1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El récord más difícil para Simeone

Ricardo Uribarri 9/04/2015

Ricardo Zamora durante la famosa parada de la Copa del Rey frente al Barcelona, en 1936.
Ricardo Zamora durante la famosa parada de la Copa del Rey frente al Barcelona, en 1936.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Diego Pablo Simeone tiene ante sí la oportunidad de superar la barrera más difícil de todas las que ha ido derribando desde que se hizo cargo del Atlético de Madrid en diciembre de 2011. La ampliación del contrato del argentino hasta 2020 le pone en disposición de convertirse en el entrenador que más tiempo ha permanecido de forma continuada en el banquillo en toda la historia del club. Y no es una marca cualquiera.

De hecho, lleva 69 años en vigor. Justo desde que Ricardo Zamora abandonara su puesto como técnico rojiblanco en 1946 después de haber estado siete temporadas seguidas en el puesto, en la época en la que el equipo jugó bajo la denominación de Atlético Aviación. Es cierto que Luis Aragonés acumula más temporadas como responsable deportivo de los colchoneros, en concreto, 15, pero nunca estuvo más de cuatro seguidas. Ya se sabe que el fútbol español nunca se ha caracterizado por tener mucha paciencia con los entrenadores. Y posiblemente, el Atlético haya sido uno de los clubes, especialmente en los años de Jesús Gil al frente de la entidad, más difíciles para conseguir una cierta estabilidad en esa ocupación. En nuestro fútbol siempre ha parecido una utopía que alguien pudiera seguir el ejemplo de Inglaterra donde (cada vez menos, es cierto) es común que haya técnicos que permanezcan décadas al frente de sus equipos, como Alex Ferguson, 27 años en el Manchester United, o Arsene Wenger, 19 temporadas en el Arsenal.

Simeone acumulará tres temporadas y media en el club cuando finalice la actual. Por lo que necesitaría cumplir cuatro de las cinco campañas más que tiene firmadas, es decir, aguantar hasta 2019, para superar al que fuera uno de los mejores guardametas en la historia del fútbol español. Todo un reto para el hombre que ha situado al Atlético en el primer escalón del panorama futbolístico. Algo parecido a lo que hizo la persona a la que puede superar.

Hijo de médico, el barcelonés Ricardo Zamora (1901-1978) abandonó la carrera por su amor a este deporte a pesar de que en una ocasión le juró a su madre que no volvería a practicarlo, cuando tras golpear una pelota de trapo le reventó una infección de pus que tenía en el pie y le tuvieron que operar de urgencia al tener peligro de gangrena. Empezó a jugar en el Universitari de Barcelona y sus buenas actuaciones hicieron que el RCD Español se fijara en él y le fichara con apenas 15 años. Allí estuvo hasta 1919 cuando un enfrentamiento con la directiva provocó que se marchara al FC Barcelona. En el club culé permaneció tres temporadas pero tras serle denegado un aumento de su ficha retornó a su anterior casa, el Español, donde militó ocho temporadas. En 1930 el Real Madrid pagó 100.000 pesetas por su contratación, convirtiéndose en el traspaso más caro de la época, circunstancia que se mantendría durante 18 años. Además le dio al guardameta 50.000 pesetas más y 3.000 mensuales de ficha. Con los blancos ganó dos Ligas y dos Copas de las cinco que obtuvo en su carrera (logró otras dos con el Barça y una con el Español).

Carismático dentro y fuera de los terrenos de juego, se puede decir que Zamora fue el primer jugador mediático en el fútbol español ya que su fama llegó a cotas altísimas tanto dentro como fuera de España. Conocido como El Divino, participó en el primer gran compromiso internacional de la selección española, los Juegos Olímpicos de Amberes, donde España ganó la medalla de plata. En ese torneo y después de ganar por 1-0 a Dinamarca, nació la famosa frase  "1-0 y Zamora de portero". Poseedor de unos reflejos incomparables, fue precursor de gestos técnicos nunca vistos, como su famoso despeje con el codo, conocido desde entonces como zamorana. Prueba de la trascendencia que tuvo en nuestro fútbol es que desde 1959 se denomina con su nombre el trofeo al portero menos goleado de la temporada.

Todo le sonreía hasta que el estallido de la guerra en 1936 le pilla en Madrid. Dos años antes había recibido la distinción de la Orden de la República pero Zamora nunca había manifestado de forma clara sus ideas políticas. Sus colaboraciones con el diario YA, de tendencia monárquica y católica, le ponen en el punto de mira de los republicanos. En los primeros meses de la contienda se llega a rumorear que ha fallecido e incluso el militar Queipo de Llano, en sus famosas alocuciones radiofónicas, lamentó su muerte. Pero Zamora estuvo escondido en varias casas de amigos hasta que en el mes de octubre es descubierto durante un registro y llevado a la cárcel Modelo.

Allí estuvo a punto de ser fusilado en varias ocasiones pero encontró el apoyo del poeta anarquista Pedro Luis de Gálvez, que fue a verle al enterarse de su estancia en el penal. De lo que ocurrió en aquella visita dio testimonio Ramón Gómez de la Serna en el periódico argentino La Nación. "La aparición de Gálvez en las cárceles es una ráfaga de espanto. Se dirige a los presos en actitud estrepitosa y tono grandilocuente. Juega con las pistolas como un malabarista inconsciente. De vez en cuando salva a un hombre. Una mañana se presentó en la cárcel Modelo y salió a uno de los balcones del patio llevando del brazo a un preso. Exigió que se reunieran bajo aquel balcón todos los encarcelados y todos los milicianos de la prisión y pronunció a grandes voces este discurso: He aquí a Ricardo Zamora, el gran jugador internacional de fútbol. Es mi amigo y muchas veces me dio de comer. Está preso aquí y esto es una injusticia. Que nadie le toque un pelo la ropa. Yo lo prohíbo. Luego lo besó y lo abrazó ante los presos atónitos mientras gritaba ¡Zamora, Zamora!".

La mediación de Gálvez y de la Embajada de Argentina favorecen que sea liberado en el mes de noviembre y decide refugiarse en la sede diplomática argentina ante el temor de ser víctima de un atentado. Allí estuvo varios meses hasta que en la primavera de 1937, con un salvoconducto expedido por el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Gobierno argentino, viaja con su familia a Valencia para embarcar en el torpedero Tucumán, del país sudamericano, que les llevará a Niza. En la ciudad francesa terminaría su carrera como jugador  tras militar dos campañas en el equipo local, en el que también inició su faceta como técnico en la temporada 37-38.

Su tardanza en regresar a España una vez que el conflicto parecía decantado, haciendo caso omiso a los que le animaban a comprometerse con el bando nacional, y sus manifestaciones en las que se definía como un defensor de la patria pero rechazando entrometerse en política, le generan animadversión en el bando franquista, siendo investigado por el Consejo Superior de Deportes. Para escapar de las represalias que algunas voces pedían para él decide aceptar la oferta del Atlético Aviación, vinculado al Ejército, pero ni de esa forma se libraría de vivir un nuevo susto.

A su vuelta a España fue procesado por la nueva Ley de Responsabilidades Políticas basándose en un artículo que decía: "Haber salido de la zona roja después del Movimiento y permanecido en el extranjero más de dos meses, retrasando indebidamente su entrada en el territorio nacional". Zamora fue encarcelado en la prisión de Porlier. Estuvo encerrado poco tiempo pero posteriormente terminaría siendo condenado a una pena de seis meses de inhabilitación pública, que le impediría dirigir el equipo colchonero en las diez primeras jornadas de la temporada 40-41, siendo ocupado su puesto durante ese tiempo por Ramón de la Fuente. Por ello, habrá quien defienda la tesis de que "oficialmente" Ricardo Zamora ejerció como técnico rojiblanco durante seis temporadas y media aunque él tenía contrato en vigor con la entidad en esos meses.

Lo curioso es que el equipo debía haber jugado en Segunda División la temporada en la que levantó su primera Liga, debido al descenso sufrido en la campaña 35-36. Pero el Oviedo pide una moratoria de un año al tener su campo destrozado por culpa de la guerra y esa plaza se la juegan entre los dos descendidos en el último campeonato, el Athletic Club de Madrid y el Atlético Osasuna. El partido se juega en Valencia el 26 de noviembre, ya con Zamora en el banquillo, y los madrileños se imponen por 3-1. Un mes antes se había firmado el acuerdo de fusión con el Aviación Nacional por lo que la entidad colchonera pasó de tener que jugar en Segunda, con importantes problemas económicos y con una plantilla diezmada, a verse en la máxima categoría, con un soporte económico importante y con incorporaciones tan destacadas como las de Aparicio, Campos, Germán, Machín o Vázquez.

Con esos nuevos aires, el Atlético Aviación completó una campaña de menos a más. En la jornada 11 ocupaba la séptima posición pero de ahí hasta el final consiguió nueve victorias por sólo dos derrotas, obteniendo de la mano de Ricardo Zamora el primer  título liguero de su historia en la última jornada al ganar en casa al Valencia y empatar el Sevilla, que llegaba líder a ese último partido, en el campo del Hércules.

Aquel equipo llegaría a su cénit la temporada siguiente, la 40-41, en la que revalidaría su corona de campeón tras perder sólo dos partidos en todo el campeonato, desarrollando un fútbol ofensivo que arrollaba a sus rivales. Logró 70 goles en 22 jornadas, con una media de más de tres goles por partido. Los de Zamora consiguieron victorias tan llamativas como un 7-1 al Español, un 0-5 al Athletic, un 6-0 al Murcia, un 1-4 al Madrid, un 2-4 al Barcelona, otro 7-1 al Hércules…

Zamora era un técnico con unos métodos de llevar al grupo un tanto peculiares. Prueba de ello es la historia que refleja Luis Miguel González en su libro Las mejores anécdotas del Atlético de Madrid (La esfera de los libros): "Tras un partido en Sevilla, donde el Atlético sucumbió, las culpas de la derrota recayeron en dos Pacos: Arencibia y Campos, compañeros, amigos y paisanos. Según las manifestaciones del técnico, la actuación de ambos había sido más que mediocre. Zamora decidió sancionar a los dos jugadores con marcharse a descansar unos días a un pueblo cercano a Madrid. A última hora, el entrenador sólo castigó a Campos, quien sobre esta cuestión dejó en letra impresa este testimonio: Recuerdo que el secretario técnico Paco Salamanca me llevó en su coche hasta el pueblo donde quedaría recluido durante unos días. Con nosotros venía Ramón Cobo, que, según Zamora, estaba muy delgado y le convenía engordar. El lugar, la verdad, era paradisiaco. Además, en la casa donde me hospedé había cuatro chicas muy simpáticas, con las que me habría divertido si no me hubiera afectado tanto la sanción que me impuso el entrenador. Me afectó tanto que los días que estuve allí por mi cabeza no pasaban otros pensamientos que no estuvieran relacionados con el fútbol. Otros, en mi lugar, habrían envidiado la condena".

Zamora permaneció cinco temporadas más en el club sin que pudiera repetir los éxitos de sus dos primeros años. Pero su nombre ya había quedado ligado a la historia de la entidad como el técnico que logró las dos primeras ligas, además de manera consecutiva, algo que sólo pudo repetir después Helenio Herrera. Todo un personaje Ricardo Zamora. Durante muchos años pareció imposible que algún entrenador aspirara a superar su registro. Hasta que llegó Diego Pablo Simeone. Si lo consigue, será señal de que estos próximos cuatro años habrán estado llenos de buenas noticias para el Atleti.

Diego Pablo Simeone tiene ante sí la oportunidad de superar la barrera más difícil de todas las que ha ido derribando desde que se hizo cargo del Atlético de Madrid en diciembre de 2011. La ampliación del contrato del argentino hasta 2020 le pone en disposición de convertirse en el entrenador que más...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí