1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El circuito del blanqueo de capitales

Los bancos y los paraísos fiscales son clave en el engranaje del dinero negro, pero lo más inabarcable es lo que no se ve: la Internet profunda

Pilar Blázquez Madrid , 12/04/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Que levante la mano el que, conociendo este tipo de irregularidades, las denunciaría. Esta petición se lanzó hace un par de semanas en un evento cerrado para profesionales de prevención de blanqueo de capitales que tuvo lugar en Madrid. La sala estaba abarrotada de empleados de banca especializados en la materia.

El tema sobre el que los expertos debían manifestarse era el escándalo financiero del momento: la denuncia del Tesoro de EEUU a la Banca Privada de Andorra (BPA) y a su filial Banco Madrid por colaborar con diversas mafias en el blanqueo de capitales, y la implicación directa de sus máximos directivos.

Entre denunciar al jefe y conservar el trabajo, los trabajadores de banca no dudaron. Nadie alzó la mano.

Las leyes de prevención de blanqueo de capitales están diseñadas para que sean los bancos, además de otros sujetos obligados como notarios, abogados, marchantes de arte, etcétera los que denuncien las operaciones sospechosas que detecten, vigilen a los clientes, sus negocios e incluso a sus familias. Pero, ¿qué ocurre si quienes están implicados en la trama de blanqueo, como apuntan las primeras investigaciones en Banco Madrid y BPA, son los altos directivos? Esa colaboración activa desaparece. "No hay nadie mejor que un empleado de banca para detectar las irregularidades, pero sin la existencia de una adecuada política de whistleblowing (denuncias de malas prácticas financieras en el marco de las organizaciones empresariales) que proteja la confidencialidad del que denuncia es imposible esperar esa colaboración”, asegura un abogado especializado en la lucha contra el blanqueo de capitales que prefiere no ser identificado.

Lo que está fuera de dudas es que la lucha desde el exterior de las organizaciones contra el blanqueo no parece ser muy eficaz. Las estimaciones del Fondo Monetario Internacional aseguran que cada año se lavan en el mundo entre 600.000 millones y 1,8 billones de dólares procedentes del crimen organizado. Aun así, la cuantía de dinero sucio que consigue entrar en el sistema equivale al PIB de la octava mayor economía del planeta, según ha destacado en diversas ocasiones Antonio María Costa, exdirector de la Agencia de Naciones Unidas Contra la Droga y el Crimen Organizado. De ellos, apenas el 1% es detectado por las autoridades.

El dinero negro necesita una puerta para entrar en el sistema financiero y durante muchos años la trastienda de la gran banca ha sido el acceso más directo y barato para conseguirlo. Según suele explicar el inspector de Hacienda José María Peláez, montar un banco en Samoa o Barbudas apenas cuesta un millón de euros. Calderilla para cualquier mafia. Son los denominados bancos pantalla. Con ellos, se pone la primera piedra de un entramado financiero compuesto por sociedades interpuestas con sede en diferentes paraísos fiscales que, gracias a su opacidad, permiten ocultar sin demasiada complicación el origen del dinero y la identidad de sus propietarios.

Claro que, ¿quién tiene la necesidad de irse a lugares tan remotos cuando las cosas se ponen fáciles en pleno Paseo de la Castellana de Madrid?

Desde el estallido de la crisis financiera y el compromiso del G20 de luchar contra los paraísos fiscales, los bancos gastan un 53% más en aplicar medidas de prevención de blanqueo, según un estudio de la consultora KPMG. Además, los paraísos fiscales no han parado de firmar acuerdos internacionales de intercambio de información. Hasta tal punto de que la famosa lista de Paraísos Fiscales de la OCDE ya casi está desierta.

Pero visto lo visto, estos esfuerzos parecen papel mojado. Según denunció el Tesoro estadounidense el 10 de marzo, “los directivos de BPA han facilitado, a un altísimo nivel, operaciones de blanqueo de capitales a organizaciones criminales de Rusia, Venezuela y China” a través de entramados financieros entre sus sedes de Andorra, Madrid, Uruguay... Además, el Departamento del Tesoro de EEUU acusa a los directivos de cobrar "sobornos" y "comisiones exorbitantes" de redes de crimen organizado.

Los principales identificados en España son Ping, empresario chino que en 2012 fue cabecilla de una trama criminal cuya investigación todavía está abierta en la Audiencia Nacional; Andrei Petrov, cabecilla de una mafia rusa arrestado en España en 2013, y diversos políticos y empresarios venezolanos.

La noticia no pilló por sorpresa a nadie involucrado en la prevención de blanqueo en España. De hecho, apenas 24 horas después se conoció que el Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales, un organismo que funciona con personal del Banco de España, pero que está bajo la supervisión del Ministerio de Economía, llevaba meses investigando la actividad del banco andorrano. Su actuación ha sido objeto de muchas críticas, ya que el informe se dio a conocer apenas unas horas después de que se publicara el del Tesoro americano. ¿Lo tenían y no lo querían publicar? ¿Ha presionado EEUU? De momento, lo que se sabe es que los investigadores españoles, entre otras cosas, habían concluido que 46 clientes debían ser objeto de vigilancia especial, y habían detectado seis operaciones sospechosas.

Lo que ocurrió después ha sido contado con exhaustividad por la prensa. Dimisión de la cúpula directiva española de Banco Madrid. Encarcelación del consejero delegado en Andorra. Intervención de la entidad madrileña por parte del Banco de España. Desbandada de depósitos. Corralito. Declaración de quiebra.

La operación está llena de dudas también para los profesionales. No se parece en nada al procedimiento habitual que se sigue en estos casos, ni en España ni fuera, según afirma un exdirectivo de la lucha internacional contra el blanqueo que exige el anonimato: “Denuncia. Intervención. Liquidación y quiebra de una entidad por blanqueo. Todo en menos de una semana. Y, además, con filtraciones continuas a la prensa de los datos del informe del Sepblac. Es algo inaudito. Mucho más cuando hablamos de un banco minúsculo en el entramado financiero mundial. La única explicación que veo es que EEUU quiera ponerlo como ejemplo. Pero ni siquiera eso me convence totalmente”, asegura.

Hasta ahora, la actuación que se había seguido en casos similares no pasaba de las sanciones. En muchos casos han sido millonarias, pero irrisorias para el volumen de dinero que manejan las mafias. De hecho, el escaso efecto disuasorio de las multas ha sido una de las debilidades que el principal organismo mundial de lucha contra el blanqueo, el Grupo de Acción Financiera Internacional contra el lavado de dinero (GAFI),  ha denunciado en su último informe sobre España, en el que también afeaba a nuestro país por la lentitud en los procedimientos de investigación judicial.

La multa más alta por este motivo que se conoce en España la recibió Bankinter en el verano de 2013, cuando fue condenado con 1,2 millones de euros por "no esforzarse lo suficiente en frenar el blanqueo a través de sus oficinas de Gran Canaria". El récord mundial lo tiene el suizo Credit Suisse, que fue multado, en mayo de 2014, con 1.824 millones de euros por ayudar a miles de ciudadanos a evadir impuestos. Pero si se trata de blanqueo de dinero procedente de mafias, la multa más cuantiosa la recibió en 2013 el HSBC. Nada menos que 1.379 millones de euros por facilitar el lavado a los cárteles de la droga de México y Colombia. JPMorgan, Standard Chartered, RBS, ING, incluso Coutts&Co, el banco privado que gestiona la fortuna de la reina Isabel II de Inglaterra, han tenido que pagar multas por delitos relacionados con el blanqueo.

"Todos siguen funcionando. Nunca se planteó su intervención ni, mucho menos, su quiebra. ¿por qué se ha actuado de esta forma con BPA y Banco Madrid? Es un misterio que no sé si algún día se resolverá", comenta el exdirectivo de la lucha contra el blanqueo.

Todas estas multas reflejan que el coqueteo entre mafias y bancos ha sido una práctica habitual en los últimos años. En 2009, en plena crisis financiera mundial, el entonces director de la Agencia de Naciones Unidas Contra la Droga y el Crimen Organizado, Antonio María Costa, acusó a la banca de aprovecharse de la liquidez que ofrecían las mafias. “Algunos bancos han sido rescatados de esa forma”, aseguraba el alto funcionario italiano. No fue el único en denunciar esa realidad. La Autoridad Financiera Británica (FSA) lanzó en 2011 un duro informe en el que detallaba los principales agujeros del sistema financiero y acusaba a la banca de facilitar en exceso la labor de blanqueo. “Los bancos británicos ningunean las normas de lavado de dinero”, llegó a decir.

Es un secreto a voces que los bancos son una pieza clave en el engranaje mundial del blanqueo. La otra es la opacidad que siguen cultivando los paraísos fiscales, a pesar de sus promesas de colaboración.

El BPA pudo comprar Banco Madrid en 2010 gracias a que Andorra, paraíso fiscal por excelencia, prometió abolir el secreto bancario y compartir información con el resto de países. Andorra solo firmó oficialmente ese acuerdo en 2012. Lo mismo han hecho muchos otros paraísos como Suiza, Panamá o Uruguay. El diablo de esos contratos entre bancos y gobiernos está en la letra pequeña. En ella se dice que el intercambio de información sólo se hará cuando sea solicitada expresamente por las autoridades y referida a casos concretos. Hasta finales de 2017 no se ha establecido el intercambio de información automática. Un compromiso que apenas han firmado 54 países. La realidad es que conseguir datos concretos es casi imposible dadas las trabas burocráticas que ponen los teóricos exparaísos, según han denunciado en muchas ocasiones los inspectores fiscales españoles.

Por si esto no complicara suficientemente las cosas, hay que sumar la propia complejidad del sistema de interconexiones de la banca mundial, diseñado para minimizar los movimientos de dinero físico, pero casi un regalo a los blanqueadores. Según ese sistema, si un banco E (español) recibe un día a diversos clientes británicos que quieren enviar en total 15.000 euros a un banco GB (británico), y en éste hay clientes españoles ordenando transferencias al banco E por valor de 10.000 euros, a lo largo del día se hacen las anotaciones pertinentes y al final de la jornada se liquida el saldo. El banco español le tiene que dar al británico 5.000 euros.

La información de estas operaciones viaja a través de las redes codificada en una jerga que hasta hace poco más de un año ni siquiera tenía que identificar a la persona que hacía la operación. Es lo que se conoce como código SWIFT (parecido al IBAN con el que ahora se identifican las cuentas de las personas físicas). El SEPBLAC denunció esta fuga de información ya en 2007, puesto que con ese sistema es casi imposible rastrear la identidad de sujetos sospechosos en muchas de las operaciones investigadas. En los últimos meses, la metodología está cambiando para incluir datos que ayuden a identificar a los clientes que ordenan las operaciones.

Esto, junto a los mencionados bancos pantalla y la llamada banca de corresponsales configuran el pack casi perfecto para el blanqueo. Un corresponsal es una persona física que representa a un banco fuera de su país; algo así como una oficina andante. Es la figura que utilizan los bancos de los paraísos fiscales para tener presencia en los principales focos financieros del planeta y estar cerca de las grandes fortunas.

Así que aquello de irse con la maleta cargada de billetes a Andorra, Suiza o las Islas Caimán es ya casi una imagen de película. Ahora, es suficiente con concertar una cita en cualquier lugar discreto con uno de esos corresponsales y entregarle el dinero a cambio de un ‘recibí’. Si además este sujeto puede acercarse al Banco Madrid, por ejemplo, y entregarlo sin que le hagan preguntas indiscretas, todo se facilita. El sistema lleva décadas funcionando en lugares como Italia. El Istituto per le Opere Religiose (IOR), el paraíso fiscal del Vaticano, contra el que sigue luchando el papa Francisco, ha lavado millones de euros de las mafias.  

Hay que recordar que las leyes de prevención están centradas en controlar a las personas físicas y sus negocios, pero no a otros bancos. Los corresponsales son tratados como cualquier oficina bancaria. Sin preguntas.

El siguiente paso de la operación de blanqueo es establecer el modo de recuperar el dinero ya introducido en el sistema; el menú queda al gusto del mafioso de turno. Según las fuentes consultadas para este reportaje, los productos estrella en Banco Madrid eran las sociedades interpuestas a través de entramados entre diferentes paraísos fiscales, los fondos de inversión ad hoc y los llamados “préstamos de regreso”. Se trata de simular un préstamo, normalmente concedido por un banco extranjero, por la cantidad de dinero blanqueada. En el caso del Banco Madrid, los préstamos se ofrecían desde Andorra.

Sin duda, tras la operación BPA-Banco Madrid el blanqueo se va a complicar, al menos en Europa. Con intención o sin ella, el aviso está sobre la mesa. “El riesgo para la reputación de la banca es cada vez más alto y la tendencia es imparable. Aunque cueste unos años, estamos en el camino de que los blanqueadores profesionales dejen de tener cuentas en Europa”, asegura María García, abogada especializada en prevención de blanqueo de Amber Legal & Advisor, y vicepresidenta de la Asociación Española de Sujetos Obligados en Prevención del Blanqueo (ASEPBLAC).

Pero eso no significa que el final del blanqueo esté cerca. “Simplemente se les complica y se encarecen un poco más las operaciones. Sin la connivencia de la banca, donde con una comisión a los empleados estaba todo solucionado, deberán volver a los sistemas más tradicionales y más costosos", explica un exdirectivo de organismos internacionales de lucha contra el blanqueo, que añade que el boom inmobiliario que están viviendo Londres y Nueva York refleja la lucha del dinero negro por aflorar.

Escriturar pisos por encima de su valor real, y abrir negocios casi sin actividad o lavanderías como hacía Al Capone son estrategias que vuelven a utilizarse. Pero solo entre las mafias más nostálgicas. Para los más modernos, la llave del blanqueo es Internet. “Los casinos on line se amparan en las jurisdicciones territoriales para realizar sus sospechosas, a veces, actividades de juego. Sobre todo son muy dañinos cuando la propiedad de los casinos pertenece a mafias u organizaciones criminales. Las monedas digitales son otro medio de trasladar montantes de dinero de curso legal a dinero digital para su posterior reconversión”, explica Domingo Martínez, miembro de la Junta Directiva y vocal del Instituto de Expertos en Prevención de blanqueo de capitales y financiación de terrorismo (INBLAC).

Lo más inabarcable de todo, añade este especialista, es la intensa actividad criminal que se desarrolla en la internet profunda. Considerando Internet un iceberg, la internet profunda es todo aquello que no se ve. Según la publicación especializada Popsci, la Internet que todos conocemos, la que rastrean Google y otros buscadores, tiene 147 terabytes; la internet profunda en la que se manejan las mafias y las redes terroristas además de los investigadores más frikis tiene 91.000 terabytes.

Mientras legisladores y autoridades imponen leyes para luchar contra el blanqueo del siglo XX, las mafias ya está inmersas en las inmensas posibilidades que les ofrece el siglo XXI. Y es que, como se dijo hace una semana en una convención sobre blanqueo que se celebró en Los Ángeles,  “el lavado de dinero evoluciona rápidamente y cada vez es más difícil desmontar las capas”.

Que levante la mano el que, conociendo este tipo de irregularidades, las denunciaría. Esta petición se lanzó hace un par de semanas en un evento cerrado para profesionales de prevención de blanqueo de capitales que tuvo lugar en Madrid. La sala estaba abarrotada de empleados de banca especializados en...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pilar Blázquez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí