1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

“No hay dinero” para la universidad

El Gobierno de Aragón destina 35 millones menos a la Universidad de Zaragoza que en 2009, un recorte del 18%. Su situación económica es tan precaria que a finales del año pasado se ordenó no arreglar persianas y se han pospuesto varias obras urgentes

Carlos Larroy Zaragoza , 16/04/2015

La nueva Facultad de Educación está sin biblioteca - en la imagen, donde debería ir-  y laboratorios porque no hay dinero para equiparla.
La nueva Facultad de Educación está sin biblioteca - en la imagen, donde debería ir-  y laboratorios porque no hay dinero para equiparla. Carlos Larroy

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los recortes del Gobierno de Aragón han dejado la Universidad de Zaragoza en una situación económica tan delicada que el rector, Manuel López, se vio obligado a ordenar a finales del año pasado que no se hicieran reparaciones en los edificios a no ser que hubiera riesgo para las personas. Es decir, decretó a los decanos que no se arreglaran persianas rotas, ni se sustituyeran bombillas fundidas ni se repusieran proyectores averiados porque no quedaba dinero. Y aunque ahora, tras aprobarse los presupuestos para este ejercicio, ha levantado esta prohibición, el equipo de López da por hecho que tendrá que tomar la misma medida en unos meses en cuanto se agote el exiguo presupuesto para mantenimiento.

La Universidad de Zaragoza, que tiene más de 35.000 estudiantes, se encuentra entre las 500 mejores del mundo y es la novena de España según el ranking de Shanghái, arrastra por la falta de financiación una deuda global que supera los 31 millones, debe pedir créditos para pagar las nóminas del personal ante los problemas de liquidez y tiene edificios, como la Facultad de Filosofía y Letras, que están literalmente cayéndose a trozos. La partida global que el Gobierno de Aragón transfiere al único campus público de la Comunidad -sumando financiación básica (dedicada sobre todo a pagar las nóminas del personal), investigación, infraestructuras y otros convenios- se ha reducido en 35 millones desde 2009, un recorte del 18%. El grueso de ese ajuste lo ejecutó el PSOE-PAR, con una disminución de 24,7 millones entre 2009 y 2011. Los otros 10 corresponden al actual Ejecutivo PP-PAR.

La Facultad de Filosofía y Letras es el edificio que mejor simboliza estos ajustes. Se trata de una infraestructura construida en 1941 y en la que no se ha realizado ninguna reforma integral desde entonces. Hace ya una década que está proyectada una intervención que requeriría una inversión de unos 20 millones. De hecho, el PSOE se comprometió por escrito, en el plan de infraestructuras 2006-2012, a ejecutarla. Pero ese anuncio se quedó en papel mojado y de los 135 millones que se firmaron para todo el campus, se ejecutaron poco más de 70, según datos de la propia universidad. Las limitaciones presupuestarias continúan posponiendo esta obra sine díe, aunque también el PP se comprometió a ejecutarla.

En los últimos años, los achaques de este vetusto edificio se han convertido en una noticia habitual en la prensa aragonesa. Sin ir más lejos, su decano, Eliseo Serrano, dijo “basta” ante los micrófonos a finales del pasado mes de marzo, cuando se produjeron dos desprendimientos consecutivos. El primero, el día 23, el de un plafón que cayó sobre una alumna que estaba en clase -que, por suerte, salió ilesa-; y el segundo, un día después, el de un trozo del falso techo de la sala de lectura del pabellón de Filología.

Serrano pidió al Gobierno de Aragón que aporte dinero “de una vez” para rehabilitar y reformar la facultad que dirige. Porque estos incidentes no son los primeros que ocurren. Ni mucho menos. El propio decano explica que el principal problema está en el pabellón de Filología, un edificio anexo que fue construido en los años ochenta con “unos materiales pésimos y que es el que peor ha resistido el paso de los años”. “Cada vez que llueve con intensidad sobre Zaragoza, aparecen nuevas goteras, que en el peor de los casos acaban con desprendimientos del falso techo”, explica. Y de ahí que haya estudiantes que ironicen en Twitter con que sería conveniente acudir a la facultad con casco.

No obstante, Serrano y el rector apuntan que, por el momento, la estructura del edificio está bien y que no hay riesgo para las personas. “Si apreciáramos que existe un peligro previsible, cerraríamos cualquier instalación. No sería un decisión discrecional, sino obligatoria por responsabilidad civil. Pero en estos momentos no estamos en esa situación. Ahora bien, los edificios se hacen más viejos cada año que pasa y tendremos que estar atentos a cómo evolucionan”, explica Manuel López.

El principal problema para el decano no son tanto estos desprendimientos que se producen por la lluvia, sino sobre todo que el edificio “no reúne las condiciones idóneas para el trabajo”. Se refiere a ventanas que no se cierran, a que no hay un sistema de refrigeración, a que algunas zonas son inaccesibles para los alumnos discapacitados y a que el circuito de calefacción es tan antiguo que en las últimas plantas hay que llevar el abrigo puesto durante el invierno. “Ahora hace buen tiempo, pero en los meses anteriores hemos medido la temperatura en la zona de arriba y no superábamos los 10 grados”.

La respuesta del Gobierno de Luisa Fernanda Rudi (PP) ha sido siempre el ya famoso “no hay dinero”. Además, la presidenta de Aragón ha acusado a la universidad de no haberse ajustado tanto el cinturón como su Administración para cumplir el déficit. Sin embargo, el Ejecutivo PP-PAR calcula que el ajuste de las cuentas autonómicas ha sido de un 15% y, precisamente, ése es el porcentaje de recorte que ha experimentado el presupuesto global de la Universidad de Zaragoza, que ha pasado de 286 millones en 2010 a 246 este ejercicio. El actual Gobierno de Aragón también alega que, durante esta legislatura, ha salvado la partida para financiación básica de la universidad de los recortes  que ha dejado congelada en unos 142 millones anuales. Pero este argumento es inexacto e interesado cuando se mira el global de la transferencia autonómica -sumando infraestructuras, investigación, subvenciones y otros programas-, que se ha reducido durante el Gobierno PP-PAR de 171 millones -en 2011- a 161.

Pero no sería justo decir que los ajustes han sido solo de la DGA. Entre 2009 y este ejercicio, también los ha habido de la Unión Europea (-6,7 millones, sobre todo en infraestructura científica), de las administraciones locales y otros organismos públicos (-1,3 millones) y también de entidades financieras (por ejemplo, Ibercaja y la CAI -ahora absorbida por la propia Ibercaja- han pasado de aportar un millón a solo 171.250 euros).

Mientras tanto, el Rectorado ha conseguido aumentar sus ingresos propios hasta los 61 millones (cinco más que en 2009) tras subir el precio del servicio de aparcamiento, el de la expedición de títulos, certificaciones, traslados y compulsas, el de la compensación por la utilización de sus infraestructuras, etcétera. Dicho crecimiento se encuadra dentro de un plan de racionalización más amplio, que incluye el cierre del mayor número de instalaciones posible el sábado, así como una semana completa durante las vacaciones de Navidad y Semana Santa -solo quedan abiertas tres bibliotecas para estudiar y se saturan en época de exámenes- y 15 días en verano.

También se ha aumentado el número mínimo de estudiantes que debe haber para que se imparta una asignatura optativa (el Rectorado calcula que la optatividad ha caído un 25%), se ha ordenado reducir al máximo los gastos de protocolo, se han limitado los viajes del personal y se han reducido las partidas propias para obras y mantenimiento a la mínima expresión. La universidad afirma que, con estas medidas, ahorra más de 10 millones al año.

“¿Nos podemos apretar el cinturón más? -se pregunta el rector en referencia a las palabras de Rudi-. Pues sí. Podemos ajustárnoslo todo lo que queramos, hasta la desaparición de la universidad -ironiza-. La pregunta es a qué coste. El ajuste económico que sufrimos tiene unas consecuencias a corto y medio plazo importantísimas. Algunas son evidentes, como los problemas de infraestructuras. Pero no podemos hacer un desplazamiento de los gastos de personal y de gasto corriente a inversiones porque afectaría a cuestiones básicas, como el pago de la luz, o supondría recortes de personal, más allá de los que ya estamos haciendo por ley (por ejemplo, la tasa de reposición), porque minarían el mantenimiento de la docencia y la investigación, que ya se están viendo afectadas. Hemos tocado hueso”.

Pero el Rectorado también ha recibido diversos tirones de orejas por su gestión. La Cámara de Cuentas de Aragón, órgano fiscalizador de administraciones e instituciones de la Comunidad, le ha pedido en reiteradas ocasiones que amplíe el personal que controla sus cuentas al considerarlo escaso y  ha criticado que está incumpliendo la ley al mantener a tantos profesores eméritos en nómina. De hecho, el último informe del Ministerio de Educación apuntaba que la Universidad de Zaragoza era la única que excedía el límite legal, fijado en el 3% del personal docente (según la Cámara, el campus está en el 4%).

Además, la universidad solo ha reducido su presupuesto para nóminas en 3,3 millones desde 2009, algo que el rector defiende para mantener la calidad docente y los trabajos de investigación. Sus datos indican que el campus da trabajo a 5.343 personas -incluyendo docentes y personal de administración y servicios-, que son 155 menos que en 2009. “Hay que pensar que, aunque ahora mismo hay menos plantilla, los trabajadores van generando trienios y tienen otros complementos, como incentivos de docencia e investigación que se van acumulando con los años, y eso eleva el gasto”.

En este sentido, el decano de la Facultad de Educación, Enrique García Pascual, pide desterrar el tópico que dice que la Universidad de Zaragoza, como el resto de las públicas españolas, son pedigüeñas en exceso, ineficientes y derrochadoras. Pone como ejemplo que su nuevo edificio, que terminó de construirse en 2012, costó poco más de 13 millones, cuando la licitación inicial era de 20. A esta idea se suma el decano de Filosofía y Letras: “Llevo con la misma mesa desde que entré de becario, hace 30 años, y ahora soy catedrático. Además, la heredé de otro profesor. Durante este tiempo, hay servicios de la DGA que han renovado hasta cuatro veces su mobiliario, aprovechando el cambio de sedes. La diferencia de trato es clara”.

Una facultad nueva... pero sin apenas mobiliario

Precisamente, la Facultad de Educación también sirve para ejemplificar la economía de guerra en la que se encuentra esta institución. Los alumnos de estas titulaciones estaban hasta 2012 repartidos en ocho centros distintos -incluso un colegio mayor les prestaba aulas- porque su sede se les había quedado pequeña (de hecho, la compartían con un centro escolar). La construcción de un nuevo edificio se incluyó en el plan de infraestructuras 2006-2012 del Gobierno de Aragón. Pero, como ocurrió con la Facultad de Filosofía, ese compromiso se incumplió.

Esta insostenible situación llevó al Rectorado a iniciar esta obra con sus propios recursos en 2010. Pero los continuos recortes en las transferencias autonómicas por otras partidas hicieron que Manuel López tuviera que detener la obra cuando apenas quedaban dos meses para finalizarla. Hacían falta unos cinco millones de euros para terminarla. Pero el rector explicó que, si la universidad adelantaba ese dinero, “se habría puesto en riesgo la viabilidad económica” de la institución más allá de su mandato. Las obras se pararon en junio de 2012.

Con el edificio casi acabado, García Pascual temía que la obra pasara a formar parte de la lista española de infraestructuras abandonadas. Y entonces comenzó una campaña que incluyó su famosa petición de que los multimillonarios de la lista Forbes aportaran el dinero necesario para concluirla. Mandó varias cartas y solo recibió tres o cuatro respuestas. “Una empresa nos dijo que entendía y lamentaba la situación, pero añadía, y yo lo entendí, que ellos no se dedicaban a eso”, recuerda.

Finalmente, tras la presión de la universidad y los grupos de la oposición en las Cortes de Aragón, el Gobierno de Rudi decidió utilizar su fondo de contingencia para terminar las obras (destinó 3,6 millones, algo que el rector continúa agradeciendo), en una decisión que tomó en marzo de 2013, casi un año después de que los trabajos se pararan. Esta ayuda permitió terminar las obras a finales de dicho ejercicio, aunque luego surgió otro problema: el edificio estaba entregado, pero no había dinero para equiparlo.

El campus empezó entonces a rebuscar en sus almacenes todo el material que pudiera reutilizarse y recibió pequeñas ayudas desinteresadas. “Incluso un profesor de Derecho nos dio una mesa porque decía que no la necesitaba”, recuerda García Pascual.

Finalmente, la nueva facultad pudo recibir a sus primeros alumnos en febrero de 2014, aunque no ha sido hasta enero de este año cuando se ha completado el traslado de todos los estudiantes. Aun así, la facultad sigue sin estar al 100%, ya que no hay recursos para equipar la biblioteca, los laboratorios ni el salón de actos. El decano señala que harían falta unos pocos cientos de miles de euros para conseguirlo, una cifra que no supondría ni el 0,01% del presupuesto de Aragón para este ejercicio. Pero la DGA sigue sin aportarlo ni comprometerlo. “Pese a todo, y sobre todo teniendo en cuenta que el edificio podría haberse quedado abandonado, estoy relativamente satisfecho”, añade García Pascual.

Un contencioso de 52 millones

Por todas estas razones, y ante la falta de financiación que sufre el campus, el rector ha decidido acudir a los tribunales (lo hará como tarde a principios de mayo, tras no prosperar el requerimiento previo a la DGA).  López reclamará a través de un contencioso que el Gobierno de Aragón le pague 52 millones de euros por el dinero que ha dejado de recibir por el incumplimiento del pacto de financiación que firmó con el anterior Gobierno PSOE-PAR en marzo de 2011 (dos meses antes de las elecciones). El PP, que en la oposición calificó de poco ambicioso este acuerdo, cambió de opinión al llegar al poder y dijo que el pacto no se podía cumplir dadas las limitaciones presupuestarias. Como resultado, no lo ha aplicado, ha congelado la financiación básica y, además, ha hecho recortes en otras partidas.

El Gobierno de Aragón se escuda -y así se lo transmitió la consejera de Educación, Dolores Serrat, en la respuesta al requerimiento- en que existe una cláusula en dicho pacto de financiación que supedita su cumplimiento a la disponibilidad presupuestaria del Ejecutivo. Sin embargo, López argumenta que “los pactos están para cumplirlos” y recuerda que no hubiera tomado esta decisión si no estuvieran convencidos de que tienen la razón y que lo van a ganar. “Si no, ¿qué valor tiene un acuerdo tomado por un Consejo de Gobierno?”. En cualquier caso, la resolución no se conocerá hasta la próxima legislatura. La Universidad de Zaragoza habría ingresado esos 52 millones si el Gobierno de Aragón hubiera aplicado este pacto que, por ejemplo, en este ejercicio elevaría la partida de financiación básica de los 143 millones recibidos a 158.

Lo más sorprendente de esta disputa es que ambas partes reconocen que durante el primer semestre del año pasado hubo reuniones para firmar un acuerdo de financiación que sustituyera al actual, que nunca se ha cumplido, y que el acuerdo era casi total. “La última reunión fue el 1 de julio de 2014. Pero, de repente, cuando ambas partes estábamos de acuerdo en lo esencial, dejaron de convocarnos. La siguiente noticia la tuvimos unos meses después, al ver que en el proyecto de presupuestos de 2015 se volvía a congelar la financiación básica y no había ni un euro para infraestructuras. Entendimos que la negociación se había roto y por eso decidimos dar este paso”. El rector dice que siguen sin convocarles y que el Ejecutivo aún no le ha dado una explicación de por qué un acuerdo que estaba tan avanzado se dejó, de repente, aparcado. “Intuyo, dado que las fechas coinciden, que es porque empezaron a salir datos de que la Comunidad iba a incumplir el objetivo de déficit. Pero es solo una especulación razonable”, apunta.

“La Universidad de Zaragoza -continúa- sufre un infradotación histórica desde que se transfirió la competencia a las comunidades, lo que ha hecho que afrontemos los recortes con un peor punto de partida que otras. Por cierto, personas de este Ejecutivo lo reconocían, tanto en la oposición como en los primeros meses de Gobierno. Tras la supresión de la partida de mantenimiento, tenemos que pagar tanto los gastos de personal como los corrientes con la financiación básica, que solo nos da para cubrir el 88% de las nóminas, cuando la media de las universidades públicas está en el 108%. Es decir, tienen un 8% para abrir las puertas: limpiar, pagar la luz, el teléfono, Internet...  Nosotros eso tenemos que ponerlo con recursos propios, además de una parte de las nóminas. Con nuestra actual financiación, la viabilidad a medio plazo está comprometida”.

La negociación que se mantenía con el Gobierno de Aragón incluía un nuevo plan de infraestructuras que, según el rector, “ya estaba cerrado” -se habló de unos 50 millones de euros hasta 2020, incluyendo la reforma de Filosofía y Letras-. Y en el nuevo pacto de financiación también había acuerdo “excepto en un par de millones para este 2015”. “Es decir, que del 2016 para adelante estaba todo acordado. Era, por cierto, un pacto más restrictivo que el actual”.

López mantiene la puerta abierta al diálogo. Pero es claro al decir que el Gobierno de Aragón “no se ha portado bien” con ellos. De hecho, al ser preguntado por si el pacto firmado con el anterior Ejecutivo pudo ser electoralista -como comentan dirigentes del PP-, el rector dice que si no se estaba de acuerdo con él, “lo que se tendría que haber hecho es elaborar otro”. “Eso es lo que hemos mantenido hasta que casi se ha acabado esta legislatura. Pero, viendo que todo el trabajo que habíamos hecho se ha dejado aparcado, pues recurrimos el incumplimiento. Si un Gobierno democrático quiere cambiar la política o un acuerdo del otro -argumenta-, que lo haga. Pero lo que no puede ser es que ni cumplan el acuerdo tomado por un Consejo de Gobierno, a lo que está obligado por ley, ni lo modifiquen. Es que no han hecho ni una cosa ni la otra. Hemos estado toda la legislatura sin saber qué financiación íbamos a tener hasta que salieran los presupuestos, ni siquiera los mínimos que teníamos garantizados. Salvo, parece ser, que la básica se congelaba. Si es que no pensaron alguna vez en recortarla”.

Los recortes del Gobierno de Aragón han dejado la Universidad de Zaragoza en una situación económica tan delicada que el rector, Manuel López, se vio obligado a ordenar a finales del año pasado que no se hicieran reparaciones en los edificios a no ser que hubiera riesgo para las personas. Es decir, decretó a los...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos Larroy

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí