1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Otro ultimátum a Carletto

Álex Moreno Madrid , 21/04/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

José Mourinho se excusaba en las entrevistas más íntimas argumentando que al salir de casa se ponía una careta con la que interpretaba un papel. No sabemos si al quitarse la careta de entrenador quedaba en él alguna pizca de sus facetas de provocador o bombero pirómano con las que cimentaba su particular concepto de unidad en el vestuario. Tampoco creo que sea necesario saberlo. No parece tener sentido que las informaciones que se sonsaquen una vez haya caído el telón y que no estén estrictamente ligadas al juego tengan cabida en una sección de deportes, aunque el empeño al respecto sea hoy más firme que nunca.

El sucesor del portugués al frente del banquillo madridista, Carlo Ancelotti, no es un tipo prolífico a la hora de originar noticias, ni dentro ni fuera del campo. Tampoco parece necesitar un personaje al que interpretar cuando se pone a los mandos del club más poderoso, laureado e inexplicablemente autodestructivo del mundo. En el banquillo y en la sala de prensa, Ancelotti demuestra ser un hombre cómodo en su moderación, educado y afable. No tiene, desde luego, esa aura de modernidad y carisma para convertirse en un fenómeno de masas; no aparenta desearlo, pues únicamente parece estar interesado en convencer a sus jugadores, y ahí no da muestras de tener problemas.

Natural y respetado, a nadie le sorprendería que fuera calificado como un buen tipo. En todo caso, tampoco debería importar mucho para concluir que 'Carletto', como cariñosamente se dirigía a él toda la parroquia mediática cuando su equipo encadenaba la más exitosa secuencia de triunfos con un juego brillante, no es merecedor del trato dispensado por el club que se vanagloria como exponente del señorío. Hablamos del Real Madrid Club de Fútbol, o lo que es lo mismo cuando se habla de cualquier asunto del club en el que no esté el balón en juego, de Florentino Pérez Rodríguez.

Su llegada a Chamartín puso a fin a los tres años más convulsos de la historia reciente del Madrid. Esta etapa, saldada con una Liga y una Copa del Rey (“la mejor Copa del Rey de la historia” , como si el trofeo valiera por dos), concluía con graves heridas en el vestuario y la grada, y la imagen institucional por los suelos. La incorporación al multimillonario plantel de Gareth Bale, un nuevo estilete llamado a suceder al vanidoso Cristiano como estrella del club, no hizo de amnésico, aunque sí supuso un reto para el nuevo entrenador, obligado a integrar en el ‘once’ a otro imprescindible y a gestionar el aumento del ego en un vestuario cargado de prima donnas.

Demostrando su compromiso con el proyecto del club, Ancelotti acomodó a sus primeras espadas, protegiéndoles y surtiéndoles de mimos cuando fuese necesario, y armó un centro del campo a partir de la reconversión de Luka Modric en un vital especialista defensivo y organizador, y el inagotable depósito de Di María. En abril, la carrera de Bale en Mestalla igualó lo conseguido por Mourinho en su primer año. Por aquel entonces ya se había hecho con las riendas del vestuario. En Liga dominó durante buena parte de la temporada la competición pero la inquebrantable fe del Atlético de Simeone, que a diferencia de los blancos no descuidaron sus obligaciones domésticas por el sueño de una ‘orejuda’ igualmente deseada en la ribera del Manzanares, fue demasiado para un Madrid que se deshinchó en el tramo final.

La Champions citó en Lisboa a los dos equipos de la capital en su acto final. Allí, Ancelotti era consciente de que aun habiendo firmado la mejor temporada del club en años, tumbando en Múnich al Bayern de Guardiola (0-4) y llegando más lejos en Europa que todos sus predecesores de la última década, su futuro se decidiría aquella noche. Cuando el señor Florentino se preguntaba cuál era la mejor manera de presentar la cabeza de su entrenador, saltó Sergio Ramos y mandó a parar. La ejecución, por supuesto. El Madrid volvía a ganar doce años después la Copa de Europa, pero Ancelotti rehuyó la vitola de conquistador, algo que tan gustosamente se habrían aprestado a hacer otros.

Su segundo curso, el presente, se inició con el desmantelamiento del centro del campo que había sostenido la tropelía táctica gestada en los despachos (bajas de Di María y Xabi Alonso). Consciente de que repetir con éxito los malabarismos en la pizarra sería ya un milagro, Ancelotti pidió cemento. Le trajeron ornamentos al tiempo que le despojaban de contrafuertes. “Encaja las piezas y que te quede bonito”, le soltaron. Y Ancelotti, fiel a esos intereses estratégicos del club, se las apañó para reordenar los cromos y, para asombro de todos, convencer a sus jugadores más exquisitos de la necesidad de batirse en el barro. El respeto y el compromiso de sus futbolistas por un objetivo común revirtió  una obscena configuración de plantilla en la apuesta futbolística del Madrid más atrevida y bella que se recuerda.

Pero con la misma rapidez con la que se entronizó el juego del equipo, el crédito de Ancelotti volvió a consumirse con los primeros reveses tras conquistar el Mundial de Clubes. Ya por entonces sorprendió oír que, aun proclamándose campeón de Liga, en caso de que no revalidara la corona en Europa (algo que en la era ‘Champions’ ningún club ha conseguido) en detrimento del Barça, el técnico italiano saldría del Madrid. Las dudas sobre su futuro no se han despejado y por mucho que el propio presidente saliera a confirmar su continuidad hasta final de temporada, al no garantizarle para el siguiente curso las especulaciones no han cesado.

Lo último ha sido ver la presentación de Lopetegui como nueva esperanza blanca tras batir a Guardiola en la ida con su Oporto. Se da por hecho que en caso de no hacerse con la Liga o la Champions, Ancelotti será cesado. Y aun haciéndose con la Liga, muchos plantean la vuelta frente al Atlético de Madrid como el enésimo ultimátum para el técnico italiano, que recibe a los de Simeone, bestia negra estos dos años, sin Modric, Bale, Benzema ni Marcelo (los tres primeros por lesión, comprometiendo así el tramo final del equipo).

Y Ancelotti, que no ha dejado de cumplir con los deseos ‘del club’, arriesgando cada tarde con una alineación suicida por inferioridad en el centro del campo, tiene que oír cómo se cuestiona su gestión en el reparto de minutos. Él, cuyas peticiones para compensar con incorporaciones el medio del campo fueron ignoradas, tiene que escuchar reproches por el cansancio de Kroos y vérselas y deseárselas para alinear un equipo que sepa jugar al fútbol cuando Modric no está disponible. Y él, que ha firmado los mejores minutos del Real Madrid en años, que ha vuelto a ganar la Copa de Europa para el club en su primer año y cuenta con el respaldo de sus jugadores, asiste sin margen de error a un nuevo cara o cruz sobre su futuro en el momento más delicado.

Hasta ahora, Ancelotti ha asistido impávido al debate sobre su continuidad, igual que cuando celebra un gol de su equipo, con una media sonrisa entre divertido e indiferente y la ceja arqueada, por supuesto. Como si intuyera que no hay nadie que haya cumplimentado las fantasías de los despachos con mayor acierto, que no hay nadie más valorado y respetado por sus futbolistas, y que estando su destino en sus manos él ya poco puede hacer. Quizás confíe en que, realmente, por mucho que el todopoderoso Florentino espere encontrar un entrenador para dirigir el buque madridista con las mismas prestaciones de Ancelotti pero que le fascine igual que lo hacía Mourinho, se acuerde de Del Bosque.

Florentino Pérez, que había ganado dos Ligas y una Champions en sus tres primeros años con él, decidió sustituirle en 2003. Tras despreciar al último técnico que conquistó Europa para el Madrid, los blancos penaron la sequía de títulos más prolongada de su historia, y sólo salieron de ella una vez que Florentino Pérez y su forma de entender el fútbol hubieran dimitido ante la incapacidad de evitar el naufragio más millonario en la historia del deporte rey. Puede que, al recordar lo mucho que le ha costado volver a ganar, a Florentino se le quiten las ganas de reanudar el baile de los banquillos. O puede que no, y que, víctima de su propia arrogancia, desprecie al que ha sido hasta hoy su único acierto deportivo.

 

José Mourinho se excusaba en las entrevistas más íntimas argumentando que al salir de casa se ponía una careta con la que interpretaba un papel. No sabemos si al quitarse la careta de entrenador quedaba en él alguna pizca de sus facetas de provocador o bombero pirómano con las que cimentaba su particular concepto...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí