1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Especial Recortando el bienestar

Nos han recortado hasta el futuro

Nuestro país ha entrado en una nueva fase, caracterizada por una elevada desigualdad, un Estado de bienestar débil y una escasa capacidad para redistribuir

Ignacio Sánchez-Cuenca 16/04/2015

Marcha de la Dignidad (22 marzo 2015)
Marcha de la Dignidad (22 marzo 2015) Ángel Aguado López

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En los últimos 25 años ha habido dos crisis importantes en nuestro país, la de 1992 y la de 2008. En la crisis de 1992 el paro llegó a superar el 24%. En la crisis de ahora, ha alcanzado casi al 26%. La duración, sin embargo, ha sido muy diferente en cada caso. Hacia 1994, España (así como el resto de países europeos) ya había iniciado la recuperación. En cambio, en el ciclo actual, la recuperación se ha hecho esperar hasta 2014, seis años después del inicio de la crisis. 

En realidad, la crisis de 2008 contiene dos fases distintas. Una va del otoño de 2008 al verano de 2010, marcada por la explosión de la burbuja financiera e inmobiliaria. Las políticas expansivas puestas en práctica en los países desarrollados (incluyendo España) permitieron recuperar tasas de crecimiento positivas en la primera mitad de 2010. Pero el avance se vio súbitamente frenado por la crisis del euro en la primavera de 2010, que nos metió en un segundo ciclo recesivo, esta vez más prolongado, que no superamos hasta el año pasado.  

Mientras que España no salió muy alterada de la crisis de 1992, la crisis actual ha supuesto un cambio de rumbo fundamental. El país se ha transformado y lo ha hecho a peor.

Cabe distinguir dos tipos de consecuencias en la actual crisis. Unas que llamaré “superficiales”, no porque no sean graves, sino porque son reversibles, y otras “profundas”, que no será fácil modificar. Estas segundas son las que no se produjeron en 1992.

Entre las consecuencias “superficiales” se encuentran todos aquellos indicadores que revelan un panorama social durísimo. Nuestra tasa de paro es la segunda más alta de Europa, sólo superada por Grecia; la desigualdad se ha disparado, situándonos en niveles máximos dentro de la UE; la renta disponible de los hogares se ha reducido en torno a un 15% y la caída ha sido mayor entre quienes menos ganan; la generación más joven se encuentra atrapada y sin expectativas; hay una bolsa de más de tres millones de parados de larga duración, que son difícilmente recuperables en el caso de personas mayores de 45 años; y han surgido problemas serios de malnutrición infantil, pobreza infantil, infravivienda y desahucios y, más en general, de exclusión social. 

Sin negar en absoluto su importancia y el enorme coste humano que suponen, estos problemas no dejan de ser puntuales, en el sentido de que con el tiempo, a medida que se consolide la recuperación, la situación mejorará. El paro acabará bajando y los problemas más graves de pobreza se irán aliviando. 

Me gustaría centrarme ahora en las consecuencias “profundas” de la crisis, pues España ha vivido en estos últimos años lo que los anglosajones llaman una critical juncture, un momento excepcional o crítico en el que el rumbo de la sociedad se desvía, con efectos a muy largo plazo. 

Los recortes y ajustes que se han llevado a cabo han roto el equilibrio social que trabajosamente se construyó durante los primeros años de democracia y que se había mantenido en vigor hasta 2010. Por un lado, como se muestra en este especial de CTXT,  el Estado de bienestar ha sufrido una merma importante de recursos, así como una bajada de calidad en los servicios prestados: aulas más grandes, tasas universitarias más elevadas, menos profesores de apoyo, listas de espera más largas, copago sanitario, exclusión de la sanidad pública de los inmigrantes sin papeles, reducción de los servicios de dependencia, etcétera. La principal deficiencia que tenía nuestro Estado de bienestar es que era uno de los menos redistributivos del mundo desarrollado. En el futuro lo será aún menos. 

El programa de reformas estructurales ha estado claramente sesgado en contra de los intereses de la gran mayoría de trabajadores.

Por otro lado, el programa de reformas estructurales ha estado claramente sesgado en contra de los intereses de la gran mayoría de trabajadores. Fijémonos en lo  que se ha hecho en estos años: se han aprobado dos reformas laborales (una por el PSOE, otra por el PP), dos reformas del sistema de pensiones (una por el PSOE, otra por el PP), más una reforma del sistema financiero. La reforma financiera nos deja, tras la liquidación de las Cajas, con la mayor concentración oligopólica de poder bancario de la historia reciente. Los bancos supervivientes son hoy más poderosos que nunca: uno de sus efectos más visibles es la pérdida de independencia de los diarios que se editan en papel, en cuyos accionariados tienen ahora los bancos una presencia crucial.

Las reformas laborales, sobre todo la última, la del PP, han dinamitado el endeble sistema de relaciones laborales que tenía España. El mercado de trabajo se ha atomizado aún más y el sistema de negociación colectiva se ha desmantelado en buena medida, allanando el terreno para una bajada más rápida y generalizada de salarios dentro del proceso de “devaluación interna” que vive el país. Nos dirigimos hacia un mercado laboral de corte anglosajón, pero sin el dinamismo económico ni el tejido empresarial que tienen los países anglosajones, de manera que no se logrará reducir mucho el paro, pero se extenderán la precariedad y los trabajos mal remunerados y de bajo valor añadido.

Las reformas del sistema de pensiones, sobre todo la última, la del PP, supondrán en el medio plazo una reducción en torno al 20% de las pensiones contributivas. Los jubilados, que durante la presente crisis han prestado una ayuda clave a los miembros de sus familias en paro, pasarán a necesitar ayuda para complementar sus magros ingresos. 

Frente a este ánimo “reformista”, llama la atención que la principal fuente de dificultades en estos años, el desajuste fiscal entre ingresos y gastos, no haya merecido una verdadera reforma en profundidad. España es el país europeo en el que más cayeron los ingresos públicos con la crisis. Nuestro Estado dejó de recibir siete puntos de PIB. No ha ocurrido nada semejante en ningún otro lugar de la UE. ¡El impuesto de sociedades sufrió una caída de dos tercios! Pero ni los dos grandes partidos ni las instituciones europeas se han preocupado demasiado por resolver este problema. El PSOE subió tímidamente el IVA y luego el PP hizo una subida mayor de impuestos, aunque en ninguno de los dos casos se procedió a una reforma fiscal que aumentara verdaderamente la eficiencia y equidad del sistema impositivo.

Sabemos que España tiene uno de los sectores más grandes en Europa de economía sumergida. Sabemos también que España e Italia son los dos países de Europa occidental con menos inspectores fiscales por habitante. Y hemos aprendido recientemente que Hacienda es incapaz de cobrar la deuda pendiente de pago: según el Tribunal de Cuentas, la deuda con Hacienda en 2013 ascendía a 50.000 millones de euros. Buena parte de los recortes que se han realizado en el gasto social y en I+D tienen que ver con la incapacidad recaudatoria de nuestro sistema fiscal. Y, sin embargo, casi siete años después del inicio de la crisis, no se ha procedido a una reforma integral y a fondo, lo cual no hace sino alimentar la sospecha de que en España (y en otros países del sur de Europa) se ha aprovechado la crisis para hacer recortes que deshagan nuestro modelo social.

Nos han recortado hasta el futuro. Debemos ir asumiendo que nuestro país ha entrado en una nueva fase, caracterizada por una elevada desigualdad, un Estado de bienestar débil y escasa capacidad para redistribuir. Habrá un porcentaje importante de la población, con altos niveles de cualificación, que disfrute de todas las ventajas de la globalización y la integración europea y que tendrá ingresos suficientes para sufragar educación y sanidad privadas. Este grupo será, probablemente, entre un tercio y la mitad de la población. El resto vivirá en condiciones precarias, con fuerte rotación laboral, bajos salarios, probabilidad elevada de acabar en el paro y servicios sociales de mala calidad. ¿Alguien se imaginaba otra cosa después de cinco años de recortes y “reformas estructurales” pro-mercado sin mecanismos de compensación? 

En los últimos 25 años ha habido dos crisis importantes en nuestro país, la de 1992 y la de 2008. En la crisis de 1992 el paro llegó a superar el 24%. En la crisis de ahora, ha alcanzado casi al 26%. La duración, sin embargo, ha sido muy diferente en cada caso. Hacia 1994, España (así como el resto de...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí