1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Vivos de milagro

Eustaquio y el detritus constitucionalista

Los que esgrimen como arma arrojadiza la Carta Magna y al mismo tiempo la niegan con su nulo espíritu democrático deben dejar de inocular el miedo a los nuevos agentes políticos. Y luego se verá si se reforma o no

Miguel Mora 30/05/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La semana del 24 de mayo será recordada largo tiempo en España. La cita con las urnas diseñó el nuevo paisaje político y social. Una nueva generación de políticas y políticos, impulsada por los indignados del 15M y las mareas, llega por primera vez a posiciones de poder local y autonómico. Y su irrupción ha revelado la pujanza de la postdemocracia neoliberal. Es decir, el enorme dominio que ejerce el sistema financiero y económico sobre los grandes partidos tradicionales -y de paso sobre la nueva derecha liberal, Ciudadanos, ese híbrido que no es chicha ni limoná, que no sabemos si es Hacendado o El Corte Inglés pero que en la noche electoral tenía músculo suficiente para alquilar una planta entera del Hotel Eurobuilding.

La reacción destemplada, confusa y poco deportiva de la vieja política trasnochada y de los empresarios patriotas que toman las decisiones ante el ascenso del municipalismo ciudadano, su cerval miedo a la nueva izquierda son síntomas que llevan a pensar que la esclerosis de nuestra democracia bipartidista es mayor aun de lo que indican los resultados de las elecciones y los estudios sobre corrupción, transparencia, igualdad y libertad de prensa.

Tras casi 40 años de democracia, el modelo de la alternancia tranquila con empresas reguladas y nacionalismos clientelares, forjado en nombre de la Constitución que trajo la concordia y la modernidad a un país devastado por 45 años de guerra y dictadura, muestra evidentes señales de desgaste.

Y, curiosamente, su debilidad proviene de los más aguerridos defensores de la Carta Magna, no de quienes aspiran a retocarla para, según prometen, blindar derechos y libertades y evitar privatizaciones y otras renuncias a lo público.

Sí, a la derecha se le acaban los elogios hacia la Constitución, pero de repente a la condesa exaltada le da un ataque de nervios y convierte la Ley en un arma arrojadiza y excluyente. Por suerte, Doña Consti no sufre raptos de histeria semejantes, y asiste impávida al espectáculo, una mera cortina de humo para dar tiempo a los que ponen el dinero a elaborar una alternativa menos exótica.

Mientras tanto, la realidad es terca: las instituciones fundadas por esa Constitución intocable y mítica son cada vez menos creíbles y eficaces –monarquía, presidencia del Gobierno, partidos, bienestar, sindicatos…--, y los encargados de controlar y equilibrar los poderes –justicia, reguladores, parlamentarios, prensa…-- se limitan a aguantar el chaparrón y a darse coba y ánimos escribiendo artículos corporativos y publirreportajes.

Nada de eso esconde lo que cualquiera ve: el acelerado deterioro del bipartidismo, su sumisión al poder económico nacional e internacional, su suicida tolerancia hacia la corrupción, y el empobrecimiento moral y material que esas relaciones perversas han generado. Bastan algunos datos: un 35% de los menores españoles vive en la pobreza. Casi dos millones de personas han emigrado. Cinco millones no encuentran trabajo. 

Oyendo a los que con tanto ardor defienden la Constitución, y viendo el interminable reguero de adjudicaciones, escándalos y pelotazos congelados por el incierto resultado electoral, parece legítimo preguntarse para qué sirve nuestra envidiada Carta Magna, a quién protege en realidad, quién saca más provecho de ella, qué partes se cumplen y cuáles no, qué rayos era la separación de poderes, por qué se pudo tocar el texto para incluir a capón el nefasto artículo 135 --déficit cero-- pero es tabú pensar en cambiar una sola coma más.

A la vista de la alergia del PP y de sus medios afines hacia lo nuevo, y de las dudas del PSOE para tomar partido por Podemos o por la derecha de la corrupción y el austericidio, cabe preguntarse si este bipartidismo imperfecto y aquel pacto social del 78 siguen vigentes; si el modelo sigue siendo viable con un simple cambio de líderes políticos. ¿Necesita la Constitución una reforma a fondo o solo unos retoques? ¿No da la impresión de que buena parte de ella es papel mojado ya que no ha sido capaz de evitar el destrozo de buena parte de sus principios fundadores? ¿No será que lo que necesita el país es una ruptura? 

La gran zona gris que empezó la noche del 24 de mayo y que terminará el 13 de junio con la puesta en marcha de las alcaldías y los parlamentos regionales dará algunas respuestas a estas cuestiones, que en todo caso se irán planteando cada vez más a medida que se acerquen las generales. 

De momento, la sombra del pacto PP-PSOE parece la única posibilidad que contempla el asustado Régimen del 78. Y en ese terreno, lo más sensato lo ha dicho un nonagenario indignado llamado Eustaquio, un heroico militante socialista, de 93 años, que se presentó el 30 de mayo en la sede de Ferraz, pidió ver al secretario general, Pedro Sánchez, y cuando lo consiguió le dijo que ni hablar de pactar con el PP.

Sánchez descartó esa opción ante la prensa con la boca pequeña. Pero todos somos Eustaquio. Hasta los niños saben que hay mucha gente importante presionando y trabajando por la santa alianza. 

La gran coalición PP-PSOE 2016 es el gran elefante en la habitación, bastante más que el sueño húmedo de un expresidente aburrido hasta de sí mismo. Es una amenaza muy seria para el cambio, y de largo la opción preferida del poder económico, de Bruselas y de Berlín. La perspectiva de otro Syriza en el horizonte, respaldado por los ciudadanos de la cuarta economía del euro, es demasiado inquietante para esta Europa gobernada por las grandes corporaciones, para el capital y contra los ciudadanos.    

La idea es frenar los deseos de los millones de votantes que aspiran a un futuro más justo, igualitario y menos gelatinoso; pero sin que se note demasiado. Las elecciones han mostrado esa voluntad de cambio. La primera respuesta del poder ha sido gritar: ¡Los comunistas quieren robarnos la Constitución! La segunda, ponerse a pensar en la Gran Coalición.

Desde luego, la Constitución debe servir y sirve para que Podemos y Ciudadanos puedan presentarse, y si son votados, tengan garantías de desalojar del poder a quienes lo merecen. Pero una cosa es la letra y otra el espíritu. Podemos se ha presentado a la batalla en furgoneta, sin apenas dinero y con los grandes medios descaradamente en contra, con la moneda de la ilusión --Carmena dixit-- como único bagaje. Los otros han acudido a la cita con préstamos, autobuses, focos, telediarios regalados e incluso aviones privados. Las dudas suenan razonables: ¿protege realmente la Constitución la libre concurrencia electoral? Otra: ¿Si después de las generales se produjera un pacto entre los grandes, estaría respetándose la Constitución?  

Por decirlo claro. La Constitución en sí misma no garantiza todo, ni es capaz de impedir que, en un momento dado, se produzca un golpe constitucional de apariencia legítima y fondo antidemocrático. Como todo lo demás en un Estado democrático, es susceptible de ser criticada, debatida y reformada. Pero en España la derecha muestra una arraigada percepción cortijera que impide todo debate. De hecho, la formación que gobierna la todavía cuarta economía del euro se ha erigido en la mayor defensora de su intocabilidad; y expende carnés de constitucionalismo-pata-negra cada cuarto de hora.

Curioso, pues son las políticas del PP las que han abierto la brecha abismal de la desigualdad y han arruinado el prestigio de las instituciones. Irónico, porque la reducida estructura interna que ha manejado las finanzas del partido en las últimas dos décadas acaba de ser definida por un juez de la Audiencia Nacional como una “organización criminal”. ¿Puede un partido como ese impartir lecciones de lealtad y respeto a la Constitución?

El auto del juez De La Mata, conocido el 27 de mayo, explica con meridiana precisión que, al menos durante 18 años, de 1990 a 2008, el PP mantuvo una contabilidad paralela para ingresar dinero negro y sobornos de empresarios, defraudar a Hacienda, financiar los gastos del partido y las campañas electorales y pagar sobresueldos a sus dirigentes.

Aunque los demás grupos hayan hecho cosas parecidas, ninguno de forma tan sistemática, la acusación pone en cuestión al menos 20 años de los 37 de democracia constitucional. Si se piensa, da hasta miedo: nadie conoce realmente las cantidades manejadas en esos años por los “tesoreros infiltrados” –copyright: Gerardo Tecé-- ni cuánto dinero B ha destinado el PP a movilizar el voto de los españoles. 

En todo caso, resulta obvio que llevamos 30 años viviendo en un berlusconismo disfrazado, en una Tangentopolis gigantesca, que afecta a todos los sectores de la economía. Remedando al ostentóreo Jesús Gil, hemos vivido en una democracia formal, pero adulterada y viciada por sus primeros exégetas. Se sabe bien que la Liga del duopolio es un derecho adquirido, cuasi constitucional, sagrado --y de hecho un decretazo del Gobierno lo ha dejado todo atado y bien atado antes del tsunami municipalista... Ahora vemos que el PP y el PSOE, como el Madrid y el Barça, no estaban programados para perder, sino como mucho para empatar: ahora tú, ahora yo. Cualquier otra opción no estaba prevista.

La realidad es que la competencia ha llegado por fin, y el desconcierto se ha hecho carne: no había costumbre.

A algunos observadores extranjeros les sorprende, por ejemplo, que Mariano Rajoy, al conocer el contenido del auto judicial contra los tesoreros de su partido –al menos dos de ellos, ex subordinados directos--, no presentara su dimisión y convocara elecciones ipso facto. Pero igual de raro les parece que el PSOE no la exigiera de forma fulminante --cosa que por cierto tampoco han hecho Podemos ni Ciudadanos--.

Estas sorpresas relativas sugieren que el Régimen del 78 está tan podrido, tan enfermo, y requiere de tanta cirugía, que de momento no se puede ni trasladar al paciente. 

Pánico al cambio

A estos hechos peculiares se han sumado esta semana otros menores que inducen a pensar que el cambio de época, si se produce finalmente, va a ser más largo y tortuoso de lo previsto.

Uno: la detención por supuesta corrupción del delegado del Gobierno en Valencia, un señor llamado Serafín Castellano que el 24 de mayo se abrazaba a la alcaldesa saliente mientras esta resumía así la jornada de duelo: “¡Qué hostia, qué hostia!”.

Dos: el descubrimiento de que el ex vicepresidente Rodrigo Rato ha trasladado su patrimonio a otros lares y testaferros sin que la Fiscalía se atreviera a molestarle.

Tres: la masiva y por supuesto impune destrucción de documentos en el ayuntamiento de Madrid y otros organismos gobernados por el PP, que nadie se ha animado a denunciar en el juzgado.

Y cuatro, el rescate del lenguaje guerracivilista por parte de unas élites en ataque de pánico, con un ramillete de ministros, empresarios y dirigentes acusando a los integrantes de las listas afines a Podemos de ser nazis, marxistas leninistas, golpistas, futuros asesinos de opositores, amantes de los soviets y los gulags, pirómanos de iglesias, miembros de la extinta FAI, enemigos del papel higiénico y no sé cuántos disparates más.

Por suerte, las redes sociales existen, denuncian y desactivan con inteligencia y humor en apenas un minuto las mayores intoxicaciones y estupideces, pero la cólera mostrada por filántropos como Villar Mir o Florentino Pérez –-autor por cierto del único cese postelectoral, el de Ancelotti, imaginamos que para mantener abierto el pan y circo futbolero mientras se organiza la contrarrevolución-- y por políticos más o menos jubilados como Fernández-Díaz, Esperanza Aguirre o Ana Palacio denotan un mal perder, una ausencia de talante democrático y una sed de poder tan notables que asustan. 

Prepotencia, soberbia, populismo ‘miedótico’, política de tierra quemada, destrucción o invención de pruebas, manipulación de embajadores y corresponsales, basura en horario de máxima audiencia: la estrategia es bien conocida. La vimos en su máximo esplendor después de los atentados del 11M (y por cierto algunos que hoy van de salvadores del periodismo la practicaban entonces a conciencia). La sufrimos durante las protestas contra la guerra de Irak, durante la época Urdaci y la lucha contra ETA. Cómo estará la cosa que el otro día una veterana periodista de TVE me dijo: "¡Que vuelva Urdaci!".

En realidad, siempre que el PP teme o se apresta a perder las riendas del poder saltan las alarmas y los diques, y sus siervos, subvencionados y clientes se ponen en marcha. Todo vale, todo está permitido. Y al que le pique, que se rasque.

Ya que no conocen el pudor ni la rendición de cuentas, solo cabe desear que acabe lo antes posible este agitado final de reinado.

Es de esperar que el PSOE haga menos caso a Felipe y más a Eustaquio, que mantenga el mínimo de decencia que se le supone y se aparte para siempre de esa tropa de negociantes sin escrúpulos.

Ya no se trata de Podemos o no Podemos. Es una simple cuestión de oxígeno. El fango llega hasta los dinteles, querida clase política del 78, admirados tiburones del IBEX35. Hagan el favor de abrir las compuertas, apaguen las trituradoras, dejen de blandir la Constitución como un tótem excluyente y permitan que los jóvenes, las abuelas juiciosas, los fontaneros y los carpinteros cambien un poco este lodazal.

Levantad, carpinteros, la viga del tejado, decía Salinger. El edificio moral del país debe ser reconstruido. Da igual que los fontaneros sean polacos, cristianos de base o evangelistas, lleven coleta, gafas de empollón o camiseta de la PAH. Ha sonado la hora de una nueva generación, de unos modales más modernos y democráticos, de un estilo distinto, ha llegado la hora de mejorar la política, de cuidar lo público.

Mucha gente necesita volver a respirar un mínimo de libertad, igualdad y fraternidad. Sentir que, por mal que estén las cosas, hay otras opciones además del pensamiento dual, del Madrid y el Barça o el exilio. Aunque, como ustedes proclaman, el suyo sea un constitucionalismo pata negra, el detritus que cubren sus alfombras es solo detritus, y eso no hay Constitución ni cuenta suiza que lo disimule. Aquí, en Caracas, y en Sebastopol.

Primero tocará reparar los destrozos y, como decía Enrique Meneses del periodismo, ser débil con los débiles y fuertes con los fuertes. Luego hará falta una justicia independiente de verdad, sin condiciones, venganzas ni favoritismos. También será preciso contar con calma, datos y un punto de ironía liberadora todo lo que nos ha pasado y no se pudo o no se quiso contar.

Y después, si llega el caso, habrá que ver si la vapuleada Constitución, que tantas cosas buenas nos ha dado --y tantos desmanes e injusticias ha tolerado--, es o no mejorable.

Desde luego, lo que no es es una reliquia intocable, ni un juguete privado en manos de la derecha ladrona y vociferante. (Mi posición, por si alguien siente curiosidad, es que es necesario abrir un proceso de reformas, tan profundas y extensas como sea preciso, y poner al día el texto para blindarlo cuanto sea posible del asalto neoliberal, y afrontar los peligros y problemas que se han hecho evidentes).

Habrá que decidirlo entre todos, con verdadero espíritu republicano, sin tapujos, ni tabúes. Entre todos los que no arrastren un historial delictivo, antidemocrático o mafioso, claro. Y con mucha calma y mucho diálogo. No haría falta ni decirlo si algunos no fueran tan zotes: la Constitución solo puede cambiarse como la Constitución manda: desde el consenso.

Así que dejen ya de engañar, de asustar y de contar patrañas y cuentos de camino. Ya hemos tenido suficientes trileros al mando. Queremos elegir a nuestros dirigentes en paz, sin manipulaciones, sin interferencias y sin la muy desprendida ayuda de la Iglesia y otras multinacionales.

Quizá nos equivoquemos y nos salgan rana. Pero, la verdad, peor que lo de ahora es tan difícil...

Autor >

Miguel Mora

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. JC

    ¡Vaya panfletooo¡¡¡¡

    Hace 6 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí