1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Europa vuelve a la política de lo peor

Los dirigentes de Atenas consideran que los acreedores europeos de Grecia no se dan cuenta de que su intransigencia está haciendo el juego a los nazis de Amanecer Dorado. Sin embargo, no hay motivos para acusar a los segundos de desatención o negligencia

Michel Feher 30/11/-1

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En sus comparecencias públicas, Yanis Varoufakis no deja de repetir que la política de austeridad con que se ha castigado a su país abona el terreno de Amanecer Dorado, un partido que, precisa, no es ni post ni neonazi, sino nazi a secas. Para el ministro de Finanzas del Gobierno de Alexis Tsipras, este argumento debería por sí solo hacer reflexionar a los socios europeos de Grecia, y especialmente a las autoridades alemanas pues le parece imposible que puedan transigir con un resurgimiento del nazismo aunque sea fuera de sus fronteras. 

Varoufakis puede comprender que, por fidelidad a los padres fundadores de la RFA, los dirigentes de Berlín supediten el respeto a la soberanía popular al de las reglas del Derecho: aunque no lo comparta, el ministro griego reconoce que el Gobierno del que él forma parte es depositario del mandato que le han conferido los electores y de los acuerdos intergubernamentales firmados por sus predecesores. Pero que unas disposiciones relativas a la reabsorción del déficit presupuestario de un Estado lleguen a predominar hasta el punto de resucitar a unos monstruos cuyos sepultureros más eficaces se supone que eran los promotores de “la economía social de mercado”, debería, en su opinión, persuadir a los herederos de Konrad Adenauer a adecuar sus exigencias a los fines que afirman perseguir. 

El ministro griego también se obstina en apostar por que los guías alemanes de la Unión Europea, dada su determinación en impedir el despertar de la “bestia inmunda”,  terminarán por aceptar los razonables compromisos que Atenas propone: una planificación del ritmo y del volumen de la devolución de la deuda griega que conjugue su deseo de cumplir con los compromisos adquiridos por los dirigentes anteriores y el de garantizar la recuperación inmediata de la actividad económica. Porque, además de que no se ha frenado la crisis humanitaria que golpea a Grecia, nadie duda de que los milicianos de Amanecer Dorado sacarán partido de la miseria y la desesperación de la población para postularse a la sucesión de la mayoría actual.

A pesar de lo certero de su advertencia --no olvidemos que “Nunca más” sigue siendo el mandato del que emana la legitimidad de la construcción europea--, Varoufakis no tiene más remedio que admitir la negativa categórica con que le han respondido. Se puede decir que, si hoy es la “bestia negra” de los negociadores de las instituciones antes denominadas “la troika”, no es tanto por su intransigencia o por la arrogancia de que le acusan a placer los publicistas de la UE, sino por su inagotable profesión de fe acerca de la misión democrática de Europa.

Se puede decir que, si hoy es la “bestia negra” de los negociadores de las instituciones antes denominadas “la troika”, no es tanto por su intransigencia o por la arrogancia de que le acusan a placer los publicistas de la UE, sino por su inagotable profesión de fe acerca de la misión democrática de Europa

¿Hay que pensar, por ello, que la CE, el BCE y el FMI están haciendo pagar el pato al exprofesor de Economía de la Universidad de Austin, de una denegación de las consecuencias sociales y, a largo plazo, políticas, de medidas como los recortes de las pensiones o el aumento del IVA de las medicinas y la electricidad? ¿Están cayendo sobre él los rayos de la ira de los Wolfgang Schäuble, Jeroen Dijsselbloem, Mario Draghi o Jean-Claude Juncker porque, al decirles que concilien sus exigencias con los principios que reivindican, les impide cerrar los ojos ante sus contradicciones?

No. La propensión de Varoufakis a invocar una Europa construida frente al fascismo alimenta sin duda la irritación que su persona provoca. Pero sus detractores no pueden ser acusados de ceguera. No solo no se niegan a ver la incidencia de la austeridad en la evolución de la política, sino que son muy conscientes de cómo contribuye al auge de los extremismos de derecha y ven en ello un modo de protegerse contra la desafección de su electorado. 

La actual orientación de la construcción europea --ya se trate de la libre circulación de capitales, de la consecuente flexibilización del mercado de trabajo o de la dedicación prioritaria de los ingresos públicos al reflotamiento de las instituciones financieras-- no puede por menos que generar una insatisfacción creciente. Por mucho que sus arquitectos digan que los sacrificios que piden son solo un esfuerzo temporal para que se “enderecen” las cuentas y los espinazos, saben perfectamente que en un mundo en el que el éxito consiste en atraer inversiones, jamás será posible renunciar a lo que pueda animarlas --dejar de anunciar que los costes laborales van a bajar, que el gasto público se reducirá y que disminuirá la tributación del capital--. Lúcidos, los dirigentes europeos comprenden que la precarización de las condiciones de vida resultante de su concepción de la “competitividad” se traducirá en un continuo deterioro de su popularidad.       

Tan decididos a no cambiar de rumbo como a conservar el poder, se dedican a desviar la cólera que provocan en el sentido menos desfavorable. Y Schäuble, Juncker, Draghi y sus consortes consideran que, de todas las manifestaciones de descontento imputables a las “reformas estructurales” que ellos exigen, el soberanismo xenófobo es el más favorable para la sostenibilidad de su programa. Impulsar el éxito de los promotores del resentimiento nacional --en detrimento de las otras sensibilidades contrarias a su política-- va a figurar, en consecuencia, en el centro de sus objetivos.

Ello no quiere decir que los responsables europeos sientan simpatía por los movimientos cuya influencia se dedican a consolidar: si bien es cierto que muchos de ellos no dudan ya en hablar de la inmigración o del islam en los mismos términos que sus rivales de la extrema derecha. Sin embargo, el proteccionismo económico que con frecuencia abrazan los ases de las capas amenazadas así como sus comportamientos un tanto zafios impiden aún acogerles en las esferas de la gente presentable. Y si, a pesar de ello, conviene ayudarles a consolidarse, no es con vistas a aliarse formalmente con ellos, sino para lograr que sean la única oposición seria al bloque constituido por los partidos conservadores, liberales y socialdemócratas.

Los diversos componentes de la reacción nacionalista son considerados por las instancias dirigentes de la UE como los adversarios predilectos por dos razones: porque la aparente coherencia de su programa --proteger las fronteras de los capitales, las mercancías y los hombres que amenazan la nación-- les hace tener un número suficientemente amplio de simpatizantes como para ahogar los demás focos de oposición, y porque la aversión y el temor que provocan les impide aún obtener la confianza de una mayoría de votantes. En otras palabras, en un espacio político compartido por la unión de los “reformadores estructurales” y la unión de los reaccionarios xenófobos, los primeros pueden razonablemente esperar que el miedo provocado por los segundos les permita seguir a lo suyo.

La actitud de los interlocutores del Gobierno griego muestra cómo funciona su preferencia por la extrema derecha: desde hace meses se invita a Alexis Tsipras a que haga propuestas que, sistemáticamente, son consideradas insuficientes --tomando como referencia lo que sin duda habría aceptado su predecesor y desgraciado rival Antonis Samaras--. La maniobra tiene como objetivo mostrar al público europeo que tiene unos representantes institucionales tan firmes como abiertos a la negociación y, sobre todo, notificar al pueblo griego que la intransigencia de su primer ministro es tan ineficaz como irresponsable, al obstinarse en vano en hacer perder un tiempo precioso a su país.

En última instancia, se trata de someter a los parlamentarios de Syriza a la siguiente alternativa: o terminan por rendirse a los argumentos de sus “socios” y, gracias a la decepción, tanto los conservadores de Nueva Democracia como los nazis de Amanecer Dorado les suplantarán pronto --los primeros debido a su realismo, los segundos en nombre de su radicalidad sin mella--, o perseveran en mantener sus “líneas rojas” en cuyo caso tendrán que asumir haber sido los causantes de la expulsión de Grecia de la zona euro, lo que, aunque no sea tan poco costoso como dice Wolfgang Schäuble, tendrá al menos el mérito de poner en guardia a los otros pueblos a los que se les pudiera ocurrir pensar en manifestar su angustia sin aumentar las filas de los partidos xenófobos.

La política de lo peor que practican las instancias europeas y el FMI no es inédita: a comienzos de los años 1930, las élites alemanas apostaron por favorecer el auge del partido nacional socialista para conjurar la influencia de los comunistas sobre los asalariados sin destruir el orden liberal. Sin embargo, la estrategia actual de los gobernantes de la UE tiene dos innovaciones importantes frente a ese precedente –que, como Varoufakis, pensábamos que era imposible que resurgiera.

Por una parte, a diferencia de sus predecesores de antes de la guerra, los dirigentes alemanes de hoy ya no juegan con fuego en su propio país. Angela Merkel y su ministro de Finanzas, menos complacientes que otros gobernantes europeos frente a sus extremas derechas --desde los islamófobos de Pegida a los euroescépticos de la Alianza por Alemania--, se las componen para deslocalizar en cierto modo el resentimiento: la fuerza que les da la popularidad intacta de la canciller y, en un sentido más amplio, la gran coalición en el poder en Berlín, les hace considerar que solo las naciones que se enfrentan a un rechazo violento de la austeridad tienen necesidad de dotarse de formaciones reaccionarias y xenófobas lo suficientemente potentes como para desviar la cólera en su provecho.

Por otra parte, en los países en los que una izquierda digna de ese nombre ha logrado captar la antipatía que provocan las políticas europeas, los dirigentes europeos se dedican a entorpecer su auge arrastrándola hacia la pendiente del soberanismo. Esa es la otra vertiente de la trampa que han tendido a Grecia: al empujar a sus dirigentes, mediante una sucesión de gestos cada vez más humillantes, primero al impago y luego a salir de la zona euro, tratan de que Syriza bascule hacia el ala, hasta ahora minoritaria, que milita desde el principio a favor de un Grexit soberano.

En los países en los que una izquierda digna de ese nombre ha logrado captar la antipatía que provocan las políticas europeas, los dirigentes europeos se dedican a entorpecer su auge arrastrándola hacia la pendiente del soberanismo

Partidario resuelto de esta vía --cuyos riesgos para el sistema financiero internacional prefiere dejar a un lado--, Schäuble especula con el efecto disuasorio que la suerte de una Grecia que vuelve al dracma producirá en las poblaciones reacias a su visión del mundo. Más que el impacto social de las quiebras bancarias y el racionamiento impuesto a una población que de golpe se ve privada de los productos importados, es la evolución política de un gobierno obligado a controlar estrechamente el ahorro y el consumo de sus administrados lo que le parece mejor para deteriorar rápidamente la reputación de audacia y generosidad de que disfruta Syriza. 

Además, una vez privada de los préstamos del BCE y del FMI, Grecia no tendrá más opción que volverse hacia la Rusia de Vladimir Putin. Y para todo aquél que desea demostrar que no hay ninguna alternativa atractiva a la Europa neoliberal, ¿cómo no soñar con que, una vez dependientes de un régimen nacionalista, autoritario y clientelista --régimen, por otra parte, que muchas formaciones de extrema derecha europeas han tomado como modelo y sponsor--, Tsipras y sus amigos adopten un día algunas de sus técnicas de gobierno: restricciones de libertad de una prensa que se juzga en manosde traidores a la nación, distribución de prebendas a hombres considerados seguros, santa alianza con la Iglesia y algunos oligarcas…?

Hasta ahora el balance de Syriza está totalmente exento de ese tipo de componendas --a pesar de su asociación con el muy derechoso partido de los Griegos Independientes. Pero una vez prisioneros de su estrecha relación con su padrino ruso, ¿podrán las autoridades de Atenas ser ese faro que necesitan las izquierdas europeas?

Partidario resuelto de esta vía -cuyos riesgos para el sistema financiero internacional prefiere dejar a un lado-, Schäuble especula con el efecto disuasorio que la suerte de una Grecia que vuelve al dracma producirá en las poblaciones reacias a su visión del mundo

En la época de entreguerras, la política europea de lo peor se saldó con un terrible fracaso. Como la historia no se repite jamás de un modo idéntico, esta vez tiene muchas posibilidades de verse coronada por el éxito --un éxito del que no debemos alegrarnos--. Si las autoridades de Atenas terminan por someterse a los diktats de las instituciones y gobiernos coaligados contra ellas, o si la situación de emergencia consecutiva a su salida del euro les lleva a volcarse hacia el despotismo y el clientelismo, la amargura que invadirá a todos sus partidarios en Europa puede comprometer el futuro electoral de los émulos de Syriza, empezando por Podemos en España.

Entonces, como desean los dirigentes europeos, el espacio político ya sólo se dividirá entre los que apoyan el statu quo y los agitadores del resentimiento nacional, y los primeros podrán seguir utilizando a los segundos como un ejemplo disuasorio para seguir controlando los mandos de la Unión. Además, no está excluido que, cansados de estar confinados en la linde del poder, los partidos de extrema derecha se “suavicen” hasta aceptar ciertos compromisos: a cambio de algunas carteras ministeriales, consentirán en rebajar sus exigencias en lo que a proteccionismo económico se refiere, a poco que sus nuevos socios se comprometan a redoblar los esfuerzos frente al “peligro migratorio” y la “crisis identitaria” de la Europa blanca y cristiana.

Lo peor no está nunca garantizado: así, a diferencia de Wolfgang Schäuble, a los analistas de Goldman Sachs --entidad que conoce bien el Estado griego por haber ayudado a maquillar sus cuentas antes de especular contra él-- les inquieta sobremanera las repercusiones de un Grexit. Aunque el desvelo por el pueblo griego no está entre las inquietudes que formulan, hay que admitir el peso que la opinión del célebre banco tiene en una lucha en la que cada movimiento se mide por el efecto que producirá en los inversores.

Además, las recientes elecciones municipales en España han mostrado que, a pesar de los nubarrones que amenazan a Grecia, los madrileños y los barceloneses han dado la victoria a “convergencias” ciudadanas cuyas aspiraciones y el modo de enfocar el arte de gobernar dibujan la alternativa más prometedora al círculo en el que las instituciones europeas pretenden encerrar a sus administrados. Sin embargo, del mismo modo que las advertencias lanzadas por banqueros furiosos, el éxito logrado por esas golondrinas llamadas Manuela Carmena y Ada Colau no nos autoriza a anunciar la llegada de la primavera. Pues, hoy por hoy, es la llegada de un invierno riguroso lo que los artesanos de la política de lo peor ofrecen a Europa.      


Michel Feher es un filósofo francés, fundador de la editorial Zone Books.

Traducción de María Cordón.


En sus comparecencias públicas, Yanis Varoufakis no deja de repetir que la política de austeridad con que se ha castigado a su país abona el terreno de Amanecer Dorado, un partido que, precisa, no es ni post ni neonazi, sino nazi a secas. Para el ministro de Finanzas del Gobierno de Alexis Tsipras,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Michel Feher

es filósofo, cofundador de zone books, NY and Cette France-là, Paris; actualmente enseña en la University of London, Goldsmiths.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí