1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

vivos de milagro

Italia,1992 - España, 2015 ¿Podemos?

Miguel Mora 10/06/2015

<p>El equipo de la fiscalía milanesa, caracterizado en la serie <em>1992</em>. Antonio di Pietro, en el centro. </p>

El equipo de la fiscalía milanesa, caracterizado en la serie 1992. Antonio di Pietro, en el centro. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La serie 1992, estrenada hace unos días en Canal Plus, es una pequeña lección de historia política en diez capítulos. Producida por Sky Italia (propiedad de Rupert Murdoch), narra algunos hechos acaecidos durante aquel año enloquecido, cuando un violento terremoto judicial, social y político puso fin a la I República y a la partitocracia nacida tras la II Guerra Mundial. De las ruinas emergería rampante Silvio Berlusconi, magnate de la televisión y sultán de la putocracia, como amo de la nueva era política y salvador –por llamarlo de alguna forma-- de la patria.

El relato de aquel año frenético arranca con la detención en Milán del empresario socialista Mario Chiesa, presidente del Pio Albergo Trivulzio, una sociedad benéfica de ancianos. Chiesa, aspirante a la alcaldía de Milán, es capturado en flagrante delito de corrupción, mientras otro empresario le paga 7 millones de liras. Lo arrestan agentes de la Fiscalía de Milán, con el magistrado Antonio Di Pietro a la cabeza.

Ese día, 17 de febrero de 1992, nace el proceso Manos Limpias, también conocido como Tangentopoli (tangente: mordida, soborno), que provocaría la desaparición de varios partidos, entre ellos los dos más importantes, el Partido Socialista de Bettino Craxi –que terminaría exiliándose y muriendo en Hammamet, Túnez--, y la Democracia Cristiana de Giulio Andreotti, que sería procesado por su apoyo a Cosa Nostra, aunque acabó siendo absuelto por el Supremo, que declaró prescrito el delito.

Al ser interrogado por Di Pietro, Chiesa contó que la corrupción había carcomido desde muchos años atrás el sistema de financiación de los partidos y las concesiones de contratos públicos. Durante un año y dos meses, Di Pietro y su equipo de fiscales y policías interrogaron a cerca de 4.000 políticos y empresarios. Una treintena de ellos se suicidó, varias docenas fueron imputados, otros lograron la inmunidad colaborando con la justicia. 

Berlusconi y Craxi, en 1984.

Berlusconi y Craxi, en 1984.

Amigo y protector de Berlusconi desde que en 1976 llegó a la secretaría del PSI –él fue quien introdujo al Cavaliere en la España felipista--, Bettino Craxi fue un político enérgico, carismático y fajador. Di Pietro lo acorraló durante meses y acabó acusándole de seis delitos. Craxi se resistió largo tiempo a admitir su culpa, aunque en su célebre y último discurso ante el Parlamento, el 29 de abril de 1993 (texto íntegro en el pie de página), reconoció que la financiación de los partidos, de todos los partidos, llevaba décadas siendo “irregular o ilegal”, y acuñó la expresión “persecución judicial” que tanto juego le daría luego a Berlusconi.

La noche siguiente, cuando salía de una cena en el hotel Raphaël, a dos pasos de la plaza Navona, Craxi fue increpado por una turbamulta que le lanzó monedas y billetes al grito de “ladrón”. Berlusconi prefirió salir por la puerta de atrás mientras su padrino político se enfrentaba en un último rapto de honor a la cólera del pueblo.

Un año más tarde, el 28 de marzo de 1994, Forza Italia, el movimiento de marketing (anti)político fundado por Berlusconi, ganaba las elecciones anticipadas con la extrema derecha, la Liga y Alianza Nacional, como aliada, abriendo así el ventennio berlusconiano que convertiría al magnate y excantante de cruceros en el primer ministro que más tiempo ocupó ese cargo, por delante de Mussolini. 

Craxi, a la salida del hotel Raphaël. 

Craxi, a la salida del hotel Raphaël. 

Sabiendo que el principal corruptor de Craxi había sido él, Berlusconi se sacrificó y puso sus medios de comunicación y sus miles de empleados al servicio de la "Azienda Italia" (Empresa Italia). Esto le permitió cambiar leyes, abolir delitos, liquidar enemigos, comprar opositores y mantenerse lejos de la cárcel de San Vittore hasta que llegó a la edad necesaria. Di Pietro optó por dejar la judicatura y también saltó a la arena política, como una caricatura justicialista, fundando el partido Italia de los Valores.

Berlusconi se sacrificó y puso sus medios de comunicación y sus miles de empleados al servicio de la "Hazienda Italia" (Empresa Italia). Esto le permitió cambiar leyes, abolir delitos, liquidar enemigos, comprar opositores y mantenerse lejos de la cárcel de San Vittorio hasta que llegó a la edad necesaria.

La serie 1992 narra el ambiente de corrupción, caza de brujas, miedo y caos que definió aquel fin de época (“un clima infame”, lo llamó Craxi) a través de una galería de personajes ficticios: dos jóvenes policías que ayudan a Di Pietro; un gurú del marketing que trabaja para Publitalia, empresa de Berlusconi presidida por el bibliófilo Marcello Dell’Utri --el convicto mafioso siciliano que orquestó la operación Forza Italia--; un exsoldado bruto y bueno, diputado de la Liga del Norte; un zorro democristiano napolitano que se hace amigo de este, y una joven belleza aspirante a velina (bailarina televisiva) que para hacer carrera se zumba a varios de los protagonistas.

Viendo la serie, algunos pensarán que aquel decadente 1992 italiano se parece a la España de 2015. Pero el complejo laboratorio político italiano siempre ha sido un universo en sí mismo. Por un lado respiraba finura intelectual, por otro se zambullía en la pasión por la televisión más machista y deleznable. La clase política estaba hasta el cuello de fango, y las relaciones no siempre pacíficas entre el Estado, la mafia, la Logia P2, la CIA y la Iglesia marcaban el rumbo. Ese cóctel explosivo se unió a la valentía e independencia de los fiscales rojos, a la llegada de la crisis económica y a la salvaje reacción de la mafia –Cosa Nostra asesinó a los magistrados Giovanni Falcone y Paolo Borsellino en abril y julio de aquel año-.

Todo eso junto convierte el escenario de cambio tranquilo que vive hoy España en una guardería. Pero en todo caso es un ejercicio divertido trazar algunas semejanzas y diferencias.

En España es indiscutible el desgaste de los partidos que han gobernado el país desde 1978. Y el 24 de mayo se han vivido unas elecciones locales muy parecidas a las que vivió Italia en 1992. Ya tenemos pluralismo. Y también tenemos nuestra Tangentopoli –en CTXT la llamamos Chorizópolis--, que ha arruinado el prestigio de instituciones, partidos, bancos, cajas y sindicatos. Los casos Gürtel, Púnica, Nóos, EREs, Pujol y otros conforman, aunque de forma dispersa y descentralizada, un megaproceso Manos Limpias, con imputados y sospechosos ilustres, incluidos el exjefe del Estado, el presidente del Gobierno, un exvicepresidente y numerosos altos cargos de Comunidades Autónomas, por no hablar de los centenares de alcaldes y concejales implicados.

Hay también docenas de empresarios que han sobornado a políticos, aunque a diferencia de Italia, aquí de momento la justicia ha evitado, o no ha podido, establecer quiénes son. Tenemos también algunos jueces ejemplares, como Castro, Ruz y De La Mata, y otros que lo parecían, como Garzón o Silva, y fueron apartados de la magistratura. A diferencia de lo que pasó en Italia, aquí los jueces han tenido que luchar contra el servilismo de muchos fiscales y en algunos casos han sucumbido a las presiones políticas, lo que confirma que la separación de poderes funciona peor que la italiana.

Una curiosidad es que tenemos –solamente-- un arrepentido, el heroico concejal de Majadahonda, José Luis Peñas, que destapó la Gürtel, lo que sugiere que la piel de los corruptos hispanos es más dura que la de los italianos, o su fidelidad a los jefes más sólida. De momento, por suerte, no ha habido suicidios entre la clase política –aunque los ha habido, y a centenares, entre los más dañados por la crisis y el latrocinio--; se ve que el dirigente español es menos partidario de las soluciones honorables y drásticas.

Lo mejor es que tampoco tenemos un Berlusconi a la vista o en la recámara, aunque algunas de las ideas y las técnicas usadas por el exprimer ministro italiano, sus aliados de la Liga y sus adversarios del PDS (hoy PD) aparecen repartidas entre las fuerzas políticas.

Ciudadanos se parece a Forza Italia en su vocación de parecer nuevo cuando en realidad no lo es; en su tendencia a explicar los grandes números como si el país fuera la caja central de El Corte Inglés, y en su defensa a ultranza del pensamiento único neoliberal con piel de cordero. También, como dice un personaje de 1992 refiriéndose a la tropa de empleados de Fininvest y Publitalia, los muchachos de Ciudadanos visten y se mueven como un "ejército de soldaditos de plástico".

El partido liderado por Albert Rivera recuerda a la Liga del Norte en su denuncia de la corrupción de la vieja política, aunque luego pacta sin problemas con los dos partidos más corruptos, y se permite colocar al frente de la Mesa de la Asamblea de Madrid a un abogado que ha trabajado para el grupo Villar Mir. También comparte con la Lega su origen periférico, su racismo hacia los inmigrantes pobres, la impreparación de muchos de sus cuadros y su empeño en despreciar a los pescadores del sur. Pero se distingue de los leguistas en que es ferozmente antinacionalista. Por fortuna, el estilo de su líder es menos rudo, más dialogante y sensato que el de Bossi.

En cuanto a Podemos, presenta algunos rasgos propios del PDS de Achille Occhetto: su gusto por el batiburrillo catocomunista (católicos y comunistas), esa alegre mezcla de cristianos de base y revolucionarios puesta al día con un discurso patriótico y social y un tono profesoral. Pablo Iglesias vivió en la Italia berlusconiana, conoció bien el poder de la televisión, respiró la movilización popular que late en los centros sociales y se trajo a casa la definición de casta acuñada por Walter Veltroni; la desconfianza hacia las élites económicas de la Liga y una pizca de la retórica deportiva que tan bien manejaba Berlusconi: salimos a ganar, asaltemos los cielos, partido a partido…

Vean ustedes, si pueden, 1992. Déjense llevar por la convulsión, el ansia de sexo y poder, el cinismo, la gama de grises y la sofisticación a medias malvada y romántica de sus personajes. Quítenle luego un 90% de finezza, toda la ironía y la violencia, pónganle un 80% de Ibex 35, cuarto y mitad de incultura endémica, un duopolio Madrid-Barça y toneladas de pánico empresarial, y la situación se parecerá un poco a la española de ahora.

Moraleja: ¿lo que estamos viviendo es un cambio de régimen o la famosa frase del Gattopardo? Lo sensato es escuchar a la Democracia Cristiana, la inmortal ballena blanca: “Moriremos democristianos”, dice en un momento de resignación el turbio protagonista de 1992. Y ahí los tienen: tras 20 años de berlusconismo-velinismo, todo ha vuelto a su ser: Mattarella, el presidente, es democristiano. Renzi, el primer ministro, también. Y si pudiera, el Papa Francisco votaría a Podemos.

Así que no teman demasiado, señores del PP y del PSOE. Si del caos emergiera un líder con coleta en vez de otro Rajoy o un Berlusconi, eso que llevamos ganado. Y que vengan los soviets una temporada es hasta sano, visto el colosal desastre. En todo caso, tampoco hace falta ponerse melodramáticos. El cortijo eterno seguirá siempre en su sitio. Y si hace falta, los de siempre decidirán, en el momento debido, quién es el capataz que más les conviene. 

Autor >

Miguel Mora

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. calamar

    Azienda, escrito hazienda en el texto y en negrita

    Hace 5 años 9 meses

  2. HANSA

    Me he visto los 10 capítulos en dos días de esta magnífica serie italiana. Ojalá se pudiera hacer algo así aquí por estos lares, pero me da la sensación que no hay los coj.... para realizarla, ni siquiera para que alguien ponga los €€€€ y la produzca. Eso sí que sería un cambia de narices. Gracias MIGUEL, por este excelente artículo.

    Hace 5 años 10 meses

  3. JC

    Sr. Mora. Con un director tan panfletario no veo futuro a este producto. ¿El juez Castro y Ruz apartados de la magistratura? Uno jubilado a los 72 y el otro vuelta a su plaza en propiedad después de cerrar el sumario. ¿Que tipo de periodismo es este de CTXT que colaboré a impulsar?. Ud escribe siempre el mismo artículo con diferentes perchas. Ahora la del repor de 1992 Italia . Pero es que ni se sostiene como excusa. Está lleno de errores, apreciaciones inexactas, juicios de valor sectarios hasta la náusea.

    Hace 5 años 10 meses

  4. Paco

    Sr. Mora, sólo una puntualización (lo mismo me cuelo y en Italia es distinto, pero no creo): es imposible ser condenado si un delito está prescrito. Lo digo por la frase "sería procesado y condenado –aunque el delito se declaró prescrito". Supongo que lo que ocurrió (repito, con riesgo a equivocarme) es que fue procesado, se declararon probados los hechos pero el delito estaba prescrito. En consecuencia, no pudo ser declarado culpable y, por tanto, no pudo ser condenado. Tampoco comparto su opinión sobre Rajoy. Es un inútil, pero no es Berlusconi (ya sabe, lo de las menores y las orgías pesa). Y sí, esto pinta que será un Gatopardo en toda regla.

    Hace 5 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí