1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

Los Rohingya, historia de un genocidio

La familia Ammair sueña con emigrar y pertenece a un grupo étnico “maldito” en Birmania, cuyos derechos humanos son violados según Amnistía Internacional desde 1978

Pablo L.Orosa Sittwe (Birmania) , 3/06/2015

Desplazados Rohingya en el estado Rakhine, Birmania.
Desplazados Rohingya en el estado Rakhine, Birmania. Foreign and Commonwealth Office

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Rohima pinta universos con palabras. Son universos lejanos, repletos de nubes blancas que ocultan la fuerza del sol. Hay un mar. Un mar que se parece a la bahía de Bengala. Mas éste no brama ni escupe cuerpos espumosos. A Hussein y a Saddik les gusta vivir en el mundo que su madre dibuja para ellos. Allí la caballa no tiene espinas y los cuencos de arroz no se terminan nunca. Además pueden ir a un colegio con paredes de colores y no temen ponerse enfermos. Hay un hospital con pastillas mágicas. "Por eso nos vamos a subir a ese barco. Para llegar a Malasia". Allí es donde los rohingya sueñan sus universos.

Hussein va a cumplir cinco años en unas semanas. Tiene los ojos cobrizos y la piel tostada. Le gusta corretear por las veredas polvorientas de Thay Chaung capturando graznidos que guarda en un frasco imaginario, junto a los universos de su madre. A Saddik, año y medio mayor, le preocupa su hermano. No le gustan las ronchas ennegrecidas que jaspean sus piernas. Tampoco le gusta esa mirada perdida con la que se ha levantado esta mañana.

Su padre se ha marchado temprano hoy. Ha ido al mercado en busca de trabajo. "Necesitamos el dinero para salir de aquí", explica Rohima. 500 dólares por persona. 2.000 dólares por toda la familia. Los Ammair tratan de reunir el dinero antes del monzón. Rohima hace días que lo tiene todo preparado. Algo de ropa para los niños y algunos recuerdos que apila sobre una valija de cuero. "Sabemos que es peligroso. Hemos escuchado historias sobre las mafias y los secuestros, pero estamos decididos a irnos. Queremos darle un buen futuro a nuestros hijos".

En la bahía de Bengala son más de 140.000 los rohingya que viven confinados en guetos que recuerdan al apartheid sudafricano. Hasta hace pocas semanas, en el que desde destartalados barcos la imagen de miles de miembros de esta etnia abandonados en el mar se disparó en las televisiones internacionales, Occidente desconocía prácticamente su existencia.

Hoy en la bahía patrullas militares controlan las dos entradas a Thay Chaung. "En teoría están aquí para protegernos y evitar nuevos enfrentamientos", explica un joven rohingya. En la práctica, hostigan y acosan a la comunidad musulmana con los temidos spot checks. "Llegan a medianoche. Entran y revisan si hay armas. Arrestan a muchos jóvenes y los amenazan con llevarlos a juicio para que paguen un soborno", asegura Mohamed Idris, quien a sus 37 años es una de las voces más respetadas de la comunidad.

Idris dirige la mezquita de Thay Chaung. Una decena de hombres se agolpan esta mañana en el centro de la modesta construcción de bambú, huyendo de los rayos del sol que se cuelan entre las maderas. Afuera el calor es asfixiante. "Fue el Gobierno el que forzó las diferencias étnicas, el que generó la violencia".

-¿Fue un problema religioso?

-De ninguna manera. La religión fue utilizada como excusa, subraya Idris.

A su alrededor, todos asienten con la cabeza.

"La Dama [la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi] ha decepcionado a mucha gente al evitar posicionarse claramente en algunos temas de derechos humanos, no sólo en el caso de los rohingya".

A medida que remontamos el río Kaladan el agua se va aclarando hasta teñirse de un azul resplandeciente. Entonces comienzan a aparecer los barcos de pescadores en el horizonte. Al llegar a Mrauk-U, los manglares envuelven el paisaje en un abrazo húmedo del que cuelgan las cúpulas doradas de las pagodas. El joven guía se niega a llevarnos a las aldeas que jalonan el cauce del río. El Gobierno tiene prohibida la entrada de turistas a los recintos rohingya. Nadie en la ciudad quiere hablar de las matanzas de octubre. "Es un tema delicado", tercia U Gambira, uno de los líderes de la Revolución del Azafrán. Desde su exilio en la frontera tailandesa, el clérigo es una de las pocas voces que se atreve a defender a los rohingya. Ni siquiera la Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, lo ha hecho. "La Dama ha decepcionado a mucha gente al evitar posicionarse claramente en algunos temas de derechos humanos, no sólo en el caso de los rohingya", apunta Chris Lewa responsable de la organización Arakan Project.

"Si quiere entrar en el Gobierno no puede permitirse apoyarlos. Los militares lo utilizarían contra ella", resume el joven Tu mientras apura un plato de pollo masala.

Las proclamas incendiarias de los radicales budistas han calado en la sociedad birmana. Al igual que la Radio Television Libre des Mille Collines animaba a los Hutus a "exterminar a las cucarachas" tutsis durante el genocidio en Ruanda, los discursos del movimiento 969, liderados por el autoproclamado "Bin Laden Birmano", Ashin Wirathu, están plagados de invitaciones para el exterminio de los rohingya. Los "perros" como prefieren llamarlos. Un proceso de deshumanización imprescindible para justificar el genocidio. "Wirathu está expandiendo la islamofobia en Birmania, intentando que los birmanos odien a los musulmanes. Eso va contra las enseñanzas de Buda", lamenta U Gambira.

La Junta Militar y la élite económica anidada a su alrededor han alimentado este discurso xenófobo durante décadas. Azuzar el odio contra los rohingya es el mejor modo de mantener bajo control a la mayoría arakan para seguir explotando los yacimientos de gas de la costa Arakan.

A Hussein le gusta el arroz mágico de Rohima. Sabe a atún y caballa. Hay días que incluso sabe a pollo. Al menos así es como su madre le ha dicho que sabe el pollo. A Hussein le gustan también las chocolatinas, pero aquí, en Thay Chaung, ha olvidado a qué saben. Los Ammai llegaron a los campos el 23 de junio de 2013. La noche anterior una turba de arakaneses había arrasado su casa en el centro de Sittwe. "Los destrozaron todo", rememora Rohima. Antes de los disturbios, alrededor del 73.000 rohingyas residían en la capital del estado Rakhine. Hoy sólo 5.000 permanecen confinados tras las vallas de bambú y betel en el gueto de Aung Mingalar, junto a la antigua Universidad.

El resto se refugiaron en las campos de Bengala. Llegaron en oleadas de miles, a medida que la violencia calcinaba pueblos y aldeas. Al principio eran registrados y asentados en pequeños bohíos. Al cabo de unos meses la situación se desbordó. Fue entonces cuando surgieron las barriadas de los olvidados. Los que no tienen acceso ni a la ayuda de la ONU. Los barrigas hinchadas.

Los Ammai llegaron a tiempo. Les entregaron una pequeña cabaña de bambú al norte del campo. Es un habitáculo diáfano, sin paredes, iluminado por los rayos que se cuelan por el enrejado del tragaluz. Desde la puerta se distingue en el horizonte la bahía de Bengala. Hace un calor espantoso esta mañana. Rohima se protege la piel con el manto dorado de la tanaka. "En Sittwe teníamos una vida confortable. Mi marido era carpintero y yo era asistente en una clínica", relata sin perder de vista a sus hijos. En los campos los niños no pueden ir a la escuela -apenas hay un centro cuyo coste no pueden permitirse- y temen ponerse enfermos.

Aunque el hospital de Sittwe se encuentra a poco más de un kilómetro del checkpoint, los rohingya no pueden acudir a él. Sólo en casos de extrema gravedad son trasladados a un centro hospitalario. Allí vuelven a ser discriminados: muchos médicos birmanos se niegan a tratarlos. Dentro del campo sólo hay una clínica de atención básica, pero los tratamientos son insuficientes. "La falta de acceso a una adecuada asistencia sanitaria es la mayor amenaza para estos desplazados", subraya Johannes Kaltenbach, responsable de Malteser International.

En Thay Chaung la comida escasea. Los suministros de arroz, pasta, aceite, sal y garbanzos repartidos por ACNUR dos veces al mes –los días 1 y 16– son insuficientes. Según un informe de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA en su acrónimo inglés), en 2013 había ya más de 2.900 niños en un "alto riesgo de mortalidad" por malnutrición. "Yo tenía un barco", relata Aumianthice mientras se acomoda cuidadosamente sobre las tablas desportilladas del zaguán. Uno de sus hijos duerme con la cabeza apoyada sobre una almohada deshilachada. Hoy en el puerto de Thay Chaung apenas una docena de botes permanecen amarrados. Aunque pudieran faenar, los precios en la lonja han caído hasta un 30% desde 2012. Casi ningún comerciante arakan está dispuesto a comerciar con ellos. "Antes no había problemas con los rakhine. Hacíamos negocios juntos. Por las noches íbamos unos a casas de otros", rememora Idris.

Sin comida, asistencia sanitaria ni derechos, a los rohingya sólo les queda escoger entre morir en tierra o hacerlo en alta mar. En la taberna, al otro lado de la vía, los hombres matan el tiempo debatiendo sobre las alternativas para escapar de Thay Chaung. Nadie menciona Birmania. Volar a Yangon, para un rohingya, cuesta 4.000 dólares.

-Yo quiero ir a algún país europeo. Finlandia o Suecia, chapurrea en inglés Salih Roman.

La conversaciones se superponen. Algunos alzan la voz.

-Europa no es para nosotros. No ves que allí no podrás pegar a tu mujer, le replica uno de los jóvenes. Todos ríen. Al fin llegan a un consenso: Malasia

"Aquí la vida es insoportable y por eso hemos decidido marcharnos a Malasia. Queremos darles a nuestros hijos una vida mejor", zanja Rohima.

El barco les esperará a medianoche. El intermediario habrá sobornado a la Policía, así que no deberían tener problemas para alcanzar el muelle que domina el extremo de la ensenada. Entonces ya no habrá marcha atrás. "Sabemos que es peligroso, pero tenemos que hacerlo", insiste Rohima. A su lado, el pequeño Hussein dibuja palomas de humo.

Rohima pinta universos con palabras. Son universos lejanos, repletos de nubes blancas que ocultan la fuerza del sol. Hay un mar. Un mar que se parece a la bahía de Bengala. Mas éste no brama ni escupe cuerpos espumosos. A Hussein y a Saddik les gusta vivir en el mundo que su madre dibuja para ellos. Allí la...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo L.Orosa

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Gambira

    The Rohingya, history of genocide The Ammair family dreams of emigrating and belongs to a "cursed" ethnic group in Burma, whose human rights are violated according to Amnesty International since 1978 Paul L.Orosa Displaced Rohingya in Rakhine, Myanmar state. Displaced Rohingya in Rakhine, Myanmar state. Foreign and Commonwealth Office Sittwe (Burma) | June 3, 2015 Rohima paints universes with words. They are distant, full of white clouds that hide the sun's power universes. There is a sea. A sea that looks like the Bay of Bengal. But this no roars or spits sparkling bodies. A Hussein and Saddik like to live in the world that her mother drawn to them. There mackerel has no thorns and rice bowls never end. They can go to school with colorful walls and not afraid to get sick. There is a hospital with magic pills. "So we're going to get on that boat. To get to Malaysia." That's where the Rohingya dream their universes. Hussein will serve five years in a few weeks. He has coppery eyes and tanned skin. He likes to run around the dusty paths of Thay Chaung capturing squawks stored in an imaginary bottle, together with the universes of their mother. A Saddik, a year and a half more, concerned about your brother. He does not like blackened welts jaspean his legs. He does not like that lost look that has risen this morning. His father has left early today. He has gone to the market in search of work. "We need the money to get out of here," explains Rohima. $ 500 per person. $ 2,000 for the entire family. The Ammair try to raise the money before the monsoon. Rohima for days has it all prepared. Some clothes for the kids and some memories stacked on a leather pouch. "We know it's dangerous. We've heard stories about the mafia and kidnappings, but we are determined to leave. We want a good future for our children". In the Bay of Bengal are more than 140,000 Rohingya living confined in ghettos reminiscent of South African apartheid. Until a few weeks ago, in which from rickety boats image of thousands of members of this ethnic group left in the sea soared on international television, the West know virtually its existence. Today in the Bay military patrols control the two entrances to Thay Chaung. "Theoretically they are here to protect and prevent further clashes," a young Rohingya. In practice, harass and harass the Muslim community with the dreaded spot checks. "They come at midnight. They come and check if there are guns. Arrested many young people and threaten to take them to court to pay a bribe," said Mohamed Idris, who at 37 is one of the most respected voices in the community. Idris Mosque directs Thay Chaung. A dozen men crowded this morning in the center of the modest building of bamboo, avoiding the sun that slip between the woods. Outside the heat is stifling. "It was the government that forced ethnic differences, which resulted in violence." Was it a religious problem? -no Way. Religion was used as an excuse, Idris underlined. All around, all nod. "Lady [the Aung San Suu Kyi Nobel Peace Prize] has disappointed many people by avoiding clear position on some issues of human rights, not only in the case of the Rohingya". As we went up the Kaladan river water will clear up a glowing blue dye. Then they start fishing boats appear on the horizon. Arriving in Mrauk-U, mangroves envelop the landscape in a wet embrace of hanging the golden domes of the pagodas. The young guide refuses to take us to the villages that dot the river. The government has banned the entry of tourists to the Rohingya enclosures. No one in the city wants to talk about the massacres of October. "It's a sensitive issue," Tierce U Gambira, one of the leaders of the Saffron Revolution. From his exile in the Thai border, the cleric is one of the few voices that dared to defend the Rohingya. Even the Nobel Peace Prize, Aung San Suu Kyi has. "The lady has disappointed many people by avoiding clear position on some issues of human rights, not only in the case of the Rohingyas," said Chris Lewa responsible for organizing Arakan Project. "If you want to enter the government can not afford to support them. The military would use against her," Your young summarizes the rushes while a plate of chicken masala. Incendiary proclamations of radical Buddhists have permeated Burmese society. Like the Radio Television Libre des Mille Collines encouraged the Hutus to "exterminate the cockroaches" Tutsis during the genocide in Rwanda, the speeches of the movement 969, led by self-proclaimed "Bin Laden Burmese" Ashin Wirathu, are plagued by Invitations for the extermination of the Rohingya. "Dogs" as they prefer to call them. A process essential to justify genocide dehumanization. "Islamophobia is expanding Wirathu in Burma, Burmese trying to hate Muslims. That goes against the teachings of Buddha," laments U Gambira. The military junta and the economic elite nested around have fed this xenophobic discourse for decades. Inciting hatred against the Rohingya is the best way to keep under control Arakan to continue exploiting gas fields in Arakan coast to most. A Hussein liked the magic rice Rohima. She tastes like tuna and mackerel. Some days it even tastes like chicken. At least that's how his mother told him he knows chicken. Saddam also likes chocolate, but here in Thay Chaung, you forget what they know. The Ammai came into the country on June 23, 2013. The night before a crowd of Arakanese had destroyed his house in downtown Sittwe. "The destroyed everything," recalls Rohima. Before the riots, about 73,000 Rohingyas residing in the capital of Rakhine state. Today only 5,000 remain confined behind bamboo fences and betel in the ghetto of Aung Mingalar, next to the old University. The rest took refuge in the fields of Bengal. They came in waves of thousands, as violence scorched villages. At first they were registered and settled in small huts. After a few months the situation boiled over. That's when the forgotten slums emerged. Those who do not have access to help from the UN. The distended bellies. The Ammai arrived on time. They were given a small bamboo hut north of the country. It is an open cockpit, without walls, illuminated by the rays that slip through the lattice skylight. From the doorway it stands on the horizon the Bay of Bengal. Heat causes an awful this morning. Rohima skin is protected with the golden mantle of the tanaka. "In Sittwe had a comfortable life. My husband was a carpenter and I was an assistant in a clinic," he says without losing sight of their children. In the camps children can not go to school barely no center whose cost can not permitirse- and fear becoming ill. Although Sittwe hospital is just over a kilometer from the checkpoint, the Rohingya can not go to him. Only in extremely serious cases they are transferred to hospital. There are again discriminated: many Burmese doctors refuse to treat them. Within the field there is only one primary care clinic, but treatments are inadequate. "Lack of access to adequate health care is the greatest threat to the displaced," says Johannes Kaltenbach, head of Malteser International. In Thay Chaung food is scarce. Supplies of rice, pasta, oil, salt and chickpea spread UNHCR twice a month -the 1st and 16- are insufficient. According to a report by the Office for the Coordination of Humanitarian Affairs (OCHA in its English acronym), in 2013 there were more than 2,900 children in a "high risk of death" by malnutrition. "I had a boat," says Aumianthice while carefully chipped accommodated on the hall table. One of his sons sleeping with her head on a pillow frayed. Today in the port of Thay Chaung only a dozen boats remain moored. Although fish could, at auction prices have fallen to 30% since 2012. Almost no Arakan trader is willing to trade them. "Before we had no problems with the Rakhine. We did business together. At night we were each others' houses," recalled Idris. Without food, healthcare or rights, to the Rohingya are left to choose between dying on land or do at sea. In the tavern across the road, men kill time debating on alternatives to escape Thay Chaung. Nobody mentions Burma. Fly to Yangon for a Rohingya, it costs $ 4,000. I want to go to a European country. Finland and Sweden, Roman Salih speaks broken English. The talks overlap. Some raise their voices. -Europe Is not for us. You do not see that there can not beat your wife retorts one of the young. Everyone laughs. Finally they reach a consensus: Malaysia "Here life is unbearable and so we decided to leave Malaysia. We want to give our children a better life," Rohima ditch. The boat will be waiting at midnight. The intermediary will be bribed police, so they should not have problems reaching the pier overlooking the end of the cove. Then there will be no turning back. "We know it's dangerous, but we have to do," insists Rohima. Beside her, the little pigeons Hussein draws smoke. Google Translate for Business:Translator ToolkitWebsite TranslatorGlobal Market Finder

    Hace 6 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí