1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Xavier Sala-i-Martín / Economista

“Si Rajoy pusiera un euro por segundo, tardaría 32.000 años en pagar la deuda”

Irene G. Pérez Barcelona , 24/06/2015

<p> El economista Xavier Sala-i-Martín.</p>

 El economista Xavier Sala-i-Martín.

Archivo personal

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Barcelona, mediados de junio. El calor y la humedad ya aprietan y los estudiantes de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) comparten parada de metro con el aluvión de turistas que se disponen a pasar el día en la playa del Somorrostro, junto a las torres mellizas. Los que resisten la tentación de seguir a la multitud acuden a las últimas clases del curso. Algunos de ellos podrán presumir de haber tenido como profesor a Xavier Sala-i-Martín, el economista catalán más conocido internacionalmente y más mediático, con permiso del conseller de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, y de los banqueros Isidre Fainé (La Caixa) y Josep Oliu (Banco Sabadell). Sala-i-Martín (Cabrera de Mar, Barcelona, 1963) no perdona el “uniforme” de trabajo a pesar del bochorno: camisa, corbata y pantalón negros, y una americana de un color estridente a juego con los power points que utiliza en la clase del día. En cada muñeca, un reloj: uno con la hora de Nueva York, donde es el Catedrático J. and M. Grossman de Economía de la Universidad de Columbia, y otro con la hora de Barcelona, donde es profesor visitante de la UPF.

Su campo de investigación es el desarrollo económico, que inició a raíz de un viaje a Bolivia como estudiante de doctorado. “La pobreza que vi me convenció de que las matemáticas y los modelos económicos tienen que servir para que la sociedad mejore”, explica. Es de los que piensan que la ayuda al desarrollo no funciona  porque quienes la proporcionan no tienen ni idea de qué es lo más apropiado para la comunidad que aspiran a ayudar, que no les preguntan qué necesitan ni asumen los costes de una decisión equivocada. Su ONG Fundación Umbele es un portal en el que se anuncian proyectos africanos elegidos por misioneros que llevan años trabajando en la zona, con un objetivo de financiación y duración determinados. Defiende también que el debate sobre la desigualdad “está mal planteado”, porque así como todo el mundo coincide en que la pobreza es algo negativo que hay que erradicar, no está tan claro que se pueda decir lo mismo de las desigualdades, ya que se pueden dar porque un grupo de la población mejore sin necesidad de que otro empeore, y “es discutible que sea justo que no haya desigualdad”.

Sala-i-Martín es también asesor del Center for Global Competitiveness and Performance del Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), investigador asociado del National Bureau of Economics Research, y colaborador de La Vanguardia, Rac 1, Catalunya Ràdio, Ara y TV3. En otra vida no muy lejana fue presidente de la comisión económica del FC Barcelona y miembro de la junta directiva de Joan Laporta. Atiende a CTXT en la media hora que su complicada agenda le concede para comer. Su desparpajo en el aula y ante las cámaras de televisión contrastan con un carácter reservado en las distancias cortas

¿España está saliendo realmente de la crisis?

No lo sé. España estaba arriba del todo, cayó en 2008-2009, frenó la caída en 2010, parecía que salía –¿recuerdas los brotes verdes?–... Cayó de un precipicio, se agarró a una rama, la rama se rompió. Caída brutal en 2012, a mediados de año Mario Draghi hace el discurso de “haremos lo que sea necesario para salvar el euro”, la economía se calma, y poco a poco parece que vuelve a subir. Pero, comparado con el nivel donde estabas, es un desastre. Comparado con julio de 2012, pues sí, parece que está creciendo. El Partido Popular mira sólo ese trozo final y dice “mira, mira, somos los que más crecemos”. Mirado desde arriba dices “chavales, si estáis abajo del todo”. Si miras el PIB o el paro se ve claramente. Para que la economía vuelva donde debería estar según la tendencia que llevaba, con el ritmo de crecimiento actual tardaremos décadas. Si salir de la crisis quiere decir que hemos dejado de caer, sí. Si quiere decir que la rama a la que estamos cogidos ahora no se romperá nunca, no lo sé.

¿En qué indicadores deberíamos fijarnos para ver de qué manera se refleja en la economía real esta recuperación?

El paro está bajando, el PIB sube... hay indicadores que dicen que va mejor. Pero una tasa de paro de casi el 24% ya no es el 27%, muy bien, pero exceptuando a Grecia, es la peor tasa del mundo civilizado. Antes de la crisis estaba al 10%. Pero yo, más que mirar los indicadores que van bien, miraría los riesgos. La rama se puede romper porque España es un país enormemente endeudado ahora mismo. Cien por cien del PIB, un billón de euros de deuda. ¿Sabes lo que es un billón de euros? Si Rajoy pagara un euro cada segundo, tardaría 32.000 años en pagar la deuda. Si hubiera empezado a pagar durante la época de los hombres de Cromañón, aún no habría acabado. Esto es un peligro porque los tipos de interés son cero. La crisis de la deuda de América Latina vino por una subida de los tipos de interés, y tardaron veinte años en salir de la crisis. Tenían una deuda brutal y los estadounidenses subieron los tipos de interés. Ahora EE.UU. ya ha dicho que subirá los tipos de interés, que ellos ya salen de la crisis y es probable que en la próxima reunión de la Reserva Federal, o de aquí a dos, suban los tipos de interés. Los países endeudados sufrirán.

Una tasa de paro de casi el 24% ya no es el 27%, muy bien, pero exceptuando a Grecia, es la peor tasa del mundo civilizado. Antes de la crisis estaba al 10%.

En segundo lugar, esta recuperación ha coincidido con un precio del petróleo barato. En tercer lugar, ha coincidido con el euro bajo; y en cuarto lugar, Draghi pensaba que habría deflación y ha inundado el mercado de dinero. Cuando empiecen a subir los precios, ya sabemos que los europeos estamos obsesionados con la inflación, sobre todo los alemanes, así que sacarán dinero de la economía.

Por tanto, España ha ido con viento de cola durante este último año que parece que las cosas han empezado a mejorar, pero también parece que este viento es temporal: el precio del petróleo ya ha empezado a subir, el euro vuelve a fortalecerse, los americanos subirán los tipos de interés y el resto del mundo tendrá que seguirles. Yo no sé cómo será el futuro, no sé hacer predicciones, pero, cuidado, las cosas que han ido bien se pueden acabar en cualquier momento.

Por lo respecta a los cambios que ha habido en el mercado laboral, a sus alumnos les advierte de que no todo el mundo es empresario, pero en España parece que alguien se ha empeñado en que todos tenemos que ser, si no empresarios, emprendedores.

No sé qué pretenden, pero más que porque crean que en España cualquiera puede ser emprendedor, parece que es porque no tienen un trabajo que ofrecer, por tanto, “o te buscas la vida, o no tenemos nada más, lo siento”. La proliferación de autónomos no parece fruto de una política diseñada para promocionar las ideas, la creatividad, sino más bien una confesión de esta incapacidad para ofrecer una alternativa, sobre todo a los jóvenes. A un chaval que ha acabado la carrera, que ha estudiado todo lo que le dijeron los profesores, que ha sacado buenas notas y le decimos que no tenemos trabajo para él… una manera fácil es decir que ahora lo que se lleva es el emprendimiento, pero es un poco un engaño.

Es muy crítico con el sistema educativo español porque entrena a los alumnos para responder y no para formularse preguntas. ¿Qué opina de los movimientos estudiantiles que critican que en las universidades sólo se explica la Economía desde la perspectiva neoliberal?

Yo critico también que haya una visión dirigista de qué es lo que se tiene que enseñar. Creo que los centros europeos están yendo en la dirección equivocada porque desde arriba dicen qué asignaturas debe haber, cuál es el curriculum, un economista debe ser “a,b,c”… Y todo teledirigido por un ministro que no tiene ni idea de lo que se tiene que saber, me parece espectacularmente peligroso, pero tanto para Economía como para otras disciplinas. Yo enseño lo que me da la gana y creo que todo el mundo tendría que hacer lo mismo, independientemente de lo que diga el ministro, porque no tendría que decir nada. Si tú das libertad para que la gente dé lo que quiera seguro que habrá determinados profesores o determinadas escuelas donde enseñarán determinadas cosas y las personas que quieran aprender estas determinadas cosas tendrán un sitio al que ir. Sé que barro para casa, pero esto es lo que hacemos en EE.UU. No hay un curriculum, en Columbia hacemos una cosa, en Harvard otra, y en la New School for Social Research, otra. Y los estudiantes eligen qué les interesa más. El problema es cuando llega el ministro y decide que todo el mundo tiene que aprender lo mismo.

Entrando en política, ¿qué le parece la nueva alcaldesa de Barcelona?

No me parece nada, no sé quién es ni qué propone. La verdad es que no sigo demasiado la política de Barcelona, ni la de Nueva York. Lo que sé es que tiene 11 diputados y en total hay 41, por tanto durante esta legislatura nadie podrá hacer nada ni de izquierdas, ni de derechas ni nada. Aunque gobierne, tendrá que aprobar los presupuestos, las políticas, y con 11 regidores no puedes aprobar nada. Toda la retórica del miedo de los que dicen que habrá políticas radicales de izquierdas, es mentira, porque no podrán aprobar nada, igual que también es mentira lo que aseguran aquellos que dicen que harán “una gran revolución de izquierda”, porque no podrán aprobar nada.

Hace 30 años que vive en Nueva York. Si Cataluña se independizara, ¿se instalaría aquí?

Mi familia y yo vivimos en Nueva York. No sé con quién se casará mi hija, pero tiene todos los números para que sea un americano, instalarse ahí y que mis nietos sean americanos. No sé cómo será el futuro, pero veo difícil que me traslade teniendo a mi familia allí. Si vuelvo no será por la independencia, y menos por tener un cargo político en la Catalunya independiente.

¿Le han ofrecido alguna vez ser conseller de Economía de la Generalitat?

Sí, alguna vez.

¿Y por qué rechazó?

Porque en la vida uno debe saber su papel y a menudo la gente se ilumina por el poder, se cree que sabrá hacer cosas, que sabrá ser ministro, alcalde o presidente del Gobierno, y en realidad no tiene ni idea. A mí la gente que se cree que sabe hacer cosas y no las sabe hacer me pone muy nervioso. Yo no quiero cometer este error. Yo sé mi papel: soy profesor e investigador y, por tanto, doy clases e investigo; soy divulgador y, por tanto, escribo libros y salgo por la televisión explicando cosas de economía. Hay gente que sabe, que es capaz de hacer el salto, pero yo no. Mi papel no está en hacer política y yo no me meteré nunca en política.

¿Entre los que sí saben dar el salto estaría el conseller d’Economia, Andreu Mas-Colell, recientemente nombrado doctor honoris causa de la Universidad de Chicago?

Yo creo que Mas-Colell sabe mucho más que yo de política. Yo a Montoro no lo aguantaría ni tres minutos. Mas-Colell sabe acudir a una reunión de Montoro sin que se le escape la risa; yo no podría, me marcharía de la reunión irritado y entiendo que un político tiene que aguantar la leccioncita del señor Montoro, su arrogancia intelectual. Mas-Colell es un ejemplo de gigante intelectual al lado del cual todos los demás economistas catalanes somos unos enanos, y tiene una habilidad política que yo no tengo.

Mas-Colell sabe acudir a una reunión de Montoro sin que se le escape la risa; yo no podría, me marcharía de la reunión irritado y entiendo que un político tiene que aguantar la leccioncita del señor Montoro, su arrogancia intelectual.

En una tertulia en El Matí de Catalunya Ràdio dijo que el soberanismo no había excitado a sus votantes. ¿Cómo cree que llegan las fuerzas soberanistas al 27-S?

Creo que en todas las elecciones el que gana es el que excita a los suyos, el que motiva. En el 9-N, el soberanismo era emotivo, la gente estaba orgullosa, y era una pérdida de tiempo: estuve haciendo dos horas de cola para votar en Nueva York, pero me hacía ilusión. Y veía las fotos que enviaban desde Catalunya, la gente llorando, los abuelos que se emocionaban en el momento de depositar la papeleta… En estas municipales el soberanismo no ha excitado a los suyos aunque digan que han sacado más votos que nunca y que han conseguido más ayuntamientos o más mayorías soberanistas que en toda la historia. Esto engaña a la gente y se engañan ellos mismos: tienen más pero no llegan a lo que esperaban tener, ni han llegado a lo que decían que sacarían las encuestas que se hicieron por las fechas de la consulta sobre la independencia. Si despliegas el mapa, hay mucha presencia soberanista, ha subido Ciutadans, se ha hundido el PP pero todo lo que ha perdido se lo ha llevado Ciutadans…, y la razón es que después del 9-N se han estado peleando entre ellos y esto desmotiva a los votantes. Conste que no digo que tengan que ir juntos ni que tengan que hacer lista unitaria, pero no hacer lista unitaria no significa ir peleados. Yo he ido a presentar mi libro [És l’hora dels adéus? Rosa Del Vents] por pueblos de Cataluña y hemos ido notando el cambio. El libro lo presenté en septiembre y en las primeras presentaciones la gente estaba excitadísima y, hacia febrero-marzo, la afluencia bajó. Que se peleen entre ellos es traicionar a la gente, no a mí, sino al abuelo que paga una parte de su pensión para comprar una estelada para colgarla en el pabellón del pueblo para hacer una conferencia de la Assemblea Nacional Catalana. A este abuelo le están faltando al respeto, le están traicionando y le están desmotivando por una lucha que no acabo de entender de a ver quién es más guapo, quién representa mejor el soberanismo, quién tiene más protagonismo… peleas absurdas. Por culpa de uno y de otro el soberanismo no ha cumplido las expectativas.

En todas las elecciones el que gana es el que excita a los suyos, el que motiva. En el 9-N, el soberanismo era emotivo. En las municipales el soberanismo no ha excitado a los suyos

Un aspecto que señala su libro es que en el caso de que Cataluña se independice y quede fuera de la Unión Europea, ésta tendría la obligación moral de aceptarla, ya que si ha aceptado a Croacia y se está planteando aceptar a Serbia después de guerras muy sangrientas, cómo va a rechazar a Cataluña si se independiza por un proceso pacífico. Bosnia se llevó la peor parte de esa guerra y está fuera.

Sí, pero el argumento es cómo le explicas a los catalanes que Croacia está en Europa y Catalunya no. ¿La diferencia es que ellos hicieron una guerra y vosotros votasteis, a las guerras les damos un premio y a los votantes no? Y en el caso de Cataluña, no es que no te admitan, ¡es que te echan! Nosotros ya somos europeos, y sería decirles a un grupo de europeos que los echas porque han votado. Yo creo que Europa no se lo puede permitir, ni siquiera dejando al margen los intereses, porque si Cataluña se independiza, España quiebra, no podrá pagar la deuda y ese billón de euros será del 125% del PIB, ya no del 100%, y eso lo tendrán que pagar los bancos alemanes. Y los bancos alemanes nos dirán que nos toca pagar, pero no veo por qué si nos echan de Europa. Y la Unión Europea nos dirá que tenemos que dejar pasar los productos españoles por Cataluña para exportar, y nosotros preguntaremos por qué, si no nos regiremos por las mismas reglas que ahora si resulta que estamos “en el hiperespacio por los siglos de los siglos”. Que lo pasen por la N-II que es la que han construido ellos, y los más perjudicados serán los españoles.

Hablando de leyes comerciales, ¿qué le parece el tratado de libre comercio que tienen previsto firmar EE.UU. y la UE?

No está claro ni qué tratado es ni que lo vayan a firmar pronto, y lo digo porque el Senado americano se está oponiendo y el Parlamento Europeo el otro día dijo que votarán más adelante. Hace tiempo que los países, para proteger sus negocios, ya no utilizan aranceles, ahora se utilizan reglas: “Los mejillones europeos, para declararse aptos para el consumo, se tienen que analizar individualmente” y “en los mejillones americanos se mira que el agua no tenga bacterias”. Como el método es diferente, los mejillones americanos no pueden ir a Europa y a la inversa, y esto lo hacemos con todo y después hacemos grandes teorías científicas de por qué un método u otro es mejor, pero siempre son reglas raras que impiden el comercio. Este tratado, básicamente, elimina esa regulación que es perjudicial para todo el mundo. Ni europeos ni estadounidenses se mueren por intoxicación de los mejillones, ¿verdad? Pues lleguemos a un acuerdo, que lo que decida la agencia americana se acepte en Europa y viceversa. Reduzcamos estas regulaciones absurdas que perjudican al comercio. Pero se oponen los lobbies de toda la vida, los agricultores europeos y los americanos, que defienden sus intereses en contra de los de los ciudadanos.

¿Son también lobbistas los taxistas contra Uber, los hoteleros contra Airbnb…?

La solución de Uber, ahora mismo, ya se está aplicando en Catalunya, que es que los taxistas trabajen con aplicaciones que hacen lo mismo que Uber, como Mytaxi. Lo que acabará pasando es que los taxistas usarán Uber. Cuando empezó la música por Internet, cuando salió Napster, Sony los llevó a los tribunales porque robaban música, etcétera. En lugar de coger la tecnología y utilizarla en beneficio propio, que es lo que hizo Steve Jobs cuando creó iTunes, Sony los llevó a tribunales y pretendía que lo prohibieran. Sony ha perdido todo el mercado de la música y iTunes se forró gracias a que se dio cuenta de que lo que la gente quería era descargarse música por Internet canción por canción en vez de comprar el CD. La gente sigue pagando por bajarse música o por una suscripción para escuchar música durante un tiempo determinado. En la vida siempre ha pasado esto: cuando sale una tecnología nueva, el que estaba con la anterior tecnología se intenta oponer, pero la tecnología acaba triunfando. Los taxistas deben saber que acabaremos todos pagando con el móvil y que acabaremos todos llamándoles y tendremos una aplicación que nos mostrará dónde están en el mapa, cuánto falta para que lleguen y si se ha equivocado o no. Los taxistas que se están adaptando están ganando dinero y están más contentos porque también mejora el perfil de su cliente, tienen más información también.

Joan Laporta ha anunciado su candidatura a las elecciones del Barça. ¿Usted repetiría en la directiva?

No, es un mundo demasiado complicado para mí. Está muy bien, muy divertido, aprendí mucho, pero el mundo del fútbol y su entorno (la prensa deportiva, por ejemplo) son demasiado complicados para mí.

Barcelona, mediados de junio. El calor y la humedad ya aprietan y los estudiantes de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) comparten parada de metro con el aluvión de turistas que se disponen a pasar el día en la playa del Somorrostro, junto a las torres mellizas. Los que resisten la tentación de seguir a...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Paco C.

    Hasta que hemos llegado a la parte del soberanismo (ese "ellos y nosotros" que tanto miedo da leer y escuchar) he estado de acuerdo en todo. Desde luego, es una persona a la que hay que escuchar siempre, se esté de acuerdo o no con él. Chapó!

    Hace 9 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí