1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Una Andalucía sin relato

El nuevo escenario requerirá de más negociación y reflejará una mayor diversidad que los anteriores. No bastará una labor tecnocrática para que la región retome el hilo que en algún momento perdió.

Ángel Ramírez Troyano 19/03/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El pasado mes de diciembre ocurrió algo que pasó casi inadvertido: la Junta de Andalucía vendió 70 inmuebles de su propiedad al fondo de inversiones WP Carey, una operación por la que ingresará 300 millones de euros. La Administración regional continuará ocupando dichos inmuebles para el uso administrativo al menos durante 20 años, por lo que abonará 23,6 millones de euros anuales. La Delegación del Gobierno de la Junta en Córdoba, un céntrico palacete, por ejemplo, forma parte de la operación, y nos encontramos al Gobierno regional inquilino de un fondo de inversión en su propio territorio. La Junta defendió su operación por la posibilidad de mantener los servicios públicos con estos ingresos y por la flexibilidad que introducen estas operaciones de compra y venta de inmuebles públicos.

En febrero del pasado año se hizo público el dato correspondiente a 2011 por el cual el PIB de la economía andaluza vuelve a estar por debajo del 75% de la media de la UE, en concreto el 73%, dato por el que volvería a ser objetivo 1, en lugar de “en transición”, como pasó a considerarse en la negociación del marco 2014-2020. Desde el año 2007 hasta 2011 Andalucía perdió 8 puntos de convergencia, que fueron 9 en el caso de España, que se encuentra en un 96% de esa renta media. En el marco señalado, Andalucía recibirá 9.357 millones en fondos europeos, un 22% menos que en el anterior, 2007-2013.

Es imposible no leer estas dos noticias sin un gesto de contrariedad, de fracaso, como si al final de muchos esfuerzos e impulsos Andalucía volviera a la casilla de salida, comprobando que en la confianza y el crecimiento había algo de espejismo, como si hubiéramos naturalizado la ayuda europea cuando quizás era una excepción que en el fondo encubría una debilidad que sigue ahí y que ha emergido con especial crudeza con la crisis. Quizás la realidad no es tan rotunda, y en Andalucía se dan los dos rostros que emergen en debates como los que vemos en estos días en la campaña electoral, o con frecuencia en las páginas de los periódicos: la Andalucía que dilapida, que invierte en infraestructuras prescindibles o fuera de escala, que no llega a convertir en inversión realmente productiva los fondos allegados; o la Andalucía que ha dejado de ser una excepción, que ha avanzado en su reconversión hacia la sociedad del conocimiento, que muestra pautas similares a otros países europeos. Estas líneas procurarán dilucidar en algo este dilema, aproximarnos a una realidad que en alguna medida seguirá siendo inasible, objeto de debates encendidos.

Convergencia

Es indudable que ha habido un proceso de convergencia europea en estos años, proceso que ha formado parte del acercamiento general de la economía española a las medias europeas y con intensidades similares, siendo así que nos encontramos con una práctica ausencia de este fenómeno si tomamos como referencia Andalucía y el Estado español. Así, en 1985 [1], Andalucía tenía un PIB per cápita equivalente al 52,92% de la Europa de los 15, cifra que se mejoró  con un ritmo medio de un punto por año entre 1985 y 2004, año en que fue del 71,27%. Es indudable que esta evolución se ha visto favorecida por los fondos europeos, que entre 1986 y 2013 supusieron una inversión de 40.985 millones de euros, con una media de 1.463 millones de euros anuales. Pero esta evolución positiva, que ha remozado las ciudades, dotado de infraestructuras al territorio, y generalizado la educación y la asistencia sanitaria gratuitas, no ha conseguido transitar con decisión hacia un nuevo modelo económico, más allá de la profunda desagrarización [2] culminada en estos años en favor del sector servicios, desagrarización que no evita que la aportación al PIB del sector sea casi el doble que en España, el 2,26% en 2012, relación que se da también en la población activa agraria, del 4,4%. Por cierto, que este sector acogió a 125.000 personas en el “desempleo agrario” erróneamente denominado PER, en 2012. Ni se ha culminado dicho proceso ni se ha acabado con el auténtico hecho diferencial andaluz, la alta tasa de paro, en torno a diez puntos por encima de la media nacional, y en la actualidad en torno al 34%.

Otros datos del desarrollo

Pero muchas cosas han cambiado. Así, entre 1990 y 2010 el número de investigadores creció de 8.828 a 25.097; aunque tras los recortes Andalucía se encuentre tan solo en el 1,06% del PIB destinado a investigación, un 1,24% en España. En el mismo periodo  el número de centros educativos [3] pasó de 4.255 a 10.000, el número de profesores creció un 50%, esfuerzo con el que se ha conseguido una universalización de la educación obligatoria casi total. Siendo esto así, las evaluaciones de los informes PISA y otros de carácter internacional muestran que no faltan problemas, ni déficits en la formación que hoy día se imparte en Andalucía. Quizás mejor valoración cabe hacer de lo que probablemente sea la joya de la corona de la Andalucía contemporánea, el sistema de salud. Desde 1984, en que tienen lugar las transferencias de las competencias sanitarias, hasta la actualidad se crea un sistema que integra o sustituye  multitud de centros dependientes de variadas instituciones públicas y privadas que articula la atención primaria a través de una amplia red de centros de salud, con desarrollos punteros en determinados segmentos, y una atención general que encuentra entre la población altos niveles de satisfacción

Algo más que datos

La Andalucía de hoy es distinta, y también lo es el momento y la expectativa con la que encara su futuro. Si recordamos los discursos desde mediados de los ochenta, en Andalucía se concentra una intensa confianza en la autonomía y la democracia recién estrenada, Europa como espacio de referencia y aspiración, y algún que otro mito que ayudó a construir un buen relato, como fue el de “la California del Sur de Europa”. Este relato tuvo como continuador el que el gobierno regional denominó “ la segunda modernización”, un programa elaborado en los primeros años de la década de 2000, y que quizás sea el último articulado por la clase política andaluza, que en el nivel regional ha estado hegemonizada siempre por el PSOE-A (no así el municipal, en el que el PP-A lleva años controlando las principales ciudades). En él aparece ya la sociedad del conocimiento como eje vertebrador, en cualquier caso, una propuesta bastante genérica aplicable a cualquier país de nuestro entorno, que además ha sido arrollada por la dura crisis económica. Por si esto fuera poco, la generación política que todos estos años protagonizó estas transformaciones ve ahora cuestionados a sus más destacados referentes, algunos de ellos imputados por casos de corrupción, corrupción que lleva cientos de imputados en casos como ERE o EDU.

Por tanto, contamos ahora con una sociedad más articulada, con adecuados niveles de formación, y ciudades generalmente bien dotadas, pero llevamos ya prácticamente diez años en los que las élites políticas han sido incapaces de reformular proyecto alguno, y todo suena ya a una repetición de los mitos fundacionales, en los que cierto andalucismo institucional está teniendo particular presencia. Europa, comúnmente aceptada por los andaluces como un marco político positivo para Andalucía, no es capaz ya de generar entusiasmos, la democracia que perciben los ciudadanos tampoco (las valoraciones sobre las instituciones y la clase política de los barómetros de opinión del último lustro son demoledoras),  y la utopía tecnológica comienza a perder credibilidad, ante las desigualdades y continuas burbujas que están caracterizando la economía financiera,  que están situando a Andalucía en una situación de auténtica emergencia social.

Este vaciamiento del proyecto político y social se ve ahora sacudido por la reconfiguración política que parece a punto de iniciarse en todo el Estado, y que tuvo su antecedente en las pasadas elecciones europeas. El 22 de marzo se enfrenta este PSOE más enrocado y huero que nunca pero con un fuerte liderazgo y sólida presencia social, un Partido Popular que no consigue llegar a los andaluces, un Podemos que suma a la propuesta populista articulada por sus promotores cierto relato de la Andalucía no oficial (economía social, jornalerismo), y un Ciudadanos y UPYD que improvisan sus cuadros en una comunidad que no se ha caracterizado por el protagonismo de burguesías liberales profesionales. La noche del domingo comenzaremos a saber quién va a gestionar esta Junta de Andalucía de alquiler y de nuevo objetivo 1. Lo que sí parece claro es que los nuevos relatos requerirán de más negociación y reflejarán una mayor diversidad que los anteriores, que no bastará una labor tecnocrática de gabinete para que Andalucía retome el hilo que en algún momento perdió.

[1] Comunicación ‘Los retos del nuevo marco de la política de cohesión: concentración temática y especialización inteligente’. El caso de Andalucía: Luis Palma,Ignacio González Vázquez,: Francisco Yépez Muñoz (Universidad de Sevilla)
[2] Pérez Yruela, Manuel.  Un relato sobre identidad y vida buena en Andalucía (CENTRA,  2014)
[3] Bolívar Botia, Antonio. ‘La Educación y los servicios educativos: balances y retos futuros’ en La Transformación de Andalucía 1990-2010 (IECA2014).

El pasado mes de diciembre ocurrió algo que pasó casi inadvertido: la Junta de Andalucía vendió 70 inmuebles de su propiedad al fondo de inversiones WP Carey, una operación por la que ingresará 300 millones de euros. La Administración regional continuará ocupando dichos inmuebles para el uso...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ángel Ramírez Troyano

Es sociólogo del Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA) del CSIC.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí