1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

La casa del ingrato

Álex Moreno 15/07/2015

<p>Florentino Pérez</p>

Florentino Pérez

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Como si de una insignia se tratara, cuando llega el momento de despedirse de un jugador de referencia no pocos madridistas recuerdan que a Alfredo Di Stefano se le acabó pitando en el Bernabéu. Que el hombre que cambió la historia, el faro que disparó al Madrid en Europa y en el mundo también se fue por la puerta de atrás. Que no pudo esquivar un inevitable declive.

El Real Madrid no espera. El examen al que están sometidos sus jugadores es continuo, y las malas actuaciones difícilmente pueden compensarse con logros pasados. Una crueldad asumida por todo futbolista que viste la camiseta blanca y que en el club entienden como grandeza: no hay nada por encima de la institución, eterna ella, por la que han pasado y pasarán jugadores que la engrandecen, sin que ninguno de ellos pueda hacerle sombra.

La reciente marcha al Oporto de Iker Casillas, canterano desde la niñez, capitán y emblema del club y la selección durante todo este siglo, despierta varias dudas. La primera es si Casillas no merece vestir más la camiseta del Real Madrid. Ningún aspirante real a ganar la Champions League ha mostrado interés por hacerse con sus servicios. Sorprende que un portero considerado hasta hace bien poco uno de los mejores del mundo, si no el mejor, abandone repentinamente la sala VIP del fútbol mundial.

Ya no sorpresa, sino estupor, provoca que el capitán del Real Madrid --toda una vida dedicada al club-- haya sido señalado en el propio Bernabéu primero como traidor y después por sus fallos hasta convertir la crítica en una burla, una cita periódica con el desprecio a su persona. La campaña que inició el sector más recalcitrante del estadio (y acabó secundando una buena parte del mismo) fue acompañada en los medios por voces que acusaban al portero de falta de profesionalidad y nivel para defender la portería blanca.

Casillas fue cuestionado por primera vez en la temporada 2012/13, cuando quedó relegado por Adán en primera instancia, y después por otro portero de la casa, Diego López, repescado tras una lesión del mostoleño. Había ganado Liga y Eurocopa la temporada pasada sin mostrar debilidades y su suplencia no encajaba en otra lógica que no fuera la del castigo al capitán por parte de su entrenador, José Mourinho, ante el choque entre el portugués y una parte del vestuario. Pocos recordarán que el segundo capitán, Sergio Ramos, también fue enviado al banquillo entonces, y este no parecía encarar ninguna recta final en su carrera.

Las contradicciones sobre la voluntad del protagonista completan la confusa escena. Casillas nunca ha manifestado su intención de marcharse del Madrid. Al contrario, reiteró su intención de retirarse en el club, seguir compitiendo por la titularidad y, en caso de perderla, asumir un rol secundario. Menos de dos meses después, se despidió del club que le hizo futbolista sin que nadie de la casa lo acompañara en su despedida.

Al día siguiente, ya como jugador del Oporto, Casillas acudió al estadio para respaldar con su presencia, que no con sus palabras, las explicaciones del presidente Florentino Pérez sobre su marcha. Según Pérez, la salida del portero responde al deseo expreso del mismo y si por él fuera, Casillas --“nuestro gran capitán”-- habría acabado su carrera en el Madrid. No solo eso. Afirmó que él siempre le defendió del acoso sufrido durante estos años. Lo cierto es que el club en ningún momento se posicionó a favor del portero. Lo cierto es que el presidente, que ha pagado para poder cerrar la salida de Casillas al Oporto, nunca respaldó públicamente a su capitán ante las acusaciones de traición hasta que Mourinho había abandonado el club. Habría bastado una simple señal para dejar de alimentar una bola que estaba devorando al portero y unas dudas que nunca se despejaron.

A Florentino no le interesó defender a su capitán ante el entonces entrenador. Los mismos que demonizan a Casillas entronizaban a Mourinho, siempre defendido por Pérez. Mientras Mourinho demostraba a cada paso que los únicos intereses que defendía eran los propios, se permitía repartir carnés de madridismo amparado por un presidente que le daba vía libre y no censuraba actuaciones y actitudes francamente deleznables, impropias de ese ideal señorío, cada vez más hipócrita a medida que se consumaban los hechos.

No deja de ser curiosa (y paradójica) la debilidad de Pérez por personas muy alejadas de los valores de que tanto presume el club, incluido Florentino, y el desencanto por otras, entrenadores especialmente, que mejor encarnan, o cuando menos no ensucian, ese ideal. La despedida de Del Bosque, la cacería en torno a Pellegrini o la inexplicable ‘patada’ a Ancelotti (encargado de encauzar milagrosamente el desaguisado dejado por Mourinho) son ejemplos de las paradigmáticas predilecciones y fobias del presidente.

La marcha de Carletto, siempre bajo sospecha pese a ganar en su primer año esa ansiada ‘Décima’ que todo lo valía (y una Copa del Rey, que puede parecer poco pero a Mourinho le proporcionó el crédito para continuar en su estreno en el banquillo blanco), más el firme empeño mostrado por Ramos en abandonar el club y la salida de Casillas colman la incredulidad de una afición que hace unos meses celebraba el mejor juego de su equipo en años y esperaba que la continuidad, por fin, abriera un ciclo de victorias no vivido por el madridismo desde la consecución de la Novena en 2002.

Aquel ciclo acabó en 2004, con el despido del mencionado Del Bosque y el entonces capitán del equipo, Fernando Hierro. El Real Madrid no volvió a ganar un título hasta la dimisión de Florentino Pérez. Hoy no son solo los aficionados y voces críticas las que se dirigen al palco en busca de responsabilidades. El club ha quedado a ojos del mundo como un ingrato sin clase, incapaz de dar un trato decente a la que debiera ser su figura más respetable de su plantilla. Y por mucho que él diga que su vida es ACS y él en el Real Madrid solo ayuda, nadie duda de quién es el responsable de tal ingratitud.

Como si de una insignia se tratara, cuando llega el momento de despedirse de un jugador de referencia no pocos madridistas recuerdan que a Alfredo Di Stefano se le acabó pitando en el Bernabéu. Que el hombre que cambió la historia, el faro que disparó al Madrid en Europa y en el mundo también se fue por la puerta...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Luis

    Vi la explicación que dió el Florentino por televisión sobre la marcha de iker Casillas y me pareció que estaba explicándoselo a niños de tres años. Florentijo dijo: "Iker se marcha del Real Madrid porque ese es el deseo del jugador. Otros jugadores con contrato (Sergio Ramos) quiere marcharse del Real Madrid pero como el Real Madrid no quiere que se marche pues no se marcha" Moraleja: Si el el Real Madrid hubiera querido que Iker Casillas se quedase hubiera hecho lo mismo que con Sergio Ramos. Ojo...... A mi que se marchen o se queden me da absolutamente igual. No me gusta el futbol.

    Hace 6 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí