1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Economistas, las nuevas estrellas del rock

La crisis ha reavivado la búsqueda de expertos, y partidos y medios de comunicación tiran de ellos para elaborar sus programas. Profesores y divulgadores esgrimen su responsabilidad social, el afán de divulgación y su propia marca personal

Ángeles Caballero Madrid , 7/05/2015

Yanis Varoufakis
Yanis Varoufakis Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Es un sábado cualquiera de 2015. En la calle hace sol a eso de las cuatro de la tarde y la zona de libros de El Corte Inglés de la madrileña calle de Serrano está casi vacía. Óptimo para echar un vistazo. Y de repente, en la sección de salud, juntos como pareja de baile, un libro de Josef Ajram (“ultrafondista y day trader de Bolsa”) y otro de María Teresa Campos. Fin de la cita.

Esa misma noche, en prime time, el magazine La Sexta Noche dedicará, como cada sábado, un rato para que un economista explique, pizarra en mano, algunas variables macroeconómicas. Prime time. Según los datos de la propia cadena, la audiencia media del programa en la temporada es del 12,3%, 1.529.000 espectadores. La pizarra promedia un 12,1%, lo que se traduce en que 1.373.000 personas atienden a un señor que dice palabras como déficit, paro estructural y, quizá, prima de riesgo.

Semanas después, un economista llamado Luis Garicano, de la London School of Economics, ocupará titulares en casi todos los periódicos por su presentación, por capítulos, del programa económico de un partido político llamado Ciudadanos. Todo en un escenario más parecido a una entrega de premios en Los Ángeles que a un acto político en España. Un hecho que a la periodista Marta García Aller le sirvió para decir, en un tuit, que parecía que Albert Rivera iba presentar el iPhone 7. En Vozpópuli contarán, días después, que Pablo Iglesias, líder de Podemos, está buscando su propio economista con olor a Harvard para hacer la puesta en escena de sus medidas. 

Si estas líneas se hubieran escrito hace un lustro alguien pensaría que el periodista estaba jugando a ser aspirante a Orwell. Pero esto no es 1984, estamos en 2015, y más de 2,5 millones de personas han aguantado como jabatos, un domingo a la hora de la cena, la entrevista al ministro de Finanzas de Grecia hablando en inglés durante una hora.

La tendencia parece clara: ponga un economista en su programa y su partido. Y las secciones de Economía de los periódicos, ésas de las que muchos lectores se jactaban de ignorarlas, son hoy motivo de conversación en bares y otros escenarios costumbristas. Fútbol y realities aparte, se entiende. La gente quiere saber y ha sumado a su disfraz de entrenador y todólogo de cabecera el de ministro de Economía.

Y si viene de fuera, mejor. “Los medios y los políticos prefieren a un economista que venga de fuera a uno que trabaje en España. Este sesgo hacia el lado internacional ha derivado en perfiles salvapatrias como el de Garicano y buena parte de los economistas de Fedea, convencidos de que un economista alejado de España en su ‘torre de marfil’, que suele ser el puesto en una universidad británica o americana, sabe mejor que un economista que trabaja en España qué le conviene a su país”. Así, sin anestesia, es como analiza la jugada Javier Santacruz, economista e investigador de la Universidad de Essex. 

La tendencia parece clara: ponga un economista en su programa y su partido

Pero ante este fenómeno (atentos al aluvión de politólogos que puebla el panorama mediático) asoma también cierto escepticismo. ¿Estamos ante una burbuja de economistas? ¿Ayudan a divulgar o empobrecen el discurso? ¿Son las nuevas estrellas del rock en busca de ego y de vivir de los bolos por las televisiones para hablar de su libro?

Ya que hablamos de libros, la introducción de Vendiendo prosperidad, escrito por el premio Nobel de Economía en 2008 Paul Krugman, se titula ‘Buscando magos’ y dice cosas tan pertinentes como ésta: “En un mundo ideal, eso significaría que la economía interesaría lo suficiente a un elevado número de personas como para estudiarla detenidamente. En nuestro mundo imperfecto, significa que a la gente sólo le interesa lo suficiente para saber lo que desea creer”.

Krugman establece una línea infranqueable cuando advierte de que “para llegar a la verdad, las ideas de los economistas serios no sólo son una guía mejor que los fáciles eslóganes de los vendedores de políticas económicas; también son más interesantes”.

La fama de los economistas no parece perjudicial, en principio, aunque a Josef Ajram muchos le conocieran como el experto de cabecera del programa de radio de Julia Otero hace más de una década y ahora, en su página web, se habla de su libro sobre la Bolsa pero también sobre una tienda en la que vende material deportivo, sus patrocinios como deportista, y algunos recuerden que fue imagen de la crema de Biotherm para hombre, perteneciente al Grupo L’Oréal. Y a no pocos les choque que los economistas participen en debates en los que los argumentos pesan más bien poco en pro del bullicio y el tan manido “y tú más”. 

Y dado que la imparcialidad es difícil de conseguir, digamos que las opiniones de los economistas, con o sin tele de por medio, vienen marcadas por una ideología política que cuesta desligar de los números. Ahí tenemos a Luis Garicano y Daniel Lacalle, defensor de las tesis liberales, Paul Krugman, azote de los neocon, y José Carlos Díez, que no oculta su animadversión hacia el Partido Popular y su sarcasmo ante las tesis de Podemos. 

“Eso no es divulgar sino vulgarizar la economía”, dice José Moisés Martín nada más empezar la entrevista. Los autores que publican Economistas Frente a la Crisis han visto cómo el interés por el blog se multiplicaba de forma exponencial con la recesión; y reconocen que la idea de acercar la economía es buena, pero no en el formato televisivo. Le huele a artificio y espectáculo y asegura, rotundo y sin espacio para grises, que “los mejores economistas no salen en la tele, están ocupados investigando”. Cita a Jordi Gali y a Xavier Sala i Marti “aunque este sale en TV3 pero por otros motivos”. Moisés cree en el perfil bajo, bajísimo. En no alimentar eso que venden como acercar la economía al pueblo pero que en realidad es espectáculo. “La economía es algo muy complicado, imposible de explicar en unos pocos minutos”, añade.

Un espectáculo que el economista Andrés González define como “telebasura”. “Como las tertulias del fútbol, como era Aquí hay tomate”, dice con un café con hielo sobre la mesa. “Hay gente que ve esos programas y piensa que profundiza. Tan solo forman parte de la indignación permanente”, esgrime el autor, junto con Rocío Orsi, de La economía a la intemperie (Deusto). Lo dice como si estuviera decepcionado e incluso algo enojado con algunos de sus colegas. González les acusa de no preocuparse por enseñar ni de ser pedagógicos, sino de convencer de que su receta es la mejor posible. “Les preocupa invertir en su marca personal. Dar el salto a la política, vivir de las conferencias, pero tiene un lado menos amable porque conlleva gran desgaste y se pierde prestigio. A José Carlos Díez la gente lo escuchaba hace veinte años con menos prevenciones que ahora. Era el economista de referencia al que acudían todos los periodistas”, explica.

“La economía es algo muy complicado, imposible de explicar en unos pocos minutos”, dice José Moisés Martínez

Es probable que ese tiempo verbal en pasado (nada casual, por otra parte) le hiciera estallar en carcajadas a José Carlos Díez. Las mismas que mantendrá y que harán girar la cabeza, en más de una ocasión, a los clientes del bar en el que tuvo lugar su charla con CTXT. Díez destila seguridad en sí mismo, su risa sonora confirma que está encantado de conocerse, que está contento de su trayectoria y que para nada quiere que le vean como nuevo en la plaza. “El otro día, la chica que comprueba los billetes de avión me reconoció, y creo que eso es bueno, me hace ilusión, pero publiqué mi primer artículo en Ya en 1994. No acabo de llegar. Llevo muchos años trabajándome los datos, sé de lo que hablo. Escribí un libro de economía (Hay vida después de la crisis, Plaza & Janés) y al poco tiempo se habían vendido 50.000 ejemplares. ¿Tú sabes lo que es eso?”.

Díez, columnista habitual en El País, sabe que es motivo de críticas, que sus colegas de profesión le acusan de vender su moto, de vender su libro. Tiene respuesta para todos. “Con la tele corres el riesgo de quemarte y los formatos no son idóneos para la economía. Ésta necesita su tiempo. Pero sólo voy a programas en los que soy el experto, no a enfrentarme. La Sexta Noche y la Pizarra son los mejores”, dice. 

Otro de los participantes en el magacín de La Sexta es Daniel Lacalle. Residente en Londres desde hace tiempo por motivos profesionales, está acostumbrado a los debates televisivos tanto en el Reino Unido como en Estados Unidos, y cree que la televisión puede ser un espacio tan adecuado como cualquier otro para divulgar. “En España se nos percibe a los economistas como a los fontaneros, tenemos que tener soluciones para todos los problemas”, bromea. “Los expertos tenemos que dar nuestro análisis y nuestra opinión, de manera que la gente empiece a entender cosas”, dice.

Otra cosa son las formas, reconoce, aunque lo del debate acalorado no es nuevo en televisión. “A La Clave se le pone en un altar merecido, pero recuerdo las peleas entre Guerra y Fraga, eran tremendas (risas). En España, ya sea el debate de corazón, de política o de deporte, siempre ha sido de corrillo, de patio. Pero somos así. A veces pienso que no sé dónde estoy mejor, si en La Sexta Noche o en un debate familiar (risas)”.  

“En España se nos percibe a los economistas como a los fontaneros, tenemos que tener soluciones para todos los problemas”, bromea Daniel Lacalle

José Carlos Díez coincide con Lacalle y otros colegas en que hay que saber controlarse para no perder credibilidad. “Mi papel en la divulgación es la explicación. Cuando la información es muy contundente no necesitas explicarte”. Vuelve a escucharse su risa cuando se le cuenta que colegas como Andrés González le acusan de ser uno de los culpables de propagar la demonización de Angela Merkel en el imaginario colectivo. “Hay muy buenos economistas que no salen en la tele, pero también los que salen lo son. Me encanta discutir con los que no salen (es un tuitero empedernido) y al final no me responden. Lo único que sé es que me trabajo todos mis datos. Me sé las estadísticas de memoria. ¿Y sabes qué? Puedo hacerlo igual de bien que Laborda (Ángel Laborda, director de coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorros)”. Paga dos coca-colas, reparte dos besos y se va sonriente a comer.

Sacerdotes de parroquia, los define Andrés González. Y el pope de todos ellos se llama Yanis Varoufakis, “un icono político y pop de estos tiempos porque necesitamos vestir a un santo, pero ni mucho menos está capacitado para ser ministro”. ¿Si le llamaran para ir a la tele, lo haría? “No lo sé”, responde con una media sonrisa. “Los que más ruido hacen no son los mejores pero tampoco los peores. Hay gente muy buena que está saltando al ruedo pero que más allá de la telebasura escribe en periódicos y revistas. Tano Santos (director de la cátedra David L. y Elsie M. Dodd de Finanzas en la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia), Jesús Fernández-Villaverde (catedrático de Economía en la Universidad de Pensilvania), el propio Garicano…”.

La orden sacerdotal no consta que la tenga, pero Daniel Lacalle sí es economista, gestor de fondos y autor de libros como Viaje a la libertad económica, Nosotros los mercados y La madre de todas las batallas (publicados en Deusto). Y se defiende de los que cree que vulgariza su profesión al salir en la televisión con una cita del cantante de Van Halen: “Los que me critican y admiran a Elvis Costello es a) porque se parecen a Elvis Costello, b) quieren parecerse a mí”. Por pantalla salen buenos economistas, recuerda: “En Estados Unidos los premios Nobel comentan, no se quedan en casa. Y la mejor forma de rebatir ese argumento se resume en dos palabras: Paul Krugman”.

Igual que Luis Garicano, el nombre de Daniel Lacalle también ha sido objeto de titulares, ya que se recogieron las intenciones de Esperanza Aguirre de sumarle a su candidatura a la Alcaldía de Madrid. Amablemente declina hacer declaraciones al respecto y recurre a otros nombres para argumentar su opinión. “En política siempre ha habido fichajes mediáticos y algo faranduleros. Famosos que han apoyado a partidos, como Norma Duval en el PP y los de la ceja en el PSOE. Pero no se puede hablar de fichajes, gente de fuera ha habido siempre, como Manuel Pizarro, Miguel Boyer y Carlos Solchaga. Hay gente muy preparada en los partidos, pero se trata de que opine alguien que no sea dependiente de la estructura, que no tenga ese corsé. El asunto no es meterse en política, porque deberíamos estarlo todos. Se trata de no hacerse político profesional”.  

Es un sábado cualquiera de 2015. En la calle hace sol a eso de las cuatro de la tarde y la zona de libros de El Corte Inglés de la madrileña calle de Serrano está casi vacía. Óptimo para echar un vistazo. Y de repente, en la sección de salud, juntos como pareja de baile, un libro de Josef Ajram...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ángeles Caballero

Es periodista, especializada en economía. Ha trabajado en Actualidad Económica, Qué y El Economista. Pertenece al Consejo Editorial de CTXT. Madre conciliadora de dos criaturas, en sus ratos libres, se suelta el pelo y se convierte en Norma Brutal.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí