1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Land of Lincoln

Policía-blanco-mata-a-hombre-negro

Tras la raza y la pobreza existe un último elemento que conforma el cóctel que cada cierto tiempo explota en EE.UU: las armas. En este país cualquiera puede estar armado

Diego E. Barros Chicago , 9/04/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ha vuelto a suceder. Una muesca más en un revólver siempre humeante. Policía-blanco-mata-a-hombre-negro, rezan los titulares rebotados allende los mares una y otra vez. Un nombre más, Walter Scott, a unir a una larga lista que no tiene fin: Ferguson, Nueva York Pasco (el muerto fue un mexicano) o Cleeveland, donde la víctima fue un niño con una pistola de juguete, son solo algunos de los más mediáticos. Lo que aquí, pese al sobresalto, los (medio)sesudos análisis y la media indignación teñida de victimismo o culpa, dependiendo del espectro del color en donde se encuentre cada uno, sigue siendo un día normal en la oficina. Ocurrió el sábado en North Charleston, Carolina del Sur, en cuyo senado estatal, en la capital Columbia, todavía ondea la bandera confederada de los racistas estados del Sur. Este último dato es solo una anécdota, una nota de color, otra más a unir al espectro de tonalidades que rodean en EE.UU. a la llamada violencia policial. 

Un afroamericano de 50 años conduciendo un coche con un piloto roto por un suburbio de mayoría negra en una ciudad con el 80% de su cuerpo de policía blanco. Una parada rutinaria, el tradicional stop and frisk, en el que si eres negro tienes más de la mitad de las papeletas de que te toque. Podemos coger las estadísticas de una ciudad como NY y extrapolarlas al resto del país para tener una idea de la situación. En 2014, de los 46,235 detenciones rutinarias (requerimiento policial por cualquier razón), el 55% las sufrieron los afroamericanos, un 29% los latinos y solo un 12% los blancos. Por lo tanto, la raza, sigue importando. Y mucho. Hasta el propio presidente Obama tuvo que reconocer tras lo sucedido en Ferguson, que «había un problema de desconfianza» entre la comunidad afroamericana y la policía. La policía es racista. Es sobra conocido: la policía de NY odia a los portorriqueños, la de LA a los mexicanos, la de Portland a los esquimos, los Rangers de Texas tenían el siglo pasado una querencia especial por linchar mexicanos y en Chicago, cuya policía vive bajo eterna sospecha de brutalidad, el cuerpo reparte sus fobias entre el South Side afroamericano y el West Side de mayoría latina. Pero si creen que esta fijación en la raza como modus operandi es exclusividad estadounidense echen un vistazo a los cuerpos de otras latitudes. No miro a nadie, Mossos d’Escuadra.  

Tenemos la raza y está la pobreza. North Charleston es un suburbio al norte de Charleston, tercera ciudad del estado y, por cierto, una de las mejores en calidad de vida de EE.UU., que se ha ganado fama de ser «europea» por su facilidad para ser recorrida a pie o en transporte público. No es el caso de su vecino del norte, un suburbio donde el desempleo lleva a la pobreza, creando un ecosistema en el que aflora la delincuencia. Hace una década, North Charleston estaba entre las ciudades más violentas del país. Y aquí violencia casi siempre va asociada con focos de población de mayoría afroamericana. Pese a los avances desde la promulgación de los Derechos Civiles hace casi medio siglo, la distancia entre negros y blancos en cuanto a baremos de desarrollo social sigue siendo muy grande. 

Tras la raza y la pobreza existe un último elemento que conforma el cóctel que cada cierto tiempo explota en EE.UU: las armas. En este país cualquiera puede estar armado. Es un derecho, dicen unos; lo dice la Constitución, alegan otros. De hecho, la famosa Segunda Enmienda de la Constitución norteamericana reza: «A well regulated militia being necessary to the security of a free State, the right of the People to keep and bear arms, shall not be infringed». Traducido, podría ser así: «Siendo una milicia bien regulada necesaria para la seguridad de un Estado libre, el derecho del Pueblo a tener y portar armas no será vulnerado». Y ahí está el debate, en concreto en las palabras «milicia» y «pueblo». Ríos de tinta han corrido desde que los Padres Fundadores escribieran estas líneas para su promulgación en 1791. Ha llovido más incluso desde que el naciente país tuviera que construirse de la nada, sin Ejército ni cuerpos policiales con los que ganar una independencia al mismo tiempo que sobre estos se ceñía la desconfianza heredada de los estados europeos y su exclusividad en el uso de la fuerza. Pero díganle a un fanático de la NRA, la célebre Asociación Nacional del Rifle, o a un ferviente defensor de la «libertad» y el «destino manifiesto del pueblo elegido por dios» (argumentos blandidos por dos de los ya precandidatos republicanos, por ejemplo, Rand Paul y Ted Cruz) que, desde entonces, se han inventado los paraguas.

Es precisamente el hecho de que cualquier individuo pueda estar armado, lo que nos lleva a una explicación. La única que, por cierto, casi nadie ha dado (o que yo haya visto). EE.UU. es un país atenazado por el miedo. A cualquier cosa, pero sobre todo al otro (ojo a la campaña antiinmigrante que se viene para 2016 en el bando republicano). Si ese otro es negro, blanco y en botella. Es el estereotipo mil y una veces repetido e incrustado en la cultura popular estadounidense. 

Y los que viven con más miedo, los que de verdad están acojonados son precisamente los miembros de la Policía. La combinación de miedo más armas ha dado como resultado en EE.UU una ley de sobra conocida: better safe than sorry, algo así como más vale prevenir que curar. Y a la mínima, la prevención se lleva a cabo tirando de pistola. El Tribunal Supremo ha establecido que un oficial puede hacer uso letal de la fuerza solo si hay una causa probable de que el sospechoso «supone una amenaza significativa de muerte o serio atentado físico contra el oficial u otros a su alrededor». El problema es que esto ha acabado convertido en un cajón de sastre: es el agente el que decide el grado de amenaza y, además, los departamentos son los que controlan los datos con lo que es difícil, por no decir imposible saber si la policía hace un uso adecuado de su prerrogativa. Casi automáticamente, cualquier tiroteo en el que resulta muerto alguien por fuego policial es catalogado de «homicidio justificado». El agente tiene miedo y la Policía, como todo cuerpo armado, es endogámico hasta límites insospechados. 

Hasta en ocho ocasiones disparó Michael Slager, de 33 años, por la espalda a Walter Scott. En un primer momento, el agente escribió en su informe que la víctima había intentado quitarle su taser (pistola eléctrica), y, «temiendo por su vida», se vio forzado a disparar. De nuevo Slager tiró de gatillo y también de manual. 

¿Cuál es la diferencia en este caso frente a lo sucedido el pasado agosto en Ferguson con Michael Brown? La primera y más importante: el famoso vídeo publicado el martes por The New York Times que desmonta por completo la versión del agente y se ciñe literalmente a la descripción, emocionada y llena de rabia, dada por la madre de la víctima: «a mi hijo lo mataron como a un animal». Scott huía y recibió tres impactos de bala (tres de ocho disparos, ojo a la puntería del profesional) en el corazón, una oreja y una pierna. Para más inri, el agente trata de dejar una escena a gusto, tirando el taser que supuestamente le habría arrebatado Scott junto a su cuerpo. La segunda diferencia ha sido la rápida reacción (una vez conocido el vídeo) del jefe de Policía de North Charleston, despidiendo y acusando de asesinato al agente. 

Lo sucedido en North Charleston ha vuelto a colocar encima de la mesa la que hasta ahora parece la única y pobre solución: la posibilidad de que los agentes lleven una cámara personal que grabe sus actuaciones. El propio Obama se lo reclamó al Congreso tras lo sucedido en Ferguson. Para evitar malentendidos y que, al menos, sepamos cuándo un homicidio policial está justificado. Y poco más. Ahí termina el debate. Para qué queremos más respuestas si el problema en EE.UU. sigue siendo la negativa a hacer las preguntas adecuadas. Por eso volverá a pasar.    

Ha vuelto a suceder. Una muesca más en un revólver siempre humeante. Policía-blanco-mata-a-hombre-negro, rezan los titulares rebotados allende los mares una y otra vez. Un nombre más, Walter Scott, a unir a una larga lista que no tiene fin: Ferguson, Nueva York Pasco (el muerto fue un mexicano) o...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Diego E. Barros

Estudió Periodismo y Filología Hispánica. En su currículum pone que tiene un doctorado en Literatura Comparada. Vive en Chicago y es profesor universitario. Escribe donde le dejan y, en ocasiones, hasta le pagan.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí