene la esperanza de que pequeñas negociaciones a nivel local puedan conducir a acuerdos globales. Pero, tras cuatro años de promesas incumplidas y negociaciones que no llevaban a ninguna parte, los entrevistados son escépticos. "Vivimos en una lógica militar", concluye Young, "en la que cualquier propuesta de diálogo es abortada, no lleva a ningún sitio, y son, en mi opinión, una pérdida de tiempo". Ahmad, de Latakia, también es contundente en su análisis final: "Debe haber un cambio, pero el país que conocimos ya no existe".

Edward Dark era un próspero comerciante textil en la ciudad siria de Alepo, la más poblada y el motor económico del país antes del conflicto. Está en la treintena y vive en los suburbios del noroeste de la ciudad. Hasta hace unos años, se acercaba con regularidad al centro antiguo, un trayecto en el que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Nicolás Lupo Sonnabend

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí