1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Pablo Híjar / Concejal de Vivienda de Zaragoza

"Los derechos de las personas están por encima de cualquier ley"

El nuevo edil quiere acabar con los desahucios de personas en riesgo de exclusión. Sabe que va a ser difícil si no se cambian las leyes pero aboga por medidas como la subrogación de hipotecas

Carlos Larroy Zaragoza , 18/06/2015

<p>Pablo Híjar, nuevo concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Zaragoza.</p>

Pablo Híjar, nuevo concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Zaragoza.

Cedida por Zaragoza en común

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El nuevo alcalde de la capital aragonesa, Pedro Santisteve (Zaragoza en Común), se ha propuesto acabar con los desahucios en la ciudad como primera medida de calado de su Gobierno. Pero para hacer de esta promesa una realidad tendrá que superar muchos obstáculos. El principal es que los ayuntamientos no tienen competencia legislativa en vivienda. Y a esto se suma que el Tribunal Constitucional dictó, justo antes de las elecciones municipales, que las comunidades autónomas, aun siendo titulares de esta competencia, no podían saltarse las directrices generales que impone el Estado. Anuló de esta forma partes esenciales del decreto andaluz, en especial la posibilidad de expropiar temporalmente el uso de la vivienda a bancos que iban a desahuciar a inquilinos en riesgo de exclusión.

¿Son entonces irrealizables las promesas de estas candidaturas municipales avaladas por Podemos? Santisteve acaba de nombrar a Pablo Híjar (Zaragoza, 1978) nuevo concejal de Vivienda. Afiliado al PCE y a IU desde los 15 años, reconoce que conseguir este objetivo va a ser complicado si no se modifican las leyes. Pero añade que las medidas para lograrlo son muchas, y menciona, por ejemplo, la subrogación de hipotecas: que el Ayuntamiento se haga cargo de ellas si es viable y la titularidad pase a ser municipal. Si no, siempre quedará el realojo, aunque existe otro problema: las 2.200 viviendas que posee el Ayuntamiento de Zaragoza están casi al completo. Y Stop Desahucios tiene, solo en este mes de julio, 12 casos de familias que van a ser desalojadas por impago de alquiler. 

Híjar era, precisamente hasta que se presentó a las primarias por Zaragoza en Común, el rostro más visible de esta plataforma antidesahucios y por ello conoce a fondo la situación. Ha estado en este movimiento desde que empezó y, ahora en el Consistorio vive una curiosa circunstancia. En abril de 2013, dentro de la campaña a favor de la Iniciativa Legislativa Popular finalmente frustrada por el PP, participó en el escrache al diputado por el Congreso Eloy Suárez, que a su vez es el líder de la oposición en el Ayuntamiento. Fue una protesta pacífica desde la acera contraria a la vivienda del diputado --sin dejar de ser un escrache--, aunque en ese momento Suárez no estaba en casa (se encontraba en Madrid). La Delegación del Gobierno le multó con 1.500 euros por haber organizado ese escrache, mientras que absolvió a los otros 50 participantes, a los que al principio pedía 200 euros a cada uno. 

Esta sanción ya la ha pagado con “la caja de resistencia de Stop Desahucios”: la plataforma inició una recogida de fondos para pagar las multas, con la que consiguió unos 5.500. No obstante, ha decidido interponer un contencioso-administrativo a título particular para recuperar el dinero. “Me he cruzado con Eloy Suárez estos días, pero no me dijo ni hola. No se lo tengo en cuenta porque yo tampoco lo hubiera hecho. A mí me resulta muy complicado tratar con alguien que te ha sancionado o ha ido a por ti, igual que con Gustavo Alcalde (el delegado del Gobierno en Aragón), que también estuvo en la investidura. Ni nos saludó ni aplaudió ni una vez”, señala.

En los pocos días que lleva como edil electo y, ahora como concejal, se ha visto envuelto en un par de polémicas. La primera con unas declaraciones en las que decía que por encima del principio de legalidad estaba la justicia social.

No me opongo al principio de legalidad, porque sería como oponerse al principio de gravedad. El problema es que la interpretación que hace el PP de esto (y el PSOE y CHA, por lo que he visto en prensa) no tiene que ver con el principio de legalidad. Me he equivocado al usar ese término y darles la oportunidad de atacarme. Ellos de lo que están hablando es de aplicar las leyes tal como son sin tener en cuenta ningún tipo de circunstancia personal.  O como si la ley fuera una guillotina que no se puede cambiar. En eso es en lo que no estoy de acuerdo. Lo que planteo lo volveré a plantear: para mí los derechos de las personas están por encima de cualquier tipo de ley. Lo tengo muy claro. No estoy proponiendo que cada uno haga lo que quiera ni que incumpla las leyes. Pero sí creo que el derecho a la vivienda, a la enseñanza, a la sanidad y a un trabajo digno debe estar por encima del marco de ordenamiento jurídico. Se lo puse fácil porque Eloy Suárez dijo que ellos eran la garantía de que en Zaragoza se iban a cumplir las leyes. Yo le preguntaría a Suárez dónde queda el principio de legalidad en los 12 desahucios que tenemos señalados para este mes de julio. ¿Dónde queda el principio de legalidad para deudores de buena fe en situaciones sobrevenidas por la crisis que van a ser desahuciados porque hay una ley que así lo manda y que además no recoge ninguna solución habitacional? Yo creo que eso respeta la ley, pero no cumple el principio de legalidad. No medí bien que eso iba a salir en la prensa, porque fue solo una comparecencia de dos minutos.

La otra polémica ha sido la celebración que hubo tras la investidura, con esa foto en la que aparece con la banda municipal en la cabeza y que ha salido hasta en televisiones nacionales.

No me la puse ni cinco segundos y ni me la llegué atar. Que se tranquilicen los zaragozanos (sonríe). La banda es patrimonio de la ciudad, no está arrugada y está a buen recaudo. Para mí es una chorrada. Lo que no es una chorrada es la campaña mediática que se está montando contra los concejales (de este tipo de partidos). Somos conscientes de que nos han investigado en profundidad los perfiles de Twitter durante la campaña y que lo siguen haciendo. No puede ser que porque una banda municipal se pose sobre mi frente durante cinco segundos haya salido ya en una viñeta en uno de los periódicos más importantes de Aragón, que me hayan dedicado varias páginas en ambos periódicos, e incluso que saltara el tema a nivel nacional. 

 Somos conscientes de que nos han investigado en profundidad los perfiles de Twitter durante la campaña y que lo siguen haciendo

¿Se siente entonces atacado por los medios?

Aunque no va a ser lo fundamental de nuestra actuación política, creo que, en cierta medida, esta forma de celebrar la investidura o las limitaciones salariales que nos hemos puesto se están entendiendo por algunos como una forma de desprecio a esa manera que existe de enganchar a los cargos públicos al sistema. Hay una parte de la sociedad, entre ellos los propietarios de los medios de comunicación, a la que le escandaliza y le da miedo que no sigamos los convencionalismos, porque puede denotar cierta independencia o libertad a la hora de tomar decisiones. Yo creo que es lo que está detrás. Porque si no no se explica tanto ataque.

Acaba de ser elegido concejal delegado de Vivienda, y Santisteve ha prometido acabar con los desahucios. Pero no tienen competencia legislativa...

Es cierto y es un problema muy importante. Y, por eso, lo primero que vamos a reclamar es un cambio normativo, tanto en hipotecas como en alquiler. Cuando Carme Chacón (PSOE) reformó la Ley de Arrendamientos Urbanos para que los desalojos por impago de renta fueran exprés era una época en la que no ocurría esto. Pero en plena crisis se ha convertido en una bomba de relojería. Por desgracia para los afectados, los juzgados de Zaragoza son muy eficientes en este tema y en cuestión de dos meses te desahucian. Cuando te llega la carta ya te indican la fecha de la vista y la del desalojo. El problema que tenemos es que el Tribunal Constitucional es un órgano político, con mayoría del PP ahora, que a su vez recurre sistemáticamente las leyes autonómicas. Después de lo que ha ocurrido con la ley andaluza, habrá que ver qué ocurre con la vasca, que también permite la expropiación temporal del uso de la vivienda.

Pero entonces, ¿su política se va a limitar a instar al Gobierno a central a que cambie la ley?

No nos podemos escudar en la falta de legislación y nosotros vamos a actuar de oficio. Pero eso no quiere decir que el resto de administraciones puedan mirar para otro lado. Nos vamos a dedicar cuatro años a denunciar esto. Al futuro Gobierno de Aragón le vamos a pedir que cree un marco que permita la expropiación del uso de la vivienda. Qué ocurrirá no lo sabemos. Hay que dejar margen a que se constituya y reunirnos. 

Entiendo entonces que el Ayuntamiento va a apostar por el realojo de desahuciados.

Podemos hacer de todo. El Ayuntamiento de Zaragoza tendría la posibilidad de expropiar viviendas basándose en la ley actual, que aún data del franquismo. Pero como debe ser el Consejo de Ministros el que finalmente dé el visto bueno, entramos en el mismo cuello de botella y es inviable. El Ayuntamiento tiene ahora un parque con 2.200 viviendas, muchas más que el Gobierno de  Aragón, y es un buen punto de partida, aunque insuficiente porque están prácticamente todas ocupadas. El objetivo es ampliar las unidades hasta las 5.000.

El problema que tenemos es que el Tribunal Constitucional es un órgano político, con mayoría del PP ahora, que a su vez recurre sistemáticamente las leyes autonómicas

¿Cómo conseguirlo?

Tenemos básicamente cuatro vías. La primera es la subrogación de hipotecas, es decir, que cuando el Ayuntamiento detecte en la futura Oficina de la Vivienda de Zaragoza a una familia que no puede pagarla y corre el riesgo de ser desahuciada, estudiará si es viable económicamente hacerse cargo de su hipoteca, por ejemplo, si la cantidad que queda por pagar es pequeña. Esa vivienda pasaría entonces a ser propiedad del Ayuntamiento, sin necesidad de expropiarla, mientras que la familia pagaría un alquiler social y en el plazo de 5 o 10 años, si su situación económica ha mejorado, se le daría la posibilidad de que la recuperase. Si no, seguiría siendo del Ayuntamiento. El estudio de cuánto costaría esto ya está planteando como una de las medidas de los primeros 100 días.

Pero parece una medida que tendría un coste importante, más aún teniendo en cuenta la deuda que arrastra Zaragoza y que el Ministerio de Hacienda exige déficit cero.

Hay muy pocas medidas de coste cero. Pero otra vía de adquisición de vivienda es apelar directamente a las cesiones voluntarias de entidades financieras, empresas privadas y particulares. Si fueran cesiones de uso, el Ayuntamiento se encargaría del mantenimiento del inmueble. Estamos pensando en la Sareb (banco malo) o incluso en los grandes bancos de la zona. En los próximos días nos reuniremos con Ibercaja para ver hasta dónde podríamos contar con su colaboración.

¿Y cree que los bancos van a aceptar? ¿Qué harán si no acceden, señalarlos?

Aún no sé en qué tono van a ser las reuniones. Mi opinión es que hay que plantearles que son corresponsables de todo lo que ha ocurrido y que deben mucho a la sociedad por los rescates. Esta ciudad ha sufrido el 85% de los desahucios de Aragón. Y para estas entidades, la cantidad de viviendas de las que estamos hablando es muy asumible. Por otro lado, la tercera vía sería captar viviendas vacías en manos de particulares. El Ayuntamiento garantizaría al arrendador el pago de una renta mensual y firmaría un seguro por desperfectos, de arreglos, de pintura...  Evidentemente, también tendría un coste porque habrá que hacer campañas de publicidad para que los dueños den un paso adelante, incluso sacar a la gente a la calle para captarlos.

¿Y la posibilidad de que el Ayuntamiento construya directamente vivienda sociales?

Nosotros rechazamos que haya más desarrollos urbanísticos ahora mismo. Hoy, sin hacer un nuevo Plan General de Ordenación Urbana, si nos pusiéramos a construir todo lo que está proyectado tendríamos 50.000 viviendas más en Zaragoza, y eso es una locura. Pero en todos los barrios consolidados hay solares sin uso, muchos de ellos de propiedad municipal, y nos planteamos ver dónde podrían hacerse pequeñas actuaciones, no grandes bloques de pisos, para hacer varios cientos de viviendas sociales cada año e intentar llegar a las 5.000. 

Reconocerá que va a ser complicado.

No va a ser fácil, está claro. Si por el medio tuviéramos una ley, lo veríamos mucho más sencillo. Pero hay otra vía más, que ya no depende del Ayuntamiento, que es que Stop Desahucios y las plataformas recuperen viviendas vacías de entidades por su cuenta. Si los ayuntamientos y las comunidades no tenemos capacidad para expropiar, y el Estado hace dejación de funciones, no quedará más remedio que la sociedad civil se organice para forzar a las administraciones públicas a que luego actúen como mediadoras con las entidades. Nosotros no podemos participar en la obra social de la PAH y Stop Desahucios, obviamente, pero sí podemos estimular el asociacionismo con estas entidades y darles herramientas legales. Y daríamos la opción a los bancos de que acuerden un alquiler social con ellos o incluso que esas viviendas recuperadas pasen a la bolsa del Ayuntamiento, con garantías de pago.

Si los ayuntamientos y las comunidades no tenemos capacidad para expropiar, y el Estado hace dejación de funciones, no quedará más remedio que la sociedad civil se organice para forzar a las administraciones públicas a que luego actúen como mediadoras con las entidades

Pero ya sabe que la usurpación es un delito. El convenio antidesahucios del anterior Gobierno de Aragón (PP-PAR), aun en funciones, excluye de la posibilidad de un realojo a todos aquellos que están de okupas.

El Ayuntamiento sí que va a entrar en estos casos. Estamos preocupados porque cada vez hay más familias viviendo de usurpación, que entran en una casa vacía dando una patada en la puerta. En Zaragoza, algo que refleja este hecho es que casi no hay gente viviendo en la calle. Nosotros no defendemos la usurpación de viviendas, pero tampoco nos desentendemos de la situación familiar que hay allí. Es que ahora, si ocupas una casa, te echan independientemente de la situación social en la que estés, aunque tengas niños muy pequeños. Por eso, la futura oficina de vivienda no va a ser solo para hipotecas y alquileres, sino también para ocupaciones. No es sencillo por la rapidez con lo que van estos desahucios. Y seremos especialmente cuidadosos en todos los casos. Cualquier solución no debe perjudicar nunca a un particular, porque es verdad que hay muchos casos de propietarios que utilizan esa renta para sobrevivir. La clave es que haya vivienda pública para el realojo.  

No faltan las voces que les recriminan que van a dar casas gratis, mientras otros se esfuerzan en pagarlas.

Los beneficiarios, que pagarán un alquiler social, van a ser siempre deudores de buena fe en situaciones sobrevenidas por la crisis y personas en riesgo de exclusión social. Ojo, las dos cosas no son excluyentes. Puede haber deudores de buena fe que no entren en los criterios de vulnerabilidad social que hayas puesto. Nosotros entendemos que una familia que se está enfrentando a un desahucio está en riesgo de exclusión. En la plataforma conozco a trabajadores con nóminas pequeñas que han pasado y están pasando por situaciones muy graves. Esa gente en teoría no está en exclusión, pero lo está pasando muy mal. El problema es que la ley del PP no habla de deudores de buena fe, sino de familias de especial vulnerabilidad y pone unos criterios kafkianos. Por ejemplo, una familia monoparental con un niño de cuatro años no entra en el convenio, pero si tiene tres años o menos, sí. No tiene ningún sentido.

¿Pero qué significa exactamente deudor de buena fe en situación sobrevenida por la crisis?

Que no puede pagar la hipoteca o el alquiler de manera comprobada. La administración tiene capacidad para conocerlo. Fraudes, alguno puede haber, pero contamos con trabajadores sociales para conocer cuánto ingresa la familia y por qué no paga. 

Se refiere siempre a casos de pérdida de la vivienda habitual, entiendo.

Eso lo tenemos muy claro. Si alguien tiene dos viviendas, no puede acceder a esto. Luego es verdad que te encuentras con casos de personas que tienen dos viviendas y que entra en un efecto dominó en el que al final están en riesgo de perderlo todo. Pero no es lo normal.

Pero entonces, ¿dónde va a poner el límite?

El Ayuntamiento va a atender a todo deudor de buena fe. No vamos a funcionar con los criterios excluyentes del Gobierno central. Evidentemente, si nos encontramos con una familia que cobra 60.000 euros al año, no va a entrar. Tiene otro tipo de servicios que se puede pagar.

También sabe que hay casos -eso lo dicen en los propios juzgados- de “expertos en desahucios por alquiler”. Me refiero a familias que han sido desalojadas muchas veces, incluso antes de que empezara la crisis. ¿Qué hacer en estos casos?

Es complicado. Profesionales de vivir del cuento habrá siempre. También es cierto que si no siguieran estas dinámicas, estarían viviendo en la calle. La solución en estos casos pasa por una actuación integral de los servicios sociales, con seguimiento de la familia y educación social. El problema es que ahora se observa que esta situación ya no es solo de gente acostumbrada a vivir en estas dinámicas. A la asamblea de Stop Desahucios ha llegado gente que decía: “Estoy cansada de ir a un propietario, darle la entrada y saber que en cuatro meses le voy a tener que dejar de pagar, que van a empezar los líos, las llamadas y que no me quedará otra que aguantar hasta que me echen. Y entonces, me voy a otro...”. En esta situaciones, lo único que puedes hacer legalmente es ir alquilando casa tras casa y esperar a que te desahucien. 

Se reunió a principios de semana con representantes del Poder Judicial. ¿Qué les dijeron?

Los jueces lo tienen claro. Hace falta que el convenio antidesahucios tenga rango de ley. El actual les obliga a aplicar un procedimiento extraño que no está recogido en ninguna norma. Es un protocolo en el que el juez se moja, porque no se basa en ninguna ley, posponiendo el desahucio hasta que el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) le dice si realoja a la familia o no. Y encima de que se la juegan, luego a veces el IASS les dice que, aun entrando dentro de los criterios de vulnerabilidad, no pueden acceder al convenio porque no tienen viviendas suficientes o porque la familia arrastra una deuda con la administración.

¿Los realojos que plantean serían temporales, hasta que la situación del afectado mejore?

Es lo que vamos a hacer. Pero como ayuntamiento sí que nos planteamos dar una vuelta a la política de vivienda, aunque en cuatro años no da tiempo. Entendemos que apostar por los alquileres sociales debería producir un descenso de lo que se pide en el mercado, que son especialmente caros en relación a las hipotecas y eso hace que en plena crisis la gente prefiera endeudarse. El tratamiento de la vivienda social en España tiene cierto aire de beneficiencia y hay que romper con ese esquema. Debería ser como Austria, donde el alquiler social es absolutamente normal. Un cartero vive en una vivienda social, un profesor de universidad también... No debe ser una casa barata por definición, sino adecuada a los ingresos de la familia, de forma que se les deje suficiente renta para sobrevivir. Es una idea que en cuatro años no nos da tiempo a aplicar. Pero la gente debe entender que con una nómina de 1.000 euros no eres ningún privilegiado y que tendrías que tener derecho a que el Estado te proveyera de una vivienda en condiciones a un precio razonable.

Autor >

Carlos Larroy

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. anonimo

    Vaya tela....este tipo hace cuatro dias andaba organizando fiestukis.....jajaja te invitaban por msn o wassap a una fiesta privada y cuando llegaba el personal te decian ke habia ke pagar jejeje muy listos el y su gente....este tipo de gente sin oficio ni beneficio concejal de vivienda????...insisto vaya tela

    Hace 6 años 1 mes

  2. Alejandro

    Da gusto leer una entrevista extensa en el que el periodista está informado de lo que pregunta. No como los periódicos que se dedican a hacer sangre de frases sacadas de contexto. No conocía esta web, pero tiene muy buena pinta. Enhorabuena.

    Hace 6 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí