1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Minorías / Análisis

¿Y si tu alcalde fuese gitano?

Solo el 0,08% de los candidatos que se presentan el 24 de mayo son calés. Pero los nuevos partidos impulsan más que los viejos su participación

Mónica Santos Amanda Andrades 14/05/2015

Póster de la Unión Romaní.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Partamos de un hecho: no existen datos. Ninguna estadística ni organismo estatal o institución que recopile cuántos gitanos y gitanas se presentan a las elecciones municipales que se celebran el próximo 24 de mayo[1]. Así pues las cifras que aquí se dan son ciertas, pero no exhaustivas[2]. Son todos los que están, pero no están todos los que son. Tómense pues con cautela los números que aquí aparecen.

Concurrirán como candidatos a concejales 61 personas gitanas, de las cuales seis aparecen como número uno de sus listas: una mujer y cinco hombres dispuestos a ocupar el sillón de máxima autoridad municipal. No son muchos. Más bien, nada. Solo representan un 0,08% del total de concejales y alcaldes a elegir. Podrá alegarse que no aparecen todos. Es cierto, pero ¿alguien cree que, si así fuera, la cifra sería mucho mayor? 

¿Han aumentado con respecto a otros comicios? ¿Cómo ha evolucionado la participación gitana en la política institucional? Estas y otras se convierten en preguntas sin respuesta, al ser imposible obtener una serie histórica con la que comparar. Sí existen, sin embargo, algunas señales o indicios con los que construir genealogía.

En los inicios de la Transición, Juan de Dios Ramírez Heredia llegaba en 1977 al Parlamento como independiente dentro de las listas de la Unión Centro Democrático. A sus 35 años tenía el honor de ser el primer gitano en las Cortes españolas.

Seguían en vigor en aquellos años los artículos cuarto y quinto del Reglamento de la Guardia Civil que apuntaban directamente a la represión del pueblo gitano. Con un vibrante discurso defendió Ramírez Heredia la desaparición de esta infamia. Y la consiguió. Sometida a votación, la proposición no de ley fue aprobada por 285 votos a favor, ninguno en contra y una abstención.

Entre sus palabras destacan las siguientes, recogidas por el diario El País el 8 de junio de 1978, “Aquí la indiscriminación que existe es la de la indiferencia”. Se refería al hecho de que se aplaudía al artista gitano, pero se marginaba a miles de ciudadanos por ser de esta condición.

Cuando se le pregunta si esta afirmación sigue teniendo sentido, Ramírez Heredia solo matiza. “Lamentablemente, sigue estando a la orden del día, pero creo que sería mejor cambiar el verbo marginar por el verbo ignorar. También habría que sustituir indiscriminación por discriminación”.

De recelo histórico hacia las instituciones por el trato recibido habla Miguel Ángel Vargas Rubio, candidato a alcalde por Ganemos Lebrija Ahora, para justificar el porqué de la escasa presencia de gitanos en la política. De eso y del valor que aún necesitan para atreverse a romper el miedo y la vergüenza de ser elegible.

Un temor y una modestia que debe sufrirse algo menos en esta localidad sevillana. Van gitanos en todas las listas que compiten por los sillones municipales. Excepto en el Partido Popular. Y concurren en buenos puestos, con posibilidades de alcanzar la meta. Una excepción esta, la de no ser incluidos solo para cumplir un cuota de corrección política, que no es habitual. Solo nueve mujeres y 13 hombres compiten en las cinco primeras posiciones de sus listas entre los 61 candidatos registrados para este análisis.

Para muchos, Lebrija es un paradigma de integración étnica, de igualdad real entre gitanos y gachés, la cual podría deberse, según Vargas, a una historia compartida de vidas y fatigas en los campos y las gañanías de los cortijos que dominaban el latifundio del Bajo Guadalquivir a finales del siglo XIX y gran parte del siglo XX. “Esa convivencia en el sufrimiento es la que hace despertar una suerte de solidaridad horizontal”, defiende este historiador del arte y director escénico, nacido en 1978.

La número cinco por el PSOE, Támara Carrasco Torres (Lebrija, 1982), no se remonta tan lejos en la historia. Parte del éxito se lo otorga a las políticas públicas desarrolladas. “En Lebrija no hay guetos. No se han creado barrios para gitanos como ocurre a 52 kilómetros de aquí, en Sevilla”, defiende Carrasco, licenciada en Pedagogía y delegada en Andalucía de la ONG Acción contra el Hambre.

Vargas y Carrasco forman parte de una generación de jóvenes que ha logrado a acceder a la educación formal, a estudios secundarios e, incluso, a una carrera universitaria. A ella también pertenece Ana Palmira Soto Soto, número 1 de Costa del Sol Sí puede para el Ayuntamiento de Fuengirola (Málaga). Con 26 años, esta alumna del primer año de un ciclo de Administración y Finanzas, ha decidido dar el paso de presentarse “por vocación”, para “transformar la realidad social y defender los derechos de los ciudadanos”.

Y lo ha hecho por una candidatura ligada a Podemos, porque este partido cuenta entre sus principios con valores que se están perdiendo y con los que los gitanos se sienten identificados. Soto menciona la fidelidad a la palabra dada, el compromiso y la reivindicación de un trabajo digno por un salario digno. “Siempre hemos sido de buscarnos la vida. Nunca nos ha importado trabajar en lo que sea, en las profesiones más humildes. Tal vez por eso le damos tanta importancia a esto último”, reflexiona.

Si hay algo que llama la atención al analizar los datos recogidos, es el peso que tienen los partidos de nuevo cuño en la participación gitana. Veintiséis candidatos van en listas de agrupaciones que no han formado parte del juego político de los últimos 38 años de democracia. Con respecto a los seis alcaldables, tres de ellos se integran en formaciones cercanas a la que lidera Pablo Iglesias y dos en iniciativas independientes. El sexto va en la escisión por la derecha del PP, VOX.

Sinaí Giménez encabeza Iniciativa Independiente de Vigo. Es el primer gitano que se presenta para ocupar el sillón principal de un pleno municipal en Galicia. Se hace llamar el Obama gallego. Una estrategia llamativa, que ha sido motivo de chanzas en algunos medios de comunicación, pero de la que él se siente orgulloso. “No me molesta el cachondeo. Cada día hay más gente que nos apoya”, subraya este empresario del comercio ambulante, de 33 años, para quien la opción de no militar en partidos tradicionales está ligada a los prejuicios hacia la comunidad gitana existentes en estos. “Cree el ladrón que todos son de su condición. Piensan que vamos a ensuciar la política. Que somos trapaceros, como nos define el Diccionario de la RAE”.

Es el primer gitano que se presenta para ocupar el sillón principal de un pleno municipal en Galicia. Se hace llamar el Obama gallego.

De derechas y a mucha honra, se define Rafael Maya, número uno de VOX en Vera (Almería). Empresario del sector inmobiliario, este nieto e hijo de carniceros, de 50 años, defiende a ultranza que su agrupación no es racista. “En nuestra lista hay siete gitanos, hay payos y ecuatorianos mientras que los otros nunca nos han llevado y menos en puestos con posibilidades de salir”, afirma para añadir que lo importante es aprender uno de otros y convivir. “Que no existan guetos”, insiste.

Uno de los estereotipos más persistentes sobre la comunidad gitana es el de un machismo tenaz y arcaico. ¿Quién discutiendo sobre igualdad o feminismo no ha oído alguna vez aquello de para machistas los gitanos, que hacen la prueba del pañuelo? Imaginario social que se refuerzan con programas de televisión como Mi gran boda gitana y otros similares.

María del Carmen Carillo Losada fue una de las pioneras en luchar contra esa imagen de sumisión que los gachés proyectan sobre las gitanas. Ocupó un sillón en el pleno municipal de Jaén. Se convertía así en la primera mujer gitana concejal en una capital de provincia. No fue fácil. Madre de tres hijos, cuando en 1999 se decidió a ser la número seis de la candidatura socialista, se lo pensó mucho. “Una y mil veces”, recuerda. Sabía que a se exponía. Dejaría de poder pasar desapercibida. En lo bueno y en lo malo. Ocho años antes se habían producido los trágicos sucesos de Mancha Real, en los que se obligó al destierro a las familias gitanas de esta localidad jienense.

Su decisión -siente Carrillo- fue un aldabonazo para que otras gitanas se atrevieran a cruzar el umbral de los partidos políticos. Y lo han hecho. Las mujeres representan el 39% de las candidaturas gitanas en estos comicios. Una cifra que no está nada mal si tenemos en cuenta que en las últimas elecciones, las de 2011, solo se logró alcanzar un 35% de concejalas, gitanas o gachés.

En los comicios del 24 de mayo hay muchos elementos en juego. Está por ver cuál será la elección de la sociedad española. ¿Será la antesala del cambio o la sala de espera de la continuidad? Independientemente de los resultados que deparen las urnas, hay una apuesta que ya se sabe que hay que seguir jugando fuerte, la del camino que recorren los gitanos y las gitanas que se arriesgan a participar en política.



[1] Afortunadamente no existe un censo étnico en España, con los riesgos que un elemento así podría conllevar, pero tampoco herramientas estadísticas o políticas que ayuden a conocer la realidad. Difícil disyuntiva a la que se enfrentan las minorías étnicas, culturales o religiosas.  

[2] Se han revisado las listas electorales de todos las localidades españolas para determinar quiénes podían ser gitanos en base a sus apellidos y luego se ha procedido a verificar y confirmar esta pertenencia bien con las personas concernidas  o bien con activistas y organizaciones sociales gitanas.

Autora >

Mónica Santos

Es activista gitana.

Autora >

Amanda Andrades

De Lebrija. Estudió periodismo, pero trabajó durante 10 años en cooperación internacional. En 2013 retomó su vocación inicial. Ha publicado el libro de relatos 'La mujer que quiso saltar una valla de seis metros' (Cear Euskadi, 2020), basado en las vidas de cinco mujeres que vencieron fronteras.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mila

    Cuidado con el candidato de Vigo. Solo hay que ver Equipo de investigación de La Sexta. Ha conseguido que la comunidad de gitanos del Sur de Galicia huya. Un saludo

    Hace 6 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí