1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Educación privada: un imperio muy pío

Los movimientos españoles e italianos copan el mercado de la educación en el sur de Europa gracias a las concesiones de los dos Estados al Vaticano

Carlotta Zavattiero Madrid , 16/04/2015

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Tienen poder, dinero, representantes en política y en los puntos clave de la economía, los medios de comunicación y las finanzas. Administran una red de colegios y universidades privadas que, cada día más, hacen la competencia a la escuela pública. Son Iglesias dentro de la Iglesia católica: Opus Dei, nacido en España en 1928 y erigido en Prelatura en 1982. Legionarios de Cristo, fundados en México en 1941, radicados en España y oficializados en 1983. También son españoles dos de los tres fundadores de los Neocatecumenales, nacidos en 1964 y reconocidos en 1990: Kiko Argüello es de León, Carmen Hernández de Ólvega. Su meta ha sido Roma, caput mundi y sede del Vaticano. Han florecido en Italia gracias a un terreno muy fértil. En España, sin embargo, han desembarcado Comunión y Liberación, fundada en Milán en 1954 por el sacerdote Luigi Giussani y reconocida por decreto pontificio en febrero de 1982, y el Movimiento de los Focolares, fundado en Trento por Chiara Lubich a finales de 1943 y aprobado por primera vez ad experimentum en 1962.

Estos grupos, con orígenes e historias diferentes, tienen un común denominador: son católicos integristas apoyados y legitimados con una rapidez impresionante durante el largo pontificado del papa polaco Karol Wojtyla (1978-2005) que los sentía cercanos a su anticomunismo visceral y a su visión dogmática del catolicismo. La posición de los sucesores de Juan Pablo II es más ambigua. Benedicto XVI intervino los Legionarios de Cristo por los escandalosos asuntos en los que estaba implicado su fundador, el padre Marcial Maciel Degollado (pedófilo, cocainómano y bígamo), pero aprobó de forma definitiva, el 11 de mayo de 2008, el Estatuto Neocatecumenal, prosiguiendo la política de inclusión de estos movimientos en la Iglesia oficial iniciada por su predecesor.

Con la subida al solio pontificio de un jesuita como Jorge Mario Bergoglio habría podido cambiar la situación: la vocación internacional y aperturista de los jesuitas está a años luz de la mentalidad sectaria de estos grupos. “¡Cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres!”, ha dicho el papa Francisco. ¿Alusión indirecta a la riqueza del Opus Dei? Y también: “Algunos creen que para ser buenos católicos tenemos que ser como los conejos. No. Paternidad responsable”. ¿Puede ser que el blanco sean los Neocatecumenales cuyas familias pueden llegar a tener nueve o diez hijos? Y aún más: “Prefiero una Iglesia lesionada, herida y sucia por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por la reclusión y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades”. ¿Un dardo envenenado contra la cerrazón de estos grupos?

Ni siquiera el primer papa jesuita de la historia se atreve a ir más allá porque estos movimientos son cómodos para el Vaticano. Son un semillero de nuevos sacerdotes: las vocaciones, sobre todo en Occidente, están disminuyendo. Iglesias y parroquias se vacían. Restañan con sus números la fuga de fieles de la Iglesia tradicional. Los Focolares, presentes en 182 países, suman casi dos millones entre adeptos y simpatizantes. Los miembros del Opus Dei son casi 90.000: el 98% son laicos, hombres y mujeres, en su mayoría casados, el 2% restante son sacerdotes. Veinte son los países donde actúan los Legionarios de Cristo, un total de 1.729 sacerdotes legionarios con un promedio de edad de 46 años. Sin olvidar a los afiliados al movimiento apostólico del Regnum Christi, de los que es imposible cuantificar su número por el secretismo interno y la ausencia de registros.

El Camino Neocatecumenal está difundido en más de 900 diócesis: más de 20.000 comunidades distribuidas en 6.000 parroquias y unos setenta seminarios donde se están formando más de mil seminaristas. La Fraternidad de Comunión y Liberación, presente en casi 90 países de todos los continentes, está integrada por casi 65.000 adultos. Otro denominador común de estos grupos es la presencia de determinados rasgos sectarios: exaltación del líder fundador, lenguaje críptico, inicial love bombing (técnicas de control mental), progresiva separación del “fiel” de su realidad de origen, misterio sobre la vida de sus miembros. Actúan de manera solapada mediante un proselitismo tan agresivo como sofisticado que captura personalidades frágiles o que pasan un momento de fragilidad. Los adolescentes son los sujetos preferidos: para ellos la manipulación es mucho más sencilla. ¿Dónde se adoctrina a los adolescentes? En la escuela, naturalmente.

Y he aquí el florecer del negocio de los colegios administrados por grupos ultratradicionalistas, enrocados en posiciones dogmáticas inamovibles: conservadores en política, antiabortistas, defensores de un modelo de familia tradicional. En España y en Italia, su injerencia en el sistema educativo es muy fuerte, pero, gracias a las leyes italianas, son los grupos de origen español los que obtienen más ventajas. En un principio estaba la Compañía de Jesús, fundada en España en 1534 por el vasco Ignacio de Loyola. La historia de los jesuitas es tormentosa, pero desde sus inicios se dedican a la actividad educativa, sector en el que no tendrán rivales durante siglos. Con suerte alterna, se les confía la instrucción de reyes, príncipes, aristócratas, miembros de la alta burguesía. Entre 1540 y 1544 nacen los primeros colegios destinados a dar alojamiento a los futuros miembros de la Orden que estudian en las universidades  locales. En 1544, el papa Pablo III concede al noble, y posteriormente jesuita, Francisco de Borja la potestad de fundar un colegio en Gandía, en la provincia de Valencia. Es el primer colegio en el que enseñan los jesuitas y en el que se admiten estudiantes externos no destinados a la Compañía. En los colegios jesuíticos se refuerza la fe en el catolicismo, se convierte a los fieles de otras religiones, se influye, mediante los hijos, en los padres. Son centros atractivos: como viven de rentas y de donativos de benefactores, son gratuitos y están abiertos a estudiantes de todas las clases sociales. La didáctica es clara, la preparación sólida: quien estudia en un colegio de los jesuitas está destinado a ser clase dirigente. Incluso hoy funciona el mismo reclamo, sobre todo para los colegios privados.

Y sin embargo, el sistema escolar de la mayor parte de los países se basa en la financiación estatal. El último informe Education at a Glance 2014 de la OCDE, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, lo confirma: el 84% de los fondos destinados a la escuela deriva, por término medio, del dinero público. El 16% restante proviene de recursos privados. En Italia, debido a la normativa vigente, la lucha entre escuela pública y escuela privada es durísima. Las escuelas públicas estatales tienen un cuerpo docente precario, el continuo movimiento de suplentes determina una discontinuidad didáctica nociva para los alumnos. Las horas de apoyo para los estudiantes con discapacidad son pocas. Muchos edificios escolares, frecuentemente no acordes con la normativa, amenazan ruina y son peligrosos. Hay muchos profesores afectados por la precariedad y que hacen huelga en la escuela pública. Los colegios concertados, o privados, son otro mundo: laboratorios equipados, aulas modernas, docentes reclutados de forma discrecional y directamente por el equipo directivo, fuera del clásico trámite de puntuaciones y escalafones. Se elige a los usuarios de acuerdo con su renta. Las cuotas que se pagan varían de colegio a colegio y pueden oscilar entre los 7.000 y los 12.000 o 15.000 euros anuales.

Los colegios concertados italianos no viven solo de las cuotas: también reciben financiaciones estatales como ayuda. Pero no fue siempre así. Los católicos de la Democracia Cristiana (DC), a partir de Alcide De Gasperi, se han negado siempre a financiar con dinero público colegios y sanidad privados, que en Italia son católicos en un 90%. Incluso un partido confesional como la DC respetaba el artículo 33 de la Constitución, que reza: “Los organismos y los  particulares tienen el derecho de fundar colegios e institutos de educación, sin gravámenes para el Estado”. El cambio de rumbo se produjo, paradójicamente, con un gobierno de centroizquierda de corte poscomunista: el Gobierno de D’Alema,  cuyo ministro de Educación era Luigi Berlinguer. Entra en vigor la ley nº 62/2000 sobre la paridad escolar: se sostiene el concepto de que también los colegios no administrados por el Estado desempeñan un servicio público y, puesto que se someten a los programas del Ministerio de Educación,  entran de lleno en el sistema nacional.

Además de las cuotas, los colegios privados reciben dinero público bajo forma de subsidios directos, financiación para los proyectos de desarrollo formativo, o contribuciones a las familias. Sobre el Estado italiano grava, y de forma pesada, la plétora de colegios de matriz religiosa. Como esos colegios milaneses que  pertenecen al Faes, Familia y escuela, institución nacida por iniciativa de miembros del Opus Dei. Los colegios Faes se declaran laicos porque no están gobernados de forma directa o indirecta por la Iglesia católica, y así, además de las cuotas, que van de 3.000 a 8.000 euros anuales, gozan también de contribuciones estatales. No obstante, dentro de la institución,  existe la obligación de la confesión. El sistema escolar con la etiqueta del Opus Dei es el que tiene más prestigio. En Pamplona, Josémaría Escrivá de Balaguer funda en 1952 la Universidad privada de Navarra, que hoy está considerada como una de las instituciones más prestigiosas del mundo (sobresale la Facultad de Medicina). Tiene sedes destacadas en España, en San Sebastián, Madrid y Barcelona, y en Italia, con la Pontificia Università della Santa Croce, en Roma.

En el proemio de su Código de Conducta, en los puntos 3 y 4, se lee que dicha universidad “se reconoce en los valores de la doctrina y de la moral de la Iglesia católica, y se espera de todos indistintamente… una conducta moral y civil ejemplar… como también –poniendo de su parte todo lo necesario para lograr ese objetivo- que todo miembro de la comunidad académica contribuya a los fines de la Institución mediante el compromiso dirigido a la mejora de su profesionalidad (conocimientos, cualidades, competencias, habilidades, tanto técnicas como relacionales)”.

El Código es claro: el espíritu y la praxis de la prelatura van aceptados en su totalidad sin discusión. Quien tiene sentido crítico, o una fuerte personalidad, o no entra o no resiste mucho tiempo. O le mueve algún tipo de interés. No es difícil vislumbrar en estas “reglas internas” una especie de do ut des. Y do ut des es precisamente el nombre de la investigación de la Fiscalía de Bari sobre las irregularidades en las oposiciones públicas destinadas a docentes de Derecho eclesiástico, constitucional y comparado. Iniciada en octubre de 2013, en la investigación están implicadas algunas universidades italianas, entre las que se encuentra la Universidad Europea de Roma, ligada a los Legionarios de Cristo. Para su fundador, padre Degollado, que solo hablaba español y ni siquiera conocía el latín, colegios y universidades han sido la base de un imperio económico: educar a los hijos para llegar a los –poderosos y ricos- padres. En Madrid, la universidad de los Legionarios es la Francisco de Vitoria, que tiene dos universidades homólogas en Roma, el Pontificio Areneo Regina Apostolorum y la citada Universidad Europea (nacida en 2005), cuyo eslogan es “resaltemos tu talento”. A pesar de la damnatio memoriae que ha caído sobre el fundador, los centros educativos de los Legionarios siguen atrayendo alumnos. Siguen matriculándose en los colegios legionarios de Barcelona, Valencia y Sevilla, y también en los diversos clubes juveniles y centros de Regnum Christi.

Los Neocatecumenales son más discretos: en Italia no han fundado ni universidades ni colegios. Su interés por la educación es sustancialmente de uso interno: su aspiración es la de formar futuros sacerdotes entre los que estudian en los seminarios neocatecumenales llamados Redemptoris Mater. En este sentido, el Camino Neocatecumenal es “el más espiritual” de todos y de hecho se define como una fundación autónoma de bienes espirituales. Pero por la misma razón, desde el punto de vista doctrinal,  es también el más peligroso y corrosivo: no por nada la fuerte reticencia de la Iglesia oficial a aprobar sus estatutos. Incluso el movimiento creado por la única mujer, Chiara Lubich, destina sus propios centros de formación a sus miembros. El más importante se encuentra en Loppiano, la primera ciudadela del movimiento surgida en el corazón de la campiña toscana. Se trata del Instituto Universitario Sophia, que tiene en su haber tres especialidades: Economía y Gestión de Empresa, Ontología Trinitaria, Estudios Políticos.

Ni siquiera el movimiento de don Luigi Giussani, Comunión y Liberación, tiene colegios o universidades con la sigla CL, ni en Italia, ni, mucho menos, en España. Hay que indicar, sin embargo, la masiva presencia de profesores cielinos en los institutos superiores. A la esfera de CL pertenece la asociación cultural Universitas University: radica en Milán y acoge a profesores universitarios que pertenecen al movimiento. Más que colegios, CL tiene cátedras. Comunión y Liberación, a través de la Compañía de las Obras, su brazo económico, está más interesada en el sector empresarial, en la sanidad y en los negocios en general. Partiendo de la política. Roberto Formigoni, que ha impuesto su ley durante décadas en una de las regiones más ricas de Italia, la Lombardía, es de CL. En España, CL crea cultura: EncuentroMadrid es un ejemplo. Un evento de tres días en plena primavera madrileña, en el que colaboran 20.000 asistentes. Todos voluntarios, como los centenares de jóvenes que participan cada año, hacia finales de agosto, en el tradicional Encuentro de Rímini.

Traducción de Valentina Valverde.

Carlotta Zavattiero es autora de Le lobby del Vaticano. I gruppi integralisti che frenano la rivoluzione di papa Francesco (Chiarelettere), entre otros libros.

 

Tienen poder, dinero, representantes en política y en los puntos clave de la economía, los medios de comunicación y las finanzas. Administran una red de colegios y universidades privadas que, cada día más, hacen la competencia a la escuela pública. Son Iglesias dentro de la Iglesia católica: Opus Dei,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlotta Zavattiero

Carlotta Zavattier, periodista, es autora del libro 'Le lobby del Vaticano' (Chiarelettere, 2013). Nacida en Padova, en 1973, escribió con Dalbert Hallenstein 'Giorgio Perlasca. Un italiano scomodo', además de investigaciones sobre los padres separados, el juego de azar y la pedofilia.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí