1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gengis Kan, yo soy tu hijo

Manuel de Lorenzo 9/04/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

He sabido hace poco que Rodrigo García Barcha cursó parte de sus estudios universitarios en Londres, lo cual no ha afectado demasiado a mi existencia porque hasta ese momento no tenía ni idea de quién era Rodrigo García Barcha y he comprobado que desde entonces me levanto a la misma hora, sigo fumando y me peino más o menos igual.

Quienes tampoco sabían mucho de él eran sus profesores y compañeros de universidad, y esto ya es más extraño. Con el tiempo ha adquirido cierta fama como realizador, llegando a dirigir varios capítulos de A dos metros bajo tierra, Carnivàle y Los Soprano e incluso colocando a las actrices de alguna de sus películas entre los nominados a los Oscar, pero cuando presentó su trabajo para el examen final de semiótica a mediados de los 80 muy pocos tenían constancia de su vida personal. La prueba consistía en analizar el simbolismo del gallo en la novela de Gabriel García Márquez El coronel no tiene quien le escriba, y a diferencia de los demás alumnos y sus profundas teorías, Rodrigo defendió que el gallo solo era el gallo y que no se requerían otras disquisiciones. Dado que su exposición conducía irremediablemente al suspenso y al ser tachada de pobre y simplista, el joven García Barcha explicó que había telefoneado a su padre, autor de la obra, y eso era exactamente lo que le había contestado. "Dile a tu profesor que el gallo es el gallo. Y que no joda". La sorpresa, como es natural, fue mayúscula. El gallo resultó ser el gallo, y Rodrigo el hijo del recién elegido premio Nobel de Literatura. Un dato que no había hecho público antes porque no lo había creído necesario.

Admiro esa clase de discreción. Siempre advierto en ella cierta tutela de los lazos familiares. No cabe duda de que es una cautela comprensible cuando la falta de prudencia puede jugar en tu contra. Quién no se ha puesto en la piel de Frank Pentangeli cuando echa un vistazo a su hermano, sentado al lado de Michael ante la comisión del Senado, y niega conocer a ningún "padrino" o haber pertenecido a la familia Corleone al ser preguntado por su relación con Don Vito y Peter Clemenza. Pero incluso cuando evitar el sigilo pudiese resultar provechoso, como en el caso de Rodrigo García Barcha, guardar reserva en cuanto a la filiación de uno es una conducta ejemplar, porque en el fondo se esconde la encomiable voluntad de proteger a tu familia.

Y tu familia puede ser cualquiera. A veces lo son tus amigos. Otras veces lo es el enfermero que te echa una mano a diario mientras estás impedido en el hospital. Puede serlo el tío al que acabas de conocer y con el que acabas arreglando el país mientras cerráis todos los bares. O incluso esa gente a la que te abrazas en el estadio cuando tu equipo marca un gol. Y no me refiero a un concepto alegórico de familia. Estoy hablando de familiares de verdad. De personas con las que compartes una notoria coincidencia genética. De hecho, por simple probabilidad, en un estadio como el Camp Nou podrías estar sentado, sin saberlo, al lado de quinientos primos lejanos. Y lo más asombroso de todo es que los quinientos podríais ser descendientes del mismísimo Gengis Kan. Ahí es nada.

Actualmente, uno de cada doscientos hombres tiene como antepasado común a Gengis Kan. Paseando por la calle un domingo cualquiera puede uno cruzarse con varios miembros del linaje del Príncipe Universal. Algunos estarán paseando al perro. Otros comprando pipas. Habrá quien se haya pasado la noche entera de copas y todavía esté deambulando en un estado lamentable mientras su mujer, en casa, maldice la hora en que se casó con semejante crápula. Pero a ver quién es el chulo que le dice nada a uno de los hijos del emperador más sanguinario de la historia.

Aunque la fama de Temuyín, como se llamaba en realidad el señor de todos los océanos, es ciertamente injusta. Es considerado por muchos como un hombre cruel y despiadado que llevaba a cabo prácticas atroces, propias de un ser sin compasión al que no le importaba el dolor y el sufrimiento ajenos, cuando en realidad lo único que hacía era comandar hordas de guerreros a caballo que ejecutaban matanzas masivas y lanzaban los cadáveres de sus víctimas mediante catapultas a la siguiente ciudad que fuesen a conquistar, sembrando el terror y la histeria entre sus habitantes ante la espantosa visión de lo que pronto les iba a ocurrir a ellos. Lo que haría cualquiera en su situación de emperador mongol, vamos.

Y precisamente en el fragor de esas conquistas, que duraron dos décadas, nace el frondoso árbol genealógico de Gengis Kan. Mientras los suyos se dedicaban a saquear y destrozar todo cuanto se encontraban, el kan oceánico aprovechaba para someter a todas las mujeres que caían a los pies de su caballo. Se estima que fueron miles, y mediante el crecimiento exponencial de su descendencia a través de los hijos de sus hijos, hoy en día hay aproximadamente diecisiete millones y medio de hombres que tienen como antepasado común a Gengis Kan.

Y digo bien: hombres. Sería imposible determinar cuántas mujeres pertenecen también al mismo linaje, ya que la coincidencia genética que permite determinar la inclusión de una persona en tan selecto grupo se encuentra únicamente en el cromosoma Y, como señaló en su momento Chris Tyler-Smith, genetista evolutivo del Instituto Wellcome Trust Sanger en Hinxton, Reino Unido, y director del estudio que determinó que un 0,5% de la población mundial masculina era descendiente de Temuyín.

Poco después del hallazgo, el genetista de la Universidad de Oxford Bryan Sykes, contratado por la compañía Oxford Ancestors, encontró al primer occidental emparentado con el gran kan mongol tras analizar 25.000 muestras de ADN. Su nombre es Tom Robinson, y en su cromosoma Y se encuentran siete de los nueve marcadores genéticos que se corresponderían con el genotipo de Gengis Kan.

Tom recibió la noticia a su regreso de un crucero por Alaska que había hecho con su mujer para celebrar sus bodas de plata, y lo cierto es que no reaccionó con especial efusividad. Ni siquiera cuando le comentaron que el embajador de Mongolia en Estados Unidos quería que fuese su invitado de honor. Sospecho que la vida de Tom, un profesor de Contabilidad de la Universidad de Miami residente en Palmetto Bay que ronda los cincuenta años, es tan alocada y excitante que saber que es descendiente del hombre que fundó el imperio continental más extenso de la historia no es muy diferente a encontrarse un premio en el palo de un helado. En la montaña rusa de su día a día, ya solo los misteriosos secretos ocultos de las ciencias contables suponen un estímulo para este antiguo presidente de una sociedad de analistas financieros.

Cuando le preguntaron si creía que se parecía en algo a su antepasado, Tom despejó cualquier duda contestando: "Bueno, creo que tengo un cierto número de habilidades administrativas". Pero por si no había quedado claro, bromeó: ”Aunque no he conquistado nada per se".

Asumámoslo, el primer descendiente occidental conocido de Gengis Kan es probablemente el típico tío que se ríe con sus propios chistes. La historia esta llena de pequeñas maldades como ésta. Su respuesta es un magnífico ejemplo de por qué la discreción en cuanto a los lazos familiares siempre juega en favor de uno. Puedo imaginar las sensaciones encontradas de cualquiera a quien le comenten que es al mismo tiempo pariente de Gengis Kan y del bueno de Tom. Sería lógico que se lo callase. Al fin y al cabo, nadie presume nunca de cuñado.

A veces me gustaría telefonear a alguno de sus alumnos de Contabilidad de la Universidad de Miami y decirle: "Dile a tu profesor que el gallo es el gallo. Y que no joda". Pero luego pienso que a lo mejor Tom es primo mío y se me pasa. No tentemos al diablo.

He sabido hace poco que Rodrigo García Barcha cursó parte de sus estudios universitarios en Londres, lo cual no ha afectado demasiado a mi existencia porque hasta ese momento no tenía ni idea de quién era Rodrigo García Barcha y he comprobado que desde entonces me levanto a la misma hora, sigo fumando y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Manuel de Lorenzo

Jurista de formación, músico de vocación y prosista de profesión, Manuel de Lorenzo es columnista en Jot Down, CTXT, El Progreso y El Diario de Pontevedra, escribe guiones cuando le dejan y toca la guitarra en la banda BestLife UnderYourSeat.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí