1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Dimisiones sin contexto

Ignacio Sánchez-Cuenca 19/06/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ha generado tanta controversia el escándalo de los antiguos tweets de los concejales madrileños Guillermo Zapata y Pablo Soto que ha pasado desapercibido un escándalo similar sucedido en Gran Bretaña en estos mismos días. Un premio Nobel de medicina, Tim Hunt, de 72 años de edad, ha sido despedido de University College de Londres por unos comentarios machistas realizados durante un congreso en Corea del Sur. Vino a decir que la presencia de mujeres científicas en los laboratorios es un incordio, pues da pie a relaciones con sus compañeros, lo que desencadena problemas personales, a causa de los cuales ellas acaban llorando.

Las palabras de Hunt fueron muy desafortunadas. Para evitar el daño institucional, University College reaccionó de modo tajante e inmediato. Acaso el castigo haya sido excesivo, sobre todo teniendo en cuenta la importancia de la contribución científica de Hunt, pero muestra claramente cuáles son los límites de lo que se considera aceptable en la esfera pública británica. Por descontado, la razón de que las declaraciones de Hunt hayan tenido tanto impacto se debe a su visibilidad y prestigio profesional. Las mismas palabras, dichas por un científico de segunda fila, probablemente habrían pasado desapercibidas.

Algo similar ha sucedido con los ya famosos tweets de Zapata y Soto. Cuando fueron escritos, sus autores eran unos activistas poco conocidos. Pero ahora que son concejales y están bajo los focos, aquellas palabras adquieren una significación distinta, pues sirven para cuestionar si estas personas son aptas para el ejercicio de un cargo público.

La derecha y los enemigos del cambio han removido todo lo que han podido hasta encontrar material de derribo. Nada sorprendente hay en ello. ¿Alguien esperaba otra cosa? Una vez destapados los tweets, ¿cuál ha sido la reacción entre aquellos que apoyan la renovación de la clase política española? Apelar, con diversas modulaciones, a contextos exculpatorios.

El primero de ellos, es que esos tweets resultan insignificantes al lado de la corrupción nauseabunda del PP. Si Mariano Rajoy, responsable último del nombramiento de Bárcenas como tesorero, de los sobresueldos, de la financiación irregular y del fraude fiscal sistemático del PP, sigue gobernando el país como si no pasara nada, ¿tienen que dimitir estos dos jóvenes de Ahora Madrid por unas palabras desdichadas escritas hace años, cuando no eran concejales?

Yo entendí, sin embargo, que el objetivo era hacer política de otra manera. Precisamente porque el PP está podrido y nadie en ese partido da explicaciones o pide disculpas, hay un clamor popular, en ocasiones cercano a la ira, pidiendo que el PP abandone el poder cuanto antes. Para cargarse de razones ante el PP, es preciso ser máximamente escrupuloso, lo que significa no dejar espacio para entrar en una guerra del “y tú más”, que es donde se siente cómoda la derecha. Aunque eso suponga ser injusta o excesivamente duro con los “nuestros”. Creo que la reflexión de Jordi Évole a través de twitter ha sido muy lúcida: “Me parece bien asumir responsabilidades y que se dimita por el ‘humor’ negro. Será la hostia cuando también se dimita por el dinero negro.” El contraste entre la impunidad del PP y la honestidad y coherencia de los nuevos gobiernos municipales solo puede producirse si el nivel de exigencia se mantiene en máximos, por doloroso que resulte.

El segundo contexto exculpatorio es que hay una campaña orquestada para acabar con el gobierno municipal de Manuela Carmena. De ahí que se hable de que las revelaciones sobre los tweets son un “tamayazo en diferido” y cosas así. No pongo en duda que habrá un ánimo coincidente (y quizá concertado) entre cierta prensa y la derecha, pero no debemos olvidar que este tipo de conjuras son la salida preferida de la derecha cuando es pillada con las manos en la masa. En lugar de reconocer las prácticas corruptas, el PP suele zafarse de sus responsabilidades apelando a las “operaciones contra el PP”. Que haya campaña o no contra Ahora Madrid debería ser irrelevante a la hora de juzgar si los dos concejales de los tweets deben seguir en sus puestos.

El tercer contexto exculpatorio es más difuso y, por tanto, más difícil de caracterizar.  Establece que la izquierda no puede sucumbir a las presiones de la derecha mediática y política, que lo que está en juego es la hegemonía, que es una muestra de debilidad hacer concesiones ante una presión que es ilegítima, que si se empieza cediendo en esto, la derecha irá a más hasta que se rompa la mayoría de concejales de Ahora Madrid y PSOE que apoya a Carmena, etc., etc., etc. A mi estas reflexiones me dejan frío, pues es evidente que se trata de mecanismos sectarios de autoexculpación con los que desentenderse del problema de fondo.

Ninguno de estos tres contextos me parece suficientemente convincente para evitar un juicio severo sobre los dos concejales que escribían estos  tweets zafios cargados de odio. Nadie tiene por qué sentir como una derrota que se remplace a Zapata y Soto con otras dos personas que tengan mejores credenciales para ejercer el cargo de concejal en representación de la ciudad de Madrid. La izquierda más sectaria lo ha vivido como una cuestión existencial, pero debe recordarse que en política nadie resulta imprescindible. Para poder cambiar de verdad las políticas y los modos en la capital de España, Carmena y su equipo van a necesitar la máxima legitimidad posible y eso no se consigue dejando un flanco abierto con Zapata y Soto como concejales. Sus antiguos tweets demuestran unas actitudes que ofenden innecesariamente a muchos ciudadanos.

Me impresionó mucho el grito del 15-M “¡No nos representan!” ¿De verdad que alguien piensa que Zapata y Soto pueden representar a los madrileños? ¿Uno con sus chistes sin gracia y el otro pidiendo sangre? ¿No hay gente mejor preparada para ejercer la representación no solo de los votantes más leales a Ahora Madrid, sino del conjunto de los vecinos de Madrid?

En el ideal de democracia al que aspiro, no hay lugar para la corrupción, desde luego, pero tampoco para las bajezas de Rafael Hernando sobre la memoria histórica, ni para las gracietas de Antonio Miguel Carmona sobre el Prestige, ni para los chistes de Guillermo Zapata sobre Irene Villa y los judíos. El único que, en su día, dimitió, fue Carmona, quien abandonó su puesto de diputado en la Asamblea de Madrid tras su comentario de que, si era necesario para ganar las elecciones, se hundía otro Prestige. No ha cundido el ejemplo, ni siquiera entre los paladines de la nueva política.  

Ha generado tanta controversia el escándalo de los antiguos tweets de los concejales madrileños Guillermo Zapata y Pablo Soto que ha pasado desapercibido un escándalo similar sucedido en Gran Bretaña en estos mismos días. Un premio Nobel de medicina, Tim Hunt, de 72 años de edad, ha sido despedido de University...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Paco C.

    No creo que este señor (ni ninguno, de ningún partido político, incluyendo el PP) twitee o diga o escriba nada con ODIO (en mayúsculas), más bien creo que son errores y (graves) meteduras de pata. ¿Graves hasta el punto de obligar a dimitir? Creo que sí. Que en Ahora Madrid se obligue a dimitir a quien actúa así me parece bien, que el resto no lo hagan, mal. Sin embargo, creo que el principal problema nace de la famosa frase "no nos representan". Ahí discrepo con el autor de manera rotunda. Sí nos representan. Todos. El 15 M, cuando la gente salió a la calle a manifestarse, se equivocó con esa frase. Lo mismo ocurre con el autor al decir que a él no lo representa el Sr. Zapata. Yo no voté a ninguno de esos partidos, y sin embargo claro que me representan. Nos representan a los que votamos una opción distinta y representan a los que votaron (en algunos casos mayoritariamente) esa opción. Lo de siempre, nos gusta la democracia si ganamos, si no, "no nos representan".

    Hace 6 años 3 meses

  2. Daniel

    Suscribo lo que dice José. A mí lo que me parece enormemente desafortunado es que se haya convertido en un axioma (incluso en este medio) la mala intención o el orígen perverso de los tuits de Zapata. Es más, cualquiera que conozca mínimamente a Zapata (ni siquiera digo personalmente, sino habiéndole escuchado en algunas entrevistas), creo que descarta sin dificultad que este chico haya tenido la más mínima intención de ser cruel o burlarse de ninguna víctima de nada. Pero nada, parece haber consenso, al menos en los periodistas de todos los medios; sus tuits son imperdonables y eso es lo que debemos pensar. Qué curioso que esos tuits sólo hayan cobrado importancia, sólo se hayan conocido por el gran público cuando una enorme campaña de difusión, magnificación y promoción de esos tuits ha tenido lugar. En todos los medios de televisión, radio y prensa se han reproducido, releído, masticado y cocinado unos tuits (puede que de muy mal gusto) cuyo autor en su momento estaba convencido de que jamás llegarían a tener ninguna difusión ni relevancia, al igual que su persona.

    Hace 6 años 3 meses

  3. jose

    El articulo esta bien hasta cuando se asegura que los twets son zafios y llenos de odio, lo primero lo comparto pues el humor es como los vinos los hay de distintas clases. Lo segundo no, a menos que se interprete el ánimo y se sepa que la trayectoria del personaje que los ha twiteado así lo revela.

    Hace 6 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí