1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Mendes, ¿ángel o diablo para el Atleti?

Ricardo Uribarri 8/07/2015

<p>Jorge Mendes recoge su premio Globe Soccer, el pasado mes de diciembre en Dubai.</p>

Jorge Mendes recoge su premio Globe Soccer, el pasado mes de diciembre en Dubai.

Jorge Monteiro

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No es un jugador, tampoco es un entrenador, pero se habla de él tanto o más que de la mayor estrella futbolística, especialmente en esta época veraniega. La respuesta a esta especie de adivinanza es bien sencilla. Pocos aficionados a este deporte no saben quién es Jorge Mendes, el poderoso e influyente agente que aparece en muchas de las operaciones de traspasos que se realizan en estos días, entre ellas, varias de las que protagoniza el Atlético de Madrid. El club rojiblanco se ha convertido en uno de los principales clientes del representante portugués, una situación que no gusta a los aficionados colchoneros, que no terminan de ver las ventajas de esta relación. Son muchos los que se preguntan si resulta imprescindible mantener tratos con él y si estos son beneficiosos o no para el equipo.

La relación de Mendes con el Atleti comenzó en 1999 cuando trajo al Calderón a su compatriota Hugo Leal, un prometedor centrocampista que terminó naufragando con el resto de aquel equipo hasta sufrir el castigo del descenso a Segunda División. Desde entonces, han llegado a través de él jugadores como Costinha, Maniche, Seitaridis, Simao, Tiago, Falcao… y también ha colaborado en la marcha de unos cuantos, como el propio Radamel, De Gea, o Diego Costa. Miguel Ángel Gil Marín reconoce: “Con Jorge mantenemos una relación sana desde que hicimos nuestra primera operación. No es el típico agente que coloca a un jugador y luego se despreocupa. No te lía con comisiones. Es trabajador, honrado y busca un equilibrio entre las tres partes: futbolista, representante y club. Sus jugadores suelen dar buen rendimiento. Además, está bien relacionado, es importante mantener contactos de su talla. Es muy beneficioso para el fútbol que existan agentes como Mendes”.

La percepción que tienen los seguidores es radicalmente distinta a la del consejero delegado del club rojiblanco. De hecho, es casi imposible encontrar a uno que esté contento de que su equipo se relacione con él. Muchos estiman que los posibles favores que pueda hacer en un momento determinado se los cobra con creces y que usa la entidad a su antojo como un instrumento para hacer negocio y sacar jugosos beneficios económicos. Varios se acuerdan de lo ocurrido con el guardameta Roberto, traspasado y recomprado varias veces sin que se volviera a poner la camiseta rojiblanca desde que se marchará a finales de 2009. Saben que un día puede ayudar a conseguir un jugador importante pero que al siguiente desmantela el equipo llevándose tres o cuatro hombres clave si es lo más rentable en ese momento. Los hay que defienden la idea de que al club sólo llegan jugadores de su órbita y los que están fuera de ella lo tienen más complicado y ponen de ejemplo lo ocurrido con el ucraniano Konoplyanka.

Considerado por publicaciones tan prestigiosas como Financial Times y The Wall Street Journal como “el agente más poderoso del fútbol mundial”, Jorge --o George, como le gusta que le llamen-- Mendes nació hace 49 años en Lisboa. Hijo de un funcionario de la empresa pública de petróleos Petrogal y de una artesana que realizaba cestas que él ayudaba a vender, probó suerte en el mundo del fútbol sin demasiado éxito. Salió de Lisboa para jugar en el Vianense, el equipo de Viana do Castelo, localidad a 50 kilómetros de Galicia. Allí empezó a desarrollar su vena empresarial y, como el cine es una de sus grandes aficiones, decidió abrir un videoclub con un dinero que le dejó su hermano. Más tarde acabó jugando en el Lanheses, donde le propuso al presidente jugar gratis a cambio de quedarse con la publicidad estática del campo. “Siempre supe que sería mejor empresario que futbolista”, ha reconocido en alguna ocasión.

También llevó la gestión de un complejo de ocio y abrió una hamburguesería. En vista de que los negocios le iban bien, abandonó la práctica del fútbol. En uno de los clubes nocturnos que regentaba, conoció a Nuno Espirito Santo, el actual técnico del Valencia, que en aquel momento era el portero del Vitoria de Guimaraes. Se hicieron amigos y le convenció para representarle. Consiguió colocarlo en el Deportivo de A Coruña a cambio de 300 millones de pesetas. Era el año 1996 y el comienzo de la carrera como representante de Mendes.
Viendo las posibilidades de éxito que se le abrían en ese sector, creó la empresa Gestifute, convertida hoy en la más importante del sector, que representa a 76 jugadores valorados en 824,58 millones de euros. Entre ellos se encuentran estrellas como Cristiano Ronaldo, Radamel Falcao, Diego Costa, James Rodríguez, De Gea, Di María, Pepe y técnicos como Mourinho. Con sus representados podría formar un equipo con el que perfectamente lucharía por ganar la Champions. Todos ellos coinciden en una cosa: “Con él no te tienes que preocupar absolutamente de nada más que de jugar. La gente que trabaja con él te soluciona cualquier problema que tengas. El trato es profesional pero al mismo tiempo muy cercano”. Conocido como Mr. Porsche por ser la marca que suele utilizar, es famoso uno de los gestos que tuvo para ganarse a Falcao, regalarle un coche de esa marca.

Amante de los trajes de marca, de los relojes de lujo --“la imagen es importante en este negocio”--, presume de desayunar en Madrid, comer en Londres y cenar en Milán. La sede de su empresa está en Oporto pero él la dirige a través de los teléfonos que lleva siempre consigo. Y es que hay días que puede llegar a estar quince horas hablando por el móvil. No es extraño viendo su otra gran actividad en los últimos años. El asesoramiento y representación de fondos de inversión como Quality Sports Investment de su amigo Peter Kenyon, entre otros. De esta forma completa la cuadratura del círculo. Aconseja a una empresa invertir en un jugador que normalmente es un representado suyo para llevarlo a un club que por sí solo no puede contratarlo. Así lo promociona y al poco tiempo lo vuelve a mover a otro club, obteniendo beneficio por el asesoramiento, por la transferencia y en algunas ocasiones hasta por el valor del futbolista, si su propia empresa decide invertir en un porcentaje del jugador.

Ese fue, por ejemplo, el caso del centrocampista brasileño Elías en la operación que le llevó en 2011 del Sao Paulo al Atlético de Madrid y posteriormente al Sporting de Lisboa y que en apenas seis meses generó un beneficio de 1,8 millones de euros a repartir entre los propietarios de sus derechos, entre los que también estaba Mendes. Hace unos meses, Gil Marín reconoció que el Atleti comparte al 50% con el representante luso la propiedad del delantero mexicano Raúl Jiménez. Esta parte de su negocio, los fondos de inversión, tan utilizados en los últimos años por clubes como el Atlético de Madrid para traer a ciertos futbolistas, podría correr peligro si la FIFA culmina su amenaza de acabar con ellos.

Que Mendes tiene sus equipos favoritos para trabajar en Europa, cada vez en mayor número y en más países del continente, que utiliza para mover a sus representados y que el Atleti es uno de ellos parece incuestionable. Y una nueva prueba, que dejó otra vez perplejos y molestos a los aficionados atléticos, fue lo ocurrido hace unos días con el brasileño Rodrigo Caio. Primero lo intentó colocar en el Valencia, su último escaparate, y cuando vio que entre informes médicos negativos y rencillas internas de los ches se le vino abajo la operación, no tardó ni un día en traerlo al Calderón para que fichara por los rojiblancos. En esta ocasión, imperó la prudencia en los dirigentes rojiblancos y ante el historial de lesiones del jugador sólo aceptaron una cesión que no fue aprobada por Caio ni por su club de origen, otra vez el Sao Paulo.

Mendes ha hecho carrera a base de aprovechar, por un lado, la entrada de grandes fortunas en algunos equipos que están dispuestas a pagar enormes cantidades por algunos jugadores, lo que le deja jugosas comisiones, y, por otro, la precaria situación económica de la mayoría de los clubes, a los que ayuda a través de los fondos de inversión. Su mérito está en saber ganarse a algunos de los mejores futbolistas del momento para conseguir representarles, tratarles como estrellas y tejer y cuidar una red de contactos que le permite tener a su disposición un amplio mercado. ¿Y cuál ha sido la fórmula para llegar hasta ahí? Miguel Cuesta y Jonathan Sánchez, autores del libro La clave Mendes (La Esfera de los Libros) a basan en once puntos: “Honestidad, persistencia, marcar objetivos, trabajo, ambición, dedicación, espíritu de sacrificio, determinación, familia, empatía y sentido de la responsabilidad”.

Trabajar con Mendes tiene sus beneficios pero también sus riesgos. Conseguir aprovecharse de los primeros intentando evitar los segundos está en la mano de los dirigentes del Atleti. Quizá todo pase, como tantas cosas, por conseguir una situación económica desahogada que permita negociar en una posición de mayor fuerza sin tener que echar mano de ayudas externas de doble filo.

No es un jugador, tampoco es un entrenador, pero se habla de él tanto o más que de la mayor estrella futbolística, especialmente en esta época veraniega. La respuesta a esta especie de adivinanza es bien sencilla. Pocos aficionados a este deporte no saben quién es Jorge Mendes, el poderoso e influyente agente que...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí