1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Investigación

El Club de Campo: las cifras de un 'templo' del PP madrileño

El Ayuntamiento de Gallardón invirtió más de 6 millones de euros en la sociedad deportiva. Botella abrió la entrada de socios pero mantuvo su ‘statu quo’. Carmena encara una decisión política de escaso calado en la ciudad pero con alto valor simbólico

Tomás López Morales Madrid , 8/07/2015

<p>La exalcaldesa Ana Botella recibe al equipo femenino de hockey sobre hierba del Club de Campo, dos días después de las elecciones del 24 de mayo.</p>

La exalcaldesa Ana Botella recibe al equipo femenino de hockey sobre hierba del Club de Campo, dos días después de las elecciones del 24 de mayo.

Ayuntamiento de Madrid

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Si la nueva política tiene mucho de gestos, hasta el punto de que es más importante llegar en bicicleta al despacho de alcalde que explicar claramente qué vas a hacer durante los próximos años con el IBI, pocas medidas tomarán mejor la temperatura al nuevo Ayuntamiento de Madrid que lo que hagan Manuela Carmena y su equipo con el Club de Campo.

Su programa hablaba claro: romper el statu quo, convertir el campo de golf en un huerto ecológico, tomar el Palacio de Invierno de la derecha madrileña sin hacer prisioneros. Una decisión política con un calado mínimo en la vida de la ciudad, pero un alto valor simbólico. ¿Y un ahorro para el ayuntamiento? El análisis de los últimos datos económicos oficiales del Club de Campo, correspondientes al cierre de 2014, apuntan que la incidencia de los números en la decisión que se tome será muy pequeña. El símbolo tiene detrás unas cifras, pero estas no explican por qué el Club de Campo será un examen importante para Ahora Madrid.     

Esta es la historia de una entidad mayoritariamente pública (el 51% está en manos del consistorio, mientras que Patrimonio del Estado posee otro 24,5%) que gestiona 200 privilegiadas hectáreas al noroeste de la ciudad, en su límite con Pozuelo de Alarcón, con un régimen muy peculiar. El suelo es público, la entidad es semipública, pero tiene abonados privados y, aunque cualquiera que no lo sea puede entrar (a precios disuasorios, eso sí), la gracia está en que no entren.

Es una situación heredada de una institución germinada en el franquismo para refugio clasista de aristócratas, militares y jerifaltes del régimen que sólo vio alterado mínimamente su peculiar statu quo en 1984, cuando el alcalde Tierno Galván ventiló y facilitó el acceso a sus instalaciones e ideó un sistema a medio plazo para que, sí pero no, aquella situación peculiar terminase: básicamente lo que hizo aquel gobierno socialista fue, aprovechando que el 30 de junio de 1984 se extinguieron los derechos sobre los terrenos públicos de la Real Sociedad Hípica Española Club de Campo, crear una sociedad anónima mixta, con esas características tan peculiares como algo absurdas, y fecha de caducidad: en 1993 la situación se normalizaría, y el suelo público gestionado por una institución pública sería --viva el menos común de los sentidos-- de uso público.

El suelo es público, la entidad es semipública, pero tiene abonados privados y, aunque cualquiera que no lo sea puede entrar (a precios disuasorios, eso sí), la gracia está en que no entren

Lo que no podía imaginar entonces el PSOE es que 1993 sería el segundo año triunfal de la derecha en el Ayuntamiento de Madrid, segundo de veinticuatro que se irían sumando hasta 2015. Resultado: el PP se encargó, en varias tandas, de que esa solución transitoria hasta 1993 quedara legalmente prorrogada, a día de hoy, hasta 2034. Desde su llegada a la alcaldía con mayoría absoluta, el PP tuvo claro que en el Club de Campo no era cuestión de enfadar a sus votantes creando un problema donde no lo hay o, mejor dicho, donde casi nadie se daba cuenta que lo había.

Los tiempos ya estaban cambiando

Y así cayeron los años, e incluso un cambio de siglo, en el Club de Campo, hasta que en el anterior mandato municipal (2011-2015) los escándalos comenzaron a aflorar: carnés gratuitos a empresarios y periodistas amigos, clases de golf por la pétrea cara al matrimonio Aznar-Botella, colocación como altos cargos de descolocados del círculo de Alberto Ruiz-Gallardón, prejubilaciones millonarias, ‘olvido’ del pago de impuestos municipales como el IBI y la tasa de basuras, subvenciones municipales encubiertas para mejorar (aún más) las infraestructuras…

El ruido creció, la crisis no era ninguna broma y la dirección reaccionó dando un buen empujón a la lista de espera de abonados, esa que llevaba décadas parada porque antes había que colocar a amigos y cercanos al poder. La consecuencia más visible de ese cambio de política ha sido el espectacular aumento, en 2014, de las cuotas por nuevos abonados, que crecieron un 113%, de 1,9 millones en 2013 a 4,2 millones el ejercicio pasado. Así que se ha producido cierta democratización del paisaje urbano del Club de Campo, donde se sigue viendo a Victoria Federica Marichalar y Borbón montando a caballo, con lo que eso viste, pero también tatuajes y bolsas de Mercadona con comida preparada desde casa en la piscina de verano.

Pero la cuestión no es si los abonados del Club de Campo deben de ser de clase media, media-alta o estratosférica, sino cuál debe ser su modelo de gestión. ¿Tiene que ser un parque abierto a todos los madrileños? ¿O un club privado que pague un generoso canon al ayuntamiento por la utilización de los terrenos? Y si es público, y está abierto al público, ¿por qué hay un sistema de abonados? Las respuestas son políticas, pero los números pueden ayudar a responderlas.

La cuestión no es si los abonados del Club de Campo deben de ser de clase media, media-alta o estratosférica, sino cuál debe ser su modelo de gestión

Empezamos negando una falsa impresión: el Club de Campo Villa de Madrid no cuesta dinero a los madrileños, al menos en estos últimos años. Es una entidad que se autofinancia, con matices, eso sí, gracias a las cuotas de sus afiliados y el pago por el uso de sus instalaciones que hacen los ciudadanos de a pie, más algunos pequeños ingresos adicionales como el alquiler de sus terrenos para la instalación de antenas de telefonía móvil. En 2014, la entidad alcanzó 22,7 millones de euros de cifra de negocios, y obtuvo un beneficio de 2,05 millones. “Vaya, qué bien gestiona lo público el PP”, puede decir a estas alturas algún lector bienintencionado. No corra tanto.

Para empezar, llama la atención el alto gasto en personal: 8,9 millones de euros para 234 personas, el 80% de ellos englobados en la categoría, según la propia definición del club, “servicios y vigilancia”. Es decir, la entidad dedica a sueldos prácticamente el 40% de lo que ingresa, con un salario medio de 38.000 euros anuales. Eso incluye, por supuesto, a los profesionales menos cualificados y también a los veinte miembros del equipo masculino de hockey sobre hierba, que cuenta con fichajes provenientes de Argentina y de Bélgica. 

El gasto en personal es de 8,9 millones de euros para 234 personas, el 80% de ellos englobados en la categoría “servicios y vigilancia”. El salario medio es de 38.000 euros anuales. Eso incluye, por supuesto, a los profesionales menos cualificados y a los veinte miembros del equipo de hockey sobre hierba, que cuenta con fichajes provenientes de Argentina y de Bélgica. 

Si su temperatura ha aumentado, más allá incluso de la ola de calor, pensando por qué una sociedad mayoritariamente pública paga el sueldo de un jugador de hockey argentino, tenemos más malas noticias para usted. Ya hemos explicado que el club se autofinancia, pero eso tiene algún truco. El fundamental es que entre 2004 y 2009 el Ayuntamiento de Madrid decidió darle un buen lavado de cara al recinto subvencionando la renovación de varias de sus infraestructuras: la sala de esgrima, el pabellón multiusos, las instalaciones de hockey, la cobertura de pistas de tenis, la piscina cubierta y la red de riego, básica en un club de golf. Fueron 6,29 millones de euros, dinero que, en este caso sí, salió del bolsillo de todos los madrileños para mejorar unas instalaciones deportivas que no tienen nada que ver con cualquier polideportivo público de barrio.

La crisis no redujo las ayudas municipales: en 2010, el club recibió subvenciones de capital por 3,6 millones, y en 2011 otros 3,4 millones. Son gastos ‘gallardonianos’: en la era Botella, caracterizada en gran parte por los recortes en las empresas públicas municipales, las ayudas son mucho más modestas, como los 34.800 euros de dinero público en patrocinio de equipos del club durante 2014. Son también los años en los que Manuel Cobo, “esclavo moral” de Alberto Ruiz-Gallardón según su propia y desconcertante definición, presidía el Club, donde contaba con un despacho especialmente habilitado, en el que, según cuentan, gustaba de pasar las últimas horas de su jornada laboral.

La crisis no redujo las ayudas municipales: en 2010, el club recibió subvenciones de capital por 3,6 millones, y en 2011 otros 3,4 millones.     

Todo ese micromundo despilfarrador, elitista y opaco terminó con el inicio de la crisis, y, como dice el famoso verso de T. S. Eliot, no lo hizo con un estallido, sino con un gemido. Al nuevo equipo de gobierno municipal, con la colaboración (o no) imprescindible del PSOE, le toca ahora decidir si pasa a una nueva etapa, ya sí radicalmente distinta. Decida lo que decida, nada cambiará en la vida de la gran mayoría de los madrileños, pero aun así muchos estarán observando. Y sus votantes esperan, ahora sí, un estallido.  

Si la nueva política tiene mucho de gestos, hasta el punto de que es más importante llegar en bicicleta al despacho de alcalde que explicar claramente qué vas a hacer durante los próximos años con el IBI, pocas medidas tomarán mejor la temperatura al nuevo Ayuntamiento de Madrid que lo que hagan...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Tomás López Morales

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí