1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Chorizópolis (VII)

Villarejo, el comisario de ‘La Curia’

David M. Moreno 14/05/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La invitación lo dejaba bien claro. Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, iba a inaugurar el 17 de abril la primera fase de los jardines del palacio del Infante Don Luis, en Boadilla del Monte. Pero a última hora anuló la visita y le sustituyó su segundo, el consejero Salvador Victoria. Los jardines, decorados con tilos de Holanda y cipreses de la región italiana de la Toscana, lindan en su parte trasera con dos fincas particulares que suman 2.700 metros cuadrados. Las dos pertenecen a una empresa llamada Premium Hoteles, cuya administradora única es la actual esposa del policía más famoso y polémico de España: el comisario Villarejo. Mes y medio antes, el 3 de marzo, José Manuel Villarejo Pérez había denunciado ante los tribunales a Ignacio González después de que este último le acusara de amenazas y chantaje. El diario El Mundo había publicado el informe policial que resumía la reunión mantenida en noviembre de 2011 entre Villarejo, acompañado de otro alto cargo policial, con González. El titular del diario se despachaba a gusto: “Ignacio González pidió ayuda a policías para ocultar el caso de su ático”.

González sabía que su carrera política estaba sepultada. El 8 de marzo El Mundo también había hecho públicas las grabaciones de la reunión secreta entre Villarejo y González (sí, alguien les había grabado). Por eso, aquel 17 de abril, aunque su presencia estaba prevista, a González no le apetecía en absoluto inaugurar unos puñeteros jardines mientras sentía en el cogote la mirada y la sonrisa hiriente de su nuevo enemigo. Mucha gente en Boadilla sabe que desde el chalé de Villarejo se pueden ver perfectamente los jardines que mandó construir el hermano del rey Carlos III. 

El caso del ático de González, que se instruye en un juzgado de Estepona (Málaga), no solo ha acabado con las aspiraciones políticas del todavía presidente madrileño, ha servido también para enfocar con bastante luz a un policía que siempre se ha movido con destreza por las sombras y que últimamente, muy a su pesar, es protagonista de demasiados titulares. Pero, ¿quién es realmente el comisario Villarejo? Policía, espía, agente encubierto, empresario, periodista, detective, exsindicalista… la vida de Villarejo, cordobés, a punto de cumplir 64 años, ha ido a tanta velocidad como lo es su forma de hablar, a veces atropellada, con un tono duro y quebrado. Alias Pepe Villar, Manuel Villar, Manuel Pérez Villar, ‘el técnico’ o ‘Pepe la gorda’, Villarejo está en la Policía desde 1971, cuando aprobó la oposición en la plaza 263. “Todo un personaje, un caso único”, asegura un policía que le conoce bien. “El rey de la fontanería policial. Hace y deshace. Desde el siglo pasado, aparece relacionado con asuntos de lo más escabrosos, y todos con vinculaciones políticas”, escribió de él uno de los periodistas que lo ha tratado, Fernando Lázaro.

Desde el siglo pasado, aparece relacionado con asuntos de lo más escabrosos, y todos con vinculaciones políticas

Lázaro, en cierta medida, tiene razón. El nombre de Villarejo aparece relacionado con el caso del ático de González; con el caso del pequeño Francisco Nicolás (donde ya ha declarado como testigo); con el ‘caso Emperador’ (la mafia china con sede en Fuenlabrada), aunque realmente a quien han involucrado en este caso es a su hijo, dueño de una empresa de ambientadores; con el caso López Madrid (el financiero y yerno de Villar Mir acusado de acoso sexual a una doctora); e incluso con los famosos informes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) contra el clan Pujol. Villarejo está en todos los saraos, a pesar de sus molestias crónicas de espalda. O al menos hay gente interesada en que aparezca en las principales fiestas. Precisamente él, a quien no le gusta bailar. 

Hasta que Villarejo se convirtió día sí, día también, en titular de los medios de comunicación, estaba adscrito a una reducida unidad de inteligencia que depende del Director Adjunto de la Policía Nacional (el DAO), una unidad a la que algunos apodan ‘La Curia’. Sus últimas funciones dentro de la Policía (como escribió Lázaro es un comisario sin comisaría) fueron las de enlace entre la UDEF y el DAO. Antes, durante muchos años, se encargó de combatir el crimen organizado y el terrorismo como agente encubierto (le encantan los caballos, y ha actuado como tratante de equinos en sus operativos). Incluso cuando estuvo de excedencia, siguió trabajando para el Estado como una especie de espía. “Le pidieron un favor cuando estaba fuera del Cuerpo, y cumplió. Entonces le pidieron otro, y volvió a cumplir. Y encima le encanta viajar”, explica el mismo agente. 

“Oficialmente, no existo”, dicen que le gusta decir. Una frase que ya no puede repetir. Una vida como la suya deja enemigos. Y eso, a la larga, se paga. El digital El Confidencial ha publicado una foto de su actual mujer, Gema, una periodista de 43 años. Y el diario El País ha revelado con todo lujo de detalles el entramado empresarial creado por Villarejo, su familia y sus socios. Y ha mostrado incluso una imagen suya, tomada en 1995. Aunque su físico ha cambiado con el paso de los años, El País se atrevió así a desvelar la mirada y el rostro de lo que para un agente encubierto es sagrado: su identidad física. Según el diario de PRISA, Villarejo ha llegado a manejar 46 empresas en los últimos 30 años, radicadas en cuatro países (España, Uruguay, Estados Unidos y Panamá), que han acumulado un patrimonio inmobiliario que solamente en nuestro país supera los 14 millones de euros. Estas empresas han ido cambiando de residencia fiscal, de nombre y de actividades con el paso del tiempo, y algunas de ellas, según fuentes solventes, han tenido objetivos muy específicos. “Es normal utilizar empresas privadas ajenas a la Policía como sociedades pantalla para trabajos delicados”, explican fuentes policiales, como hizo Villarejo para agilizar la investigación del ‘caso Malaya’ (sí, aquí también aparece Villarejo). No es de extrañar, por tanto, que el Ministerio del Interior concluyera hace unas semanas que las actividades empresariales de Villarejo son compatibles con su función policial y no han supuesto ningún “menoscabo” en el cumplimiento de sus deberes. El 11 de marzo, el propio ministro del Interior, el catalán Jorge Fernández Díaz, destacó los “relevantes servicios” prestados por Villarejo. Seguramente el ministro estaba pensando en uno de los últimos: la investigación sobre la familia Pujol, que ha tambaleado los cimientos del clan más importante de Cataluña. Villarejo tiene muchos enemigos, pero también muchos amigos.

Incluso cuando estuvo de excedencia, siguió trabajando para el Estado como una especie de espía

El comisario y el CNI no se pueden ni ver. Su enemistad viene de lejos, cuando ambos competían con poner en nómina al famoso traficante de armas sirio Monzer Al Kassar. La verdad es que Al Kassar acabó siendo confidente de Villarejo, con el alias de ‘Luis’. La relación entre el sirio y el policía cordobés fue fructífera. Sirvió para desarticular una célula yihadista en España y para acabar con el narcotraficante gallego Laureano Oubiña. Pero el verdadero enfrentamiento entre Villarejo y el CNI germinó en 1995, cuando el diario El Mundo destapó el caso de las escuchas ilegales del Cesid (el antecedente del CNI). Entonces el diario El País acusó a Villarejo de filtrar el escándalo. Las guerras que mantenía el CNI con la Policía Nacional por el control de la información empezaban a tener a Villarejo en el centro del tablero.

El periodista
“Mi madre no sabe que soy periodista. Piensa que soy pianista en un burdel”. El dicho, con cierta sorna, pone la profesión periodística a los pies de los caballos. A Villarejo, en cambio, le gusta la prensa, le gustan los periodistas, sobre todo los que puede controlar. Durante años, fue un ‘redactor’ más de un importante medio de comunicación generalista y de una reconocida revista semanal de sucesos. Muchas de las informaciones de estos medios llevan su firma. Él facilitaba la información y otros escribían. Ya se sabe, a río revuelto, ganancia de periodistas. Y Villarejo es un experto moviéndose por los riachuelos del poder y la conspiración. Mucha gente en la Policía sabe que es amigo del periodista Alfonso Rojo. De hecho, en la web que este dirige, Periodista Digital, Villarejo acaba de publicar una carta contestando el artículo que le ha dedicado otro reportero. 

Como buen periodista, Villarejo sabe mejor que nadie que la información es poder. Por eso hace un par de años decidió crear con sus socios la web Información Sensible (IS), donde la mayoría de las noticias aparecen sin firmar. Descubierta su tapadera mediática, Villarejo ha utilizado esta web para dejar claro que puede disparar con bala. Ha acusado al CNI (su viejo enemigo) de perder dinero destinado a pagar el rescate de Javier Espinosa y Marc Marginedas y de destapar el nombre de una empresa suya creada en Uruguay, una tapadera que ha servido durante años para controlar a la colonia etarra que se refugia en ese país suramericano. Y como buen periodista, el comisario suele grabar discretamente muchas de las conversaciones que mantiene sin que sus interlocutores lo sepan. Para aclarar dudas, un reportaje de Información Sensible ya explicó que las grabaciones de una reunión o cita no son ilegales si son realizadas por uno de los participantes de las mismas. Un aviso a navegantes. En la cita con Ignacio González solo estaban sentados a la mesa el político madrileño, Villarejo y otro mando policial. Si González no fue… También se ha hecho pública una conversación telefónica grabada entre el empresario Enrique Cerezo y Villarejo. Si Cerezo no fue… Sí, han acertado, Villarejo graba sus conversaciones telefónicas. 

En la cita con Ignacio González solo estaban sentados a la mesa el político madrileño, Villarejo y otro mando policial. Si González no fue…

“Es un tipo inquieto, muy listo, un poco chuleta, muy castizo aunque sea andaluz. Con ese tic característico que le hace mover un poco el cuello hacia atrás”, lo define otro veterano agente que ha tratado mucho con él. Y como tipo listo, sabía que controlar un medio de comunicación, aunque sea modesto, no era suficiente. En mayo de 2011 nació la Asociación Transparencia y Justicia, heredera de la Asociación para la Protección de los Inversores, una especie de Manos Limpias, pero mucho más discreta, sin página web, sin cuenta de Twitter ni perfil en Facebook. En sus estatutos, de ocho páginas, enumera los 15 fines que motivaron su creación, todos con un único objetivo: “Luchar contra la corrupción”. De momento se ha personado en el ‘caso Campeón’ (donde se investigó al exministro Pepe Blanco), en el ‘caso Nicolay’ (que investiga las actuaciones del pequeño Nicolás), en el ‘caso Aguirre’ (su multa de tráfico y posterior fuga) y en el ‘caso Arnaiz’ (un arquitecto muy conocido en Boadilla procesado por fraude fiscal y blanqueo de capitales). Este último es un caso personal para Villarejo, que como buen espía que ha sido, controla todo o casi todo lo que ocurre en Boadilla, donde vive desde hace muchos años. 

En Boadilla tuvieron su sede dos agencias de detectives controladas por Villarejo, concretamente en las calles Mártires y Convento, muy apropiadas para un agente que perteneció a una unidad que llaman ‘La Curia’. Boadilla fue el epicentro de la trama Gürtel, donde Francisco Correa y sus socios hicieron millonarios negocios. Es curioso que mucho antes de que se destapara la trama en febrero de 2009, incluso mucho antes de que la UDEF empezara a investigar a los implicados en noviembre de 2007, la revista semanal muy bien relacionada con Villarejo publicó en marzo de 2005 un reportaje sobre empresas y sociedades. “Las amistades peligrosas del yerno de Aznar”, se titulaba el artículo. Algunos de los nombres que aparecían en él fueron luego, cuatro años después, en 2009, detenidos dentro de la operación Gürtel. Sí, han acertado. Villarejo también colaboró en la investigación hecha por la UDEF contra esta trama de corrupción. El comisario Villarejo. Policía, espía, agente encubierto, empresario, periodista, detective, exsindicalista… y también vidente.

La invitación lo dejaba bien claro. Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, iba a inaugurar el 17 de abril la primera fase de los jardines del palacio del Infante Don Luis, en Boadilla del Monte. Pero a última hora anuló la visita y le sustituyó su segundo, el consejero Salvador...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

David M. Moreno

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Juan Carlos

    Y por fin se desarrolla la noticia, de forma valiente. http://www.diariovasco.com/politica/201506/08/schola-iuris-instituto-juridico-20150608101256-rc.html?ns_campaign=WC_MS&ns_source=BT&ns_linkname=Scroll&ns_fee=0&ns_mchannel=TW. Y continuará.... espero.

    Hace 7 años 5 meses

  2. Juan Carlos

    El comisario Villarejo podría tener relación con la red denunciada por el ex-fiscal Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo en relación a actividades de magistrados del Tribunal Supremo (http://www.eldiario.es/zonacritica/denuncia-magistrados-Tribunal-Supremo_6_322027809.html) Ya se señala por el redactor que el comisario Villarejo viene sirviéndose de una estructura de empresas. Pues bien, en esta estructura destaca, como elemento común en sus órganos de representación, Rafael Redondo Rodríguez. Así en la empresa Servicios de Investigación y Detección SL, observamos que eran administradores mancomunados Rafael Redondo y Antonio Giménez Raso, y a ambos les sustituyó como administrador único de la empresa José Manuel Villarejo Gil. Una de las empresas en las que interviene Rafael Redondo Rodríguez es la mercantil CENYT ARGO SL, en la que junto con el anterior, intervienen en sus órganos Antonio y Carlos Jiménez Raso, así como Ángel Benseny Pellicer. En relación a los inspectores Antonio y Carlos Jiménez Raso hay información abundante en la red, fácilmente accesible. La persona de nuestro interés es Ángel Benseny Pellicer. En la página http://es.linkedin.com/pub/dir/Angel/Benseny,, podemos observar que Ángel Benseny se dice Socio Director en Cenyt&Argo y anteriormente, “Member en IAFCI, Director en Instituto Europeo de Práctica Jurídica SCHOLA IURIS, Risk Manager South West Europe en MasterCard, Risk Manager - Spa... Educación” No señala Ángel Benseny en su curriculum lo que figura en algunas de las informaciones que señalan distintos medios, que era psicólogo adscrito al Juzgado de 1ª Instancia Nº 24 de Madrid. Y es Ángel Benseny el objeto de nuestro interés, porque en la denuncia que presenta el ex-fiscal, y reproducida en muchos medios, se le señala directamente, así como al Instituto Europeo de Práctica Jurídica SCHOLA IURIS, mercantil de la que era su socio único y administrador. Este punto de conexión, dada la trayectoria del comisario Villarejo, con la judicatura merece la pena ser investigado.

    Hace 7 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí