1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La mayoría absoluta de Cameron agudiza la herida europea

La inesperada victoria de los tories destruye a los laboristas y a los liberales, avergüenza a los institutos de sondeos y abre la vía para la salida del Reino Unido de la UE

Barbara Celis Londres , 8/05/2015

David Cameron, el 8 de mayo, durante su discurso ante el 10 de Downing Street, después de su holgada victoria electoral.
David Cameron, el 8 de mayo, durante su discurso ante el 10 de Downing Street, después de su holgada victoria electoral. Christopher Furlong

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“¿Qué coño está pasando? ¿Cómo hemos podido meter tanto la pata?”. Imposible expresarlo de forma más directa y recoger así el sentimiento general que se respiraba en la noche del jueves en la London School of Economics (LSE), donde se había organizado una fiesta electoral condimentada con la presencia de múltiples expertos que analizarían al minuto para prensa y estudiantes los resultados de encuestas a pie de urna y votos. La pregunta la lanzaba sin pudor Charlie Beckett, jefe del departamento de Medios y Comunicación de la prestigiosa universidad y refleja muy bien la sorpresa del ciudadano medio británico tras conocer los resultados de las elecciones del 7-M. “Estoy muy confundido. Se supone que soy un experto en comunicación política, en campañas electorales. Llevo meses discutiendo sobre los resultados de las encuestas, he escrito minuciosos análisis de qué ocurriría tras las elecciones, iba a ser un empate técnico de difícil resolución y nada de nada ha funcionado. Sin duda la frase de la noche es ‘si las encuestas a pie de urna no se equivocan….’, pero parece que no se han equivocado y ahora hay que preguntarse por qué nos hemos equivocado todos los demás”. 

Sólo las urnas dicen la verdad. Y en Gran Bretaña esa verdad se inclina de forma espectacular a la derecha tras unas elecciones en las que el gobierno conservador de David Cameron no sólo ha conseguido la reválida a una de las políticas de austeridad y recortes más drásticas de la Unión Europea sino que, contra todo pronóstico, ha sido jaleado con vítores al conseguir la mayoría absoluta para gobernar en solitario de la que no pudo disfrutar en su anterior mandato.

Su partido ha conseguido 331 diputados, una cifra que hubiera provocado carcajadas antes de la jornada electoral, cuando los sondeos más optimistas le otorgaban entre 260 y 290. Pero tras estas elecciones sólo hay una certeza: los sondeos fallan, a menos que se hagan a pie de urna. Y los británicos lo han demostrado con su voto, que además de coronar a los conservadores ha destruido al partido laborista, que apenas ha conseguido 232 diputados, perdiendo 25 respecto a la anterior legislatura, el peor resultado desde 1987 y obligando a su líder, Ed Miliband, a dimitir. 

El día después de la aplastante victoria conservadora ha sido un cortejo fúnebre de cadáveres políticos en el que Miliband nunca pensó que participaría. Cuestionado dentro y fuera de su partido desde que se hizo con el poder en 2010 con la ayuda de los sindicatos y aplastando a su hermano en el camino, según las encuestas previas habría conseguido cambiar la opinión de quienes dudaban de su valía política, y hasta tenía posibilidades de llegar a ser primer ministro. Pero la ciencia incierta de los sondeos demostró su inexactitud al llegar el momento del recuento real. Su estrepitosa derrota no le dejó opciones. La suya fue la tercera dimisión de la mañana post electoral: “Asumo la responsabilidad total y absoluta de los resultados y la derrota en estas elecciones", dijo Milabnd. Gran Bretaña necesita un partido laborista fuerte. Reino Unido necesita un partido laborista que pueda ser reconstruido para que podamos tener un gobierno que defienda otra vez a la clase trabajadora. Ha llegado el momento de que otra persona asuma el liderazgo y por eso presento mi dimisión. Lo hago de forma inmediata porque el partido necesita tener un debate abierto y honesto sobre el futuro”. 

El día después de la aplastante victoria conservadora ha sido un corteo fúnebre de cadáveres políticos en el que Miliband nunca pensó que participaría

El violento tsunami no se limita al partido laborista: los liberal-demócratas pierden 49 diputados y se queda con 8, y el antieuropeísta y xenófobo UKIP pierde un escaño, quedándose con otro; lo inquietante es que consigue 3,8 millones de votos y es la tercera fuerza más votada, aunque el sistema electoral mayoritario no traduzca esa cifra en diputados.

Las dimisiones a primera hora de la mañana de Nick Clegg, cabeza de los liberal-demócratas y viceprimer ministro del anterior gobierno, y de Nigel Farage, presidente del ruidoso UKIP, eran las crónicas de una muerte anunciada y ahí las encuestas no se equivocaron: Farage perdió su escaño y renunció a la presidencia del partido como había dicho que haría si eso ocurría. Clegg, aunque fue reelegido, pierde toda su influencia parlamentaria con la sangría de 49 diputados, y por lo tanto su credibilidad, así que ha optado por la vía más digna: irse.  

Tres de los principales partidos del país quedan descabezados de golpe. Una fiesta para los conservadores, que con la oposición hecha migas y su mayoría absoluta, tienen barra libre para continuar con el programa de recortes sociales en el que basaron sus políticas de contingencia frente a la crisis y el déficit. El referéndum sobre la permanencia en Europa prometido por Cameron es un nubarrón que puede empañar el buen curso de los números macroeconómicos, como vaticinaba el jueves tras conocer las encuestas a pie de urna Danny Quah, del Departamento de Desarrollo Internacional de la London School of Economics. “Los votantes parece que han optado por la continuidad y la estabilidad. En el Reino Unido la desigualdad entre ricos y pobres no ha crecido tanto como en Estados Unidos así que quizás las políticas de austeridad no han sido tan malas como se han pintado. El problema es que la productividad está en punto muerto y por eso los salarios no suben. Lo ideal para que eso cambie es que aumente la inversión pero el referéndum sobre Europa que ha prometido Cameron crea inestabilidad económica porque crea incertidumbre. Por eso creo que lo más apropiado sería adelantarlo, no esperar a 2017, porque si no, vamos a pasar dos años hablando sobre él y eso afectará a la economía”. 

"El referéndum crea incertidumbre económica. Cameron debería adelantarlo", asegura un experto.

Se da así la dicotomía de un partido en el gobierno que quiere renegociar los términos de permanencia en la UE –Cameron ha prometido un referéndum aunque no es partidario del Brexit--, y cuya principal china en el zapato será el partido independentista escocés y pro europeísta SNP, el otro rotundo ganador de unas elecciones en las que Escocia le ha otorgado la práctica totalidad de los votos, 56 diputados de los 59 en liza, 50 más que en los comicios anteriores. El SNP, liderado por la dama de terciopelo Nicola Sturgeon, promete alimentar debates de corte social, nacionalista y europeísta, aunque a la hora de votar poco podrá hacer contra la mayoría absoluta tory. El escenario en Westminster lo completan los verdes, que mantienen un diputado, los unionistas, que mantienen 8, los unionistas del Ulster, que ganan dos, el Plaid Cymru, que mantiene tres y el Sinn Fein que tiene cuatro pero nunca participa en la Cámara de los Comunes.

El otro gran perdedor de las elecciones son los institutos de sondeos. Durante meses, los periodistas y analistas políticos británicos se habían dedicado a hacer cábalas y a interpretar encuestas en las que el empate entre laboristas y conservadores hacía prever un escenario de guerra abierta para formar gobierno. Sin embargo, ese cóctel de números y previsiones se agitó de forma brutal a las diez de la noche del jueves, al cierre de los colegios electorales, cuando una encuesta realizada a pie de urna entre 20.000 votantes daba una aplastante mayoría a los conservadores -316 frente a 239 laboristas-. El recuento, a lo largo de una tensa noche, no sólo confirmó esos números, sino que los mejoró drásticamente para los conservadores, que superan los 326 escaños necesarios para gobernar en solitario –han llegado a 331- y los empeoró para los laboristas, que finalmente se han quedado con 232 diputados -tenían 258--.

“Creo que ha sido una campaña muy monótona que empezó demasiado pronto. Llevamos desde enero con ella y hasta los periodistas nos hemos aburrido. Y en vez de centrarnos en lo fundamental, la economía, nos hemos distraído con la personalidad de los líderes, los debates y hemos construido narrativas superficiales. Pero a la hora de votar la gente ha optado por lo importante” asegura Charlie Beckett, profesor de la LSE. Según él, es muy probable que muchos votantes hayan decidido el mismo día de las elecciones a quién votar, lo que explicaría el error de los sondeos. Además, el experto en medios subraya que esta vez la campaña de la prensa conservadora contra los laboristas ha sido más agresiva que nunca. “Sería estúpido decir que la prensa de papel ya no influye. Es más, creo que a las redes sociales se les da más importancia que la que tienen porque al final ¿cuál era el nombre más mencionado en twitter y de forma más positiva? Miliband. Y mira cómo ha acabado. Las redes sociales retroalimentan nuestras creencias pero no sirven para hacer que la gente cambie de opinión. Creo que la prensa aún tiene ese poder”. 

 La campaña de la prensa conservadora contra los laboristas ha sido más agresiva que nunca. La influencia de la prensa de papel sigue vigente.

Para este experto, como para Tony Travers, del Departamento de Gobierno de la London School of Economics, lo fascinante es que ni David Cameron ni Ed Miliband eran especialmente carismáticos ni populares. “Pero por lo que decían las encuestas todos hemos acabado creyendo que a la gente le empezaba a gustar Miliband. Obviamente no ha sido así” afirma Travers, quien también repudia la idea de que el sistema electoral mayoritario haya entrado en crisis tras estas elecciones. “Todo lo contrario, estos resultados nos demuestran que sigue gozando de muy buena salud, aunque haya otros partidos pequeños que se quejen; no creo que el sistema electoral se vaya a poner sobre la mesa. Ni los tories ni los laboristas quieren cambiarlo”. 

Travers sí augura que en la nueva legislatura, al contrario que durante la campaña, se hablará de Europa y mucho, aunque piensa que al final Cameron convencerá al ala tory más radical de que conviene quedarse en la UE. Respecto a Escocia y a la posibilidad de que Sturgeon vuelva a plantear la necesidad de un referéndum tras las elecciones escocesas de 2016, Travers también confía en que eso no ocurra. “Cameron va a ser muy cuidadoso con Escocia. Les prometió que les transferiría poderes tras el referéndum y lo hará. Económicamente no le interesa que se vayan. Y si ellos tienen lo que quieren tampoco harán excesiva presión”. 

Su vaticinio se reflejaba en las primeras palabras pronunciadas por Cameron tras ganar las elecciones. Frente al 10 de Downing Street, donde continuará residiendo durante los próximos cinco años, el premier británico se dirigía a su país a mediodía con buenas dosis de retórica para tratar de agradar a todos los votantes. Tras confirmar que organizará el referéndum sobre la permanencia en la UE, aseguró que continuará la transferencia de poderes que acordó con Gales, Escocia e Irlanda del Norte: “Quiero reclamar el manto que nunca se debería haber perdido, el manto de una nación, de un Reino Unido. Cumpliré mi palabra y comenzaré la devolución de todo lo que acordamos con Gales, Escocia e Irlanda del Norte. Gobernar con respeto significa reconocer que las diferentes naciones de nuestro Reino Unido tienen su propio gobierno así como su gobierno británico”.

Cameron también habló de bajar los impuestos, crear millones de empleos y construir casas que la gente pueda comprar. Palabras de almíbar en plena resaca electoral que han convencido a los 11,3 millones de británicos que le han votado, frente a otros 18 millones que escogieron a otros partidos y a los cerca de 25 millones que optaron por no acudir a las urnas.

Entre todos ellos, hay ocho millones de familias que no llegan a fin de mes, según diversos estudios. La incógnita está en saber cuántos, de todos ellos, votaron por Cameron. La respuesta acertada quizá sea la de Gerald McGregor, un concejal conservador del barrio de Hownslow que el jueves, antes del cierre de los colegios electorales, vaticinaba que los conservadores arrasarían: “Quizás hayamos recortado beneficios sociales pero la gente prefiere tener trabajo, aunque sea ganando poco, a no tenerlo. Y creo que eso nos hará ganar muchos votos”. 

“¿Qué coño está pasando? ¿Cómo hemos podido meter tanto la pata?”. Imposible expresarlo de forma más directa y recoger así el sentimiento general que se respiraba en la noche del jueves en la London School of Economics (LSE), donde se había organizado una fiesta electoral condimentada con la presencia...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Barbara Celis

Vive en Roma, donde trabaja como consultora en comunicación. Ha sido corresponsal freelance en Nueva York, Londres y Taipei para Ctxt, El Pais, El Confidencial y otros. Es directora del documental Surviving Amina. Ha recibido cuatro premios de periodismo.Su pasión es la cultura, su nueva batalla el cambio climático..

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí