1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El Tour a distancia (II)

Establecida la jerarquía, queda el reparto de migajas

No se ha llegado ni a la mitad de la carrera y ya está sentenciada. El interés reside en cómo se repartirán los puestos por detrás de Chris Froome, el británico de largos brazos e inmensas sombras

Sergio Palomonte 15/07/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No está muy claro que los responsables del Tour vuelvan a hacer un diseño tan heterodoxo como el de este año. No se ha llegado ni a la mitad de la carrera y ya está sentenciada. No se había disputado ni un tercio de la competición y la gran mayoría de los ciclistas franceses estaban desahuciados, incluso antes de llegar a la alta montaña. Todavía queda la última de las tres etapas con final en alto de los Pirineos, y el interés reside en cómo se repartirán los puestos por detrás de Chris Froome, el británico de largos brazos e inmensas sombras.

Ha sido tal el impacto de la primera etapa de montaña que resulta hasta exótico remontarse a los tiempos de la Bretaña y la llegada a sitios como Le Havre, la ciudad Patrimonio de la Humanidad por los mismos méritos que Brasilia: arquitectura de autor, hormigón, Movimiento Moderno, un conjunto urbano más o menos coherente. Ahí, en una cuesta final para dar algo de emoción a una etapa diseñada para enseñar acantilados blancos y esperar que soplase el viento, el líder Tony Martin se dejó la clavícula y la carrera, mientras su compañero Stybar se marchaba en solitario para ganar la etapa. Que los ciclistas están hechos de otra pasta resulta un tópico bastante cierto, pero cuando se golpean determinadas partes de su cuerpo son muñecos frágiles, nada que ver con la rotundidad formal, plástica y material del gran puerto francés. Los huesos se quiebran más fácil que los sueños utópicos de la arquitectura, especialmente ese que imaginaba a Martin líder hasta los Pirineos.

Froome recuperó el liderato, y es falso decir que al día siguiente no salió con el maillot amarillo por deferencia al abandono de Tony Martin. Resultará más poético, pero lo cierto es que el reglamento dice que hasta el momento en que no toma la salida sigue siendo el líder, y solo habrá un nuevo patrón al acabar la siguiente etapa. Hay un largo historial de hasta 15 abandonos de la carrera siendo líder, desde Luis Ocaña hasta Rolf Sorensen, y bastante experiencia protocolaria en cómo se tienen que afrontar estas cosas. Total, es muy probable que Froome no se quite la prenda amarilla hasta París, por lo que tanto más da, al igual que el triunfo de Cavendish en esa jornada.

Por el interior de Bretaña, entre espectaculares campos cultivados y mantenidos en producción por la política agraria común de la Unión Europea y su generosísimo sistema de subvenciones, pasaron los ciclistas el fin de semana, acompañados de auténticas hordas de turistas, que llegaban a establecer hasta cuatro o cinco capas de espectadores de la carrera en alguno de los puntos importantes, esto es: las escasas subidas, de esas conocidas como repechos, que había en el recorrido. El sábado todo iba plácidamente entre estampas agropecuarias hasta la explosión final en Mur de Bretagne, una subida corta pero intensa, donde emergió una de las escasas satisfacciones para el ciclismo francés.

Alexis Vuillermoz, natural de la región del Jura, ya había sido tercero en la exigente subida de Huy, y esta vez lo intentó en varias ocasiones hasta que consiguió zafarse de Froome, que encabezaba el pelotón para poder saltar con más facilidad a los ataques. Una vez más no existieron, salvo por parte de los interesados en el triunfo parcial que otorga la etapa. Vuillermoz lo hizo muy bien --en esos momentos se requiere fuerza y decisión--, y el irlandés Dani Martin, autoproclamado como favorito, solo pudo ser segundo, mientras el sprint de los favoritos iba para Alejandro Valverde, el corredor que lleva más de diez años dominando a intervalos regulares este tipo de finales. 

En meta todos se alegraban de haber podido seguir el ritmo del líder, porque otros como Nibali habían cedido 10", todo un presagio de lo que estaba por venir. Ahora mismo Nibali lucha por no ser el vigente campeón del Tour que peor defiende el título en tiempos recientes, dudoso honor que ostenta Carlos Sastre, que en 2008 pasó del amarillo en París a acabar en la posición 16ª al año siguiente. El español venía de disputar el Giro (dos etapas y un cuarto puesto final truncado por un segundo tras varias descalificaciones por dopaje), y estaba en la fase declinante de su carrera, pero Nibali viene con preparación exclusiva, y está en el apogeo de su vida deportiva. No hay ninguna explicación a su rendimiento, aunque quizás ayude recordar el caso de Lars Boom en la previa de la carrera. Por cierto, el holandés ya se ha ido para casa.

En Bretaña también se disputó la, a priori, decisiva contrarreloj por equipos, la primera vez que se hacía algo de este tipo con la carrera tan avanzada, en el noveno día consecutivo de competición. Entre caídas y abandonos alguna de las formaciones salieron en cuadro, pero más o menos se cumplió el guión: diferencias escasas entre los grandes equipos y un equipo, BMC, que se lleva las dos únicas pruebas contra el tiempo de la carrera tras el éxito de Dennis en el prólogo de Utrecht. Un único segundo separó al equipo suizo de licencia estadounidense del Sky, el equipo del líder, que aumentó la ventaja sobre todos sus rivales. Movistar rozó la victoria, pero 4" perdidos seguramente en una mala coordinación de sus efectivos en la última subida a la cota de Cadoudal impidió el éxito colectivo.

Quien lo hizo mal en la crono por equipos lo hizo aún peor en el primer día de montaña, uno que pasará a la historia pequeña del Tour --era la primera vez que se ponía meta en la cumbre de Pierre St. Martin, un puerto con diferentes vertientes y subidas, la más conocida la del Soudet-- y quien sabe si, pasado el tiempo, a otro tipo de historias de esas que suelen ir paralelas a la cronología de este deporte, esa que pone años, y al lado el nombre de los vencedores, cuando los hay. Los ciclistas habían disfrutado de un día de descanso en Pau, a los pies de los Pirineos, y al reanudar la marcha se encontraron con una hecatombe deportiva.

Movistar llevó el peso de la etapa, agitada a más de 40 km/h de media por los valles fluviales que unen el País Vasco francés y el Bearn, hasta dejar el pelotón al pie de la subida. Estaban muy cerca de la frontera con España, a la altura de Navarra, y entre la multitud que se agolpaba en los más de 15 km al 7,4% de media de desnivel, se veía la macedonia de banderas regionales que suele caracterizar las pruebas ciclistas, esta vez con más enseñas de las comunidades autónomas de nuestro país. Había muchos ciclistas a los que animar, porque el público ciclista anima a todos, pero no fue un buen día para los que ven este deporte por banderas compartidas.

Movistar aguantó con Anacona, el infatigable Castroviejo y Gorka Izagirre hasta el km 10 de la subida, y en su trabajo se disolvió el Tour de Bardet --joven estrella francesa que acabó sexto el año pasado--, el holandés Mollema, Pinot --tercero el año pasado-- o Nibali, que no tuvo fuerzas para esperar al ataque de los que, en la salida de Utrecht, eran sus iguales. Simplemente no pudo seguir el ritmo de los gregarios del Movistar. El pelotón se deshilachaba, dejando un reguero de corredores de altas aspiraciones. En la primera montaña del Tour.

Atacó Gesink, un corredor que fue joven promesa, empezó a decaer, el año pasado se operó del corazón, y ha vuelto a su mejor nivel, en una parábola muy conocida y repetida de este deporte, esa que combina enfermedad y redención. Escarceos sin importancia, hasta cuando atacó Valverde a 8 km. de meta, esperando romper el tren de corredor del Sky que estaban tirando del pelotón. Porte y Geraint Thomas, los más dotados del equipo de Froome, ni se inmutaron. Simplemente siguieron a su ritmo, dejando por el camino a Alberto Contador.

El corredor madrileño no pudo seguir el ritmo de los favoritos, y es la vez que se queda tan lejos de meta de esta manera desde que es el corredor que es. Podía haber aducido muchas causas para su bajo rendimiento --en meta se dejó 3´ con Froome--, como el cansancio del Giro, la edad, o simplemente que habían sido mejor que él, pero prefirió ser fiel a sí mismo y achacar la debacle a unos problemas respiratorios. No estaba donde tenía que estar cuando Froome lanzó su ataque, a 6´4 km de meta.

A una cadencia de pedaleo imposible se zafó de Quintana, mientras Porte se hacía a un lado. A pesar del esfuerzo del colombiano del Movistar, Froome realizó el resto de la ascensión en solitario para conseguir su cuarta victoria de etapa con final en montaña en sus diferentes participaciones en el Tour. Todavía lo siguen vendiendo como un contrarrelojista cuando sencillamente es el mejor escalador. "No se si iré al Tour, no tiene contrarreloj", dijo tras ver el recorrido en octubre del año pasado. Primera etapa de montaña, y mete 1´a Quintana, el mejor de todos los demás que no eran Sky.

Porque el segundo de la etapa fue Porte, favorito de partida para un Giro en el que acabó abandonando, y que en el Tour parece otro corredor. Y sexto Geraint Thomas, que jamás había subido un gran puerto final al ritmo de los favoritos. Entre Sky y Movistar copan los seis primeros puestos de la etapa, con la única nota de color en Gesink, cuarto. Eso es lo queda del Tour tras la deflagración de Froome, al más puro estilo Armstrong: que todo el mundo sepa la jerarquía en el primer día de montaña. Que todos los demás se peleen por las migajas de los puestos de honor.

Y así ha sido la segunda etapa de los Pirineos, que ha visto llegar la primera fuga de la carrera. En la misma iba Majka, el polaco que el año pasado tuvo esta sucesión de puestos en los cuatro finales en alto que hubo entre Alpes y Pirineos: 2º-1º-1º-3º, y ahora de nuevo 1º, porque ganó en el final de Cauterets tras desembarazarse de sus compañeros de escapada subiendo el Tourmalet, que otro año más ha sido testigo anónimo del paso de un pelotón donde no hubo ni un ataque. 

En las rampas finales del puerto de tercera categoría que es Cauterets se volvió a quedar Nibali, demostrando por qué desde Miguel Indurain ningún corredor gana dos Tour de Francia seguidos: porque es la carrera más exigente del mundo, y porque en el ciclismo hay demasiados movimientos pendulares, o simplemente extraordinarios, como para que pueda ser visto sin enarcar una ceja sobre los acontecimientos pasados o presentes. El británico lidera la carrera con casi 3´ de ventaja sobre el segundo clasificado, un Van Garderen que luchará por defender su puesto, pero no por ganar la carrera. Todos ordenaditos detrás del Sky hasta París y estacazo al que se mueva. El típico ciclismo de julio.

No está muy claro que los responsables del Tour vuelvan a hacer un diseño tan heterodoxo como el de este año. No se ha llegado ni a la mitad de la carrera y ya está sentenciada. No se había disputado ni un tercio de la competición y la gran mayoría de los ciclistas franceses estaban desahuciados, incluso antes de...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sergio Palomonte

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí