1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La soga en el cuello de la cultura

Dos años y medio después de la subida del IVA al 21%, creadores y empresarios analizan la debacle que ha supuesto para el cine, el teatro, la música, el arte y la danza, y el Gobierno mantiene el suspense sobre su rebaja antes de las elecciones

ctxt 16/04/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El almanaque de la cultura española tiene un fecha marcada en negro: el 1 de septiembre de 2012. Ese día, el Gobierno de Mariano Rajoy -con Cristóbal Montoro como responsable de Hacienda y Luis de Guindos al frente de Economía- aplicó una subida del IVA de un 13% a buena parte del sector cultural. Hasta aquel día, el IVA que gravaba el cine, el teatro, la danza, la música y el arte era de tipo reducido, un 8%. Pero en vez de aumentarlo hasta un 10%, el Gobierno decidió dejar de aplicar el tipo reducido y aplicar el tipo máximo, el 21%. 

Fue una manera ciertamente original de interpretar el artículo 44 de la Constitución, que en su punto 1 dice que “los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho”. Una promoción y tutela que desde aquel día se tradujo en un incremento del 13 % en el coste final de las entradas  para cualquier espectáculo, proyección o representación. Desde entonces, una quinta parte de cada entrada va a parar las arcas públicas. 

Han pasado más de dos años y la medida no ha supuesto un incremento de la recaudación, y el sector cultural, castigado también por el cambio de hábitos de consumo cultural como consecuencia de la crisis, sigue con la soga al cuello. Y cada vez aprieta más. 

La palabra la tiene el ministro de Hacienda. La última vez que habló, Cristóbal Montoro dijo:  "Cuando haya escenarios propicios, se tomarán decisiones a ese respecto". Se acercan las elecciones.

El teatro

La subida del IVA cultural en 2012 supuso el desplome del número de espectadores que acudía a los espectáculos teatrales. Pero no sólo eso: “Potenció la idea de la artes, de la cultura, como productos de ocio, algo especial de fin de semana”, explica Llátzer García, dramaturgo y director de la compañía Arcadia.

Con esa decisión, el Gobierno pretendía incrementar la recaudación. Sin embargo, el sector teatral sostiene que el efecto ha sido el contrario. Sólo en Barcelona, durante la temporada 2012-2013, hubo medio millón de espectadores menos y la recaudación en taquilla descendió un 25%. Aunque en la temporada 2013-1014 las cifras se recuperaron ligeramente, aumentando entre un 3% y un 5%, son muchas las compañías o salas que han tenido que cerrar porque las cuentas no les cuadran. 

En vista de la ineficacia de la medida, Miguel del Arco -director, autor, guionista y actor- se pregunta por qué el Gobierno no ha dado marcha atrás. Al principio Del Arco se negaba a creer la teoría de que la subida del IVA al sector cultural era una venganza tras las manifestaciones de los artistas por el ‘No a la guerra’ y contra otras políticas del Gobierno, pero ahora no encuentra otra explicación.

Del Arco, fundador de Kamikaze Producciones, es uno de los afectados por una de las consecuencias del incremento del IVA: la desaparición de las giras. Misántropo, la obra que dirige junto al productor Aitor Tejada, apenas consigue cuatro representaciones  al mes. 

Lo mismo le sucede con las creaciones de Llátzer García, quien sostiene que los programadores no arriesgan: “Sólo hacen hueco en la cartelera a obras que vienen con el favor del público garantizado, y eso que afecta creativamente al sector”. 

Otra consecuencia de la subida del IVA cultural ha sido una proliferación del monólogo o de obras con no más de tres o cuatro actores. Juan Vinuesa -actor, director y profesor en el Laboratorio William Layton- observa que hay compañías que no se atreven a hacer obras con varios actores. “Eso supone –en su opinión- cerrar la puerta a muchos textos y mitigar la libertad creativa”.

Sin embargo, para Vinuesa el incremento del IVA no ha cambiado radicalmente la situación del sector en España: “Aquí el teatro siempre ha estado en crisis y siempre ha sido considerado ocio, no cultura. Por tanto, el aumento de los precios ha servido únicamente para ponerle más trabas de las que ya sufría”. 

El problema radica en la educación, continúa Vinuesa: “¿Acaso en el colegio nos ponían deberes relacionados con el teatro? En el sistema educativo el teatro es algo accesorio, a diferencia de lo que ocurre en países como Francia o Inglaterra. Si estuviese presente en las escuelas, el nuevo público del teatro estaría mejor formado, habría más afición, y, por tanto, el navajazo del IVA no hubiera afectado tanto”. 

Algunos miembros del sector tratan de ver el lado positivo de esta crisis. A pesar de reconocer que el gravamen “ha hundido el oficio”, Marilia Samper -dramaturga y directora de escena-, considera que ha servido como motor para generar nuevas ideas y proyectos. Destaca la proliferación de pequeñas compañías independientes, que están acercando al público nuevas dramaturgias de autores contemporáneos, y que ha servido de acicate para lograr un producto rentable, interesante y de calidad: “Se ha producido una purga favorable para el sector, ya que quien se ha bajado del carro lo ha hecho porque no amaba realmente el teatro”.

Sean optimistas o pesimistas, todos están de acuerdo en la necesidad de una reducción del IVA -hablan de dejarlo en un 4%- porque consideran la cultura un bien de primera necesidad. 

También se plantean otras alternativas. Del Arco propone establecer un gravamen según la amortización de la obra, como en Francia, donde a las primeras funciones se les aplica una tasa reducida. Samper apuesta por fomentar la inversión privada, como ocurre en EEUU, confiando en que aquellas empresas que invirtieran lo harían por convicción ideológica, ya que, según sostiene, “la cultura difícilmente resulta rentable”. Vinuesa, sin embargo, dirige los cambios al interior del sector: “Los creadores tenemos que reflexionar, tenemos que pensar en métodos de difusión para ir más allá. No debemos contentarnos con que la obra guste a nuestros amigos”.

La música

Desde el 1 de septiembre de 2012, la recaudación total en conciertos se ha reducido un 15%. “Para nuestro sector la subida del IVA es la gota que ha colmado el vaso”. Lo dice Francisco López, mánager de figuras del pop rock español como Leiva o Siniestro Total y productor de eventos  musicales. “La falta de política cultural en España es un mal endémico que se ha acrecentado con esta medida, obligando a cerrar cientos de empresas vinculadas con el negocio musical”, dice.

El mánager y productor sostiene que no parece haber ninguna razón objetiva para mantener el impuesto porque “el propio ministerio se ha dado cuenta de que la subida no ha servido para aumentar la recaudación, sino todo lo contrario”. Y añade: “Prefiero no pensar que se trata de una represalia por parte del Partido Popular contra el mundo de  la cultura, porque me parecería de una necedad enorme”. En su opinión, “la solución es volver al IVA del 8% inmediatamente para equipararnos con países europeos como Suecia o Noruega donde el género pop-rock se considera patrimonio cultural”. 

“¿A qué estamos jugando?”. La pregunta se la hace Carmen Linares, cantaora flamenca. No entiende por qué, si la recaudación está cayendo, se mantiene el “impuesto de lujo”: “Aunque los espectáculos siguen llenándose ha bajado mucho el número de contrataciones y sobre todo la gente joven selecciona mucho más”.

Lo que apena a Carmen Linares es que “los programadores de espectáculos ya no arriesguen, marginando así a los talentos emergentes” y concluye lamentando que  “la cultura del flamenco ya no se fomente como debiera”. 

En España los géneros populares (pop, rock y flamenco) representan un 82% por ciento del mercado musical, mientras que la música clásica ocupa un 18%. El género culto tampoco muestra precisamente un panorama halagüeño. Begoña Lolo -musicóloga y directora del Centro Superior de Investigación y Promoción de la Música de la UAM-, asegura que el descenso en contrataciones no es tan notable en escenarios como el Teatro de la Zarzuela o el Auditorio Nacional -que cuentan con el apoyo y la subvención del Ministerio de Cultura-. 

“El problema -concreta Begoña Loló-  es que no se apoyan iniciativas diferentes, no hay intención de promover el desarrollo real de la música clásica como patrimonio. Se busca simplemente la afluencia de público ofreciendo programas con más de lo mismo”. Begoña recomienda al Gobierno un análisis profundo de las necesidades del Estado en materia de música y cultura y “dejar de ceñirse a sus propias instituciones”. 

La danza

La crisis y el ivazo cultural han dejado a los bailarines temblando. Desde el comienzo de la crisis en el año 2008 las funciones de danza y su recaudación han caído casi un 50%, según datos de la SGAE. 

Javier Serrano, productor de la Compañía Nacional de Danza, reconoce que al formar parte del INAEM y tener apoyo del Gobierno la CND tiene menos dificultades. No obstante, también sufren los efectos de la subida del IVA, aunque en menor medida que las compañías independientes. “Cuando tienes más de tres funciones se aprecia notablemente el descenso de ocupación”. “La danza -explica Serrano- es un tipo de espectáculo que suele tener un público asiduo y de alto poder adquisitivo. Las dificultades surgen cuando se programan espectáculos familiares y con precios populares”. 

La Compañía Nacional de Danza ha aumentado su ocupación notablemente desde el año 2012. De un 66% ha pasado a un 94% de ocupación, según datos del INAEM. 

El musical

Un ejemplo ilustrativo del panorama de la danza moderna es el musical Hoy no me puedo levantar, basado en las canciones de Mecano. La producción se estrenó en el Teatro Rialto de Madrid en 2005. Hasta junio de 2014 la han presenciado más de tres millones de espectadores, lo que convierte  esta producción en el musical con más espectadores de la historia del teatro en España.

Pero, a pesar del éxito, el último noviembre la compañía entró en concurso de acreedores con una deuda aproximada de cinco millones de euros. Sus responsables lo achacaron, entre otros motivos, a los efectos de la crisis económica y a las subidas del IVA, primero del 7% al 8% y, posteriormente, al 21%, “un incremento que, debido a la debilidad de la demanda, no ha podido ser trasladado al precio final”, señalaba textualmente el informe de gestión de las cuentas de 2012 de la empresa. 

El arte

A principios de 2014, el 24 de enero, el Gobierno sorprendió al sector del arte con un regalo en forma de rebaja del IVA. Pasaría del 21% al 10%. Primera reacción: alegría y euforia. Parecía que el Gobierno aflojaba la soga que asfixiaba al sector del arte. Al conocer la noticia, los demás ámbitos de la industria cultural (el teatro, la música, el cine) pusieron sus ilusiones en fila india esperando su parte, su rebaja, su dosis de oxígeno en forma de rebaja del IVA. 

Pero no. Demasiado bonito para ser cierto. Días después, el BOE aclaraba la trampa. La reducción solo afectaría a las ventas directas de artista a comprador. O sea, que la medida incitaba a que las ventas se hagan directamente y no a través de las galerías. En definitiva, el galerista sigue soportando el 21% como antes de la anunciada reforma. Tras la euforia, el cabreo monumental. Un cabreo que hoy continúa. 

¿Qué sentido tiene bajar el IVA al artista y no al galerista? Pilar Serra -galerista y miembro de la asociación independiente Instituto de Arte Contemporáneo- entiende que la iniciativa responde “al desconocimiento del trabajo del galerista, por no decir al desprecio, por parte del Gobierno, a su labor  divulgativa del arte contemporáneo, a su propia existencia y en general a todos los temas relacionados con el arte y la cultura”.

La indignación de la “rebaja trampa” no solo afecta a los intermediarios, sino que el propio artista también ve perjudicados sus ingresos en la medida en que las galerías venden menos. De hecho, la mayor parte del mercado del arte se mueve en las ferias, que están promovidas y organizadas por las galerías. El IAC carece de datos fiables sobre el porcentaje aproximado de transacciones que se hacen directamente de artista a comprador.

 “Las galerías de arte son un sector profesional estable y reconocido cuya labor no sólo es fundamental en la selección de artistas sino que es un sector cuya inversión en la promoción de artistas es fundamental tanto a nivel nacional como internacional”, reivindica Vicente Matallana, director de LaAgencia, una productora independiente de arte dedicada a las nuevas tecnologías y creador de la New Art Foundation de Barcelona. 

Según los datos del IAC, en los últimos dos años las ventas han descendido un 50%. Esta reducción de ingresos dificulta la asistencia a ferias en el extranjero, los pagos para producción de obra, la edición de  catálogos, etcétera.  

El IAC muestran su asombro ante la actitud del Gobierno frente a esta situación: “Es inconcebible que la Administración no se tome en serio la realidad económica y las necesidades fiscales del sector cultural que representa nada menos que el 4,5% del PIB y cuya actividad influye de manera notable en el sector del turismo”. 

El cine

“Un palo brutal”. Enrique González-Macho -expresidente de la Academia de Cine y propietario de los cines Renoir y de la distribuidora Alta Films-, responde con rotundidad cuando se le pregunta qué ha supuesto para la industria del cine la subida del IVA hasta el 21%. Y no es una opinión. Se sustenta en un dato tan contundente como el palo: desde el 1 de septiembre de 2012, cuando se produjo la subida, han cerrado en España 270 salas de cine.

“El sector decidió en su momento, y así lo ha mantenido, que la subida del impuesto no repercutiera en el público. Los costes han sido asumidos por la industria”, explica González-Macho. Por eso, el sector está viviendo uno de los momentos más complicados que se recuerdan.

“En contra de lo que mucha gente cree, ir al cine no es caro -sostiene González-Macho-. A día de hoy, el precio medio de una entrada está en 5’70 euros”. A ello contribuyen iniciativas como el día del espectador (el día de la semana en que se rebaja la entrada hasta un precio que oscila entre los 3 y los 4,50 euros) o la cada vez más exitosa Fiesta del Cine, que se celebra dos veces al año y durante la que las entradas cuestan 2'90 euros. 

Los cines se llenan durante unos días, sí, pero, ¿es realmente rentable vender la entrada a esos precios o es un mero ejercicio de marketing? Desde la Federación de Cines de España (FECE) creen que, además de que ver las salas llenas durante tres días es muy beneficioso para la industria, el principal beneficio de esta iniciativa es recuperar a los espectadores que han dejado de ir al cine con asiduidad.

¿Cómo se distribuye el precio de una entrada? El 21% es de IVA, otro 3% va a la SGAE por los derechos de autor y el resto se liquida en función de las negociaciones privadas e individuales entre cada una de las partes, es decir, entre exhibidores y distribuidores y entre distribuidores y productores, pero, por lo general, la distribuidora se lleva alrededor del 50% del importe. En cuanto a las productoras, cada una tiene una política y las majors estadounidenses cobran más que las productoras pequeñas o independientes.

Al comparar las cifras de 2011 (año con el IVA en el 8%) y 2013 (año completo con el IVA en el 21%) se observa que, mientras hace 3 años se vendieron 98 millones de entradas, en 2013 se vendieron algo más de 78 millones y medio. Es decir, en apenas dos años, 20 millones de entradas menos. Y la recaudación pasó de los 537 millones de euros a los 506. 

Por ello, el presidente de FECE, Juan Ramón Gómez Fabra, envió hace unas semanas una carta al presidente del Gobierno en la que le instaba a bajar, de una vez por todas, el gravamen: “Ustedes, sin comprender el momento delicado en el que nos encontramos como consecuencia de la piratería y de la crisis económica, financiera y del consumo, decidieron subir el IVA del 8 al 21% dándonos el empujón definitivo hacia el precipicio”, decía en la misiva. 

¿Por qué España tiene el IVA cultural más caro, con diferencia, de todos los países de la zona euro? “Eso sólo lo sabe Montoro”, dice González-Macho. “Cuando es para subir impuestos siempre nos fijamos en Europa, pero nunca para bajarlos”.

Con información de Helena Crespo, María Matos, Rocío Huerta y Vicente Sánchez

El almanaque de la cultura española tiene un fecha marcada en negro: el 1 de septiembre de 2012. Ese día, el Gobierno de Mariano Rajoy -con Cristóbal Montoro como responsable de Hacienda y Luis de Guindos al frente de Economía- aplicó una subida del IVA de un 13% a buena parte del sector cultural....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí