1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Chorizópolis IV / LOS ERES

El reptilario

"El problema es que había tanto dinero que había que gastarlo muy rápido", dijo el expresidente vestido con un chándal impropio de un virrey

Juan M. Marqués Perales 12/04/2015

El perro andaluz
El perro andaluz La boca del logo.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El grado de aceptación popular se medía por la distancia entre la calle y la mesa donde nos tomábamos el café. En los mejores tiempos, el expresidente esperaba en la barra, junto a las cristaleras, a la vista del paseante. Nunca se sentó fuera en la terraza, pero sí en una de las mesas del primer salón, el más cercano a la entrada y el más populoso, medio lleno de clientes. Ahora nos esperaba en la planta de arriba, tan protegido de las miradas como el despacho que ocupó en el palacio de San Telmo. El expresidente, que es un tipo honrado con una cuenta corriente impropia de un virrey de Andalucía, viste un inapropiado chándal. Parece un exsindicalista de Delphi. 

—El problema es que había tanto dinero que había que gastarlo muy rápido.

Sí, a principios del año 2000, en Andalucía, como en el resto de España, había mucho dinero para políticas de empleo. Escuelas taller, casas de oficio, planes contra las deslocalizaciones, consorcios de hostelería, de soldaduras y cursos de formación para construir parados de recorrido renacentista, que lo mismo podían hacerse buzos para reparar cascos de buque que costureros para bordar mantos de la Virgen en Semana Santa. Montar una empresa de formación rentaba tanto como un pelotazo urbanístico. Había mucho dinero, pero no sobraba. Andalucía vivía en una permanente reconversión industrial desde los años setenta, las empresas necesitaban dinero para ajustar costes y sobrevivir, mientras los dinosaurios industriales como Santana Motor, las minas de la Faja Pirítica de Huelva, Cárnicas Molinas y los astilleros públicos vivían su envidiable decadencia a base de fondos públicos.

En el año 2001 se fragua lo que se conoce como el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE), que bajo la instrucción de la juez del juzgado de instrucción número 6 de Sevilla, Mercedes Alaya, acumula 265 imputados y las fianzas civiles más altas impuestas hasta ahora en España: cerca de 3.000 millones de euros, el doble del dinero que la instructora considera defraudado.

En julio de aquel año, la Consejería de Empleo ideó un diseño para ayudar a empresas en crisis: subvencionar los expedientes de regulación de empleo. Los trabajadores afectados mayores de 52 años podrían marcharse a sus casas con una paga similar a la que venían manteniendo en el puesto, pero sin grandes costes para la compañía. Ganaban todos los actores: la empresa que recortaba gastos, el afectado que cobraba un sueldo hasta el día de su jubilación legal y la Junta, que evitaba conflictos laborales y rentas míseras. Pero también ganaron otros. Ganaron los despachos laboralistas y ganaron los intermediarios que se lanzaban a la calle a buscar empresas en crisis para llevarlas de la mano hasta la Consejería de Empleo. Ganaron las aseguradoras, las que recibían el dinero de la Junta para pagar mes a mes a los prejubilados, y ganaron los “tres o cuatro golfos” políticos, en una cuantificación escasa de los cargos públicos que se beneficiaron. 

Es importante comprender este asunto: las ayudas se concedían sin un protocolo de publicidad, varios actores se convirtieron en agentes comerciales del nuevo producto de la Consejería de Empleo. Dos intermediarios, Vitalia y Uniter, coparon casi todas las ayudas. Ambas recibían el dinero, buscaban la aseguradora, organizaban a los extrabajadores y se llevaban un porcentaje que, a juicio del Tribunal de Cuentas, es exagerado. El cálculo es que el sobrecoste de las aseguradoras fue de 64,3 millones de euros.

Ese julio de 2001, el día 17, dos personas se sientan frente a frente para firmar el convenio. Uno es el consejero de Empleo, el sevillano José Antonio Viera, hoy diputado socialista en el Congreso y a la espera de declarar como imputado en el Tribunal Supremo el próximo 7 de abril. Es un tipo introvertido, del aparato sevillano del PSOE y no demasiado trabajador. Un diputado socialista de la época lo recuerda como alguien que nunca estaba en la consejería los viernes; se dedicaba a cazar. El otro es su viceconsejero, un subordinado, el jerezano Antonio Fernández, extrovertido, antiguo sindicalista, el único de los grandes altos cargos de la Junta que ha pasado por la cárcel por este caso. Sigue imputado. El acuerdo es el siguiente: Empleo pagará ayudas a los trabajadores afectados por ERE, pero a través del IFA, el Instituto de Fomento de Andalucía, un ente instrumental cuyo presidente es el propio Antonio Fernández. De este modo, la Consejería de Empleo evita que el contenido de estas ayudas sea fiscalizado y autorizado de modo previo por los interventores de la Junta, sólo se analizará a posteriori y en el caso de que la Intervención lo incluya en una de sus programaciones anuales.

La forma legal del convenio se estudió durante meses, y se consultó con varios despachos de abogados especializados, para sortear, de un lado, la tardanza del interventor y, de otro, que la ayuda fuese considerada una subvención a una empresa. Por esto último, quienes cobraban la subvención eran las asociaciones de exempleados de las empresas, constituidas de acuerdo con Empleo, Vitalia o Uniter, y las aseguradoras contratadas. Semanas antes, una ayuda a Puleva fue rechazada en el Consejo de Gobierno a causa de las pegas del interventor. 

A partir de ese momento, cada subvención se decidiría exclusivamente en la Consejería de Empleo, sólo dentro de la casa y de acuerdo con un expediente que llevaría la Dirección General de Trabajo. Francisco Javier Guerrero era el director de este departamento. También extrovertido, sustancial en este caso, un tipo convertido ya en un personaje, gracioso; montó en la cárcel un grupo de música, sevillanas y rumbitas y esas cositas, Los Reptiles, en homenaje a su declaración ante la juez Alaya, en la que comparó el dinero de los ERE con un fondo de reptiles.

Cuentan que la enigmática instructora sólo se ha reído con él, a pesar de haberlo enviado dos veces a prisión de forma provisional; un tieso que manejó todos los fondos, que pagó a su chófer la cocaína con dinero público y que ahora no tiene dinero. En la nómina de imputados de Alaya hay dos expresidentes de la Junta, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, y más de 10 exconsejeros del Gobierno andaluz, pero hay pocos políticos acusados de enriquecimiento personal: sólo Francisco Javier Guerrero. Alaya busca ahora averiguar si los dos pisos comprados por los hijos de Antonio Fernández formaban parte de pagos irregulares.  

Viera y Fernández comienzan a conceder ayudas ese mismo mes de julio de 2001, y el sistema se mantiene hasta 2012 aunque en los dos últimos años bajo un control digamos que aceptable. 5.982 personas fueron prejubiladas en Andalucía con el dinero de los ERE, la suma de las partidas ascendió a 855 millones de euros, que llegan a 1.217 si se suman los intereses. Para Mercedes Alaya, el propio sistema, basado en una transferencia de financiación de la Consejería de Empleo al IFA, es ilegal, de ahí que extienda el fraude a la totalidad del dinero consumido, aunque éste fuese aprobado cada año en el Parlamento andaluz. Ésta es una de las controversias del caso judicial, y la razón por la que hay tantos ex dirigentes de la Junta imputados, porque Alaya sostiene que hubo una voluntad conjunta de idear un sistema para delinquir. El Tribunal de Cuentas sí reclama 64 millones de euros a las aseguradoras, 252 millones más a 37 empresas y seis ayuntamientos que cobraron ayudas directas con cargo a la misma partida, y la Junta de Andalucía calcula que hay 71 intrusos que han cobrado nueve millones de euros sin tener derecho a ello.

El asunto de los intrusos refleja como ningún otro aspecto el descontrol con el que Francisco Javier Guerrero y sus dos consejeros, José Antonio Viera y, posteriormente, Antonio Fernández, llevaron el presupuesto. Intrusos son personas que se prejubilaron gracias a EREs en empresas en las que nunca habían trabajado. Y la nómina es extensa. El primero en ser descubierto fue un sindicalista de la UGT y exdirigente del PSOE en Baeza, Antonio Garrido Santoyo, que iba a cobrar 491.961 euros por prejubilarse en Mercasevilla, aunque nunca pisó el suelo del mercado central de la capital hispalense. 

-De acuerdo, había que gastar dinero de modo muy rápido, ¿pero cómo pudo durar el descontrol diez años sin que nadie se diera cuenta?

-Es que no fueron diez años, contesta el expresidente. 

Francisco Javier Guerrero se había convertido en un tipo efectivo. Negociaba con las empresas, con los sindicatos, cerraba acuerdos y evitaba conflictos laborales a los presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Los de Empleo eran los señores Lobo de la Junta, allí donde había trabajadores protestando, iban, limpiaban y resolvían. El último gran caso fue el cierre de Delphi, en la Bahía de Cádiz, 2.000 trabajadores sin empleo por decisión de la multinacional. José Luis Rodríguez Zapatero prometió en el Congreso que no dejaría a nadie tirado en la calle, los chicos de la Consejería de Empleo se encargaban de encauzar el conflicto social, eran resolutivos, pero nadie preguntaba cómo o, al menos, nadie lo cuestionaba de verdad.  

Lo que el expresidente andaluz cuenta es, en parte, cierto: Guerrero se malogró al final. Su chófer Juan Francisco Trujillo confesó a la juez que había dado unas empresas de alta, que con parte del dinero recibido compraba cocaína para él y para Guerrero, que se la adquirían a un tal Gregorio Martínez y que el camello, natural de la comarca de la Sierra Norte, estuvo a punto de ser prejubilado. Sí, desde Empleo le pidieron a Antonio Albarracín, directivo de Vitalia, que lo colocase en alguna de las empresas; bueno, que lo colocase no, que lo prejubilase. La Junta de Andalucía ha encontrado hasta 72 intrusos, la mayor parte de ellos relacionados con el PSOE, con el sindicato UGT o con algunos cargos de Empleo. Agustín Moreno, un exalcalde de una pedanía de Jerez, Torrecera, conocido de Antonio Fernández, se prejubiló como minero en Huelva.  

Es más: el propio consejero también se prejubiló. Este hecho cierra un círculo dentro del que cabe lo que fue la Consejería de Empleo. Antonio Fernández había sido trabajador de las bodegas González Byass, solicitó una excedencia forzosa cuando comenzó a ocupar cargos públicos, así que cuando la compañía presentó un ERE que afectaba a 94 trabajadores, lo incluyó a él. La compañía recibió 17 millones de euros de la propia Consejería de Empleo para financiar el expediente, bueno, la agrupación de extrabajadores, entre los que estaba el propio Fernández con una cantidad asignada de 386.000 euros. Sin embargo, el consejero nunca firmó su póliza, sólo cobró la indenmización por despido, 31.419 euros, que ahora tiene embargada por la juez Mercedes Alaya. A la pregunta de si Fernández habría cobrado este dinero si en un futuro firmaba, desde Uniter se respondió: “Técnicamente, sí”. 

Ya no podrá hacerlo. La instrucción de Alaya ha paralizado no sólo este tipo de pagos, sino buena parte de la Administración andaluza, al menos la relacionada con el empleo. Los dos últimos presidentes deberán declarar en el mes de abril ante el Tribunal Supremo; la juez sostiene que, de algún modo, debían de conocer el fraude. El interventor general de la Junta, Manuel Gómez, emitió hasta 15 informes en los que advertía de que el sistema de financiación de los ERE no era el adecuado y que los expedientes que respaldaban cada ayuda estaban en posesión de la Dirección General de Trabajo sin que se supiese nada más de ello. Gómez enviaba estos documentos a todas las consejerías afectadas, entre ellas a la de Economía y Hacienda, cuyo titular fue José Antonio Griñán, después presidente de la Junta. Gómez nunca advirtió de un menoscabo de fondos públicos, pero, siendo graves sus apreciaciones, tampoco emitió el informe de actuación que hubiera paralizado el sistema.

No lo hizo, y hoy es uno de los imputados. Uno de los 265.

El grado de aceptación popular se medía por la distancia entre la calle y la mesa donde nos tomábamos el café. En los mejores tiempos, el expresidente esperaba en la barra, junto a las cristaleras, a la vista del paseante. Nunca se sentó fuera en la terraza, pero sí en una de las mesas del primer...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan M. Marqués Perales

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí