1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Apuntes de un viaje por los Balcanes

IV. Belgrado, una capital con las alas cortadas

Felipe Nieto 1/07/2015

<p>Panorámica nocturna de Nuevo Belgrado, uno de los municipios de la ciudad.</p>

Panorámica nocturna de Nuevo Belgrado, uno de los municipios de la ciudad.

Wikipedia Creative Commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A primera vista se percibe: Belgrado es una gran ciudad con aires de capital. Sus cerca de dos millones de habitantes la convierten  en la más poblada de los Balcanes. Las calles, el tráfico, las gentes arrolladoras que se desplazan vertiginosamente por las grandes avenidas y llenan las zonas peatonales centrales dan cuenta de un dinamismo desbordante que puede resultar atemorizador para el recién llegado, que desconoce casi todo, el idioma lo primero, y lo que es más grave, hasta el alfabeto.

Viene a corroborar esas primeras sensaciones el asentamiento de Belgrado desde sus orígenes en lo alto de una colina, un promontorio pronto fortificado que tiene a sus pies dos ríos, como si formaran una segunda barrera protectora. El Sava y el Danubio se encuentran y unen sus fuerzas, el joven impetuoso ataca por el flanco derecho al ya algo cansado Danubio, como si quisiera revitalizarlo para el largo trayecto que aún le queda. Aquí estuvo muchos años la frontera de un reino, de un imperio y hasta de dos mundos, occidente y oriente. De la extensa llanura panónica que llega hasta la misma margen izquierda vino el mayor peligro para Belgrado. De ahí que la incipiente ciudad se reforzara atenta a ese punto amenazador y que comenzara a partir del recinto fortificado, desde entonces hasta hoy conocido como Kalemegdan, su extensión hacia el este, primero entre las murallas y pronto desbordadas en sucesivas ampliaciones. Adquiere así la ciudad a primera vista esa impresión de plaza inexpugnable. No ha sido así en muchas ocasiones, es bien sabido. Las invasiones y destrucciones se han sucedido siglo tras siglo. Reconstruida y recuperada, la "capital camaleónica a disparu avec une rapidité stupéfiante", dice Pedia Milosavljevic, según nos recuerda Claudio Magris ("ha desaparecido con una rapidez impresionante", El Danubio, p. 305). Hoy Kalemegdan es por encima de todo el gran mirador al que asomarse para contemplar el espectáculo renovado de la encrucijada fluvial, especialmente en las horas del ocaso, una escena demasiado extensa para ser captada en una sola mirada. Muchos prefieren descender hasta la rivera misma y disfrutar del crepúsculo a través de un vaso de cerveza sentados cómodamente en algunas de las terrazas flotantes fondeadas a lo largo de la línea de costa fluvial.

Y sin embargo, a medida que se toma contacto con los belgradenses se percibe su voluntad de acercamiento y atención siempre correcta, ayudada por la facilidad para la comunicación, común a todos los pueblos balcánicos, por el fácil dominio de diversas lenguas. Además, los belgradenses de hoy son conscientes de que habitan una capital con las alas cortadas, capital de un territorio recortado, que ha disminuido notablemente en los últimos treinta años. Y lo que es peor, en este caso no se trata de invasiones o ataques exteriores que amputan o dividen un Estado. Son pérdidas por derrotas sucesivas, por el fracaso en la búsqueda de un dominio nacional que no ha podido consumarse, ni en la forma de una federación yugoslava ni en la sustitutiva de una Serbia única homogénea, porque, aunque a regañadientes, se ha visto obligada a reconocer independencias en territorios de Bosnia y Kosovo.

Desde hace años Belgrado se esfuerza por abrir una brecha -¿definitiva?- hacia el futuro, una vía que aleje a esta ciudad y este pueblo, maltratado cada dos generaciones, de sus destructores demonios colectivos. Entre otras formas, lo hace por medio de jornadas intensivas de trabajo y pluriempleo durante el día y por la noche dejándose ver y moviéndose frenéticamente por los numerosos locales de música y copas, surgidos algunos de las ruinas de naves, almacenes y bodegas que hace unos años tejían industrialmente las orillas del Sava. Una estética de garaje que recuerda al Berlín de los 90, otro momento también de frenesí tras la abulia siniestra de los años anteriores, y una música a todo volumen en jornadas nocturnas sin fin, empujan a los belgradenses a mirar fijamente hacia adelante, hacia un más allá de este presente incierto y de un pasado reciente de experiencias para olvidar. ¿No se dice que Belgrado es la ciudad con la noche más movida de Europa?

Si algo es cierto en este pueblo es su decepción con unos políticos que reiteradamente han errado en sus promesas de construcción de una gran nación. Buen precio han pagado por ello. Hoy Serbia es un estado disminuido que se niega a reconocer que lo es con todas sus consecuencias. Con ello el país se mantiene en la indefinición exterior e interior. Tampoco se han dado pasos para la construcción de una sociedad democrática estable en la que los ciudadanos puedan ejercer sus derechos con normalidad. Es más, pocos parecen echarlo de menos. La costumbre sigue siendo culpar a los políticos en ejercicio sin interés o voluntad de ir creando cauces civiles de participación, ni partidos ni alianzas o coaliciones de partidos democráticos no nacionalistas. En esta situación y pese a las cautelas y miedos a las represiones, "puede pasar de todo en cualquier momento", me dice el profesor de lengua italiana Sandor Mattuglia.

El reconocimiento de los errores del pasado postcomunista, los de los políticos y los de quienes les siguieron ciegamente, crímenes y graves violaciones de derechos incluidos, no parece posible por el momento. Miguel Rodríguez Andreu, estudioso experto en el mundo balcánico, autor de Anatomía Serbia y mi cicerone frecuente en mis recorridos por Belgrado, sostiene que hacerlo así significaría que las dificultades económicas y las negativas perspectivas actuales son consecuencia de aquellos crímenes execrables, el justo castigo de la comunidad internacional. Serbia no puede aceptar tal razonamiento. Con ello se siguen cerrando las puertas hacia un futuro de convivencia democrática entre los ciudadanos y entre los pueblos.

El pasado, pues, sigue marcando los tiempos en Serbia, se quiera o no. Y los hay que lo quieren así. Todo lo que vino después de Tito ha sido catastrófico para los pueblos yugoslavos dirigidos por líderes ambiciosos cuya única aspiración era ser los dueños de unas repúblicas pequeñas, disgregadas, desgarradas incluso, de la matriz común a sangre y fuego. Así lo cree y lo dice con fuerza y energía admirables para sus 94 años Jovan Radovanovic, firme seguidor hoy en día de los ideales comunistas. El mariscal Tito fue siempre el número uno, tanto en la resistencia como en la jefatura del Estado, con él no había discusión, su capacidad de decisión era única -ti-to, "tú-esto", dice la más repetida etimología de su sobrenombre-. Tito fue, en definitiva, el Pericles yugoslavo. "¿Sabe quién era Pericles?", me pregunta desafiante para concluir. Según este viejo partisano, que continúa escribiendo libros de memorias y de homenaje a sus camaradas de la resistencia y el régimen yugoslavo, son muchos los serbios que piensan en los tiempos mejores del pasado comunista, cuando Yugoslavia era un país respetado e influyente en el mundo, y muchos los que lamentan que después del mariscal sólo hayan gobernado políticos mediocres que han mirado únicamente por sus intereses. Entonces no había protestas. Había una buena dirección. ¿Cuántos en la Serbia actual piensan como él, oyen exclusivamente música yugoslava en Radio Nostaljia y celebran las grandes victorias serbias del pasado? Imposible saberlo, pero es seguro que no serán unos pocos.

En estas condiciones, la confianza actual de Serbia en Europa tiene sus limitaciones. Sería positivo que se integrara en la Unión Europea, sí, pero muchos temen que el liderazgo de los países fuertes europeos anule a los débiles como Serbia y el resto de las repúblicas balcánicas. A largo plazo son optimistas, creen que pasadas un par de generaciones se cerrarán las heridas aún hoy vivas y que, en definitiva, en una Europa unida se podrán diluir hasta pasar al olvido los odios actuales. Esa sería la esperanza de muchos serbios hoy, una Europa que ayude a superar la crisis actual pero que no presuponga contraprestación democrática o adhesión a principios y valores democráticos. Porque aquí, como en el resto de las repúblicas yugoslavas, a efectos políticos y electorales siguen siendo predominantes las marcas identitarias como la nación, la etnia o la religión. Como dicen Mattuglia y Rodríguez Andreu, la mayoría de los serbios partidaria de entrar en la UE, inferior en todo caso al 60 por ciento de la población, confiesa serlo por razones económicas, porque cree que así será más segura la recuperación. Sin grandes entusiasmos, pues. Muchos no han olvidado los bombardeos de la OTAN sobre Belgrado de 1999 llevados a cabo, como se recordará, sin autorización de Naciones Unidas.

Serbia sigue teniendo necesidad de héroes nacionales actuales. Los del pasado pueblan ya parques y plazas de las ciudades. Hoy, lamenta el viejo partisano, sólo nos queda Novak Djokovic. ¿Es bastante? Resulta escaso bagaje para los difíciles desafíos de hoy. No es del todo sorprendente en cambio que aquí no se eche de menos la voz de intelectuales que, como ha ocurrido en otros lugares en condiciones similares, contribuyan al rearme moral de la ciudadanía, necesario como nunca en los momentos actuales.

Autor >

Felipe Nieto

Es doctor en historia, autor de La aventura comunista de Jorge Semprún: exilio, clandestinidad y ruptura, (XXVI premio Comillas), Barcelona, Tusquets, 2014.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí