1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Obituario / Javier Krahe

Genial poeta de la locura humana

Tras el fino humor con el que abordaba cualquier asunto intrascendente se escuchaba el latido plañidero de un corazón que ansiaba hallar la oculta belleza

Raúl Losánez 15/07/2015

<p>Javier Krahe en un concierto en la sala madrileña, Galileo Galilei, el pasado 22 de abril.</p>

Javier Krahe en un concierto en la sala madrileña, Galileo Galilei, el pasado 22 de abril.

Rubén G. Herrera / Wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La tarde anterior a su fallecimiento, Javier Krahe le había mostrado dos  canciones nuevas en su casa de Zahara de los Atunes, en Cádiz, a Javier López de Guereña, inseparable compañero de fatigas durante tantísimos años en salas de conciertos, bares y cafés. Una estaba terminada y la otra no; pero ambas le parecieron a su amigo “sencillamente magníficas”.

Ninguno de los dos lo sabía, pero eran los postreros frutos de un insólito cantautor de la paradoja y el caos existencial que había vivido para holgar sin haber dejado nunca, a su ritmo, de trabajar.

Estas dos canciones inéditas se suman ahora a otras muchas repartidas en más de una decena de discos de estudio, y algunos directos y recopilatorios, que conforman el legado de un artista atípico que empezó ya en esto de la música de una manera también atípica: rondaba los 35 años cuando se subió por primera vez a un escenario, invitado por Chicho Sánchez Ferlosio, para que interpretara con él algunos temas que Krahe le había escrito. Eso ocurría a finales de los 70 en el desaparecido Café La Aurora de la calle Andrés Borrego de Madrid, en el barrio de Malasaña en el que vivió, y por el que tantas veces se dejaba ver en animada conversación con cualquiera que tuviera algo interesante que contarle, o jugando al ajedrez a unas horas en las que poco importaba ya que alguien moviese un peón como si fuera una torre.

Tras aquel improvisado inicio que le despertó el gusanillo de cantar, Krahe entró en contacto con Joaquín Sabina y Alberto Pérez en un local de la Cava Baja llamado La Mandrágora. Fruto de esta conocida relación, se grabó un célebre disco en directo en 1981 que hoy sigue siendo ideal para entender cómo eran las actuaciones en aquellos años y cuáles eran las originales virtudes que ya atesoraban los tres intérpretes. 

 

Pero la unión no duró mucho. Alberto Pérez empezó a ver cosas que no le gustaban en sus compañeros de andanzas y se desvinculó totalmente de ellos; Sabina y Krahe, por su parte, sí mantuvieron un inquebrantable y recíproco afecto hasta el final, pero sostenido sobre todo en la distancia.

“Somos amigos, aunque no ejerzamos”, sentenciaba invariablemente Krahe, entre risas, cada vez que alguien se permitía poner en duda su relación mucho tiempo después. Lo cierto era que, en aquellos inicios, la carrera profesional y las inquietudes de ambos empezaron pronto a tomar rumbos distintos. Sabina aprendía sagazmente a plegarse al mercado y amoldaba con inteligencia su incuestionable talento a los criterios comerciales que le convenían en cada momento, de acuerdo al marco social en que vivía, a su público potencial y a su deseo de éxito. Krahe, por el contrario, carecía de toda ambición que no se circunscribiera a cantar y tocar como le apetecía; su escepticismo vital y su entrañable ironía iban dejando ya un poso definitivo en su forma de mirar al mundo y de componer las canciones que definirían su estilo único e irrepetible.

Desde entonces, y ya en solitario, fue escribiendo despacio pero sin pausa, hasta el día de su muerte, acerca de la más insustancial cotidianidad, y se burló, básicamente, del ingobernable y absurdo juego que es a veces la vida. Fueron blanco de su diana la arrogancia masculina y la voluble feminidad; los torpes empeños del seductor y la irritante indiferencia del seducido; la rutina en cualquier rinconcito de España y la improbable aventura en el más exótico paraje del mundo; incluso la geometría, los trenes de alta velocidad, los extraterrestres o el onanismo han servido de musas para sus extravagantes y agudas composiciones.

 

Es curioso que hoy algunos sigan asociando la trayectoria de Krahe a la canción política cuando apenas hay rastros de ella en el conjunto de su trabajo, más allá del polémico “Cuervo ingenuo”, que cantó junto a Sabina en 1986 como crítica al cambio de opinión de Felipe González con respecto a la OTAN, y de algún que otro tema que, sin adhesión a ninguna ideología o partido concretos, constituye más bien una sátira acerca de determinadas creencias o formas de pensamiento.

 

En ese sentido, también fue controvertida y sonada la emisión en televisión en 2004 de un fragmento de la película Esta no es la vida privada de Javier Krahe, en el que el cantante protagonizaba una parodia de la resurrección de Cristo como parte de un vídeo casero de uso particular.

 

Aquello le valió un proceso judicial por ofensas y blasfemias que él nunca entendió bien y del que finalmente salió absuelto. Pero lo más significativo del triste episodio quizá fuese que dejó entrever su lado más vulnerable, alejado de la zona de confort que para él representaba el escenario sobre el cual se reía de la vida y de sí mismo. Ciertamente, aquella acusación le dolía en lo más profundo; porque no muchos sabían, ni saben hoy, que su estricto código de honor jamás le hubiera permitido llegar a la ofensa para reírse de alguien. Joaquín Trincado y Ana Murugarren, los directores de aquella película documental sobre él, no tienen dudas acerca de la verdadera naturaleza de su carácter: “Él hablaba con todo el mundo que se le acercaba con un buen rollo increíble –recuerda hoy Joaquín-,  y a veces le decían unas barbaridades que yo no sé cómo las aguantaba; pero él opinaba que había que respetar siempre a las personas, aunque no se respetasen sus ideas”.

Su talante fue siempre el de una persona dialogante, al que no le gustaban los conflictos y sí el buen uso de la razón; exigía simplemente una buena argumentación, lógicamente fundamentada, para entablar un principio de entendimiento dialéctico que podía llevarle, a él y a su interlocutor, fuera este quien fuese, por inextricables caminos del pensamiento. “Era un sabio -insiste Joaquín-, aunque ‘sabio’ parezca una palabra muy gorda; tenía la sabiduría  de quien ha ido satisfaciendo durante mucho tiempo una curiosidad infinita y variada. Y demostraba serlo, además, por su interés en no parecerlo”.

Y es verdad que Krahe era mucho más de lo que aparentaba ser: lúcido en su despiste, visionario en su pasotismo, y currante en su despreocupada forma de hacer música y escribir. Y por eso tenía el privilegio de salir siempre al escenario acompañado por un grupo de músicos de primerísimo nivel que jamás se aburrían tocando con él. “Yo puedo salir a tocar de repente con cualquier cantautor sin conocer previamente la canción que va a interpretar; porque sé por dónde va a ir –explica López de Guereña-. Pero con Krahe… eso es imposible; su música es absolutamente imprevisible. Por eso tocamos con él tan a gusto. Se ha dicho que sus melodías son sencillas y sus ritmos simplones; pero en realidad es todo lo contrario: las melodías son bastante alambicadas, y las armonías son complicadísimas”.

 

Sin embargo, Krahe era Krahe; y, si bien era consciente de lo que buscaba como letrista, prefería no tomarse demasiado en serio como músico. Lo que le preocupaba era entretener a su público y hacerle pasar un buen rato en la inagotable fuente de su ingenio verbal; pero sin dejarlo asomarse al abismo de su alma en estado creativo. Y siempre lo consiguió.

Con esa fingida indolencia suya, se ganó a lo largo de los años el respeto y el cariño de un público heterogéneo –quizá no excesivamente numeroso, pero sí incondicional- que acudía cada mes a verlo tocar en la sala Galileo Galilei, en el Café Central o donde estuviera programado. Todos apreciaban la capacidad que tenía para juntar en un verso lo insignificante y lo excelso; pero algunos, además, admirábamos su manera de conducirse en la vida con sencillez y afabilidad, sin traicionar jamás su propia filosofía moral. Cierta noche en la que la generosidad de su trato me invitaba a una conversación franca le declaré esta admiración “por ser él –le dije-  el tipo más coherente, de acuerdo a su ideología, que había conocido jamás en el mundo del artisteo”. A él le cambió la expresión durante los segundos que guardó silencio. Después, con inusitada gravedad y cierta melancolía, me respondió: “Me gustaría que te resultara admirable por algo más que por ser un tipo de izquierdas que vive como un tipo de izquierdas. No le encuentro mérito alguno”. Desde luego, para él no lo tenía. Ser honesto sin más no era suficiente: lo encomiable era alcanzar con esa honestidad un modelo más amplio de perfección. Comprendí entonces por qué en la mayoría de sus canciones, tras el fino humor con el que abordaba cualquier asunto intrascendente, se escuchaba el latido plañidero de un corazón que ansiaba hallar la oculta belleza. La suya, en realidad, era la poesía del autor romántico y pesimista que no encuentra continuidad a su nobleza en el complicado entramado de variables que rige los designios del mundo, y que por eso se ríe desesperado de él; la del autor descreído que se aferra solo a lo auténtico, a lo incorruptible, por nimio que sea. Y comprendí también entonces que aquella canción suya que tanto me gustaba sobre un pescador que vendía su captura en la lonja, y que al final del día le devolvía al mar el dinero que no había gastado para salir de nuevo la mañana siguiente a pescar era la canción de la propia utopía de Krahe, en la que confluían la honestidad, la belleza, la sencillez y la autenticidad.

 

Autor >

Raúl Losánez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Alberto Aguilar Fernández.

    Coincido con los demás comentarios. El mejor articulo que he leído nunca sobre Javier Krahe. Me permito la osadía de animarte a que escribas un libro sobre él. Lo compro. Krahe, un ciudadano necesario en los tiempos que corren.

    Hace 2 años 3 meses

  2. Enrique Cavestany

    No estoy seguro del todo, pero creo que es el mejor texto que, hasta ahora, he leído sobre Javier. Se bien que le hubiera gustado leerlo.

    Hace 5 años 9 meses

  3. Antonio

    ¡Vaya! Te he hablado un momento sobre tu conversación con Javier-Krahe. Me ha salido unas palabras acordes con tu percepción y entonación con su vivir, pero le he tenido que dar al Enter y.... ha volado hacia el espacio informe de la Nada- que es Punto Limpio de todo lo útil que se escapa a nuestro quehacer inesperado e indeterminado,supera nuestra voluntad y consentimiento- que es Limbo de los dichosos, parecido a felices mas con otras virtualidades propias del vocablo moderno que implica Lo Virtual. Gracias a Ti Raul, he satisfecho un deseo viviencial de saber de las vida humanoide de este super animalóide. Con esto tienes bastante y me mereces el máximo de droipcoin. Agradecido por todo.

    Hace 5 años 9 meses

  4. Manuel Morales

    Entre tanta semblanza llena de topicazos que he podido leer últimamente es de agradecer que alguien escriba algo bello y profundo desde el conocimiento de la obra y la persona de Javier. Un placer. Gracias.

    Hace 5 años 9 meses

  5. iñaki

    Gracias, muy bueno.

    Hace 5 años 10 meses

  6. Alvaro

    Enhorabuena por tu semblanza. Honesta, hermosa y con corazón.

    Hace 5 años 10 meses

  7. Paloma

    Me asombra lo bien que se ha retratado al personaje. Mis felicitaciones por el excelente artículo y mi deseo de que este poeta del canto irónico haya ascendido al olimpo de los artistas.

    Hace 5 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí